9

Gears 5

Gears 5

Una de la sagas más icónicas de Xbox es Gears of War. Sin duda, se convirtió en uno de los grandes juegos de la pasada generación, creando escuela a nivel artístico y de mecánicas como solo unos titanes pueden hacerlo. Sin embargo, al acabar la trilogía original, Epic Games decidió pasar página a Fortnite, dejando que Microsoft se hiciera con la licencia.

Al igual que con Halo, hay un estudio dedicado por completo a Gears of War, que es The Coalition, y ya nos trajeron un genial Gears of War 4. Sin embargo, esta entrega pecaba de ser algo continuista, pese a iniciar una nueva etapa para la franquicia. Con la confianza de una entrega en su haber, el estudio ha puesto toda la carne en el asador para dejarnos alucinados antes del salto a la próxima generación con Gears 5. Sí, la pérdida del «of War» es toda una declaración de intenciones, ya que estamos ante la próxima gran evolución de la saga, al igual que creció a lo grande del primero al segundo. ¿Podrá The Coalition volvernos a sorprender con la licencia, o perderán su esencia al intentar experimentar demasiado?

Kait Díaz, la paranoia y los orígenes - Campaña

Vamos a empezar este análisis por la campaña, que personalmente, es de lo que más disfruto de cada una de las entregas. Como mencionaba más arriba, el capítulo anterior no era más que una introducción para esta nueva etapa de Gears, al presentarnos a una nueva amenaza (el Enjambre) y un nuevo grupo de protagonistas (JD Fénix, Kait Díaz y Del). Esta secuela arranca poco después del desenlace de la cuarta parte, de modo que conviene tener frescos los hechos vividos en ésta. Para ello, empezaremos viendo un resumen de «Anteriormente en Gears», como si de una serie de televisión se tratase.

Gears 5

De hecho, también es algo recomendable echar un vistazo al vídeo que hay en «Extras» sobre el estado del universo Gears, ya que en esta nueva entrega se profundiza mucho en diversos aspectos del universo que, hasta la fecha, se habían tocado de forma muy tangencial en los juegos, y explorado más a fondo en otros medios como libros o cómics. Tranquilos, que esto no es como Star Wars Battlefront II, al no necesitar leer nada adicional para disfrutar al máximo de la historia.

¿Y de qué va esta historia? Principalmente, de descubrir los orígenes de Kait Díaz, que toma el protagonismo respecto a JD. Una de las principales críticas era que JD no era un héroe lo suficientemente carismático como para llevar la voz cantante, y aunque personalmente el hijo de Marcus Fénix me gustó bastante (bueno, el trío protagonista en general), la verdad es que el cambio le sienta de maravilla a Gears 5. Al fin y al cabo, el cliffhanger nos daba a entender que Kait tenía unos orígenes relacionado con los Locust, y esto es algo en lo que se profundizará muchísimo en el juego.

De hecho, la trama juega con varios temas, como los secretos, la paranoia o las conspiraciones, por lo que es uno de los argumentos más valientes de toda la franquicia en cuanto a su planteamiento. Ver cómo Kait, por su pasado, empieza a tener visiones o incluso se imagina lo peor de sus mejores amigos, da lugar a momentos muy tensos e interesantes, que hacen progresar la narrativa y el arco de los protagonistas.

Gears 5

Ahora bien, la trama no es perfecta, y tiene varios puntos mejorables. Sin entrar en spoilers, una de las tramas con más potencial de este Gears 5 se soluciona de una forma extremadamente fácil y anticlimática, sin explorar en profundidad todas las consecuencias. También está el desenlace, que es un poco flojo, pese a dar pie a un desenlace de esta trilogía posiblemente apoteósico y todavía más arriesgado por parte de The Coalition.

Algo muy positivo es que estas ganas de arriesgarse también se dan en la estructura de la campaña, que es la más variada, sorprendente y grande de toda la franquicia. Sí, lo más básico se mantiene, por lo que seguimos ante un shooter en tercera persona donde el uso de coberturas y la recarga activa son clave para alzarnos con la victoria en tiroteos muy intensos. Esto no ha cambiado en absoluto, con algunas zonas «muy Gears» que funcionan de maravilla, pero que se complementan con las nuevas mecánicas para mejorar la experiencia de forma global.

La novedad más tangible es la importancia que tiene Jack en el equipo. Este robot sustituye a Dave, y ya no solo sirve para abrir puertas como en anteriores entregas, sino que será nuestro apoyo más importante gracias a sus habilidades activas y pasivas. En primer lugar, Jack atacará a los enemigos cuando estemos en un tiroteo, como lo harían nuestros compañeros controlados por la IA o por otros usuarios (el cooperativo se mantiene), y bueno, más potencia de fuego (o en este caso, potencia eléctrica) siempre viene bien.

Gears 5

Luego están sus habilidades. Con el botón «Y», al pulsarlo directamente o mientras apuntamos, podremos usar sus habilidades ofensivas y de soporte. Entre las ofensivas, tenemos la capacidad de cegar a los enemigos para que salgan de su cobertura durante unos momentos, o crear una trampa eléctrica, muy eficaz contra los Juvies. En el caso de las habilidades de soporte, tendremos unos segundos de casi invencibilidad, la posibilidad de hacernos invisibles o incluso crear un escudo que hace rebotar los proyectiles enemigos.

Estas habilidades de Jack dan un mayor número de posibilidades tácticas a los tiroteos, y de hecho, hacen viable el sigilo, al acceder a una zona de guardas, poder ir ejecutando a los enemigos por la espalda mientras somos invisibles, y así ahorrar unas preciadas balas, por ejemplo. Obviamente, Gears 5 está equilibrado para que no lancemos estas potentes habilidades todo el tiempo, de modo que hay unos tiempos de recarga considerables. Lo que sí podremos hacer todo el tiempo es pedirle que recoja armas o munición que está a distancia, algo que viene de perlas cuando nos quedamos sin balas, pero un francotirador enemigo nos tiene en su punto de mira, por lo que salir de la cobertura significaría perder la cabeza.

Tal es la importancia que tiene Jack, que si jugamos en cooperativo, el tercer jugador le controlará directamente. Es algo bastante diferente a lo que estamos acostumbrados, pero es otra muestra más de cómo The Coalition quiere sorprender, y en este caso, lo han hecho muy bien.

Gears 5

La otra gran incorporación es el mundo abierto. Tranquilos, Gears 5 no es un sandbox, pero tiene dos zonas que visitamos a lo largo de la campaña que sí podemos explorar con libertad usando el esquife, una especie de trineo movido por el viento, y dirigido por un snowboard. Sí, es un vehículo tan chulo como suena, y da lugar a varios momentos muy espectaculares en el juego, pese a que todavía tiene potencial para explotarse más en el futuro.

Estos niveles son zonas con objetivos secundarios y secretos a descubrir. No se convierte esto en un juego de mundo abierto a lo Ubisoft, ya que todo lo que hacemos tiene un propósito, ya sea a nivel narrativo, o de progresión. Porque esa es otra novedad. La progresión ahora viene por el propio Jack, al que podremos mejorar por medio de tecnología que encontremos en lugares concretos. Las misiones secundarias nos permitirán hacer una modificación permanente a sus habilidades, lo cual le hace todavía más eficaz como apoyo o como compañero de armas.

Otro secreto muy gratificante de encontrar son las armas de reliquia, que son las armas básicas, pero con una skin nueva y una nueva ventaja. Por ejemplo, el rifle de francotirador tiene dos balas si logramos una recarga perfecta, la trituradora tiene un modo automático de disparo pese a hacer un poco menos de daño, etc. Estas armas nos pueden venir muy bien, y es una forma estupenda de recompensar la exploración de los escenarios.

Gears 5

Pensad en estos niveles como lo que ocurre en Madagascar o en la zona abierta de los dos últimos Uncharted. De hecho, la evolución que ha recibido el juego me parece muy acorde a la de la saga de Naughty Dog, al no centrarse en la acción al 100%, dejando que a veces, la historia y los personajes fluyan.

Todo esto hace que, entre los niveles más clásicos, la exploración en el esquife, la exploración y los momentos más puramente narrativos, Gears 5 sea la campaña más variada de toda la saga. Puede que no sea la mejor de todas, pero está muy cerca, y lo mejor es que en cada uno de los actos ofrecen algo nuevo, ya sea a nivel de escenarios (vamos a viajar por todo Sera), de mecánicas, o por algún momento de la historia impactante. Esto hace que la campaña, que en Normal me ha durado unas 10 horas, pero si nos centramos en conseguirlo absolutamente todo, la cifra puede irse fácilmente a las 15 horas, lo que hace la campaña increíblemente completa.

Escapa, que viene una Horda al Enfrentamiento - Multijugador

Junto a la campaña, Gears 5 ofrece una enorme selección de modos de juego para mantenernos durante muchísimas horas pegados a nuestro Lancer. Primero, quiero empezar por los modos PvE, que son mis favoritos, y donde también hay novedades de peso. La primera gran novedad es cómo funcionan estos modos, al tener cada personaje habilidades únicas, un poco como un «Hero Shooter». Algunas de estas habilidades son muy útiles, como la habilidad de Marcus de pegar tiros a la cabeza de forma automática muy a lo Red Dead Redemption, o los drones que puede soltar Del. Aquí, todos los enemigos tendrán su barra de vida (en la campaña, solo los jefes), además de enseñar los números del daño que vamos haciendo, lo que lo acerca un poco más a un RPG. De hecho, cada personaje empezará con sus armas propias, tendrán su nivel individual diferente a nuestro rango como usuario, y hasta podemos equipar «cartas» con habilidades que mejoran ciertas estadísticas o habilidades.

Gears 5

Sí, es un poco RPG, pero no es algo tan profundo o complejo como en The Division, de modo que es más pequeños modificadores que otra cosa. Esta estructura se aplica a los dos modos PvE: HordaEscape. El primero es ya bastante conocido por todos, al tener que sobrevivir a oleadas cada vez más duras de enemigos. Como en la entrega anterior, el uso del Fabricador es clave, al poder crear diferentes tipos de defensas que nos ayudarán enormemente. Al combinarlo con las diferentes habilidades (o incluso el propio Jack), tenemos muchas opciones tácticas para sobrevivir a las 50 oleadas, siendo un modo tan adictivo como siempre.

El modo Escape es muy particular, y me encanta, ya que pone patas arriba todo lo que teníamos en mente sobre los enfrentamientos. En este modo para hasta 3 usuarios (a diferencia de los 5 del modo Horda), nuestros personajes se dejan capturar por el Enjambre, para poder destruirlo desde dentro con una bomba de gas. Esta bomba se activa en un minuto desde que iniciamos la partida, y poco a poco, el gas irá avanzando por el nivel. Esto nos obliga a tener que ir corriendo por el mapa, para que no nos pille el veneno que hemos lanzado nosotros mismos.

La «gracia» es que tenemos muy poca munición, ya que empezamos solo con un arma de mano. Esto hace que tengamos que tener muy en cuenta a qué enemigos nos enfrentamos, y cuándo nos conviene más evitar los enfrentamientos. O directamente, cuándo es bueno aprovechar el cuerpo a cuerpo, matar a un enemigo sin malgastar balas, obtener munición y seguir corriendo.

Gears 5

Es un modo realmente frenético y desafiante, en el que cooperar es clave si queremos sobrevivir. Eso, y correr, ya que si intentamos matar a todos los enemigos, no tendremos munición, nos quedaremos sin tiempo para escapar del gas, y acabaremos muriendo. Por suerte, hay varias zonas seguras (muy a lo Left 4 Dead) para recuperar el aliento, conseguir un poco de munición, y volver a iniciar la huida.

Junto al frenetismo del modo, hay que destacar la posibilidad de que los usuarios creen sus propias mazmorras en base a las «salas» ya creadas por The Coalition. El editor es bastante sencillo, y lo podemos usar desde la propia consola con el mando. El tema de compartir estos mapas está todavía en fase beta, pero es algo que puede dar mucha vidilla, y personalmente, voy a intentar escapar muchas veces del Enjambre en las próximas semanas de lo mucho que me ha enganchado este modo de juego.

Con esto acaba el PvE, y nos toca hablar del PvP. Si ya jugamos a la Alfa Técnica de hace unos meses, nos encontraremos una ampliación de la misma base. Por tanto, la principal novedad es el Modo Arcade, que permite a los que somos más torpes con la Gnasher, disfrutar de partidas sin que nos revienten cada pocos segundos. Aquí, el tema de las habilidades y armas fijadas para cada personaje se mantiene, junto a un sistema de tienda dinámico, con el que pagamos usando los puntos obtenidos a lo largo de la partida. Este modo me encanta, y es básicamente lo único del PvP en lo que puedo llegar a hacer algo sin dar bastante pena, lo que lo hace un modo rápido, accesible para todo tipo de usuarios, y por encima de todo, divertido.

Gears 5

Si lo vuestro es la parte más competitiva, los modos clásicos se mantienen. Esto incluye el Duelo a Muerte, Rey de la Colina y similares. Aquí, las armas son comunes para todos, habiendo eso sí, algún que otro arma especial repartida por el mapa para el más avispado. El diseño de los niveles es bastante bueno, al ofrecer variedad en cuanto a arquitectura, y en cuanto a estructura, con algunos mapas que potencian el correr por campo abierto (las granadas cegadoras son muy útiles en estos momentos), otros con guerrillas entre pequeñas estructuras, etc.

Si ya habéis jugado al PvP de alguna entrega anterior, el de Gears 5 no os pillará por sorpresa, ya que ofrece una experiencia similar, pero con la novedad de ese genial modo Arcade. Lo que sí hay que comentar es el tema de la progresión y desbloqueos. Al ir subiendo de rango, conseguiremos suministros para obtener objetos de personalización, como estandartes, gestos o skins para los personajes.

Otra forma de conseguir elementos visuales será por completar desafíos, que nos darán estrellas. Al conseguir un número determinado de estrellas, obtendremos la recompensa de turno. Como os podréis imaginar, también habrá micropagos (pero no pases de temporada, por lo que todos los DLCs serán gratuitos), con una tienda muy a lo Fortnite, de modo que pagaremos exactamente por lo que queramos. Esto significa que adiós a las cajas de loot, aunque las microtransacciones se queden. Mientras todo sea puramente estético como hasta la fecha, no me molesta este sistema, siempre y cuando haya un buen soporte de DLCs post-lanzamiento.

Gears 5

Explotando al máximo la bestia

Si nos fijamos en los aspectos técnicos, está claro que Gears 5 es uno de los juegos más espectaculares de toda la generación, como ya viene siendo habitual en la franquicia. El uso del Unreal Engine 4 por parte de The Coalition les permite alcanzar unos gráficos que explotan al máximo tanto Xbox One como X, por una sencilla razón: moverse siempre a 60 FPS. He jugado en una One X, y disponer de gráficos a 4K (dinámicos) junto a 60 FPS de esta calidad es de locos. No sé cómo irá en la Xbox One original, pero al menos, aquí se llega a un tope gráfico de mucho cuidado.

Los modelados de los personajes, junto a sus animaciones, están a un nivel altísimo. Pero lo que más destacan son los escenarios y lo interactivos que son. Hay montones de coberturas que se pueden romper (algo que también afecta mucho a la jugabilidad), elementos estéticos que quedan reducidos a cenizas y muchísimo más. De hecho, los efectos de partículas siguen dejando con la boca abierta, destacando sobre todo los momentos en los que una Llamarada entra en juego, con físicas, partículas y demás trabajando al unísino para crear una experiencia fantástica.

¿Es perfecto? No, ya que el apostar por los 60 FPS claramente trae algunos inconvenientes ante semejante carga gráfica, y Gears 5 no está exento de ellos. Para empezar, algunos elementos de los escenarios tienen una resolución o modelado bastante pobre (un puesto de manzanas, por ejemplo, es muy pobre). También hay algún pequeño tirón ocasional, sobre todo en los mapas más grandes, cuando vamos a cambiar de un área a otra.

Gears 5

Quizá lo peor son los bugs que hay, que si bien no son muy numerosos, pueden aparecer de cuando en cuando. En el modo Horda, hubo un par de partidas en las que unos compañeros no podían unirse porque solo aparecían como armas flotantes, sin poder hacer otra cosa que no fuera recargar. En la campaña, durante un jefe final no podía literalmente avanzar, porque un compañero de la IA estaba en una posición donde siempre moría, teniendo que rezar que en la siguiente ocasión no estuviera ahí. A veces, con una granada eléctrica estaba más tiempo del que debería noqueado. Y así varias cositas más pequeñas, pero que van sumando. No estamos hablando de bugs o fallos que rompan la experiencia de Gears 5, pero sí que podrían solucionarse mediante algún parche.

En el apartado sonoro, pocas pegas se le puede poner. Esta vez sí nos ha llegado el juego perfectamente doblado al castellano de lanzamiento (hasta se hace raro disfrutar así un juego de Microsoft), con el casting habitual para la franquicia, y manteniendo todas las voces de la anterior entrega. Las actuaciones son muy buenas, ofreciendo además una gran sincronización labial durante todos los diálogos. Las únicas frases que no están traducidas son las de los personajes de DLC (Terminator y Halo: Reach por ahora), cuyas líneas se han mantenido en inglés.

En cuanto a los efectos sonoros, estos siguen siendo fantásticos, para que sintamos cada disparo del Lancer, la Gnasher o cuando reventamos en montones de pedazos a los enemigos. La música, por otro lado, vuelve a estar compuesta por Ramin Djawadi, y aunque las piezas musicales no están mal, no hay ningún tema realmente memorable. Simplemente, acompañan a la acción, pero sin excesivos alardes.

Gears 5

Conclusión

Desde The Coalition prometían arriesgar en Gears 5, y vaya si lo han hecho. Manteniendo viva la esencia de lo que es la franquicia, el estudio nos ofrece la entrega más grande y valiente de toda la saga. La campaña es inmensa, introduce multitud de novedades y ofrece una trama que coge lo mejor de la anterior entrega, para darle una vuelta a todo el universo de Gears of War, además de plantear un futuro de lo más interesante.

En cuanto a los modos multijugador, hay para dar y tomar, entre los dos excelentes modos cooperativo (Horda y el nuevo Escape), junto al clásico PvP donde la Gnasher sigue siendo la reina absoluto. Menos mal que también está ahí el modo Arcade, para que todos podamos pasar un buen rato.

Encima, a nivel técnico estamos ante una auténtica bestialidad. Todo esto redondea a un juego sobresaliente, que si bien puede mejorar en ciertas áreas de cara a una más que obvia sexta parte, demuestra que en The Coalition saben muy bien qué es lo que hacen. Así que, cargad vuestros Lancer, que vamos a tener matanza de Enjambre para mucho tiempo.

9

Nos consolamos con:

  • Campaña muy ambiciosa repleta de novedades y muy variada
  • El modo Escape es increíblemente adictivo, intenso y divertido
  • Técnicamente es sublime
  • Modos de juego para estar durante mucho tiempo en Sera

Nos desconsolamos con:

  • Algunas tramas se desarrollan de forma muy abrupta
  • Varios bugs que empañan ligeramente la experiencia
  • La banda sonora cumple, pero sin ofrecer nada memorable

Ficha

  • Desarrollo: The Coalition
  • Distribución: Microsoft
  • Lanzamiento: Edición Ultimate: 05/09/2019 - Edición Estándar: 10/09/2019
  • Idioma: Voces y Textos en Castellano
  • Precio: 69,99€

Comentarios

  1. El peor gears que han hecho para mancos como tu que no sabéis usar la escopeta espero que the coalition vaya a la ruina por joder el mejor juego que he jugado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *