8

Operation Warcade

Operation Warcade

Cada vez hay menos recreativos en España. Hace unos 10 años era bastante encontrarlos en los centros comerciales, pero ahora están en peligro de extinción. Esto es algo que echo de menos, ya que alguna partida a Time Crisis, House of the Dead o similares no podía faltar en cada visita. Hace más años todavía había un título que inició la idea de tener una pistola física con la que disparar a la pantalla: Operation Wolf. No llegué a verla en persona, y no la conocía, salvo porque ha sido la inspiración de Ivanovich Games para desarrollar Operation Warcade, uno de los títulos para VR nacionales que mejor han sido recibidos.

Tras varias actualizaciones y un paso muy exitoso por PC, por fin tenemos la versión de PS VR entre nosotros. La idea principal se mantiene (disfrutar de una experiencia propia de un recreativo en VR), pero abrazando todas las opciones de control disponibles en Playstation. ¿Listos para una explosiva dosis de nostalgia?

Lo de vivir una experiencia de los recreativos no es ninguna exageración, ya que el menú principal de Operation Warcade son unos salones recreativos. Podremos ver jugando a su aire a diferentes máquinas, con la que da nombre al juego en el centro de la sala. O mejor dicho, las que dan nombre al juego, ya que tenemos dos formas de jugar muy diferentes, pero similares. Lo esencial del juego es que dispondremos de una ametralladora y granadas para superar los niveles, donde nos moveremos de forma automática observando escenarios desde una perspectiva lateral. Nuestra meta es matar a todo lo que se mueva antes de que acaben con nosotros, como en los clásicos recreativos.

Operation Warcade

Por suerte, el juego no se queda solo ahí, ya que veremos potenciadores únicos a los que disparar durante el nivel para obtener granadas o armas especiales, como una pistola gravitatoria (sí, es igual que la de Half-Life, y es sencillamente increíble) o granadas que activan un Tiempo Bala durante unos segundos.

Lo mejor es la posibilidad de disparar a unas casillas especiales que inician un “Momento de inmersión”. Aquí dejaremos de estar fuera de la recreativa para entrar en ella, y vivir situaciones únicas. A veces usaremos armas especiales, como cuchillos que lanzamos, un rifle de francotirador, una ametralladora pesada desde un helicóptero, o incluso conduciremos vehículos como jeeps o jets de combate, pudiendo lanzarnos en paracaídas con este último. En estos momentos hay hasta cierto toque de Superhot, ya que podremos esquivar las balas enemigas moviéndonos físicamente, lo cual es muy divertido.

Esto hace que Operation Warcade sea más que un shooter más sobre raíles más o menos, ya que es increíblemente variado, y nos hace estar de lleno en la acción. El gran número de armas que podemos usar en estas situaciones es apabullante, y me sorprende que todas las mecánicas funcionen tan bien.

Operation Warcade

Antes mencionaba que había dos recreativas, y es porque nos ofrecen experiencias únicas. Por un lado está la experiencia más clásica, donde disparamos a la pantalla de la máquina recreativa. Aquí tenemos munición limitada en el arma, las vidas son limitadas y no hay armas locas especiales. Sí que se mantienen los “Momentos de inmersión”, pero por lo general, es una experiencia mucho más clásica y similar a lo que podría ser Operation Wolf. Aquí la progresión es totalmente lineal, al avanzar por los 6 niveles del juego, si es que nos quedan créditos, claro.

El modo principal es el “Modo Inmersivo”, donde esta vez estamos al lado de una pantalla gigante de recreativa, y no es una pantalla como tal, sino que es una ventana al mundo del juego. Es aquí donde tenemos acceso a las armas y granadas especiales, lo cual es todavía más espectacular. Eso sí, las vidas son infinitas, por lo que es más sencillo completar cada fase. La gracia aquí está en los tres objetivos secundarios de cada fase, que nos darán medallas. Hay un total de 6 escenarios, cada uno con 6 niveles en el mismo escenario, pero con momentos de inmersión, posición de enemigos y armas diferentes. Estos objetivos serán muy variados, pasando por matar a un número determinado de enemigos, pegar un tiro a la cabeza desde X metros, atropellar a varios enemigos, etc. Algunas metas son sencillas, pero otras son duras, por lo que conseguir todas las medallas nos hará repetir las fases varias veces.

Cuantas más medallas consigamos, más escenarios y niveles desbloquearemos. Además, conseguiremos poco a poco diversas mejoras, como poder usar granadas más poderosas, misiles más rápidos, que las escopetas se recarguen antes, etc. Al final, si queremos completar absolutamente todos los niveles con todas las medallas, estaremos bastantes horas con Operation Warcade, convirtiéndolo en un título muy rejugable. Eso sin olvidarnos de las puntuaciones, una fuente clásica de piques.

Operation Warcade

Algo que me ha encantado de Operation Warcade es la variedad de opciones que tenemos para jugar. Podemos usar solo el DualShock 4, que no funciona nada mal, ya que parece que estamos sosteniendo un arma, como en las recreativas. Una opción mejor es emplear dos Moves al mismo tiempo, de modo que con una mano controlaremos la Uzi, y con la otra podremos lanzar las granadas. Esta es una forma más divertida todavía de jugar, sobre todo en los momentos de inmersión en los que lanzamos dos cuchillos a la vez, empleamos un arco, dos escopetas a la vez, etc.

Aunque me guste más jugar con los Move, también hay varios problemillas con ciertas armas. Para empezar, no he logrado tras varias horas habituarme al lanzamiento de cuchillos, por lo que al final los lanzaba como podía esperando que de chiripa acertaran. Es algo menos preciso que el lanzamiento de objetos de Superhot VR, lo cual es decepcionante. También hay algo raro con el arco, ya que a veces funciona muy bien, y otras no reconoce cuando la flecha está en la posición de disparo, lo que nos deja totalmente vendidos.

Hay una tercera forma de jugar a Operation Warcade que reforma varias fases y armas: el Aim Controller. Ahora en vez de llevar una uzi, emplearemos un rifle de asalto con un lanzagranadas. Esto nos da una mayor precisión a la hora de lanzar las granadas, lo cual se agradece. También se modifican varias secciones de inmersión, ya que en vez de lanzar cuchillos usaremos una escopeta, el arco se sustituye por otro arma o desaparece esa sección por completo, igual que ocurre con los vehículos aéreos. Esto puede parecer malo, pero a la hora de la verdad, me lo he pasado increíblemente bien con el Aim Controller. Se ha convertido en mi forma favorita de jugar sin lugar a dudas, ya que es increíblemente preciso, y el tracking del periférico es perfecto, al nivel de Farpoint. Si tenéis el Aim Controller, os recomiendo muy encarecidamente jugar así, aunque por contra, perderemos el modo de juego tradicional.

Operation Warcade

Dentro de los gráficos, Operation Warcade es muy, muy simple. Esto seguramente sea lo peor del juego, ya que todo tiene un aspecto demasiado sencillo. Hay muchísimo popping de elementos a medida que la pantalla se va moviendo poco a poco, y cuando tenemos algún primer plano de los escenarios o enemigos, salen a relucir las planas texturas de absolutamente todo. Es funcional, pero sí que se podría haber hecho algo más, ya que la reducción gráfica respecto a la versión de PC es más que notable.

Al menos, la sensación de estar en unos recreativos es genial. De nuevo, el escenario presenta unos detalles bastante simples, pero ver cómo, a medida que vamos avanzando en el juego, más gente se reúne a nuestro a alrededor como ocurría en los recreativos de verdad es un detalle muy chulo y de agradecer.

En cuanto al sonido, nuevamente tenemos una de cal y otra de arena. Los efectos no están nada mal, al igual que las pocas voces que hay propias de los recreativos. Lo mismo se puede decir de la música, que encima podemos escoger entre el tipo de música Dance o Epic. Lo “malo” es que no hay demasiadas canciones, por lo que terminaremos escuchando los mismos temas una y otra vez.

Operation Warcade

Conclusión

No me extraña que haya conquistado tanto a los usuarios de PC, ya que Operation Warcade es espectacular. La forma en la que recupera el espíritu de los recreativos de antaño es increíble, gracias a la alta inmersión de ver cómo cada vez hay más gente viendo lo bien que jugamos, y sobre todo, lo divertido que resulta. A simple vista puede parecer que estamos ante un shooter sobre raíles muy sencillo, y puede que no sea mentira, pero gracias a lo bien que funciona con los tres tipos de mando de PS VR (mi favorito es especialmente el Aim Controller), la variedad de situaciones que nos proponen los “Momentos de inmersión” y la alta rejugabilidad, estamos ante un título redondo.

No solo es divertido, sino que es muy completo y nos mantendrá horas jugando, intentando conseguir todas las medallas y mejorar nuestras puntuaciones. Este es el espíritu clásico de los recreativos, por lo que si queréis una experiencia muy explosiva, divertida y puede que algo nostálgica, Operation Warcade no puede faltar en vuestra colección.

8

Nos consolamos con:

  • Variedad increíble entre las armas y los vehículos que podemos usar
  • Tres métodos de control que funcionan muy bien, sobre todo el Aim Controller
  • Muy rejugable y completo mientras luchamos por las medallas y las puntuaciones
  • La inmersión de estar en unos recreativos es total

Nos desconsolamos con:

  • Visualmente podría ser bastante mejor
  • Más temas no habrían estado mal para que no se vuelvan repetitivos
  • Pequeños problemas con los Moves a la hora de lanzar cuchillos o con el arco

Ficha

  • Desarrollo: Ivanovich Games
  • Distribución: Ivanovich Games/Avance (versión física)
  • Lanzamiento: PC: 02/06/2017 - PS4: 11/04/2018 - PS4 Físico: Q2 2018
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés
  • Precio: 19.99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *