9

GUILTY GEAR -STRIVE-

Guilty Gear Strive

Si hay un estudio que ha crecido exponencialmente en los últimos años dentro del género de la lucha, ese es sin duda Arc System Works. El equipo japonés nunca ha hecho malos juegos, pero sus sagas como BlazBlue o Guilty Gear eran consideradas bastante de nicho. Por suerte, su trabajo con licencias muy populares, como en Persona 4 Arena, y sobre todo, el precioso Dragon Ball FighterZ, les ha hecho ganar una gran popularidad, tanto a ellos como a los juegos de lucha de estética anime.

Así que, tras trabajar en licencias de terceros sin parar (algo que siguen haciendo), Arc System Works vuelve a una de sus franquicias con GUILTY GEAR -STRIVE-, la primera entrega completamente nueva desde 2014. Con la expectación que generan sus juegos, saben que un gran número de nuevos usuarios se acercarán a la saga por primera vez, por lo que tenían un objetivo muy claro: mantener su complejidad, pero hacerlo todo más accesible para los novatos a Guilty Gear y a los juegos de lucha en general. Algo que queda muy bonito sobre el papel, pero que puede acabar rompiendo más de un juego de lucha por quedarse en tierra de nadie. Así que preparad vuestras guitarras, abanicos y espadones, que es el momento de liarnos a tortas mientras gritamos «HEAVEN OR HELL».

El fin de una historia de más de 20 años

Aunque claramente hay muchos aspectos de GUILTY GEAR -STRIVE- que se han desarrollado pensando en toda clase de jugadores, el modo historia está pensado para los que ya son aficionados a la franquicia, porque no se andan con chiquitas a la hora de empezarlo todo. No hay un resumen rápido ni nada, al menos, en la parte más de vídeo. Sí que hay una enorme enciclopedia con términos, glosarios, eventos y demás, junto a una línea temporal y un diagrama con las relaciones entre los personajes para cada evento principal que ha tenido lugar en este universo.

Guilty Gear Strive
Así de complejo puede llegar a ser este loco universo

Aun así, es muy, muy, muy chapa, por lo que es más fácil que nos deje KO por aburrimiento si queremos enterarnos de todo a través de estos menús. Para solucionarlo, os doy un par de alternativas si realmente queréis adentraros en la madriguera del conejo que es el universo Guilty Gear. Por un lado tenéis los vídeos realizados por el Youtuber WoolieVersus (gracias comunidad española de ArcSys por la recomendación), donde repasa todo el lore de la franquicia hasta Xrd: SIGN, al menos en estos momentos. Son casi 3 horas de vídeos en inglés, pero muy bien narrados y editados, para que nos metamos de lleno en la saga.

La otra alternativa es la que nos ofrece la propia Arc System Works a través de su página oficial: unos cómics que van hasta Xrd -SIGN-, y luego verse los modos historia de Xrd -REVELATOR- y Xrd REV 2. Personalmente, sólo con los vídeos de WoolieVersus es más que suficiente para enlazarlo con lo que nos ofrece la entrega actual por medio de los diagramas y la línea temporal, ya que nos habremos hecho una idea del arco argumental de los personajes y cómo funciona este mundo.

Con los deberes hechos, ya podemos saltar al modo historia de GUILTY GEAR -STRIVE-, que es básicamente una temporada de un anime. Y no lo digo por el estilo visual, sino por el formato: 9 capítulos de entre 20 y 40 minutos de duración donde no hacemos nada, más que ver la «película» que Arc System Works nos ha montado. Es algo que ya ha hecho el estudio en los dos capítulos anteriores, pero dejando atrás el formato Visual Novel para ofrecer algo mucho más cinematográfico.

No me parece nada mal la estructura, porque un problema habitual del género en estos modos es cómo meter combates, lo cual suele acabar dañando a la narrativa. Eso, o cómo meter a todo el casting. ¿La solución aquí? Centrarse principalmente en el protagonista principal de la saga, Sol Badguy, y no haber nada jugable.

La trama como tal cierra la historia que se empezó con la entrega original. Tras haber derrotado a la Verdad Universal, todos ven a Sol como un héroe, así que todo parece estar en calma… Pero Asuka, el amigo científico de Sol a principios de los 2000 (recordemos que la saga se ambienta en el siglo XXII), se ha entregado a EEUU. Hasta la fecha, se le ha conocido por muchos nombres a lo largo de la franquicia, como «El Creador de Gears», o más importante, «Ese Hombre«. Todo esto justo antes de la cumbre del G4 entre los principales países del mundo para lograr la paz, y con I-No habiendo hecho algo sobre el cuerpo de la Verdad Universal, por lo que claramente tiene algo entre manos.

En total, el modo historia de GUILTY GEAR -STRIVE- dura unas 4-5 horas, lo que refuerza la sensación de estar ante una temporada de un anime. El ritmo de la historia no está nada mal, y aunque hacia la mitad se centran demasiado en qué ocurre con Sol y el Presidente Vernon en la Casa Blanca, en general me ha encantado. Sí, se podría haber puesto más énfasis en el viaje emocional de Jack’O, y puede que varias revelaciones sobre toda la saga no gusten a los más puristas, pero todo es un auténtico espectáculo.

Guilty Gear Strive Happy Chaos

El principal villano, Happy Chaos, es increíblemente divertido, y hay muchos momentos en los que estaba riéndome a carcajada limpia y aplaudiendo de lo absurdo pero épico que era un momento. Al final, todo me ha recordado a una versión anime de la serie «24» (mi favorita) o incluso de «La Jungla de Cristal», al haber una toma de rehenes en la Casa Blanca, giros de guion constantes, armas de destrucción masivas, cumbres políticas y varias facciones intentando hacerse con el control de la situación.

Quizá a veces la animación queda un poco cutre, pero el resultado final merece muchísimo la pena, gracias a una cinematografía muy buena, que aprovecha los ángulos de cámara para ofrecer planos interesantes, pese a que no haya mucho movimiento en pantalla.

Así que, haberme metido de lleno en el lore de GUILTY GEAR ha merecido la pena con tal de disfrutar esta historia, llena de acción, momentos emotivos, diálogos (y situaciones) desternillantes, y que logra cerrar muy bien el viaje de sus protagonistas.

Guilty Gear Strive

Aprendiendo a jugar a Guilty Gear

Quería afrontar este análisis en condiciones, por lo que además de «empollarme» el lore de Guilty Gear, le he presetado muchísima atención a las mecánicas, ya que Arc System Works ha querido que GUILTY GEAR -STRIVE- sea más accesible para los nuevos jugadores, pero no han incluido una mecánica de sus últimos títulos, que precisamente ayudaban a los novatos o más torpes como un servidor: el auto-combo.

Pero mejor no ir demasiado deprisa, ya que el juego nos explica muy bien todo lo que hay que saber para aprender a jugar no solo a este Guilty Gear, sino a casi cualquier juego de lucha, aplicando las reglas únicas de cada uno, claro. Para empezar, el tutorial inicial es un chiste, siendo más anecdótico que otra cosa. Nos dicen cómo movernos y cómo atacar para echar un combate de prueba contra Ky, y listo. Realmente no nos enseñan nada, pero para eso está el modo Misión.

Aquí nos encontraremos un conjunto de tutoriales divididos en grupos, en función del grado de complejidad: si somos novatos totales, para aprender las mecánicas generales de los juegos de lucha, para aprender las mecánicas únicas de Guilty Gear, y dos grupos finales para los usuarios más avanzados. Cada fase nos propone una serie de condiciones a cumplir, teniendo que repetirlo 3 veces en un conjunto de 5 intentos, para así demostrar que hemos aprendido la lección.

Guilty Gear Strive

Gracias a estos tutoriales, podremos aprender todo lo necesario para que no machaquemos botones al tuntún, sino que lo hagamos con cabeza. Además de hacer la acción de turno, nos indicarán varios consejos de en qué momentos sería mejor usar lo aprendido, para que poco a poco vayamos aprendiendo.

¿Lo consigue? Desde luego, porque antes de empezar no sabía qué era un «Roman Cancel», para qué servía la barra de «Burst» ni nada por el estilo. No voy a entrar aquí a hacer un tutorial súper detallado, pero el resumen es que en GUILTY GEAR -STRIVE- premian estar a la ofensiva, ya que si avanzamos hacia el enemigo o atacamos, se llena la barra de Tensión, que nos permite realizar los movimientos finales, los Roman Cancel o una defensa especial que es totalmente indestructible. Por contra, si nos ponemos a la defensiva huyendo del enemigo, la Tensión se reducirá, por lo que tendremos a la larga menos opciones para atacar a nuestro oponente.

También hay una mecánica (llamada «RISC» o «Riesgo») para que no nos cubramos todo el tiempo, ya que se irá rellenando una barra debajo de la de «Burst», de modo que cuanto más alta esté, más daño nos harán los siguientes ataques que sí encajemos. Si se llena del todo y nos golpean, entonces recibiremos un golpe muy dañino, acompañado de un efecto en pantalla de lo más llamativo.

Guilty Gear Strive

¿Y qué opciones tenemos para atacar? Básicamente, los golpes y movimientos especiales de cada personaje, intentando enlazarlos de la mejor manera posible. Hay un sistema llamado «Combo Ametralladora», o «Gatling Combo», pero es algo demasiado impreciso para mi gusto, ya que simplemente te dicen «encadena los ataques para crear combos», siendo nosotros los que tenemos que encontrar dichas combinaciones ideales. No es malo como tal, pero sí hace que necesitemos más tiempo de aprendizaje, ya que no basta sólo con ver el listado de movimientos en el menú, sino que tenemos que practicar para ver qué se encadena bien con qué. Es por eso que el clásico modo Entrenamiento es tan importante en GUILTY GEAR -STRIVE-, y donde nos tiraremos mucho tiempo para poner a prueba sin ataduras lo que hemos aprendido en las misiones del tutorial.

Siguiendo con las mecánicas, tenemos los Roman Cancel, que es una de las características más únicas de la franquicia. Normalmente se activa al pulsar tres botones de ataque a la vez, pero os recomiendo asignar el comando a algún botón del mando que no se use (yo lo he puesto en R2), porque así se activa con mucha más facilidad. Básicamente, este movimiento nos permite reforzar nuestra ofensiva o defensa, al alargar un combo, ralentizar al rival unos momentos, o incluso derribarlo. En función de en qué momento lo activemos será de un color u otro, pero su propósito general suele ser ese. Al combinarlo con los ataques normales, se pueden crear combos de auténtica locura, pero eso ya es más para los expertos que lo dominen, porque personalmente, todavía me cuesta dar con el momento idóneo para activarlo en mitad del caos de un combate. Pero ojo, porque usarlo bien puede marcar la diferencia, como podemos comprobar en las batallas de los mejores usuarios.

Por último, tenemos la barra de «Burst», que en esencia, nos permite interrumpir un combo del enemigo, pero tiene cierto tiempo de refresco, por lo que hay que ver cuándo nos conviene usarla, ya que su estado se mantiene entre rondas de un mismo combate.

Guilty Gear Strive Roman Cancel

Más lento, pero también más contundente

Todo lo anterior seguramente no os parecerá algo nuevo si ya sois seguidores de la franquicia, pero si hay un aspecto en el que GUILTY GEAR -STRIVE- cambia respecto a anteriores entregas, es en el ritmo de los combates. Al menos, por lo que he probado de Xrd REV 2, en el que apenas he hecho unos tutoriales (más dinámicos) y algún combate suelto.

Ahora, el énfasis no está en crear combos gigantescos para realmente causar daños (de ahí que la parte de Gatling Combo sea menor, al menos hasta que se añada el editor de combos en el futuro), sino que ahora con unos pocos golpes, quitaremos muchísima más vida. Además, las peleas, si bien siguen siendo muy frenéticas, son algo más pausadas, para que notemos mejor esos ataques más «pesados», creando un ritmo similar, pero al mismo tiempo, bastante diferente.

Otro cambio importante es que ya no es posible dejar arrinconado a un oponente contra una pared en un combo infinito, ya que dicho muro se romperá para ir a otra parte del escenario. No solo queda visualmente espectacular, sino que también da una oportunidad de recuperarse al rival que estaba siendo vapuleado, pese a contar el atacante con varias ventajas (como una mayor recuperación de Tensión) para que no sienta que ha perdido el tiempo arrinconando a su ponente.

Guilty Gear Strive

Por estos cambios, las tácticas en los combates son mucho más relevantes, volviendo a hacer más importante que nunca el aprender las diferentes mecánicas y estrategias posibles. Hay movimientos que tienen en cuenta frames de invencibilidad, la posibilidad de cortar un ataque enemigo y mucho más, por lo que sí, seguimos ante un juego de lucha muy, muy complejo.

Lo bueno es que también es de lo más gratificante. Sigo siendo bastante malo, pero al ir completando las misiones del tutorial y aprender a moverme mejor con mi personaje principal (por ahora Axl, aunque lo intenté con Giovanna por estar horny on main básicamente), iba descubriendo más sinergias entre movimientos, me iban saliendo con más soltura los que yo quería hacer, e iba detectando patrones en otros personajes para explotar en mis ofensivas.

Hablando de personajes, GUILTY GEAR -STRIVE- cuenta con solo 15 personajes. 2 de ellos son completamente nuevos: la agente del servicio secreto Giovanna, y el samurai vampiro Nagoriyuki. La primera es un personaje más rápido y fácil de controlar, ya que suelta patadas y ataques veloces junto a la ayuda de su perro-espíritu, mientras que el samurai es bastante más complejo.

Guilty Gear Strive

Nagoriyuki es gigantesco, y se mueve con bastante lentitud, teniendo que usar movimientos especiales para desplazarse rápidamente por el escenario. A cambio, tiene un alcance importante, un movimiento para chupar la vida de sus rivales y recuperar la suya, e incluso puede entrar en una especie de modo Furia donde su daño y alcance aumentan a lo grande. Así se va modificando el ritmo del combate, ya que las tácticas que usábamos en su modo normal pueden no funcionar en su otro modo, de manera que es un personaje muy potente en manos de alguien muy capaz.

En cuanto a los demás personajes, tenemos varios viejos conocidos que no podían faltar, como Sol y Ky, la adorable pirata May con sus delfines, la bruja rockera I-No, o el doctor psicópata reformado Faust. Cada uno tiene sus movimientos que los hacen más apropiados para luchar más de cerca o lejos, por lo que será fácil encontrar un luchador con el que nos sintamos más cómodos. ¿Habría estado mejor tener a más luchadores? Desde luego, pero al menos, los que hay que se repiten muestran diferencias importantes respecto a la anterior entrega, y en general todos son muy complejos, por lo que tardaremos lo suyo hasta conocerlos a todos en profundidad.

Si queréis jugar offline, malas noticias

Ya hemos visto que las mecánicas de GUILTY GEAR -STRIVE- y su roster de personajes son espectaculares, pero al hablar de los modos de juego hay más problemas, sobre todo si hablamos de la parte offline del título. La parte más completa y extensa la encontraremos en el Dojo para practicar, ya que fuera de los tutoriales o el entrenamiento, básicamente hay tres opciones.

Guilty Gear Strive
Esperemos que añadan pronto los combates duales como un modo extra

El modo Arcade es el clásico de toda la vida, donde tendremos que enfrentarnos a 8 combates. Lo bueno es que Arc System Works le da cierto girito, al ir adaptando la dificultad para ponernos en una ruta más fácil o difícil, de manera que siempre nos enfrentemos a un reto intenso, lo cual hace más satisfactoria cada victoria que consigamos. Lo mejor está en la fase final, donde se nos unirá el rival del primer combate, para hacer frente a un oponente más poderoso de lo normal. Este encuentro es todo un espectáculo, y espero que en las actualizaciones gratuitas futuras, metan un modo sólo con combates dobles de este estilo, porque son una maravilla.

Después tenemos los duelos de 1 vs 1 para jugar contra la CPU o con un amigo en local, además del modo Supervivencia. Ya está. Se nota que GUILTY GEAR -STRIVE- se ha hecho pensando mucho en el modo multijugador, además de tener que recortar algo de contenido por culpa de la pandemia.

Menos mal que un libro no se juzga por su portada - Online

Para la parte online de esta entrega, en Arc System Works han decidido modificar el sistema de lobbys que llevaban usando en sus anteriores entregas, con resultados dispares. Lo primero que veremos es que los muñecos pixelados son sencillamente feos. Los monigotes chibis eran mucho más simpáticos, además de ofrecer unos escenarios más fáciles y cómodos de navegar. Ahora tendremos que saltar para llegar a los puestos de batalla para decir que estamos buscando oponente, estando todo separado por plantas y demás. Encima, casi la mitad de la pantalla está ocupada por anuncios relacionados con el juego como actualizaciones y demás, lo cual hace todo menos atractivo e intuitivo.

Guilty Gear Strive

Lo bueno es que, quitando toda esta parte visual, el modo online funciona realmente bien. Tras un combate inicial, nos asignarán una planta en función de nuestra habilidad. Siempre podremos visitar las plantas superiores cuando queramos, pero no podremos bajar, para no aplastar sin miramientos a los que no sean tan hábiles como nosotros. La idea es que en nuestra planta, nos emparejen con usuarios de una habilidad similar a la nuestra, para que siempre tengamos combates intensos, reñidos y divertidos.

Por las partidas que he disputado, esto se cumple bastante bien, logrando que no nos sintamos como auténticos inútiles al jugar (algo que me pasa mucho con los títulos de lucha al entrar en los modos online), que nos lo pasemos bien, parezca que siempre tenemos la victoria a nuestro alcance, y vayamos aprendiendo en el proceso.

Lo mejor, de lejos, es que GUILTY GEAR -STRIVE- usa el netcode de rollback tan famoso, y básicamente, permite que disputemos los combates casi como si estuviéramos jugando en local. Tengo la consola conectada por WiFi, y no he sentido un solo problema de conexión durante las partidas. Este es solo uno de los muchos ingredientes que hacen que el juego enganche tantísimo para que sigamos peleando, subiendo nuestro nivel de los personajes, vayamos mejorando, y vayamos subiendo de planta para reflejar así nuestra mayor habilidad.

Guilty Gear Strive

En este lobby pixelado, una vez nos ponemos a combatir, es fácil echar una revancha, guardar nuestras repeticiones si nos ha gustado el combate disputado, meternos en una sala privada con nuestros amigos y mucho más. Si no nos gusta eso de ir pegando brincos hasta llegar donde queramos, también podemos buscar combates rápidamente desde el menú, por lo que quitando su terrible aspecto, todos los modos online de GUILTY GEAR -STRIVE- funcionan increíblemente bien.

Lo que es el tema de desbloqueables con el dinero conseguido es lo que no me gusta tanto. Básicamente, es un gacha, teniendo que «pescar» un objeto, que pueden ser elementos estéticos para nuestro avatar, música, vídeos o arte para la galería. Todo es totalmente aleatorio, con unas recompensas que no son muy allá, lo que hace que el factor aleatorio moleste un poco más. ¿Tanto les costaba darnos una tienda al uso donde comprar las skins que más nos gusten?

Técnicamente el juego de lucha más rockero de la historia

Algo que seguramente no haga falta deciros y que se ve a simple vista es que GUILTY GEAR -STRIVE- es precioso. En Arc System Works no paran de superarse a la hora de ofrecer peleas que parecen sacadas de un anime, pero con modelos y escenarios totalmente tridimensionales, pese a que nosotros solo nos movamos en el plano 2D. El arte del juego es sencillamente perfecto, ofreciendo estampas que parecen inspiradas por los mejores discos de rock. De hecho, el diseño de los personajes me encanta, y verlos en movimiento es una auténtica delicia.

Guilty Gear Strive

Al sumarle los efectos de partículas y los movimientos de cámara dramáticos, la espectacularidad aumenta a lo grande. Reconozco que el «brilli brilli» me pierde con facilidad, y estamos ante un juego que lo explota de la mejor manera posible. La interfaz es otro elemento muy llamativo, que por lo general es muy buena, pero hay un par de elementos que no me han convencido.

En la parte positiva, es muy clara para que tengamos absolutamente toda la información que necesitamos en pantalla de un solo vistazo, para que no nos distraiga durante los combates. Además, cuando realizamos un contraataque o algún movimiento importante, ver cómo aparecen letras gigantes mientras se activa una especie de cámara lenta, o ver el golpe final con un «SLASH» enorme y un ángulo de cámara girado, es sencillamente perfecto. Todo esto le da muchísima personalidad a GUILTY GEAR -STRIVE-, algo que nunca viene mal.

El problema está con el contador de combos, cuyo número va creciendo a medida que vamos añadiendo más ataques. Me parece que queda demasiado sobrecargado (y ya es decir para todo lo demás que hay en el juego), por lo que me abruma más que otra cosa. Igual esa era su intención, pero ya me siento abrumado cuando me han hecho un combo de 10 golpes, no hace falta que además me tape toda la maldita pantalla.

Por suerte, en la parte sonora me es imposible ponerle ninguna pega. El trabajo de los actores de doblaje tanto en inglés como en japonés (como creo que queda todo mejor) es genial, algo que comprobaremos sobre todo en el extenso modo Historia. Pero si hay algo que destaca por encima de todo es la música, que es gloriosa. Cada luchador cuenta con un tema con letra único, que casa a la perfección con su arco narrativo a lo largo de la saga, o a su personalidad. «Find Your Way» o «Play the Hero» hacen que me venga arriba, y quiera pelear incluso mejor de lo que lo estaba haciendo mientras no paro de mover la cabeza como si estuviera en un conciertazo de rock.

Conclusión

Desde Arc System Works vuelven a superarse con GUILTY GEAR -STRIVE-, ya que es un juego de lucha sencillamente imprescindible para los amantes del género. Técnicamente es brillante (salvo en los lobbies online), ofreciendo las peleas visualmente más llamativas que hay en todo el género, junto a un estilo artístico que grita rock and roll de la mejor manera posible.

Lo mejor es que, al ponernos a los mandos, estamos ante un título muy complejo con muchas capas de profundidad según nuestra habilidad y/o conocimiento, lo que hace que nos vaya a dar muchísimas horas de diversión si queremos exprimirlo a fondo. Hay bastantes cambios respecto a la última entrega como para que todos tengan que volver a aprender algo, ofreciendo el título unos tutoriales increíblemente completos para que incluso los más novatos y/o torpes puedan no solo descubrir todo lo que hace grande a nivel mecánico a Guilty Gear, sino también ser competentes en las batallas online.

Porque sí, en Arc System Works han creado un título accesible, pero no por simplificación de mecánicas, sino porque se preocupan de explicarlas en profundidad y de hacerte jugar con gente de tu nivel, para que la curva de aprendizaje sea lo más suave posible. Esto es lo que hace tan grande a GUILTY GEAR -STRIVE-, y por lo que nos engancharemos sin remedio. ¿Le faltan modos para jugar de forma individual y 15 personajes son pocos? Desde luego, pero todo lo demás es tan sumamente bueno, Arc System Works vuelve a coronarse, al mismo tiempo que cierran por todo lo alto la historia de este fantástico universo.

9

Nos consolamos con:

  • Visualmente es brillante, y el arte es fabuloso
  • La música es increíble
  • Montones de tutoriales muy detallados para que podamos aprender a jugar si realmente nos lo proponemos
  • Un online que engancha y funciona sin problemas de conexión
  • Modo historia muy divertido que da carpetazo a la historia de Sol Badguy…

Nos desconsolamos con:

  • … Pero que deja de lado a muchos otros personajes, y al ser una película, no da pie a nada de rejugabilidad
  • Los lobbies son sencillamente feos. Eran mejores las versiones chibi de los lobbies
  • Los desbloqueos mediante la gacha
  • Muy pocos modos para jugar offline

Análisis realizado gracias a un código de descarga proporcionado por PR Garage.

Ficha

  • Desarrollo: Arc System Works
  • Distribución: Bandai Namco
  • Lanzamiento: 11/06/2021
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Japonés e Inglés
  • Precio: 59,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *