8

Acron: Attack of the Squirrels!

Acron: Attack of the Squirrels!

El multijugador local es todo un arte, ya que cuando se hace bien, puede tanto unir como destrozar familias, con piques y risas constantes. Esto e lo que intentan conseguir los chicos de Resolution Games con su nuevo juego para la Realidad Virtual, tras ofrecernos el más que divertido Angry Birds VR. En Acron: Attack of the Squirrels! nos encontramos una propuesta que apuesta no solo por el multijugador local, sino también por el multijugador asimétrico, ya que se junta a un usuario con un casco de VR junto a otros que juegan desde sus teléfonos móviles.

El planteamiento es básico a más no poder: el usuario con el casco controla a un árbol desde una perspectiva en primera persona, y debe evitar que unas molestas ardillas (los jugadores de móvil) le roben sus preciadas bellotas, usando todo tipo de frutos y sus propios brazos para defenderse durante los minutos que dura la partida.

Por otro lado, las ardillas tienen que llevar a su base las 4 bellotas que aparecen en cada partida para poder ganar. Como os podréis imaginar, el árbol al ir solo en este duelo, es mucho más fuerte, al poder noquear de un solo impacto a las ardillas, o incluso agarrarlas para lanzarlas por los aires como se acerquen mucho… Algo que tengo que admitir, es increíblemente satisfactorio, y por qué no, divertido.

Acron: Attack of the Squirrels!

Mientras que el árbol funciona casi como una torreta, cogiendo los tres frutos que se regeneran delante de él para disparar (un fruto pequeño pero de reaparición rápida, uno grande pero que tarde en aparecer, y una planta que deja un pringue que ralentiza a las ardillas), la parte móvil de Acron: Attack of the Squirrels! es más como OverwatchTeam Fortress, al tener clases con habilidades únicas que se pueden aprovechar en asaltos coordinados.

Por un lado está la ardilla estándar, cuya habilidad es aumentar notablemente su velocidad durante unos segundos, algo que puede venir de perlas cuando ya hemos cogido la bellota y queremos salir por patas, además de evitar los proyectiles que el árbol nos mande. La ardilla más grande es el blanco más fácil, pero por ello sirve de «tanque», al poder usar un escudo de forma móvil, o dejarlo plantado para tener una cobertura temporal. Porque sí, el árbol la puede destrozar de unos cuantos impactos, pero de nuevo, puede servir para ir acercándonos poco a poco, o incluso para proteger a otro usuario que lleve la bellota, a nosotros mismos, o incluso hacer de señuelo.

El ingeniero es capaz de crear estructuras sencillas, que pueden tener un doble propósito. Al construirse de forma ascendente, pueden servir para atacar desde las alturas, algo que puede pillar desprevenido al jugador-árbol, de modo que se crea una estructura alta, para caer justo donde la bellota y salir por patas. Otra opción es para escapar o crear mini-coberturas, ya que se necesita un impacto para destruir la estructura, de modo que si nos vemos en un apuro, y dado el rapidísimo tiempo de «cooldown» de esta habilidad en comparación con las demás, podemos empezar a construir como un loco para ponernos a cubierto respecto al árbol.

Acron: Attack of the Squirrels!

Por último, pero para nada menos importante, está el minero, mi clase favorita de Acron: Attack of the Squirrels!. Su habilidad principal es la de crear túneles, en los que se es completamente invencible, además de poder superar cualquier obstáculo o incluso sin importar la altura. ¿Está bastante «chetada» su habilidad? No del todo, ya que al final, el túnel tiene una salida y entrada únicas, por lo que es posible «esperar» a que se asome por cualquiera de esas aberturas para noquearle. La ventaja es que todos los compañeros pueden usar estos túneles, hasta que acaben destruidos tras un número determinado de usos. Así que, una táctica genial puede ser crear túneles entre coberturas, y luego hasta la bellota, para crear un camino seguro de ida y vuelta a la base.

La gracia está en que todas estas habilidades se pueden complementar, de modo que el ingeniero va construyendo una estructura para que el minero se lance a por la bellota, y construya un túnel mientras la lleva consigo. O el escudero va protegiendo la ruta de huida de la veloz ardilla, por poner dos ejemplos muy simples. Además, al «morir», podremos reaparecer en unos momentos como la ardilla que escojamos, permitiéndonos así ir alterando nuestra estrategia sobre la marcha.

Como las partidas pueden tener hasta 8 ardillas, el jugador en VR tiene que estar atento a montones de detalles, buscando por dónde le pueden atacar, pensar dónde colocar el pringue para ralentizar a los oponentes, y estar moviéndose para disparar sin parar, o perderá las bellotas más fácilmente que Scratch de «Ice Age».

Acron: Attack of the Squirrels!

El resultado son partidas frenéticas y muy divertidas, sobre todo si jugamos de forma local. Porque sí, se puede jugar online, al funcionar todo a través de internet. El método para unirse a partidas es meter el código de la sala creada por el usuario de VR, de modo que pueden jugar tanto usuarios en la misma red, como en la otra punta del mundo. Esto está bien, y quizá una opción de matchmaking para estos casos no estaría nada mal.

Pero personalmente, cuando más se disfruta Acron: Attack of the Squirrels! es al jugar con todos cerca, al poder crear estrategias hablando entre las ardillas, picarse con el jugador en VR, o por qué no, incluso hacerle algo de cosquillas mientras juega. Todo vale en el amor, la guerra y el robo de bellotas, ¿no?

Al ser todo tan intuitivo (pese a la complejidad que puede llegar a haber en las estrategias a usar), es muy divertido ir pasándose el casco de un jugador a otro, para pasar una tarde de lo más divertida con amigos o familiares. Los controles para el jugador de VR son increíblemente sencillos (agarrar y lanzar de forma física), mientras que las ardillas usan una interfaz muy típica de los juegos de móviles.

Acron: Attack of the Squirrels!

¿Es todo bueno en el juego? No, ya que personalmente, hay puntos que me gustaría se mejorasen. Primero, odio los joysticks virtuales, con que al jugar como ardilla, no siento que tengo la precisión que me gustaría, lo que me ha hecho más de una vez entrar y salir de un mismo túnel. Esto seguramente sea porque no estoy acostumbrado a usar un teléfono móvil para estos juegos en 3D, pero creo que es algo digno de mención.

También está el tema de que no hay una progresión entre partidas. Se nota que Acron: Attack of the Squirrels! es un juego de estilo party, con que es perfecto para sesiones rápidas con amigos, pero no para largas sesiones de juego, y mucho menos individual con desconocidos por internet (algo más fácil si hubiera matchmaking o buscadores de sesiones, claro). Esto no es malo como tal, ya que es la forma en la que está diseñado el juego.

A cambio, hay varios escenarios, cada uno con sus obstáculos y elementos geográficos a tener en cuenta a la hora de defender o atacar. Desde Resolution Games aseguran estar trabajando en más modos y novedades, lo que podría alargar la duración del título, como igual alguna skin para las ardillas o árbol, o incluso poder usar nuevas habilidades por parte de éste.

Acron: Attack of the Squirrels!

En cuanto a los apartados técnicos, he jugado en Oculus Quest, y todo se ve de maravilla. Acron: Attack of the Squirrels! tiene un estilo visual muy de dibujo animado, que le sienta de maravilla a la VR. Además, el detalle de tener diferentes raíces en las manos, o incluso hojas en lo alto de la cabeza que se mueven según meneemos la cabeza es genial. El acabo es igual que en la app móvil, por lo que todos los usuarios disfrutarán de su vibrante aspecto visual. El sonido también está bastante bien, con muchos efectos de estilo cartoon para mantener coherencia con la experiencia.

Conclusión

Actualmente, Acron: Attack of the Squirrels! es de las experiencias multijugador más divertidas que nos podemos encontrar en la Realidad Virtual, y es de los mejores juegos «party» del momento. La simpleza con la que se puede empezar a jugar, la rapidez con la que se suceden las risas y las enormes posibilidades que se ofrecen tanto para las ardillas como para el árbol aseguran que las partidas sean intensas a más no poder.

Pero ojo, es importante tratar a Acron: Attack of the Squirrels! como lo que es: un juego party para disfrutar en sesiones esporádicas con los amigos. Aquí no hay «chicha» para ir progresando ni nada por el estilo, y aunque es posible jugar con desconocidos, hay que buscarse un poco la vida al compartir por internet el código de la sala, y esperar a que alguien se una. Que sí, se puede jugar así, pero dado lo divertido que es jugar con todos en la misma habitación, creo que es como hay que valorar realmente el título. Resolution Games ha logrado crear una experiencia apta para todos los públicos, perfecta para no iniciados y experimentados en la VR, y sobre todo, perfecta para pasar una buena tarde de risas con los amigos. Así que sacad a vuestro Scratch interior, ¡y a por las bellotas!

8

Nos consolamos con:

  • Divertido a más no poder al jugar con amigos
  • Muy accesible para todo tipo de usuarios
  • Las posibilidades estrategias por las habilidades de las ardillas
  • Visualmente llamativo y vibrante

Nos desconsolamos con:

  • No hay ningún tipo de progresión. Igual alguna skin o algo que nos permita diferenciar más a las ardillas de cada jugador estaría genial
  • Aunque no es la forma más divertida de jugar, crear algún tipo de matchmaking o buscador de salas ayudaría a tener siempre gente online
  • Odio el joystick virtual en teléfonos móviles

Ficha

  • Desarrollo: Resolution Games
  • Distribución: Resolution Games
  • Lanzamiento: 29/08/2019
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 19,99 € (App móvil gratuita)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *