7

Warhammer: Chaosbane – Slayer Edition

Un género que no ha sido muy representado en el inicio de la nueva generación de consolas es el del RPG del estilo dungeon crawler. Por eso, los chicos de Nacon Games han decidido aprovechar este hueco en el mercado para traernos Warhammer: Chaosbane – Slayer Edition, que se ha estrenado junto a PS5 y Xbox Series X. Esta versión completa del juego también está disponible para la actual generación y PC, ya que sería el equivalente a la versión GOTY, al incluir todos los DLCs y expansiones que se han publicado hasta la fecha.

La verdad es que poco a poco está habiendo más y más juegos del universo Warhammer, intentando cada uno tener una identidad propia. Dentro de los RPGs a lo Diablo ya tuvimos Warhammer 40.000 Inquisitor – Martyr, que se ambientaba en la versión futurista del universo (por lo que tengo entendido), mientras que aquí nos quedaremos en la parte más medieval para hacer frente a las hordas del Caos. Así que agarrad vuestro hacha, pistolas, espadas y báculos mágicos, que se avecinan cientos y cientos de enemigos.

Al venir todos los DLCs ya incluidos en el juego, al empezar podremos elegir entre 6 clases muy diferentes de personajes. Todos ellos tendrán la misma trama global, pero algún diálogo y escena cambiará para que se adecúe al personaje que hemos seleccionado. Porque sí, la clase va asociada a un personaje predefinido, sin que podamos cambiarle el sexo, nombre ni nada por el estilo.

Una clase que se añadió tras el lanzamiento es la de Keela, una enana ingeniera que va equipada con un potente lanzallamas, lo que la permite lanzar ataques a distancia, o arrear de lo lindo con su martillo cuando los enemigos se acerquen. Sin embargo, la principal novedad de Warhammer: Chaosbane es sin duda la clase del Cazador de Brujas, que es con el que más tiempo he estado jugando.

Esta clase viene equipada con dos pistolas para los ataques a distancia, pero al girar el stick derecho en cualquier dirección, pasaremos a equipar la espada. Esto nos da una dualidad que me encanta, ya que podemos atacar a cualquier rango con nuestras pistolas, pero si se acercan mucho los enemigos, podremos pasar a la espada para hacer algo más de daño. Lo bueno es que las habilidades activas del personaje funcionan tanto con las pistolas como con la espada, por lo que tenemos entre manos a un personaje de lo más equilibrado y versátil.

Entre sus habilidades activas tenemos trampas para atraer a los enemigos, una voltereta con la que desplazarnos rápidamente al mismo tiempo que realizamos un ataque zona, ponernos a girar mientras disparamos o realizamos potentes ataques con la espada, o una de mis favoritas, un disparo capaz de atravesar a los enemigos para causar un daño devastador. Es cierto que al final depende un poco de las habilidades que seleccionemos podremos hacer una build más pensada para el cuerpo a cuerpo o las pistolas, pero al menos, siempre tendremos un buen equilibrio entre ambas, algo que me ha gustado mucho del personaje.

Dicho esto, la trama de Warhammer: Chaosbane no es nada del otro mundo. Algunas secuencias de vídeo y diálogos cambian en función del personaje al que escojamos, pero la trama principal se mantendrá intacta. Básicamente, una malvada hechicera siembra el caos en nuestra ciudad, así que empezaremos a investigar y a movernos por todo el mundo para acabar con ella.

La trama es sencillita, y me imagino que será más llamativa para los que son fans del universo de Warhammer. Como no es mi caso (mi único acercamiento a la franquicia viene por los videojuegos), no identifico ni personajes, ni lugares ni nada. Quizá algún nombre me suene de Warhammer: Vermintide, pero vamos, nada muy relevante. Lo bueno es que no hace falta ese conocimiento previo para entenderlo todo, pero quizá sí para ilusionarse más ante lo que pasa.

Para avanzar, iremos desbloqueando una serie de misiones/mazmorras por el mundo. La primera vez sólo podremos visitar cada fase una vez, pero luego podremos revisitarlas en diferentes niveles de dificultad para ponernos a prueba. De hecho, Warhammer: Chaosbane se basa mucho en la repetición con escalada de dificultad, para así ir poniendo a prueba nuestro equipo, build y habilidad general. Así que podremos repetir misiones, campañas, o incluso jefes finales con diferentes modificadores. Cuanto más difícil sea, mejores serán las recompensas, y más fuertes nos haremos. Lo típico en los RPGs a lo Diablo.

Junto a la campaña inicial, en esta versión vienen los nuevos capítulos que se añadieron como DLCs. Estos niveles se pueden jugar desde el principio, pero como os podréis imaginar, es recomendable ir en orden para así llegar con un buen personaje a esos puntos de la trama.

Como es habitual en el género, la progresión será constante a medida que vayamos jugando, completando misiones y acabando con los enemigos. A medida que el personaje sube de nivel, tendremos más control sobre qué habilidades nos equipamos y cuáles no, jugando con el número de puntos de habilidad máximo, que nos limita las habilidades. Además, podremos ir avanzando en un árbol de progresión para mejorar de manera permanente nuestras estadísticas, e ir desbloqueando más habilidades en el proceso. Tenemos dos árboles bastante completos, por lo que si queremos llevar al extremo a nuestro personaje, vamos a necesitar muchas horas.

A todo esto hay que sumar el siempre útil botín, ofreciendo Warhammer: Chaosbane muchos elementos en este sentido. Un detalle que me gusta es que, si nos gusta visualmente un objeto pero encontramos otro mejor, bastará con donarlo para desbloquear su apariencia. De esta manera, no tenemos que dejar de lucir bien para poder hacernos más fuertes. Esto está bien, pero personalmente, me hubiera gustado que el botín ofreciera alguna variedad jugable mínima, ya sea por el tipo de arma o similar, ya que la única diferencia entre cada pieza de equipo serán «solo» sus estadísticas. También está el tema de habilidades pasivas en función de diversas características, pero por ejemplo, habría estado bien poder llevar una espada pesada como el Cazador de Brujas en vez de la espada ligera, para así ofrecer más tipos de combate cuerpo a cuerpo.

El diseño de las mazmorras y niveles no es que sea nada revolucionario. Con los enemigos ocurre lo mismo, pero por suerte, los combates son bastante entretenidos. En vez de enfrentarnos a unos pocos rivales a la vez, desde el principio del juego decenas de monstruos vendrán a por nosotros. Esto hace que las peleas sean visualmente bastante espectaculares, llenando la pantalla de efectos, cadáveres tras soltar nuestras devastadoras habilidades y mucho más. Obviamente, esto también nos «fuerza» a usar las habilidades con cabeza, para que no nos pillen desprevenidos y nos empiecen a quitar vida poco a poco.

Las pociones de salud son infinitas, pero tienen un cooldown. Además podemos entrar en un estado especial para hacer más daño y absorber salud con nuestros ataques, algo que deberemos usar contra los jefes finales o los campeones, que serán los enemigos que más problemas nos darán. Sobre este punto, los jefazos con los que finalizan los actos suelen tener varias fases, y no están mal, pero tampoco son nada del otro mundo.

Como podéis ver, es algo que describe muy bien a este Warhammer: Chaosbane, ya que nos lo pasaremos bien, pero sin tener la sensación de estar ante el dungeon crawler definitivo ni nada por el estilo. Obviamente, la diversión aumenta si jugamos con amigos (ya sea en local o a través de internet), además de hacer los combates todavía más espectaculares, ya que habrá más personajes en pantalla lanzando cada uno sus ataques, por lo que el caos es todavía mayor.

A nivel visual, esta versión para la nueva generación aumenta la resolución hasta los 4K, las texturas y el nivel de detalle. No sé cómo se vería en PS4 y Xbox One, pero el juego es vistoso cuando hay muchos efectos en pantalla. Dicho esto, no es que sea un juego muy puntero o que nos deslumbre en las nuevas consolas. Lo bueno es que se mantienen los 60 FPS en todo momento, y si hay alguna bajada, no la he notado en ningún momento. La principal ventaja, sobre todo en PS5, es que los tiempos de carga son muy, muy breves. En apenas unos segundos cambiaremos de zona, lo cual nos permite mantenernos en la acción en todo momento.

Otro añadido de Warhammer: Chaosbane en PS5 es su uso del Dualsense. No es gran cosa, pero la vibración que notaremos al dar golpes y recibirlos es satisfactoria. Además, los gatillos se ponen tensos cuando no podemos usar una habilidad, notando así rápidamente si tenemos las habilidades asociadas a los gatillos disponibles o no. Lo dicho, no es gran cosa, pero algo es algo.

En cuanto al sonido, la banda sonora es de un estilo medieval oscuro y algo épico que le queda bien a un juego de este universo, pero no es nada del otro mundo. Los efectos de las armas, hechizos y demás no están mal, sonando bastante mejor que las voces en inglés, que son muy justitas.

Conclusión

Está claro que Warhammer: Chaosbane – Slayer Edition cubre un hueco muy concreto en el catálogo de las nuevas consolas, pero sin muchos alardes. Porque sí, estamos ante un RPG de acción «a lo Diablo» que nos puede dar muchísimas horas de contenido si queremos exprimirlo al máximo. Las clases/personajes son muy diferentes entre sí, lo que hace que volver a revivir la historia no se haga tan repetitivo. Además, poder rejugar los niveles en mayores dificultades para así obtener un loot más potente y hacernos más poderoso es tan adictivo como en los demás RPGs.

Porque hasta la llegada de otros pesos pesados, estamos ante un RPG muy competente, que ahora con todos sus DLCs, lo rápido que carga y lo bien que se mueve, es increíblemente divertido de jugar. Nunca nos va a llegar a sorprender, pero para disfrutar de acción, grindeo y looteo tanto en solitario como con amigos, Warhammer: Chaosbane es una buena forma de relajarnos tras un largo día de trabajo o clase machacando a cientos y cientos de enemigos.

Así que, si os gusta el género, seais fans o no del universo Warhammer, ahora estamos ante un RPG de acción muy recomendable con absolutamente todo su contenido de serie. Entiendo que cuando se publicara el juego todo fuera más limitado, pero con todos lo que se ha añadido, además de lo bien que se mueve el título en la nueva generación, se ha quedado un juego perfecto para desconectar y divertirnos mientras aniquilamos cientos de monstruos.

7

Nos consolamos con:

  • Mucho contenido para estar pegados al mando mucho tiempo
  • Lo rápido que carga todas las zonas y lo fluido que va
  • Matar cientos de enemigos es muy satisfactorio
  • El Cazador de Brujas ofrece una gran versatilidad

Nos desconsolamos con:

  • El DualSense se podría haber aprovechado algo más
  • Las voces a veces parecen dignas de una obra de teatro de instituto
  • No llega a sorprender, innovar ni hace nada especial
  • El diseño de las mazmorras y jefes finales es justito

Análisis realizado gracias a un código proporcionado por Nacon Games.

Ficha

  • Desarrollo: EKO Software
  • Distribución: Nacon Games
  • Lanzamiento: 19/11/2020
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés
  • Precio: 59,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *