[Gamescom 2018] Rage 2. Hay un poco de DOOM en mi mundo abierto

Rage 2

Nunca me cansaré de decir que DOOM es uno de los mejores FPS de esta generación, al conseguir un frenetismo brutal que te enganchaba desde el primer minuto. Lo que ID Software logró es para quitarse el sombrero, y por eso hay tantas ganas de DOOM Eternal. Sin embargo, antes (o no, ya que no hay fecha confirmada para ninguno) disfrutaremos del otro shooter en el que la empresa está trabajando junto a Avalanche Studios, autores de Mad MaxJust Cause entre otros. Sí, hablo de Rage 2, una de las grandes sorpresas del E3, ya que nadie esperaba que la saga fuera a regresar.

Aunque durante la pasada Gamescom Bethesda no mostró nada realmente nuevo de sus juegos, sí que tuve la oportunidad de probar la misma demo del E3 de Rage 2, que nos permite probar uno de los segmentos que se ha enseñado en los gameplays. Por tanto, esta demo no nos deja probar absolutamente nada del mundo abierto, del pilotaje de vehículos ni nada por el estilo. Puede parecer que la demo es un fracaso, pero al menos nos permite comprobar que los tiroteos se van a poder igualar a los que tuvimos contra los demonios en Marte, con varias novedades que harán más loca todavía la experiencia.

Todavía tengo pendiente el Rage original, pero lo que sí jugué, recuerdo que era un shooter algo pausado, pero sin serlo tanto como un Call of Duty. Será mejor que os vayáis olvidando de ese estilo, ya que en Rage 2 tenemos un estilo muy similar al de DOOM, con la diferencia de que tenemos superpoderes y podemos usar la mirilla del arma.

Rage 2

En cuanto a los poderes, uno nos permite empujar a los enemigos mediante una especie de empujón de Fuerza; otra nos deja hacer un dash para movernos rápidamente hacia los lados para evitar ataques; o con otro podemos dar un gran golpe al suelo cuando nos lanzamos desde las alturas. Gracias a la gran movilidad del personaje y estos poderes, los tiroteos son una auténtica maravilla, al animarnos a ir de frente como si fuéramos un super héroe. Una buena analogía sería Crackdown, pero todavía más frenético y loco.

Este énfasis en el movimiento lo tenemos incluso por la propia interfaz, al aparecer un contador de combos, que aumentará a medida que vayamos matando enemigos. Cuanto más alto sea el combo, antes se llenará nuestro medidor de “Overdrive” o “Sobrecarga”. Al activarlo, nos moveremos más rápido, la salud se regenera, y las armas hacen un daño todavía mayor. Ahora juntad los poderes con esta locura de modo, y os podéis hacer una idea del frenetismo que nos espera en Rage 2.

Todas las armas que probé se controlaban de lujo, pero personalmente me quedo con dos: la escopeta y el Boom-Stick, o lo que es lo mismo, el boomerang con cuchillos. La escopeta es una auténtica maravilla, siendo muy, muy poderosa en modo normal, pero en modo “Sobrecarga”, es todo un espectáculo la destrucción que podemos causar a los enemigos. Me encantaba poder ir de frente a un grupo de enemigos, dar un salto para caer con la onda expansiva, pegar un tiro a uno, usar el poder del empujón en otro, y a seguir matando. El Boom-Stick directamente nos permite atacar girando las esquinas, por lo que un enemigo que está a cubierto puede ser aniquilado con nuestro juguetito de una forma brutal y sangrienta.

Rage 2

Los escenarios en los que combatimos son tanto el exterior como el interior de una estación espacial abandonada. Al parecer, nos han puesto algún implante para que la IA de la estación nos considera el Presidente de EEUU, y así poder llamar de vuelta a la Tierra un satélite con un poder que necesitamos.

Todos los escenarios de la demo favorecen mucho tanto el movimiento horizontal como el vertical de nuestro personaje, para que no paremos de movernos a la hora de acabar con todos los enemigos que salen al paso. Y sí, para animar la acción, escuchamos música muy cañera que nos anima a movernos más rápido todavía. Al combinar esto con la increíble violencia de todas las muertes (hay gore, cuerpos que salen volando tras ser reventados por un tiro de escopeta a bocajarro y mucho más), la experiencia es frenética e increíblemente divertida.

Desde luego, Rage 2 bebe muchísimo de DOOM a la hora de plantear sus tiroteos, y eso es fantástico. Darte esta sensación de ser un super héroe sanguinario que no deja títere sin cabeza es increíble, sobre todo cuando todo funciona tan bien y las armas son tan divertidas de usar. Todavía queda mucho por comprobar de este Rage 2, como la conducción, la forma en la que está planteado el mundo abierto, la narrativa, etc. Aun así, los tiroteos ya sabemos que serán una maravilla, y esto ha hecho que tenga más ganas de seguir matando a locos punkis del futuro cuando el juego se ponga a la venta a lo largo del 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *