8

Super Mario 3D All-Stars

Super Mario 3D All-Stars

Cuando hablamos de Super Mario nos ponemos a otro nivel. Es prácticamente automático, nuestro piloto de exigencia se activa y pedimos lo máximo, siempre, en ocasiones rozando lo imposible. En parte es lógico, Super Mario es el personaje más popular y carismático del mundo de los videojuegos, y eso hace que cualquier tipo de noticia o evento se viva con una intensidad extrema. Pero ya sabemos que los excesos siempre son malos, y buena muestra de ello es la reacción popular a la esperadísima colección de juegos que conforman este recopilatorio titulado Super Mario 3D All-Stars.

Vagos, ladrones o estafadores son algunos de los improperios que aquellos que han reservado su copia del juego han propiciado sobre Nintendo y su producto. Más allá de los ladridos, este recopilatorio sirve para muchas cosas, la principal y más importante es para que aquellos que en su día no jugaron a títulos tan importantes como Super Mario 64, Super Mario Sunshine y/o Super Mario Galaxy, lo puedan hacer en las mejores condiciones posibles dadas las capacidades de Nintendo Switch. ¿Es verdaderamente un trabajo vago? ¿Merece pagar su precio por tres “simples” roms? Vamos a despejar incógnitas a base de experiencias.

Nintendo ERD, los magos de la emulación

Los “NERD” como me gusta llamarlos a mi, son los encargados de crear cosas fantásticas en Nintendo. Desde sus inicios con el códec de vídeo Mobiclip hasta la tecnología de realidad aumentada implementada en Mario Kart Live: Home Circuit, han creado mogollón de cosas alucinantes, como la impensable VR de Nintendo Labo para Nintendo Switch, la pantalla súper estable del modelo “New” de Nintendo 3DS, el reproductor multimedia del navegador web de Wii U o el medidor cardiaco de Ring Fit Adventure. Pero los “NERD” también son unos verdaderos expertos en crear emuladores de juegos clásicos en arquitecturas modernas.

Los emuladores de NES y SNES en Nintendo Switch Online llevan su sello y marca. No solo usan una emulación fiel y perfecta, sino que además, añaden características como el rebobinado, los “save states” o los modos cooperativos. Efectivamente, también están detrás de los emuladores de la NES y SNES Mini (Kachikachi y Canoe respectivamente). Si echamos un poco la vista atrás también descubrimos que los “NERD” crearon otros emuladores, concretamente los de Nintendo DS y Wii para la incomprendida Nintendo Wii U. Son unos cracks.

Pues bien, Nintendo European Research & Development también está detrás de Super Mario 3D All-Stars y eso nos asegura una emulación prácticamente perfecta, incluso con mejoras notables tanto en lo visual como en lo jugable, y que vamos a descubrir juego a juego en este análisis. Pensadlo bien, es muy posible que gracias a este recopilatorio, se haya abierto la veda para poder emular juegos de Nintendo 64, Nintendo GameCube y Nintendo Wii mejorados, así, por la cara. Ojo a lo que puede venir a partir del 31 de marzo.

El juego que lo cambió todo: Super Mario 64

Sobran las palabras para describir lo que ha supuesto Super Mario 64 en el escenario mundial del videojuego. La rotura de las dos dimensiones era algo que trajo de cabeza a Shigeru Miyamoto mucho antes de la llegada de Nintendo 64. Recordad aquel prototipo de X (1992) que creó Argonaut Games para GameBoy que terminó transformándose en lo que conocemos a día de hoy como Star Fox (Nintendo, 1993), juegazo que coqueteaba con las tres dimensiones gracias a aquel famoso y potente chip llamado Super FX.

Super Mario 3D All-Stars

La intención del creativo con Super Mario era trasladar todo aquel teatro de marionetas en escenarios totalmente libres de movimiento; quería convertir el teatro en cine con Lakitu como testigo a nuestras espaldas que nos recordaba, constantemente, que las reglas de juego habían cambiado y que ya nada volvería a ser igual. Miyamoto, logró, además de romper la barrera de las dos dimensiones, mantener la esencia más básica del fontanero: Super Mario 64 se sentía como un juguete nuevo, y nosotros como jugadores, teníamos una enorme explanada frente al castillo de la princesa Peach donde probar las bondades de nuestro nuevo regalo. Mario ahora podía saltar más alto, podía trepar por árboles, nadar, mirar a su alrededor e incluso podíamos escuchar su voz, gracias a la ya inconfundible interpretación de Charles Martinet. Era el muñeco articulado de nuestros sueños y eso lo cambió absolutamente todo.

Vamos a entrar en materia con la primera “rom” del demonio. Super Mario 64 es, probablemente, el juego que menos luce de los tres que conforman esta recopilación. Primero de todo por su “aspect-ratio” que sigue siendo de tele antigua, cuadrada o 4:3 para los puristas. Esto significa que el juego corre a 960 x 720 píxeles tanto en modo portátil como en modo sobremesa. Por lo tanto, perdemos cualquier adaptación del juego original a un formato panorámico, algo que le hubiese sentado realmente bien al juego. Siendo justos, hay que decir que el legendario título triplica su resolución nativa, ya que la resolución original del juego de Nintendo 64 es de 320 por 240 píxeles. La diferencia es abismal: polígonos muy definidos y texturas mejoradas gracias a la técnica comúnmente conocida como “Lazy Texture Replace” que sustituye las texturas del juego original sobre la marcha por otras de mayor resolución sin necesidad de modificar ni una sola línea de código.

Super Mario 3D All-Stars

A nivel jugable, encontramos diferencias mínimas. No es el primer usuario que siente “raro” el control de Mario 64 en Super Mario 3D All-Stars, no sabemos exactamente qué es, pero parece que el “feel” es distinto, posiblemente por el feedback de los materiales de los JoyCon. Personalmente, lo he sentido igual a nivel de movimientos. Otro de los grandes beneficiados de esta adaptación es la cámara, que pasa a controlarse con el stick derecho de nuestros JoyCon y mando Pro, ofreciendo una respuesta mucho más natural e intuitiva. Además, el juego también adapta sus textos a los controles de Switch, lo cual nos dice que algo de cariño si le han depositado los “NERD”, eso sí, todo en perfecto inglés, como el juego original ofrece.

Refrescante sufrimiento: Super Mario Sunshine

El juego más incomprendido de Mario es, sin lugar a dudas, Super Mario Sunshine. Es posible que sea por su endemoniada dificultad (solo hay que ver el tráiler nipón de Super Mario 3D All-Stars para darnos cuenta que vamos a morir mucho) o quizás, por su cambio de registro, con una aventura muy veraniega, con diálogos muy ácidos por momentos, y una jugabilidad basada en un nuevo artilugio creado por el omnipresente Doctor Fresor, que todos recordaréis pot Luigi’s Mansion.

Super Mario 3D All-Stars

Y es que jugar con el A.C.U.A.C le da nuevas cotas jugables al fontanero, ya que podemos utilizar hasta un total de cuatro tipos distintos de artilugios que nos permite disparar un chorro de agua, planear en el aire, volar cual cohete o desplazarnos a toda velocidad por cualquier superficie. Ahora bien, el diseño de niveles y el plataformeo está adaptado al cacharro en cuestión y ofrece un nuevo abanico de posibilidades. Eso sí, por momentos, Super Mario Sunshine es MUY frustrante. Aún así, se deja disfrutar mucho por su espectacular banda sonora y su comodidad en el control, gracias a uno de los mejores mandos que existen.

Y con su versión mejorada para Super Mario 3D All-Stars nos hemos topado. Sunshine luce realmente bien, con una resolución nativa de 1080p en modo “dock” y 720p en modo portátil, sus máximos en cada modo de juego, y una resolución panorámica de 16:9 (nada nuevo ya que el juego original también incluye dicho modo). La mejora es visible desde el primer momento, incluso en las escenas de vídeo, que mágicamente, también aumentan su resolución ofreciendo la mejor versión de las mismas.

Super Mario Sunshine luce de escándalo a nivel gráfico, sí, pero echamos en falta un extra de potencia, sobre todo para hacer funcionar el juego a 60 fotogramas por segundo (como se mostró en su día en la Space World de 2001) y también encontramos que el efecto de calor de los escenarios, al no tener ningún tipo de filtro “depth of field” o profundidad de campo, da una sensación de distorsión algo mareante.

Super Mario 3D All-Stars

A nivel jugable, el título soluciona muy bien la papeleta del mando de GameCube. Por una parte, los botones ZR y R emulan el recorrido y presión final del mando original y la cámara vuelve a controlarse con el stick derecho. Por lo demás, seguimos utilizando un esquema idéntico de control, y como ya ocurría en Super Mario 64, también vamos a ver reflejados en los textos (estos sí en castellano) los botones de los mandos de Nintendo Switch. Para mi, la gran novedad y uno de los motivos por el cual he disfrutado de Super Mario Sunshine en Super Mario 3D All Stars es que el juego no usa un esquema de control invertido como hace el original y eso es GLORIA, con mayúsculas. Lástima de no poder usar el giroscopio para apuntar, eso hubiese sido ya el acabose.

El galáctico de la colección: Super Mario Galaxy

Qué decir de una de las ideas más locas y brillantes en la historia viva del fontanero. Super Mario Galaxy es la (casi) perfección hecha videojuego, tan solo superado por su segunda parte que, lamentablemente, no está disponible en esta versión de Super Mario 3D All-Stars. También es el juego que más cariño transmite, quizás porque ya se hizo un trabajo previo en su port a Nvidia Shield hace unos años y que, como todos sabéis, comparte arquitectura con Nintendo Switch. El juego luce espectacular desde el primer momento, moviéndose a toda velocidad gracias a los 60 fotogramas por segundo y luciendo resoluciones dinámicas que llegan hasta los 1080p en modo “dock” y 720p en modo portátil. Os puedo decir que en el único momento donde he notado una bajada de resolución palpable son en las cinemáticas, sobre todo la del final, que incluso la he notado peor que la cinemática inicial.

Super Mario 3D All-Stars

Super Mario Galaxy merecía, además, un control adaptado a las circunstancias ya que, al ser un juego original de Wii, la necesidad de apuntar a la pantalla se ha resuelto bastante bien, salvo en modo portátil, que luego comentaré a su debido tiempo. Si jugamos en modo “dock” podemos utilizar el mando Pro o los JoyCons conectados al perromando. Si pulsamos el botón R se activará el control por sensor, lo que permite jugar a pleno rendimiento con los botones, con la posibilidad de apuntar a la pantalla de una forma cómoda y muy precisa. En cambio, en modo portátil tenemos que soltar la mano derecha de los botones para tocar la pantalla, no hay otra, y personalmente, que me he pasado el juego así, la experiencia no ha sido del todo satisfactoria. Como vengo diciendo en este análisis, el control de Switch también está presente en los tutoriales y diálogos, presentando incluso dibujos y vídeos de la híbrida a modo de tutorial cuando toca completar fases como la bola de cristal o las carreras, exclusivas de controles por movimiento.

Otra de las grandes ventajas del control es que ahora no tenemos que agitar el mando o la consola para que Mario haga su famoso movimiento circular (que lo puedes seguir haciendo y responde), ahora dicho ataque se realiza con el botón “Y” liberándonos de tan obsceno movimiento. El botón Z del nunchuk es ahora el botón “ZL” de Switch lo que nos da un esquema de control súper cómodo e intuitivo además del control de la cámara, que vuelve a estar en el stick derecho, lamentablemente, no tenemos un movimiento 100% libre de cámara.

El modo cooperativo también está presente en Super Mario Galaxy, y quiero dedicarle un párrafo en concreto para desmentir aquella información sacada fuera de contexto en la que se afirmaba que para jugar a Galaxy, tenías que tener los mandos desacoplados. Pues no, no es así. Si quieres jugar de forma cooperativa sí será necesario, pues un mando será el puntero, y el otro será quien controle a Mario. Nada que no se haya visto en Super Mario Odyssey, ¿verdad?

Super Mario 3D All-Stars

A nivel jugable, sonoro, visual, Super Mario Galaxy es una delicia y nos encantará (así queremos creer) que Super Mario Galaxy 2 llegue de forma independiente a la eShop para completar esta colección Super Mario 3D All-Stars.

Con la música a otra parte

Uno de los extras que nos regala esta Super Mario 3D All Stars son las tres bandas sonoras de Super Mario 64, Super Mario Sunshine y Super Mario Galaxy. De nuevo, el equipo de “NERD” vuelve a sacar a pasear su talento creando cosas chulas con este reproductor de música que además, podemos poner en modo apagado si pulsamos el botón “-”. Ojalá en un futuro podamos disfrutar de muchas más bandas sonoras, no solo de la saga Super Mario, pues Nintendo tiene OST para dar y regalar.

Super Mario 3D All-Stars

Conclusión

Creo firmemente en la decisión de Nintendo de mantener los juegos tal y como se conocían en su época, adaptados mínimamente a Nintendo Switch para ofrecer una versión disfrutable para que la gente pueda gozar de los clásicos de antaño sin morir en el intento (menos en Sunshine, en Sunshine morirán). Creo firmemente que este producto es para aquellos que no han jugado a uno, dos o todos los juegos de la recopilación y que lo quieren hacer, de forma legal, con las máximas garantías. Creo, también, firmemente, que este Super Mario 3D All-Stars no se va a quedar aquí, que se ampliará y que llegarán más juegos al catálogo. Lo que para uno son “roms” corriendo en emuladores, para otros son emuladores que van a poder ejecutar muchas más “roms” de muchos más juegos, de forma legal y con el QA de Nintendo.

Creo que el trabajo de Nintendo European Research & Development es bueno, aunque pueda parecer un simple emulador corriendo tres simples “roms”, no es así, hay un trabajo de adaptación de distintas arquitecturas a una nueva y más moderna, de empaque, de contenido extra, y sobre todo, de respeto a la obra original, con sus virtudes y sus defectos. Siempre puede ser mejor, claro que sí, pero no podemos vivir de utopías, de futuros distópicos en las que Nintendo vende tres remakes de estos juegos con un motor de Mario Odyssey a precio de port. Es irreal, y no puede ser, bajo ningún concepto, que esa sea el hacha de guerra contra un producto que claramente, no es para todo el mundo.

No sé cuántas veces habré jugado a estos títulos, pero volver a jugarlos en Switch ha sido placentero; jugarlos con mi hijo o verle disfrutar, como lo hice yo sin mirar la etiqueta del precio, es algo maravilloso.

8

Nos consolamos con:

  • Disfrutar de tres grandes clásicos en Nintendo Switch es un verdadero lujo
  • El excelente trabajo de emulación y adaptación por parte de Nintendo European Research & Developtment al sistema híbrido, con una arquitectura totalmente distinta
  • En Super Mario Sunshine se agradece infinito no tener el control invertido
  • Super Mario Galaxy se mueve y se ve espectacular, incluso mejor que el port HD de Nvidia Shield. Es el mejor adaptado de los tres

Nos desconsolamos con:

  • Mario 64 es el que menos luce. Falta un modo panorámico y mejorar algunas texturas
  • Super Mario Sunshine luce realmente bien, pero me encantaría verlo a 60fps y con controles por movimiento
  • Super Mario Galaxy falla gráficamente en algunas cinemáticas. También me he encontrado algún que otro bug en las que Mario se queda dando vueltas infinitas
  • El reproductor de música es bien, aunque sabe a poco como añadido a la recopilación

Ficha

  • Desarrollo: Nintendo ERD
  • Distribución: Nintendo
  • Lanzamiento: 18/09/2020
  • Idioma: Castellano (Sunshine y Galaxy) Inglés (Mario 64)
  • Precio: 59,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *