Shadows of the Damned

Hay juegos cuya carta de presentación hacen que se te ericen los pelos de la espalda. Empieza como un leve cosquilleo, y acaba convirtiéndose en una pequeña descarga eléctrica que recorre tu espinazo. Juegos sobre los que sólo oír quien está detrás de ellos, sabes que deben ser jugados si o si.

Y este es el caso de Shadows of the Damned. Juego cuyos nombres incrustados en la caratula hacen que empieces a salivar, hacen que desees introducirlo de forma salvaje dentro de tu excitada y ansiosa consola, deseosa de correr el código de ese juego. Echo totalmente normal cuando en una misma portada mezclamos nombres como Shinji Mikami, Suda 51 y Akira Yamaoka.

Shadows of the Damned

Si hace poco os trajimos el análisis de un macho alfa como Duke Nukem, en esta ocasión os traemos un serio aspirante a desbancarlo de su trono como gran macho de los videojuegos, y es que un tipo cuya frase de presentación antes de enfrentarse a un típico jefe final es:

Mi nombre es García ‘fucking’ Hotspur, cazador de demonios y asesino de pendejos como tú

No deja lugar a dudas del tipo de aventura que puede protagonizar, que no es otra que: “Imagina ser un cazador de demonios mejicano, cabreado, y con muy mala ostia”. En esta aventura recorreremos el infierno acabando con todo engendro viviente mientras nos dedicamos a blasfemar con una mezcla de español latino e inglés que le da un toque exótico y peculiar al placer de desmembrar y decapitar enemigos a tiro limpio.

[Leer más…]