6

Caveman Warriors

Caveman Warriors

Durante la era de los 16 bits, no era raro ver plataformas protagonizados por los más variopintos personajes. De entre tal variedad de héroes, solía haber algún que otro cavernícola, seguramente inspirado por la popularidad de “Los Picapiedra” durante esa época. Sin embargo, poco a poco han ido desapareciendo las mascotas plataformeras para quedarse en unos pocos iconos reconocibles. Dentro de los cavernícolas se quedaron Joe & Mac, y claramente marcaron a los chicos de JanduSoft a la hora de desarrollar Caveman Warriors.

Este plataformas de acción salió a la venta hace unos meses en PC, Xbox One y PS4, pero ahora es el turno de revisitarlo gracias a su lanzamiento en Nintendo Switch. Con la promesa de llevar a los cavernícolas amantes de las plataformas a la actualidad, con elementos propios de Trine y New Super Mario Bros, ¿serán capaces los protagonistas de dejar la prehistoria detrás?

El argumento es bastante sencillo en Caveman Warriors, pero se narra de forma muy simpática en pequeños cómics antes de cada nivel. Básicamente, unos alienígenas han secuestrado a los hijos de los cuatro protagonistas, por lo que tendrán que superar los peligros propios de la época, a los aliens, a ¿nazis? y a todo lo que se nos ponga por delante, que los únicos aliados que tendremos seremos nosotros mismos.

Caveman Warriors

En esencia, Caveman Warriors es un plataformas en 2D en la línea de New Super Mario Bros, pero con la particularidad de que cada personaje tiene habilidades únicas esenciales para progresar en los niveles. De este modo, tendremos a Jack, capaz de lanzar su pesada hacha y de cargar para llevarse a los enemigos por delante o destruir muros ligeros. Si controlamos a Lilliana podremos usar su lanza para atacar a distancia, además de crear puntos a los que subirnos en determinados muros. Moe puede hacer bailar a los enemigos con su mono, algo que me encanta y me recuerda a la bola de discoteca de Ratchet & Clank. Finalmente está Brienne, la fortachona del grupo capaz de usar su trozo de carne como escudo.

Estas habilidades especiales no son infinitas, sino que consumen resistencia, por lo que tendremos que medir bien lo que hacemos para no quedarnos sin ella, ya que los personajes se cansarán, y estaremos inmóviles durante unos momentos.

Junto a las diferentes habilidades, cada personaje posee unas estadísticas diferentes, por lo que algunos tienen más velocidad de ataque que otros, o incluso más salud. Como tendremos que usar a todos los personajes al menos una vez durante la historia, si jugamos en solitario tendremos que ir rotando entre los diferentes personajes. Esto nos da la oportunidad de familiarizarnos con cada uno, siendo este uno de los mejores aspectos de Caveman Warriors.

 Caveman Warriors

Uno de los mayores atractivos del juego es ponernos en cooperativo con otros tres amigos, para que cada uno lleve a uno de los cavernícolas. Entonces, tendremos que cooperar si queremos completar cada fase, lo cual puede ser caótico y divertido a partes iguales. En principio, algunas partes del juego se hacen más fáciles al tener más gente que nos ayude a derrotar a los diferentes enemigos, pero en momentos puntuales, puede ser más desafiante al tener que depender de un personaje en concreto. Es algo similar a lo que ocurre en Trine, pero aquí poniendo más énfasis en las plataformas que en los puzles. Al jugar en Switch, podemos usar un único Joy-Con para jugar, lo que hace el multijugador todavía más atractivo.

Todo esto está muy bien, pero Caveman Warriors presenta varios problemas a destacar. Para empezar, el juego está muy empeñado en recordarnos a los clásicos de antaño, y por eso hay pocos puntos de control en niveles bastante largos. Esto nos puede hacer repetir grandes zonas si morimos, y si nos quedamos sin vidas justo al final de la fase, ya ni digamos. Es un reto, sí, pero igual se podía haber medido más, ya que claramente hay picos de dificultad que se deberían de haber ajustado algo más.

Luego está el hecho de que al recibir un impacto, nos vayamos para atrás, como en los plataformas clásicos también. Este retroceso es muy exagerado, y al igual que era molesto en los Castlevania originales cuando nos daban en el borde de un precipicio y nos caíamos, pues aquí ocurre exactamente lo mismo. Al menos, al caer por un barranco no morimos de forma automática, sino que perdemos algo de vida, pero perder salud por partida doble no es que sea muy agradable como os podéis imaginar.

Caveman Warriors

A todo esto, el diseño de niveles tampoco es que sea para tirar cohetes. Está bien, pero sin muchas florituras. El principal atractivo es que cada fase ofrece alguna mecánica nueva, al aprovechar a un protagonista diferente, meter nuevos tipos de enemigos o plataformas, o sencillamente, cambiar por completo la ambientación. Es algo que nos mantiene constantemente expectantes, ya que no sabemos lo que nos espera a continuación. Incluso hay un par de fases a bordo de vehículos, pero nuevamente, no son niveles que lleguen a destacar. Están bien, sin destacar en nada en concreto.

Al menos, los jefes finales están bastante bien, presentando todos diferentes fases a medida que les vayamos quitando vida, y sin repetirse en ningún momento. Eso sí, algunos son bastante desafiantes, por lo que perder todas las vidas en esta parte final del nivel no es algo demasiado extraño, y es bastante molesto cuando hemos sudado de lo lindo para llegar hasta allí.

En general, Caveman Warriors no es que sea muy largo, ya que sus niveles se pueden completar en una tarde. Lo que puede alargar la vida útil es buscar las tres baterías ocultas por nivel, además de encontrar las fases secretas. Además de, cómo no, completar la historia en solitario y en cooperativo, ya que la experiencia es bastante diferente.

Caveman Warriors

A nivel técnico, los diseños están bastante bien, y aunque a primera vista parezca que estamos ante un juego de Flash de los típicos de los navegadores, en movimiento todo queda muy bien. Todo tiene un aspecto muy único, ya sean enemigos o los propios protagonistas. Además, ver las animaciones propias de los enemigos al bailar es algo genial. El sonido es más pasable, con una banda sonora y efectos que acompañan, pero no impresionan en ningún momento.

”Conclusión”

Es cierto que Caveman Warriors no es un mal juego, pero tampoco es uno excepcional. Sencillamente funciona, con algunos aspectos muy atractivos, como lo diferentes que son los protagonistas entre sí y los jefes finales, pero que se queda anclado algo en el pasado con los juegos en los que claramente se ha inspirado.

Los picos de dificultad son molestos, al igual que el dichoso retroceso tras cada impacto. Eso por no mencionar el morir al final de un duro nivel y tener que repetirlo todo de nuevo. Si esto es lo que buscáis, y además queréis un plataformas entretenido para disfrutar en compañía, Caveman Warriors es una buena opción, pero teniendo en cuenta que claramente hay opciones mejores dentro de los plataformas 2D, y también mucho peores, eso sí.

6

Nos consolamos con:

  • Variedad entre las habilidades de los protagonistas
  • Bien implementado el cooperativo y el modo individual
  • Buenos jefes finales
  • Variedad de niveles y situaciones…

Nos desconsolamos con:

  • … Aunque no llega a destacar en nada
  • El dichoso retroceso al recibir un impacto, algo del pasado que no tenía por qué volver
  • Picos de dificultad notorios
  • Tener que repetir un nivel infernal tras morir en el jefe final

Ficha

  • Desarrollo: JanduSoft
  • Distribución: JanduSoft
  • Lanzamiento: Switch: 05/12/2017
  • Idioma: Textos en español
  • Precio: 12,99€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *