7

Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition

Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition

Tras un exitoso crowdfounding en 2017, Pathfinder: Kingmaker fue lanzado para PC en 2018. Ahora, tras su paso por compatibles, es el turno de visitar las consolas de ésta generación con Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition, juego del que vamos a hablar hoy.

Antes de empezar, comentar que el juego está basado en el universo de Pathfinder, un juego de rol “de mesa”. No será necesario conocer el juego original para disfrutar de éste título aunque, como viene siendo habitual, nos hará tener una visión más rica y precisa del juego y su mundo.

Pasando al juego en sí, decir que estamos ante un RPG de corte occidental muy, pero que muy completo. Por una parte tenemos los componentes más clásicos del género, mediante los cuales exploraremos escenarios, hablaremos con personajes y hasta combatiremos (ya sea con el modo “clásico” o con el modo por turnos creado específicamente para ésta versión de consolas).

Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition

Por otra parte, nos encontraremos con un modo en el que gestionaremos nuestro reino y sus principales ciudades, a la vez que tomamos ciertas decisiones (incluyendo la posibilidad de conquistar nuevos territorios). No es algo especialmente complejo en lo que a la simulación se refiere, y aunque podemos tomar el control y desarrollar algunos asentamientos en concreto, no os esperéis algo a lo Simcity o similares. Aquí, más bien, se trata de tomar decisiones, asignar personajes a tareas concretas y a desarrollar nuestros personajes y el mundo en el que viven.

Por tanto, estamos ante un título largo, profundo y lleno de opciones, aunque por momentos resultará abrumador e, incluso, un tanto tedioso. Tedioso, eso sí, no porque no sea interesante, sino porque algunos menús son un poco farragosos, se nota que estamos ante una interfaz pensada para PC y la navegación con el mando no es óptima. Y es que todo lo que tiene que ver con inventario, subidas de nivel, cambio de equipo y demás resulta un tanto farragoso.

Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition

Ojo, en combate (ya sea en tiempo real con pausas como por turnos, aunque personalmente no le cogí el truco a ésta vertiente) y en la exploración el pad responde bastante bien, eso sí. Y por cierto, no lo he comentado, pero en todo momento podemos sacar un cursor y utilizar un control más similar al que nos daría un ratón en PC. También ayuda bastante el poder dejar en manos de la IA muchas de las acciones a tomar en combate, especialmente en el modo original, pues debemos gestionar muchas cosas a la vez y la suerte influye (y mucho) al desarrollo del juego, simulando constantemente tiradas de dados.

Poco claro en éste aspecto me ha parecido, eso sí (incluso en la exploración), pues algunos elementos nos permiten hacer tiradas de suerte para interactuar con ellos (por ejemplo, escalar por un árbol) y en no pocas ocasiones mi equipo ha caído de morros al suelo, sufriendo daños en la tirada. Y es que si bien se nos muestra el nivel mínimo de cierta habilidad o atributo (por ejemplo, agilidad), no nos dejará claro si estamos preparados para ello o es una tirada que depende de la suerte (algo que, por ejemplo, explicaba mucho mejor el reciente Wasteland 3 del que os traje un análisis no hace demasiado). Y ojo, porque tampoco quedan claros del todo algunos conceptos del juego, incluso leyendo los tutoriales, que a veces resultan insuficientes.

Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition

También hay que decir que estéis preparados para leer mucho. Pero mucho, mucho. El juego cuenta con unas cantidades de texto ingentes, algo que no es malo pero que puede espantar a más de uno. Decir, eso sí, que si bien yo no suelo quejarme mucho de esto, entiendo que en este caso en particular el idioma puede ser una barrera para muchos usuarios, pues el título llega completamente en inglés. No es un inglés sencillo, además, y encima viene plagado de vocabulario propio ya no sólo del género, sino del juego original. Por suerte, eso sí, contaremos con un glosario que podemos consultar en las conversaciones, y es que muchas palabras vendrán remarcadas indicando así que pueden ser consultadas.

Ojo, que hasta ahora me ha quedado un comentario un tanto avinagrado, pero no quiero decir que el juego sea malo ni mucho menos: como comentaba, en combate funciona muy bien y la personalización de personajes es bestial. Además, las diferentes conversaciones presentan muchas opciones que acaban teniendo repercusión (directa e indirecta) en nuestra partida. Desde personajes que se unen a nosotros (o, por el contrario, nos abandonan) hasta misiones que resolveremos de diferentes maneras, todo lo que es rol “propiamente dicho” está logradísimo.

Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition

Además, las misiones son variadas y nos llevarán de un lugar para otro a través de un mapa que iremos descubriendo poco a poco, con unas localizaciones bastante bellas y bien realizadas (aunque algunas pecan un tanto de genéricas, como algunos bosques o mazmorras, otras tienen un encanto y personalidad muy marcados). Y no os olvidéis de ir montando campamentos para descansar, y asignad los personajes a los distintos puestos para que realicen funciones variadas según sus habilidades.

Artísticamente es un juego bastante potente que, aunque gráficamente no destaca demasiado, logra transmitir muy buenas sensaciones. Gran parte del encanto lo tienen esos fondos pintados a acuarela que muy de vez en cuando iremos viendo, o esos escenarios con cantidades ingentes de detalles (y enemigos, y objetos a inspeccionar…). Las mazmorras no lucen tanto, cierto, aunque como punto a favor diré que logran su cometido. Las hemos visto más inspiradas en otros juegos, eso está claro, pero cumplen su cometido y no nos perderemos demasiado, algo que agradezco. Además, algunas de ellas presentan sencillos puzzles con los que avanzar o desbloquear algo de loot extra, por lo que no hay queja por mi parte.

Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition

Y ojo, porque algunos escenarios presentan elementos que tapan algún enemigo, trampa o cofre, pero por suerte nuestros protagonistas siempre resaltarán cuando estén tapados y podemos activar una silueta que resaltará todos los elementos importantes (personajes, enemigos, objetos con los que podemos interactuar…) del escenario… siempre que los podamos ver, pues hay elementos que sólo aparecerán con determinados personajes en la party (por eso de tener mejores estadísticas de exploración).

Los personajes sí tienen más carisma, con algunos de ellos muy interesantes y, sobretodo, bien escritos. Las relaciones, además, irán evolucionando a lo largo de la partida e iremos conociendo más detalles de ellos y del mundo a medida que jugamos. Y si bien tampoco destacan demasiado en su representación en pantalla, tienen unos retratos y unas voces que les hacen ganar puntos.

Porque si bien a nivel gráfico no destaca demasiado (aunque repito, no es para nada malo y tiene estampas bellísimas), a nivel sonoro está más cuidado, con efectos sonoros muy correctos, una banda sonora que acompaña la acción y un doblaje al inglés muy competente.

Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition

Sobre la Definitive Edition, por cierto, comentar que incluye de serie los contenidos descargables de PC posteriores al lanzamiento del juego original, así como algún contenido adaptado (el modo por turnos que ya he nombrado antes) y un modo con una violencia más explícita. No es un contenido especialmente relevante para alguien que ya haya disfrutado del título, pero sin duda hacen que sea la versión más completa y recomendable del juego.

Para terminar, eso sí, tengo una pequeña objeción que hacer, y es que me he encontrado con varios bugs en mi partida. Nada grave, nada que arruine partidas, pero creo que debo comentarlo igualmene: desde enemigos que “mueren pero no mueren” hasta botones que no responden pese a que el juego detecta el input. Cargando partida o cambiando de localización se solucionan, sí, pero resultan un tanto molestos.

Conclusión

Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition nos presenta una experiencia rolera de la vieja escuela muy, pero que muy completa. Por desgracia (o por suerte, según se mire), es tan completa como compleja, por lo que puede espantar a algunos jugadores. Lo que está claro es que como nos interese su propuesta tendremos juego para horas. 

7

Nos consolamos con:

  • La belleza de sus parajes y el carisma de sus personajes
  • Todas nuestras acciones y decisiones pueden tener consecuencias
  • Las posibilidades de personalización que ofrece
  • La gestión del reino, un añadido interesante
  • El glosario, perfecto para aquellos que quieran empaparse con el lore de Pathfinder
  • Una experiencia completísima…

Nos desconsolamos con:

  • … aunque abrumadora por momentos
  • Los bugs del juego
  • Algunos menús son un tanto tediosos
  • Requiere un buen nivel de comprensión leída del inglés
  • Algunos aspectos y conceptos no quedan demasiado claros

Análisis realizado con una promo proporcionada por Koch Media.

Ficha

  • Desarrollo: Owlcat Games
  • Distribución: Koch Media
  • Lanzamiento: 18/08/2020
  • Idioma: Totalmente en inglés
  • Precio: 49,99€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *