4

Sam & Max: This Time It’s Virtual

Sam & Max This Time It's Virtual

Nunca he jugado a la saga Sam & Max, pero está claro que es una franquicia de Lucas Arts de lo más querida. Este dúo dinámico de detectives freelancers se han metido en aventuras de lo más disparatadas, llegando a destacar notablemente en el género de las aventuras gráficas durante la época de Telltale Games.

Sin embargo, desde hace bastante, la franquicia estaba totalmente muerta, hasta que Happy Giant y Big Sugar Games anunciaron Sam & Max: This Time It’s Virtual. Así es, la pareja ha saltado a la Realidad Virtual, medio en el que las aventuras gráficas pueden funcionar realmente bien. Al mismo tiempo, suele haber algunos problemillas en los saltos a nuevos medios de sagas tan afianzadas, con que, ¿dónde habrán caído estos detectives?

¡Bienvenido, recluta!

Si esperabais una gran historia para Sam & Max: This Time It’s Virtual tengo malas noticias, ya que este es el primer strike que nos plantea el juego. En el papel del nuevo recluta de los policías freelance, nos uniremos a Sam y Max en una aventura inicial, para después formar parte de su escuela detectivesca. Tras cada grupo de pruebas habrá un pequeño caso, con una conclusión algo más grande que los casos intermedios, pero vamos, todo muy inconexo y sin chicha alguna.

Sam and Max: This Time It's Virtual

¿El problema? Que el juego se basa al 100% en el humor, y sin situaciones muy conectadas entre sí, nos encontramos ante una metralleta de chistes que fallan casi siempre. Obviamente el humor es subjetivo, pero me encantan los chistes malos (soy de risa fácil, qué le vamos a hacer), y he tenido más momentos de llevarme las manos a la cabeza que de reírme.

Parece que muchos chistes son referencias a otros juegos o productos de la franquicia, además de satirizar la situación actual de los videojuegos. Así que, en el primer caso no pillaba nada, y en el segundo, todo es muy pobre. De vez en cuando hay alguna broma que sí funciona, pero si de 50 chistes sólo 4 funcionan, algo falla.

El idioma de Sam & Max: This Time It’s Virtual es otra barrera. Sí, los nuevos usuarios podrán disfrutar de textos en castellano. Sin embargo, en mi caso ya había empezado el juego antes del parche que añadía el español, por lo que estaba jugando en inglés. Pues bien, es imposible cambiar de idioma a no ser que borremos todos los datos de la aplicación. Un sinsentido máximo.

Sam and Max: This Time It's Virtual
Alguien no se ha graduado en la escuela del humor

¿Dónde está la aventura?

Si en la historia no funciona, Sam & Max: This Time It’s Virtual tiene su segundo strike en la parte jugable. En vez de encontrarnos ante una aventura gráfica, más bien estamos ante una colección de minijuegos, que de vez en cuando se aplican en un escenario que podría parecer una aventura, pero no es lo habitual.

Estos minijuegos vienen por las 9 pruebas a las que nos someten Sam y Max como parte de la formación para detective freelance, que parecen sacados de demos técnicas de los inicios de la Realidad Virtual. Así que tenemos cutres carreras de obstáculos donde escalar o movernos ligeramente para evitar algún peligro (que tampoco llega a ser necesario), galerías de tiro con pistolas que no están correctamente alineadas con los mandos, o lanzamiento de objetos de alguna clase.

Como tal, que sean minijuegos no me parece malo si están bien diseñados o son divertidos, pero tampoco. Las sensaciones al disparar un arma son nulas, las físicas de los objetos al lanzarnos son un desastre y las colisiones entre dichos objetos son bastante pobres. De hecho, muchas veces cuesta ver claramente qué objetos son interactuables o no, ya que no hay diferencias obvias entre una caja de cereales del súper que podemos coger y otra que está al lado que no, por poner un ejemplo muy claro.

Sam and Max: This Time It's Virtual

Después están las secciones más de «aventura», como la prueba que es un Escape Room o los casos entre grupos de pruebas. Aquí tenemos dos problemas que se van retroalimentando. Para empezar, el diseño de los puzzles es bastante malo, al no haber una lógica real detrás de la mayoría de ellos, y lo que es peor, cuando sí la hay, toca pelearse con la interacción de los objetos.

Un ejemplo perfecto está en el caso del supermercado, que es todo un ejemplo de frustración. Aquí tenemos que acabar con varios demonios usando lo que encontremos por la tienda. Muchas veces la solución la sabremos porque es de cajón, pero nos obligan a lanzar un objeto a una zona muy determinada, o dicho objeto se podrá bloquear con otros del entorno. Al no haber feedback real de si lo que estamos haciendo está bien o no, entramos en la definición de locura de Vaas de hacerlo todo montones de veces esperando resultados diferentes, porque a veces, es así. Cuando al juego le da por finalmente dar como bueno un lanzamiento o que un objeto esté en la posición adecuada, ya por fin podremos avanzar. Que Sam y Max no paren de soltar las mismas «pistas» en forma de chistes sin gracia no ayuda nada.

No nos podemos olvidar de ese problema que mencionaba antes de no saber qué objeto es interactuable, o si lo tenemos en las manos, cómo hacer que funcione. Sam & Max: This Time It’s Virtual tiene que ser de los juegos menos intuitivos que hay de la VR, eso que pretende ser algo sencillo y fácil de comprender para todos los públicos.

Sam and Max: This Time It's Virtual
La sección del supermercado es increíblemente frustrante

Al final, todo este sufrimiento de juego nos durará de 2 a 4 horas (depende de lo mucho que nos atasquemos), sin motivo alguno para rejugar ninguna de sus fases. Sí, podemos intentar lograr una mayor puntuación, pero ¿en serio alguien querría jugar nuevamente a un «Simón dice» cutre o a unas pruebas de disparo tan malas?

Al menos suena bien...

Finalmente toca hablar del apartado técnico, y al menos aquí sí puedo decir alguna cosa buena. En la parte visual, el estilo cartoon de Sam & Max: This Time It’s Virtual es bastante bueno, haciendo que el juego luzca bien en Oculus Quest 2, que es donde he jugado. Las animaciones del dúo protagonista y su expresividad son geniales, lo que hace que, cuando hablen, sea divertido verlos en movimiento.

Eso sí, se le ven las costuras muy, muy fácilmente al título. Las texturas de los entornos son más planas que una hoja de papel, hay tanto popping de los elementos decorativos (eso que son escenarios pequeños) que igual hay un caso detrás de esta desaparición y aparición repentina de objetos. Mi mayor problema, y lo que causa el tercer «strike», es que no es nada inmersivo en cómo nos plantea las cosas, casi como si se hubiera diseñado pensando en una aventura gráfica con una cámara fija, sin pensar que nosotros estaríamos en medio.

Sam and Max: This Time It's Virtual

Un ejemplo muy claro está en las cinemáticas, ya que a veces nos podremos mover, y otras no. Si nos dejan movernos, a veces romperemos las escenas, ya que todos actúan como si no estuviéramos (más allá de un seguimiento con la cabeza si nos hablan directamente), por lo que nos podrán atravesar personajes que aparecen de la nada sin previo aviso, y no nos enteraremos de qué está pasando.

Las colisiones con el entorno por lo general son también problemáticas, pero ese es otro cantar. Cuando algo tiene que reaparecer, lo hace automáticamente ante nuestros ojos. Esto en un juego en plano o en una aventura gráfica cartoon puede no desentonar mucho o enmascarar con un ángulo de cámara, pero aquí no. Por ejemplo, hay una cola para entrar a una discoteca, y cada vez que entra un personaje, otro aparece de la nada como por arte de magia. En una prueba donde aparecen muñecos de payaso giratorios con espadas, éstos aparecerán también de la nada, en vez de enmascararlo simplemente con una puerta o algo. Todo muy, muy, muy cutre, que rompe toda la inmersión.

Si estuviera justificado como algo cartoon dentro del universo, no me importaría tanto, pero es otro motivo más para acabar desencantados con Sam & Max: This Time It’s Virtual. No nos olvidemos de varios bugs, que pese a haberse reducido por los parches, siguen bastante presentes. Al menos, el apartado sonoro sí es excelente. Los actores originales vuelven para volver a encarnar (en inglés, obviamente) a Sam y Max, ofreciendo unas actuaciones muy buenas. La música también es bastante pegadiza, por lo que al menos, hay algo realmente bueno en este título.

Sam and Max: This Time It's Virtual

Conclusión

El salto a la Realidad Virtual de Sam & Max es un desastre. Así, sin tapujos. En vez de ofrecer una aventura gráfica para mantener el legado de la franquicia, han optado por una serie de minijuegos propios de inicios de la VR, que encima están mal planteados y su control no es nada satisfactorio. Por hacer una comparación, es como estar ante un Job Simulator malo e inferior en todos los aspectos, varios años más tarde de dicho juego, lo que lo hace todavía más imperdonable.

Cuando saltamos a los momentos más de «aventuras» la cosa no mejora, gracias a un diseño bastante pobre que encima se combina a las malas mecánicas en general del juego. Al sumarle una metralleta constante de chistes sin gracia ni prácticamente nada que los cohesione, el resultado no podía ser peor.

Puede que la franquicia hace unos años fuera todo un ejemplo de cómo hacer una aventura gráfica, pero Sam & Max: This Time It’s Virtual es ahora el ejemplo de cómo no hacer un título para VR. Salvo que seais fans acérrimos de este dúo, huid a toda costa del juego.

4

Nos consolamos con:

  • Genial apartado sonoro

Nos desconsolamos con:

  • Minijuegos cutres y con malas mecánicas
  • Partes de aventura mal planteadas
  • Metralleta de chistes sin gracia
  • No poder cambiar de idioma sin borrar todos los datos. ¿En serio?
  • Montones de elementos visuales que nos sacan de la experiencia

Análisis realizado gracias a una copia descargada desde la Oculus Store.

Ficha

  • Desarrollo: Happy Giant
  • Distribución: Big Sugar Games
  • Lanzamiento: Oculus Quest: 08/07/2021 - Steam: 10/09/2021 - PSVR: 2022
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés
  • Precio: 29,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *