8

RC Rush

RC Rush

Me encantan los coches de radio-control, o al menos, me encantaban cuando era un crío. Las Navidades que caía un coche nuevo (y cuanto más grande o con un diseño más loco, mejor), la alegría era máxima y no tardaba en empezar a darle vueltas por la casa. Esta magia se fue perdiendo algo a medida que fui creciendo, los coches cada vez eran más caros, y oye, una consola o algún juego fueron convirtiéndose en el regalo de turno.

Por eso, me gustó tanto RC Rush cuando lo probé en Early Access hace unos meses. Desde Tea Monster Games y 4 Fun Studio apostaron por los coches de RC de una forma bastante única respecto a otros juegos de velocidad. Así, lograron crear una mezcla muy similar a Micromachines con Mini Motor Racing X, apostando por unas físicas arcade pero ancladas en la realidad y la presencia de Monster Trucks. Con la versión final ya a la venta en Steam, toca darle el veredicto final a RC Rush.

Lo primero, en RC Rush nos encontramos ante un juego que se puede disfrutar tanto en plano como en VR. La experiencia de juego en ambos casos es muy, muy diferente, con sus pros y sus contras. Para empezar, en Realidad Virtual creo que es como RC Rush logra ser más único e inmersivo. Aquí estaremos siempre en posiciones fijas a través del entorno, viendo la acción desde la distancia. ¿El motivo? Que aquí sentiremos al máximo que realmente estamos controlando coches de radio-control. La perspectiva, los mandos en la mano (todo funciona mediante los sticks y botones, que admitámoslo, da más precisión) y las propias físicas de los vehículos ayudan a aumentar la inmersión mucho más de lo que nos podríamos imaginar.

RC Rush

Con las físicas, me refiero a esa sensación de que los coches, a pesar de ser Monster-Trucks, siguen siendo «de juguete». Así que tienen su peso, pero también se bambolean bastante, y hasta volcarán con algo de frecuencia. Es algo que nos ha pasado a todos con nuestros coches de radio-control, teniendo que ir, darle la vuelta y seguir dando vueltas. Aquí con sólo pulsar un botón, el coche volverá a estar en la posición correcta, siendo rápido, pero también satisfactorio. Sí, hay más juegos que apuesten por coches de RC, pero ninguno logra transmitir esa sensación de estar ahí con nuestros vehículos como RC Rush, y eso es lo que lo hace tan grande.

Aquí la VR es una pieza clave del proceso, con unas pistas que nos harán mover la cabeza o girarnos un poco para seguir la acción, tal y como lo haríamos en la vida real. Es cierto que una cámara más cercana a la acción en VR, como ya hace Mini Motor Racing X, no habría estado mal. Aun así, está tan sumamente bien la perspectiva, que es una auténtica delicia.

Las cosas cambian al jugar en plano. Sí, tenemos esta misma perspectiva, pero la inmersión es obviamente menor. También contamos con otras tres cámaras: una más cenital siguiendo nuestro vehículo, una siguiendo al coche por detrás, y otra en el capó o desde la cabina de los coches en función del Monster Truck. Por este motivo, al jugar en plano, prefiero usar las vistas más cercanas al vehículo, lo que acercan RC Rush a otros títulos arcades de corte independiente.

RC Rush

A pesar de no ser algo tan imponente como otros títulos, siendo el reciente Hot Wheels Unleashed el mayor exponente, RC Rush sigue siendo divertido. Esas físicas tan de coche de RC siguen siendo fantásticas juguemos como juguemos. El diseño de las numerosas pistas (más de 50) es excelente, sabiendo aprovechar muy bien las diferentes cualidades de su sistema de físicas y concepto para entretenernos.

Muchos circuitos tienen grandes saltos que nos obligarán a tener un gran control sobre nuestros vehículos. Además, suelen tener diseños circulares con puntos donde se cruzan los coches en diferentes puntos de la carrera. Es algo que también hace Wreckfest, provocando el caos en muchos momentos para animar todavía más las competiciones. ¿Otro punto a su favor? Cómo juegan con las escalas. En algunas pistas, la sensación de estar ante Micro Machines aumenta, como cuando corremos en una mesa llena de comida gigante. En otra, estaremos sobre una azotea llena de paneles solares que hacen de obstáculo, mientras que en el volcán, caernos a la lava nos supondrá un gran peligro para mantenernos en cabeza.

Eso sí, algo que queda claro es que, jugar en plano y cerca del coche es el «Modo Fácil» no oficial de RC Rush. En VR, aunque la inmersión es mayor, es más complicado controlar el giro o el tiempo de reacción. De nuevo, es lo mismo que nos ocurre al jugar con coches de RC, por lo que es una capa de dificultad extra que le sienta de maravilla al juego. Cuando estamos directamente pegados al coche, ese tiempo extra o la precisión necesarios para girar ya los tenemos de nuestro lado.

RC Rush

He hablado mucho de cómo se juega, pero también hay que comentar todo lo que nos ofrece RC Rush a nivel de contenido. El modo Campaña nos ofrece más de 100 eventos, entre carreras normales, de eliminación y eventos contrarreloj. A medida que vayamos avanzando, desbloquearemos más vehículos y más circuitos que usar en el resto de modos.

Cada Monster Truck (más de 30), además de tener un diseño bastante llamativo, tiene unas estadísticas diferentes. Esto es clave, ya que algunos se basan más en la velocidad, otros en su capacidad off-road, algunos en que tengan un mejor agarre al suelo para no volcar tanto, o una combinación de estas estadísticas. Algunas pistas tienen más elementos arenosos, como el desguace, mientras que otros se basan más en el asfalto, como el parque de skate o las azoteas. Así podremos ir eligiendo un vehículo distinto para cada ocasión, notándose claramente un control muy distinto entre unos y otros. Eso sí, habría estado muy bien tener alguna opción de personalización, ya sea ponerles sencillas pegatinas, o como mínimo, modificar sus esquemas de colores.

Junto al modo Carrera, tenemos la opción de realizar pruebas independientes. También hay una serie de grandes premios, ambientados en algún mundo, como los circuitos navideños, los de Halloween, el parque de Skate o similar. Al ganarlos, ganaremos un nuevo vehículo especial, ganando más formas de jugar en el proceso. También hay un modo multijugador online, pero por desgracia, no hay gente en los servidores, por lo que es una opción que existe, pero parece se va a quedar en algo testimonial. No nos olvidemos de un modo de exploración, para poder hacer trucos o movernos por los diferentes escenarios.

RC Rush

Como podéis ver, RC Rush tiene muchísimas cosas buenas, pero hay otras que no tanto. La navegación por los menús al usar el mando, si bien ha mejorado, sigue sin ser óptima del todo. Es curioso, porque es el caso opuesto a muchos otros juegos con modos VR opcionales (como Hitman 3), ya que aquí el menú sí funciona y es cómodo. El ritmo del modo Carrera también puede ser algo desigual, con algunas pruebas mucho más complicadas que otras. También se podrían haber entremezclado más los diferentes «mundos» en los que se ambientan las pistas, para no tener tantos eventos seguidos en el mismo tipo de circuito, aunque la pista como tal sí vaya cambiando. En sesiones largas, también puede dar la sensación de volverse todo algo repetitivo, con que más tipos de eventos no le habrían venido mal al título.

Otra pega es que, en los circuitos más complejos, a veces tendremos que tomar un camino secundario antes de continuar, ya que la pista se bifurca. El camino nos lo indican con flechas de colores en el suelo. En algunos casos, queda claro que si hemos pasado una flecha roja, tendremos que ir por el camino que indique ese color hasta que las flechas cambien. En otros casos, las flechas parecen arrancar casi a la vez, dejando menos claro el camino a tomar. No es muy grave, pero igual se podría haber dejado un poco más claro.

Pasando a los aspectos técnicos, RC Rush funciona realmente bien. En VR la imagen es muy nítida, ofreciendo unos escenarios bastante detallados, y sobre todo, muy variados. La iluminación está bien conseguida, los vehículos son muy llamativos, y de nuevo, todo encaja. No es técnicamente un juego que nos vaya a dejar locos, pero sí logra ser vistoso y claro. En este punto, el juego ha mejorado mucho respecto al lanzamiento en Early Access, ya que ahora en VR sí tenemos algo de interfaz básica para poder saber mejor dónde está nuestro coche o el tiempo que estamos haciendo.

RC Rush

En plano, cuando estamos más cerca de la acción, es posible encontrar más costuras al título. Al fin y al cabo, estamos ante un proyecto hecho por dos personas, por lo que es obvio que alguna limitación tenía que haber. Aun así, sigue funcionando bien y logra ser vistoso. El sonido sí pasa más desapercibido, gracias a una banda sonora de corte EDM muy machacona, pero que acaba volviéndose algo repetitiva. Tened a mano el Spotify para poner vuestra música a largo plazo, que lo agradeceréis. Los efectos de sonido son más sencillos y discretos, aunque siguen ayudando a vender la ilusión de estar ante coches de radio-control.

Conclusión

Desde Tea Monster Games y 4 Fun Studio han logrado clavar la sensación de controlar coches de radio-control de una forma que ningún otro juego ha logrado hasta la fecha. RC Rush en VR nos hará sentir otra vez como unos críos nada más recibir el flamante coche de juguete nuevo. Las físicas logran un gran equilibrio entre realismo y peso, con la sensación que, en efecto, estamos corriendo con juguetes en forma de Monster Truck.

Es una inmersión mayúscula, como pocos juegos logran replicar al usar la tercera persona en VR. Jugar en plano también resulta muy divertido, aunque sin destacar tanto, y sobre todo, sin captar esa misma magia. Que todo esto lo hayan logrado en un juego independiente con recursos tan limitados es impresionante, aunque obviamente, también eso implica que hay ciertos aspectos donde no todo es tan redondo.

Aun así, son pegas muy pequeñas para todo lo que RC Rush consigue hacer tan sumamente bien. A poco que os gusten los juegos de velocidad arcade, y sobre todo, si de pequeño tuvisteis un mínimo de atracción por los coches de radio-control, entonces RC Rush no os va a decepcionar.

8

Nos consolamos con:

  • Inmersión máxima al jugar en VR, pese a la cámara en tercera persona
  • Logran vender muy bien que estamos ante coches de radio-control
  • Muchísimos eventos, vehículos y circuitos en los que correr
  • Poder jugar también en plano, para que nadie se pierda la diversión

Nos desconsolamos con:

  • Al jugar en plano y con las cámaras cercanas se pueden apreciar mejor sus «costuras» técnicas
  • Música machacona, pero que se acaba volviendo repetitiva
  • En algunos circuitos cuesta ver al 100% el camino a seguir
  • La campaña puede volverse un poco repetitiva a largo plazo

Análisis realizado gracias a una clave para Steam proporcionada por Tea Monster Games.

Ficha

  • Desarrollo: Tea Monster Games y 4 Fun Studio
  • Distribución: Tea Monster Games
  • Lanzamiento: 28/01/2021
  • Dispositivo VR usado: Oculus Rift S
  • Idioma: Textos en Inglés y Voces en Inglés
  • Precio: 14,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *