Impresiones de la demo de Scarlet Nexus en Xbox Series X

Scarlet Nexus

Desde que se anunció Scarlet Nexus me llamó mucho la atención, ya que la estética anime y la promesa de usar poderes telequinéticos es de lo más atractivo para afrontar un RPG de acción frenético. Aun así, siempre está la duda sobre si el juego estará a la altura de las expectativas o no, y ahí las demos son fundamentales.

Desde hoy 21 de mayo, los usuarios de Xbox One y Xbox Series X/S podemos probar una demostración bastante extensa de Scarlet Nexus, mientras que los usuarios de Playstation podrán hacer lo propio el 28 de mayo. Lo siento, usuarios de PC, ya que os quedáis sin poder probar el juego antes de su lanzamiento. Tras darle amor a la demo, cualquier atisbo que duda se ha disipado al máximo, ya que he acabado prendado de Scarlet Nexus a unos niveles que no me esperaba lo más mínimo.

Lo que es la historia, no se puede ver mucho en esta demostración, ya que nos hacen saltar a la acción. Como ocurrirá en el juego principal, podemos elegir entre jugar la campaña del vivaz Yuito Sumeragi o de la calculadora Kasane Randall. Cada uno tiene sus propios niveles, habilidades, estilo de combate y compañeros de apoyo, por lo que se trata de dos experiencias muy, muy distintas.

Scarlet Nexus

Por un lado, Yuito usa su espada para atacar cuerpo a cuerpo en un rango cercano, aprovechando las esquivas tanto terrestres como aéreas para acercarse y alejarse de los enemigos. Por otro lado, Kasane usa sus poderes telequinéticos para atacar con unos cuchillos a distancia, como si los tuviéramos encadenados para realizar ataques más débiles pero de área.

El poder que ambos comparten, y que hacen único a Scarlet Nexus frente a otros juegos de acción, es el de la telequinesis. Tendremos una barra de energía que nos permitirá usar nuestros poderes, que se activan con los gatillos. El juego marca automáticamente los objetos del entorno que podemos lanzar a los enemigos, pudiendo usar el gatillo derecho para los objetos pequeños, o el izquierdo para los más grandes.

El uso de los ataques cuerpo a cuerpo con el lanzamiento de objetos «pequeños» se puede encadenar para crear grandes combos, de manera que hacemos golpes normales para llenar la barra de habilidades psicoquinéticas, lanzamos un objeto para alejarnos un poco, y luego nos lanzamos otra vez al enemigo. Scarlet Nexus tiene diferentes mecánicas en torno a eso, siendo increíblemente satisfactorio cuando enlazamos ataques de ambos tipos.

Scarlet Nexus

Con los objetos más pesados, y lanzados con el gatillo izquierdo, la cosa cambia, ya que necesitamos más tiempo para poder lanzarlos. Una vez hecho, cada objeto requerirá de algún movimiento extra con los sticks, los botones o los gatillos, a modo de QTE pero que encaja con la acción que hacemos. Por ejemplo, si se rompe el objeto en dos partes, podremos cruzar los sticks para lanzarlos desde los lados al enemigo, por poner un ejemplo básico.

Simplemente con estas mecánicas, Scarlet Nexus logra ser un hack and slash con mucho aire a Astral Chain, ya que igualmente tenemos esquivas perfectas, tenemos ataques normales, y además unas habilidades especiales que ir intercalando con nuestros golpes estándar. «Solo» cambiamos las legiones por los poderes psíquicos, pero la equivalencia está ahí.

Lo bueno es que la obra de Bandai Namco no se queda solo ahí, puesto que estamos ante un RPG de acción con bastantes estados y habilidades extra a tener en cuenta. En todo momento iremos acompañados de un escuadrón cuyos poderes podemos combinar con los nuestros. Al pulsar el botón «RB» o «R1», podremos seleccionar con los botones de acción el poder de qué compañero queremos usar, teniendo cada uno sus usos únicos. De esta forma, a los enemigos que estén pringados de aceite los podremos quemar con las habilidades pirotécnicas, mientras que a los que se manchen de agua, la electricidad les hará papilla. Otros enemigos son más especiales, al ser demasiado rápidos para nuestros movimientos normales, por lo que tenemos que activar la híper-velocidad, mientras que una visión mejorada nos permitirá detectar a los monstruos invisibles.

Scarlet Nexus

El escuadrón de Yuito y de Kasane es completamente diferente, por lo que además de tener estilos de combate muy distintos, también tenemos acceso a habilidades que no se parecen en nada. El resultado es muy satisfactorio al cambiar entre las dos campañas, al obligarnos a cambiar nuestras tácticas. Me daba miedo que la diferencia entre ambos fuera simplemente la skin, pero por suerte, hay tantas diferencias que es casi como tener dos juegos en uno.

Lo que son los niveles, en la demo son bastante lineales. Sí que tenemos la opción de explorar varios caminos alternativos para encontrar materiales y objetos adicionales, pero nada muy revolucionario. Dicho esto, el diseño del mundo de Scarlet Nexus me encanta, por lo que espero que también haya alguna sección más pausada donde explorarlo con más calma en vez de ir de combate en combate.

Lo fundamental de esta demo es que las peleas son muy frenéticas y divertidas, al obligarnos a pensar no solo con nuestras habilidades, sino con el entorno. Una pelea se nos puede hacer cuesta arriba si no tenemos objetos a lanzar pesados, por lo que mover al Alter (el nombre de las criaturas enemigas) es la estrategia óptima. Ya en esta demo vemos una buena variedad de enemigos para combinar las habilidades nuestras y las de nuestro escuadrón, con que espero que esto siga así en la versión final.

Scarlet Nexus

En cuanto a la progresión, en esta demo nos permiten experimentarla ligeramente, al darnos 10 puntos para avanzar en el completo árbol de habilidades. De nuevo, cada protagonista tiene las suyas propias, pudiendo desbloquear la esquiva aérea antes o después en función de a quién controlemos. Se supone que también se podrá ir estrechando la relación con los compañeros para que sus habilidades sean más poderosas, por lo que puede tener bastante miga este Scarlet Nexus.

A nivel técnico, he jugado la demo en Xbox Series X, y se ve de lujo. Todo se mueve a 60 FPS constantes, lo que nos permite disfrutar de unas peleas frenéticas sin ningún problema en el control. La interfaz me ha sorprendido para bien, al plasmar rápidamente los objetos que podemos coger (aunque no estén en nuestro campo de visión), a qué enemigo tenemos marcado, lo que falta para que lo atontemos (lo que nos permite rematarlo de una forma espectacular) o la energía que tenemos a nivel global.

La estética anime y «brain punk» (así lo llaman) del juego también me encanta, ya que parece que estamos ante un anime lleno de «brilli brilli» en cuanto comienza la acción. Eso sí, la presencia de tantas escenas con imágenes semi estáticas es un poco decepcionante, con que espero que haya un buen número de cinemáticas espectaculares que estén a la altura del juego.

Scarlet Nexus

La música y las voces en inglés también me han gustado, por lo que parece que vamos a estar ante un juego muy sólido en lo técnico.

En definitiva, Scarlet Nexus me ha conquistado por completo con esta demostración. Todavía no sé apenas nada de la historia más allá de la premisa inicial (el mundo se ha ido a la porra por unos monstruos y la gente empieza a tener poderes psíquicos y de otra clase para luchar), pero solo por el combate, ya tengo ganas de que salga a la venta la versión final. La combinación de hack and slash frenético con los poderes psíquicos de los protagonistas, junto a las habilidades de los compañeros, hacen que estemos ante algo bastante único, pero sobre todo, espectacular.

Así que, no dudéis en probar la demo por vosotros mismos, que casi seguro acabáis con unas ganas gigantescas de que llegue ya el 25 de junio para poder disfrutar de la versión final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *