7

UNBINARY

UNBINARY

Un género ya bastante manido en la VR es el de los puzzles con cierta carga narrativa. Al fin y al cabo, funciona muy bien, al ser algo sencillo, intuitivo e inmersivo. Ya no estamos ayudando a alguien resolver un rompecabezas para salir de una habitación. ¡Somos nosotros los que estamos en esa situación! Por eso, es esencial tener algún gancho para atraer al usuario, y si destaca a simple vista, mejor todavía.

Esto lo llevaron al pie de la letra los chicos de Ludact a la hora de desarrollar UNBINARY. Olvidaos de un gran realismo y abrazad uno de los aspectos visuales más llamativos de toda la Realidad Virtual. Ya estamos acostumbrados a ver juegos con dibujos animados manualmente en plano… ¿Pero en VR? Sólo por eso ya tenía ganas de ponerme el casco y adentrarme en esta aventura de ciencia ficción con toques filosóficos. ¿Preparados para ejecutar el programa UNBINARY?

Hay un problema con Webby

El argumento es uno de los aspectos más destacados de UNBINARY, logrando atrapar desde el principio. Básicamente, somos un usuario autónomo que debe probar una súper IA. En el futuro, hemos decidido dejar las cosas más rudimentarias a cargo de las máquinas, pero claro, hay que asegurarse de que funcionen bien. Vamos, lo que no hicieron con Skynet, porque tener a un Terminator por ahorrarnos sacar la basura igual no es muy buena idea.

Esta IA que debemos probar se llama Webby, que funcionará un poco como GLaDOS de la saga Portal: al principio soltará chascarrillos para meterse con nosotros mientras realizamos las diversas pruebas de testing. Afortunadamente, todo acaba pegando un giro, lo que hace que nuestra relación con Webby cambie radicalmente.

Pese a no ser más que una voz en nuestra cabeza, se acaba cogiendo cariño a Webby a lo largo de la aventura. También tiene un buen desarrollo, planteando en el proceso varios temas sociales y algo filosóficos de una forma ligera, pero eficiente. Al fin y al cabo, UNBINARY no pretende ser The Talos Principle con dilemas filosóficos cada 5 minutos, pero si entre puzzle y puzzle nos hace reflexionar sobre algún tema delicado, mejor.

Arte virtual en movimiento

No me voy a andar con rodeos: por lo que merece la pena jugar a UNBINARY es por su apartado artístico. Ya al inicio, cuando el mundo se genera ante nuestros ojos, nos quedaremos con la boca totalmente abierta. El equipo de Ludact ha usado la herramienta Quill para hacer todos los gráficos a mano. Esto le da al título un aspecto único y sencillamente espectacular.

Gracias a este marcado aspecto artístico, el juego se ve increíblemente tanto en PC como en Meta Quest 2, que es donde he jugado principalmente para realizar el análisis. Los colores son vibrantes, los entornos son únicos, y es una delicia quedarse embobado viendo cada pequeño detalle del entorno o los personajes. Este es el camino a llevar para sorprendernos dadas las limitaciones técnicas que pueden tener los equipos de VR actualmente.

Un momento... ¡esta cara no es la mía!

Comentado el aspecto visual, toca hablar de la parte jugable, que es donde más limitaciones nos encontramos en UNBINARY. En esencia, estamos ante sencillos rompecabezas donde nuestro objetivo es salir de la habitación o salas en las que estemos. Vamos, un poco como un Escape Room, pero sin tantos mecanismos a activar ni nada por el estilo como en The Room VR o I Expect You To Die. Más bien, tendremos que encontrar una llave para conseguir acceso, escalar un poco o activar cierto interruptor.

Unbinary

Nada complicado, pero esto no es malo necesariamente. Así se consigue que no nos atasquemos, para que la narrativa no se frene en ningún momento. Ahora bien, cuando lo haces todo demasiado sencillo, avanzar parece una simple rutina, sin que nos demos cuenta de que estábamos ante un rompecabezas. Los primeros niveles son tan básicos, que los acabaremos sin darnos cuenta. Activamos un interruptor… Y ya.

Tras un tiempo, veremos cómo aparece la mecánica principal: el intercambio de máscaras. Con cada una, tendremos diferentes habilidades, al encarnar a los tipos de robots con los que nos toparemos. Uno se basa en la fuerza, pudiendo escalar o agarrar cajas para poder crear escaleras improvisadas. Otro podrá activar interruptores desde lejos, o saludar a otros robots para que nos den llaves.

De nuevo, nada muy desafiante, y aunque esta mecánica se combina con la narrativa, claramente se podría haber explotado más. Cuando nos dan la opción de cambiar a placer entre las máscaras, ya estamos en la recta final. Por tanto, cuando al fin parece que nos vamos a encontrar ante retos más interesantes… Fin. Sí, UNBINARY es muy corto, durando unas 3 horas. Tampoco hay muchos motivos para rejugar cada nivel, más allá de volver a disfrutar de las increíbles vistas que nos propone, claro.

Unbinary

Un mundo que es un placer explorar, pero no tocar

Pese a que el juego es bastante sencillo, algo que UNBINARY claramente consigue es que queramos explorarlo absolutamente todo. Es lo que se consigue con unos gráficos tan sumamente llamativos. Cada capítulo además logra ofrecer algo distinto en lo visual, complementando bien la narrativa con el arte, para que queramos seguir jugando. Sí, no hay grandes retos, pero siempre nos maravillaremos con lo que se esconde tras cada puerta.

¿El problema? El mundo no es muy interactivo. En VR siempre tenemos ganas de toquetearlo todo, sobre todo cuando estamos en un juego de puzzles. Así que, cuando te das cuenta que no puedes agarrar casi nada, te sientes algo decepcionado. No es malo, pero sí resulta más problemático cómo las pocas interacciones que hay palidecen frente a las de otros juegos del medio.

Algo que haremos mucho será poner nuestra mano en interfaces durante unos segundos para conseguir credenciales. Luego, tendremos que usar una interfaz desplazando nuestra mano. Muy en la línea de Lone Echo con sus interfaces, pero sin tener nada de feedback. Sí, hay un sonidito, pero el mando no vibra. No hay un hormigueo como que nos están escaneando o que estamos apretando algo. También hay algunos problemas a la hora de movernos, con un sprint que se vuelve loco, o alguna superficie donde deberíamos poder agarrarnos, pero no lo hacemos. Son detallitos que harían la experiencia más inmersiva, elevando unos peldaños el juego.

Unbinary

Conclusión

En Ludact tienen mucho talento y grandes intenciones, algo que se nota al jugar a UNBINARY. Ya sólo por lo bien que luce, merece la pena probar el juego. No porque hayan logrado un híper realismo o nos ofrezcan unos escenarios de una escala colosal. Sencillamente, han dado con un estilo artístico único que brilla al máximo en Realidad Virtual.

La historia también acompaña, cogiendo cariño a la IA Webby mientras descubrimos los giros que nos esperan. Incluso la mecánica de ir cambiándonos la máscara para ganar habilidades es muy interesante, conectando narrativa con rompecabezas con mucho acierto.

Aun así, no logran situarse entre lo mejor del género por varios aspectos. Pese a varios parches, parece que le falta pulido para terminar de aprovechar la interacción o la inmersión de la VR. La dificultad es casi inexistente, y la aventura encima es muy breve, sin terminar de aprovechar el potencial de su propuesta. Quiero más juegos como UNBINARY, y creo que en Ludact tienen una base más que sólida. Con unos ajustes globales, puede que en el futuro nos ofrezcan una joya de las aventuras en VR. Por ahora, se quedan en un título modesto, entretenido, pero que no se nos quedará en el recuerdo.

7

Nos consolamos con:

  • Visualmente es una verdadera delicia
  • Historia interesante y se acaba cogiendo cariño a Webby
  • La unión de narrativa con los rompecabezas
  • La mecánica de cambiarse la cara es interesante…

Nos desconsolamos con:

  • … Pero no termina de explotarse
  • Muy corto y sin rejugabilidad alguna
  • Falta de pulido y feedback «físico» para aumentar la inmersión
  • Dificultad prácticamente nula

Análisis realizado gracias a un código para Meta Quest proporcionada por Ludact.

Ficha

  • Desarrollo: Ludact
  • Distribución: Ludact
  • Lanzamiento: 17/02/2022
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés
  • Precio: 14'99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *