9

Mad Rat Dead

Mad Rat Dead

Hay géneros que me apasionan y nunca me cansaré de repetirlo. Es ponerme un juego musical o de plataformas delante, y ya me tenéis medio ganado. Por eso, Mad Rat Dead me dejó prendado en cuanto se anunció. Tras hacernos pasar mucho miedo con los dos Yomawari, el equipo interno de Nippon Ichi Software cambia de registro por completo para mezclar plataformas y música en un título que promete ofrecer un giro novedoso en el género.

No es la primera vez que vemos la música como eje central en un videojuego, ya que Crypt of the Necromancer lo aplicó al rogue-lite con tanto éxito que Nintendo les propuso hacer Cadence of Hyrule, o muy recientemente BPM nos mostró cómo sería un shooter musical. Así que, toca volverse locos, morirnos de amor por un corazón adorable y seguir el ritmo de la música de la mano de Mad Rat Dead.

La primera sorpresa que nos depara el juego es el énfasis que pone en su historia, que desgraciadamente, nos llega completamente en inglés. Y no hablo de plantearnos una pequeña excusa para empezar a brincar por el mundo, sino que hay escenas antes y después de cada nivel, con varios giros de guion y varios momentos muy emotivos que nos llegarán al corazón. Nosotros controlamos a Mad Rat, una rata de laboratorio que muere tras un experimento que la deja hecha unos zorros. Sin embargo, se nos aparecerá la Diosa Rata para permitirnos revivir este último día y que cumplamos un último deseo. Nuestro intrépido protagonista lo tiene muy claro: vengarse del humano que la ha tenido encerrada toda su vida, acabando con él de cualquier manera posible.

Mad Rat Dead

Lo que empieza como una historia de venganza bastante típica evolucionará a algo que no me vi venir, ya que junto a nuestra rata tendremos a Heart, nuestro adorable corazón que nos guiará al ritmo de la música. Se creará una genial dinámica entre estos dos personajes, lo que hará que disfrutemos mucho de las numerosas cinemáticas de Mad Rat Dead. Eso sí, al principio sobre todo pueden parecer un poco excesivas, ya que cortan algo el genial ritmo del juego, algo que puede molestar un poco si no llegamos a conectar con la trama.

Al menos, cuando rejuguemos un nivel en busca de una mayor puntuación o calificación (como en todo buen título musical), podremos omitir las escenas de vídeo, por lo que «sólo» serán un problema durante nuestra primera partida. Aun así, os recomiendo que prestéis atención a la historia, al tener muchísima más chicha de lo que uno podría imaginarse inicialmente.

Por mucho que haya disfrutado el argumento, lo que hace tan grande a Mad Rat Dead es su jugabilidad y su relación con la música. Básicamente, cada nivel será como un tema diferente en un juego musical. Como ocurre en Crypt of the Necromancer, absolutamente todo va al ritmo de la música, que veremos representado con el metrónomo en la parte inferior de la pantalla. Esto se aplica también a los comandos que debemos introducir. Lo único que podemos hacer sin importar el ritmo es andar con el stick izquierdo, pero es claramente la manera más lenta de movernos, por lo que será algo que no usaremos mucho salvo en momentos muy puntuales.

Mad Rat Dead

Con un botón podremos realizar una pequeña embestida o «dash», lo que nos sirve para movernos a gran velocidad y recorrer cierta distancia completamente en horizontal, aunque no haya nada por debajo. Como podemos realizar este movimiento una vez en el aire, podremos hacerlo en el borde de una plataforma, y luego una vez más antes de volver a usarlo mientras sigamos en el aire. Con otro botón podremos irnos directamente hacia el suelo, muy útil para evitar obstáculos que vienen hacia nosotros.

A la hora de saltar, podremos hacer una especie de doble salto para ganar un pelín de altura extra y más tiempo en el aire, además del clásico movimiento de saltar de pared en pared. Por último, podemos cargar el siguiente salto o esquiva. Ya está, no hay más mecánicas que estas en Mad Rat Dead, lo cual puede parecer simple, pero la gracia está en que tendremos que ejecutarlo todo al ritmo de la música.

Ciertamente, si estuviéramos ante un plataformas tradicional, el repertorio de movimientos de Mad Rat sería funcional, pero se podría quedar algo corto. Sin embargo, tener que hacerlo todo mientras llevamos el compás de la canción de turno es el verdadero reto, al tener que nuestro cerebro llevar el ritmo marcado por el metrónomo, pensar en si nos conviene saltar, andar, esquivar, golpear el suelo, o una combinación de todos estos movimientos. Esto se tiene en cuenta de maravilla en el diseño de los propios niveles, al ir introduciendo poco a poco más mecánicas que complican todo, como rampas en las que tenemos un menor control sobre nuestra velocidad, plataformas móviles, enemigos (a los que podemos atacar con una especie de «homing attack» a lo Sonic con el salto o el culetazo), obstáculos varios (como un nivel cambiante de agua), plataformas que se caen a los pocos segundos de posarnos sobre ellas, etc.

Mad Rat Dead

Lo dicho, en un plataformas 2D tradicional, el resultado habría sido funcional, sin muchos alardes. Pero cuando nos hacen pensar en qué momento saltar a la plataforma que va apareciendo y desapareciendo, o cuándo usar el contrapeso de una lámpara para poder pasar sin que unas llamaradas nos destrocen, al mismo tiempo que vamos pulsando los botones como si estuviéramos en un juego musical, la brillantez de Mad Rat Dead se hace muy palpable.

Como en todo buen juego musical, tendremos que ir pulsando los botones al ritmo de la música, o las acciones que queramos hacer caerán en el olvido. Tanto el escenario como los personajes u obstáculos siempre se moverán al ritmo de la música, por lo que no habrá nada que nos haga la «jugarreta» de ir a contrarritmo ni nada por el estilo. Eso sí, cuando haya un cambio de ritmo en la canción preparaos para maldecir a todas las ratas de aquí a Mickey Mouse (es un ratón, pero me da igual), porque nos provocará más de una muerte.

Hablando de morir, el juego no emplea un sistema de vidas tradicional. En su lugar, tendremos un tiempo determinado (o mejor dicho, «beats») para completar cada fase. Si morimos, podremos retroceder en el tiempo lo que queramos, para así corregir un error fatal. El truco está en que el tiempo global que tenemos para completar la fase no retrocederá (y el combo lo perderemos), por lo que no tenemos un número infinito de reintentos, ya que cuando se acabe el cronómetro, tendremos un «bonito» Game Over. Es una solución fantástica para las numerosas muertes que sufriremos en Mad Rat Dead, ya que es rematadamente complicado llevar el ritmo a la perfección, estar atentos a los obstáculos plataformeros, y encima pulsar el botón adecuado.

Mad Rat Dead

Es cierto que un buen número de muertes serán más por culpa del juego que otra cosa, ya que habrá peligros que aparecerán de la nada y casi no tenemos tiempo para reaccionar, como llamas que caen del cielo sin previo aviso o cosas por el estilo. Si no fuera por este sistema de muertes, el juego sería increíblemente frustrante, pero por suerte, esto supone que aprendamos otra forma que tienen los desarrolladores de hacernos una jugarreta y fastidiarnos nuestro maravilloso combo.

Los más de 30 niveles/canciones nos llevarán en una primera vuelta unas 6 horas más o menos, una duración más que genial para un título musical. Son unas horas que se nos pasarán volando, ya que disfrutaremos cada nivel al máximo, estando eufóricos cuando finalmente los completemos o tengamos un combo muy alto, porque sentiremos que somos uno con la música, eligiendo las acciones correctas, y disfrutando de momentos que casi parecen sacados de las fases musicales de Rayman Legends. Encima, Mad Rat Dead es bastante rejugable, al poder ir a por la calificación S+ en cada nivel (en algunos nos costará muchísimo), además del modo Difícil, en el que se introducen notas a contrapunto que van combinadas con otra que va a ritmo, y si no pulsamos las dos, la acción introducida no se cumplirá.

Si solo queremos centrarnos en la música, también podemos irnos al reproductor para practicar el ritmo sin preocuparnos por los obstáculos, o sencillamente, disfrutar de la increíble selección de temas que ofrece el título. Así que, estamos ante un juego bastante completo, que nos picará a base de bien.

Mad Rat Dead

Las buenas noticias se mantienen en el apartado técnico, ya que el arte del juego es magnífico. Todo tiene un aire punk fantástico, gozando Mad Rat, Heart y la Diosa Rata de un diseño soberbio. Los escenarios son también vibrantes a más no poder, ofreciendo un estilo que entra por los ojos y le proporciona una gran identidad visual. Está claro que Mad Rat Dead tiene una gran influencia anime, pero todo está increíblemente bien construido para crear un conjunto atrayente como pocos. La única pega es que varios fondos y temáticas de escenarios se repiten un poco más de la cuenta, como el laboratorio. Aun así, el juego ofrece la suficiente variedad visual como para que no se nos haga pesado, pero ofreciendo siempre una total legibilidad del escenario para que podamos saber qué hacer, qué enemigo podemos matar y cuál no, si llevamos un combo muy alto (ver las animaciones de Heart me llenan el corazón de alegría) o si estamos fallando la parte rítmica por cualquier motivo.

Sin embargo, la mejor parte es sin duda la música. Esto es clave en un juego musical, y aquí ninguno de los más de 30 temas es malo o queda fuera de lugar. Todos son increíblemente movidos, ofreciendo temas más funkys, con algo de jazz a veces, otros mucho más electrónicos, o incluso otros más calmados. Lo mejor es cómo estas canciones refuerzan la jugabilidad (es un juego rítmico al fin y al cabo), o incluso la trama.

Entre los compositores tenemos a Camellia (grupo que conocí por Beat Saber, para qué engañarnos), Dyes Iwasak, a_hisa y Zizz Studio, haciendo todos un trabajo estelar. La música es uno de los motivos por los que se disfruta tantísimo del título, ya que te hace venirte muy arriba, por lo que estoy buscando toda la banda sonora para escuchar en bucle pero ya mismo. Aquí os dejo una lista de varios temas, porque realmente merecen ser disfrutados en todo su esplendor. Es más, quiero jugarlos en otros títulos como Beat SaberOhShape pero ya mismo, porque son auténticos temazos que es imposible no bailar.

Conclusión

Sabía que iba a disfrutar de Mad Rat Dead desde que lo anunciaron, pero no esperaba que fuera a convertirse en uno de mis juegos favoritos del año, y uno que no puedo dejar de recomendar. La música es sencillamente increíble (como mínimo escuchad su banda sonora), la historia logra sorprender más de lo que uno se podría imaginar, el arte es muy llamativo, y la unión de plataformas y música es estelar.

Es cierto que a nivel de diseño no estamos ante el plataformas más complejo del mundo, pero al combinar la parte rítmica con las mecánicas y la cada vez mayor complejidad por los cambios de ritmo o los obstáculos presentes, tenemos un título desafiante, divertido y tremendamente adictivo. La sensación de euforia mientras bailaba esquivando decenas de obstáculos o encadenaba ataques como si fuera Sonic es máxima, que es justo lo que debe hacer cualquier juego musical.

A poco que os gusten los plataformas o los títulos musicales, tenéis que jugar a Mad Rat Dead. La demo que hay disponible en PS4 y Switch seguramente os termine de convencer más que cualquier palabra que ponga de más, así que id corriendo a probarla. Los chicos de Nippon Ichi Software han creado una combinación maravillosa de plataformas y juego musical que no debe faltar en vuestra colección.

9

Nos consolamos con:

  • Increíble banda sonora llena de temazos que escucharemos una y otra vez
  • Estilo artístico llamativo y que entra por los ojos desde el primer momento
  • La parte rítmica y la de plataformas se dan la mano de una manera brillante
  • Historia con mucha más chicha de lo que uno se podría imaginar

Nos desconsolamos con:

  • Completamente en inglés
  • Tantas escenas pueden cortar el ritmo si no nos interesa la trama
  • Los peligros que aparecen de la nada casi sin avisar
  • Cuando el cerebro se nos cortocircuita al no procesar los cambios de ritmo y las plataformas a la vez

Análisis realizado gracias a un código promocional proporcionado por NIS America.

Ficha

  • Desarrollo: Nippon Ichi Software
  • Distribución: NIS America/Bandai Namco
  • Lanzamiento: 30/10/2020
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 39,99€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *