9

Scarlet Nexus

Scarlet Nexus

En Bandai Namco tienen en su currículum varias sagas de RPG muy reconocidas, como Tales of, o incluso algunas basadas en animes tan populares como Sword Art Online. Por eso, siempre es emocionante cuando se quieren aventurar en terreno desconocido con una franquicia nueva, sobre todo cuando apuestan al máximo por ella con productos transmedia (un anime en este caso) y grandes valores de producción.

Este es el caso de Scarlet Nexus, uno de los primeros juegos en ser anunciados para la nueva generación, pero que es intergeneracional, para que el mayor número de usuarios puedan disfrutarlo. Su estética anime o la promesa de un sistema de combate novedoso basado en la telequinesis (o psicoquinesis) eran muy llamativas, pero lo que terminó por aumentar al máximo la expectación fue su genial demo. Así que, preparad vuestro cerebro para un mundo «brainpunk», porque Scarlet Nexus ha venido para marcar tendencia dentro de los RPGs de acción.

La conexión de los Hilos Rojos

Uno de los aspectos principales de Scarlet Nexus es su historia, ya que estamos ante uno de esos juegos con montones de escenas de vídeo y diálogos bastante extensos. Nos encontramos en un futuro distópico, donde los humanos tienen poderes gracias a su capacidad cerebral, por lo que toda la sociedad gira en torno a las funciones cerebrales de los individuos: tecnología, entretenimiento y hasta la función social.

Los individuos que muestran poderes más fuertes son obligados a enlistarse en las FSA, un grupo militar encargado de luchar contra los Alter. Estas criaturas aparecen debido a una anomalía conocida como «El Cinturón de Extinción», por lo que vivir fuera de la seguridad de unas cuantas ciudades es un auténtico suicidio.

Scarlet Nexus

Al empezar la partida, podremos escoger vivir la historia de Yuito Sumeragi o Kasane Randall. El primero es un voluntario que se une a las FSA, tras ser salvado de pequeño por una soldado que le ha servido de inspiración. Por otro lado, Kasane es una joven bastante fría con todo el mundo (salvo con su hermana), pero su increíble poder la ha hecho destacar entre los demás cadetes de su promoción.

Ambas historias van en paralelo, con momentos donde se cruzan e incluso se solapan, por lo que si queremos tener una visión global de los hechos, tendremos que jugar con ambos personajes. Esto puede imponer bastante, ya que ambas tramas duran alrededor de 20-25 horas fácilmente, pero aquí tenemos uno de los puntos fuertes de la narrativa de Scarlet Nexus: no es totalmente necesario vivir ambas historias. Con completar el viaje de Yuito o Kasane, tendremos conocimiento de lo que le ha ocurrido al otro protagonista, y aunque no se entre en detalles, al menos no nos sentimos perdidos ante sus súbitas apariciones.

Por tanto, acabar las dos rutas es algo opcional, ofreciendo el título una narrativa muy completa en una única vuelta, gracias a dos factores clave: el mundo y los personajes. El universo que plantea Scarlet Nexus es de lo más interesante, con diferentes facciones, religiones o costumbres sociales en base al uso constante de poderes o la presencia de los Alter. Ir descubriendo más es una auténtica delicia, e incluso cuando veamos los títulos de crédito, querremos saber más, por lo que se crean unas buenas bases para ir expandiendo este mundo en futuros títulos.

Scarlet Nexus
Los compañeros son uno de los puntos fuertes del juego

Ahora bien, es en los personajes donde Scarlet Nexus brilla, al contar con un elenco protagonista bastante amplio y variopinto. Tanto Yuito como Kasane son dos héroes fantásticos, que tienen sus propios arcos narrativos, y se les coge mucho cariño. Yuito es directamente un cacho de pan al que dan ganas de dar un abrazo. Muy típico de héroe de un shonen, pero eso no quita que sea un personaje muy bien construido. Kasane también tiene su encanto, al ver cómo va rompiendo su coraza para abrirse a los demás.

Cada protagonista va acompañado de sus propios aliados, todos con sus historias personales que podremos explorar en los descansos entre los capítulos. Así pasarán de ser clichés (como la típica amiga de la infancia que claramente tiene un crush por el protagonista sin que éste se entere) a ser personajes con un buen trasfondo (Shidden pasa de ser un capullo integral a cogerle cariño), haciendo que sea imposible no querer ver todos estos eventos opcionales y ganarnos su amistad.

Así que, la trama es uno de los mejores aspectos de Scarlet Nexus, al ofrecernos giros de guion constantes, un gran desarrollo de personajes y un mundo que es una delicia conocer. La principal pega que le puedo poner es el abuso de las escenas de estilo Visual Novel. Están mejor que simplemente poner un sprite genérico de los personajes (aquí incluso se reflejan los cambios estéticos que hagamos con el equipo), pero echaba en falta más escenas animadas al uso. Al menos, las que hay son excelentes, haciendo que su presencia sea un evento en sí mismo.

Scarlet Nexus

Usando el cerebro para luchar

El otro pilar que hace grande a Scarlet Nexus es su sistema de combate, que logra combinar el frenetismo de un hack and slash como Devil May Cry o Bayonetta, con elementos más propios de los RPGs de acción. En primer lugar, tanto Yuito como Kasane tienen estilos de combate muy diferentes, al centrarse el primero en el cuerpo a cuerpo, y emplear Kasane ataques de medio y largo alcance.

Aun así, ambos tienen poderes de psicoquinesis (telequineses, pero con la jerga del título), por lo que podemos coger los elementos del escenario para lanzarlos a los oponentes. Con el gatillo derecho cogeremos los pequeños, mientras que el izquierdo está reservado para los más grandes, con los cuales se activa un pequeño QTE si queremos maximizar el daño.

No podemos depender sólo de los poderes, ya que lanzar cada objeto drena un medidor, que se rellena al golpear cuerpo a cuerpo. Por tanto, hay que combinar los ataques normales con los de la psicoquinesis, pudiendo crear combos que solo irán creciendo a medida que vayamos desbloqueando las habilidades adecuadas en el árbol de progresión. Para que os hagáis una idea, hay un combo común para ambos personajes, que nos permite lanzar un objeto, lanzarnos con un ataque a por el rival, asestar algunos golpes, retroceder para lanzar otro objeto, y volver a por el enemigo con un ataque más potente. Puede que no tengamos la complejidad de un Bayonetta, pero vaya si no se pueden crear ataques espectaculares si usamos todas nuestras habilidades.

Scarlet Nexus

A esto hay que sumar los poderes de nuestros aliados (estén en nuestro equipo activo o no), ya que los podremos tomar prestados durante un breve período de tiempo, para sumarlos a los nuestros. Algunos poderes añaden efectos elementales (como fuego o electricidad), otros nos permiten ver en situaciones adversas, o incluso podremos movernos como si fuéramos Flash gracias a la habilidad de Arashi.

Cada poder será mejor contra diferentes tipos de enemigos, ya que los que tienen coraza será más fácil destruirla con la habilidad de duplicación para lanzar dos objetos de golpe, mientras que otros se protegen al acercarnos, por lo que deberemos usar el teletransporte para pegarnos a ellos en un instante antes de que puedan reaccionar.

Aunque podemos combatir usando sólo las habilidades de Yuito o Kasane, explotar las debilidades de los oponentes es clave para acabar rápido los encuentros, y así romper su barrera para poder ejecutarles en increíbles animaciones finales. Así lograremos más recompensas, además de evitar que nos sobrepasen los rivales. Así Scarlet Nexus consigue que estemos pensando en los tipos de Alter a los que nos enfrentamos, qué ofrece el escenario para usar, nuestra posición respecto a estas armas improvisadas, y nuestros propios ataques.

Scarlet Nexus

Es una combinación de elementos que funciona como un reloj suizo, con muchas partes que ayudan a crear encuentros que no paran de ir a más. Es cierto que para el final de la aventura, o en nuestra segunda vuelta, luchar contra el mismo tipo de enemigo pero que ahora es débil al fuego o a la electricidad puede cansar un poco, pero estamos hablando de ya más de 40 horas de juego, por lo que hay más que suficiente variedad como para estar la mar de entretenidos.

Como os podréis imaginar, los jefes finales son algo importante en Scarlet Nexus, y aquí el título echa el resto, para ofrecernos algunas batallas intensas, espectaculares y épicas como pocas. En cada uno de los 12 capítulos (24 si tenemos en cuenta ambos personajes) hay unos cuantos, donde será esencial aprovechar todas las habilidades del equipo, o nos dejarán la cara como un cromo.

¡Por el poder de la amistad!

Scarlet Nexus se basa mucho en el vínculo que crean los personajes entre sí, por lo que entre los capítulos, podremos hablar con nuestros compañeros en la guarida, y darles regalos para así aumentar nuestro nivel de vínculo. Cada regalo se verá reflejado en su parte de la guarida, por lo que poco a poco, el lugar se convertirá en un hogar donde cada uno puede expresarse, haciendo todo mucho más llamativo y atractivo.

Scarlet Nexus

Ver sus animaciones de espera con los regalos que les hemos hecho es una auténtica delicia, y aunque suene a una tontería, ayuda a animarnos a conseguirlos todos. Aumentar nuestro nivel de amistad tiene sus beneficios en el combate, al sumar ventajas cuando nos prestan su poder, añadiendo más habilidades (que hacen el combate más interesante aún) o efectos más poderosos. Al final, todo ayuda a que notemos la progresión de una manera muy clara, empezando como unos reclutas novatos, pero acabando siendo unos héroes increíblemente poderosos gracias a los lazos que hemos forjado con el resto del equipo.

¿Y la exploración?

El único punto donde pincha algo Scarlet Nexus es en el diseño de sus niveles, ya que si bien las arenas de combate están muy bien, las fases básicamente son pasillos que interconectan las zonas donde peleamos. Hay algún intento tímido de hacer algo más interesante en unas pocas fases, donde tenemos que buscar varias llaves, pero no es para nada lo habitual.

Y es una verdadera lástima, ya que se podrían haber hecho mazmorras muy interesantes donde usar los poderes de los personajes. Ahora mismo, simplemente sirven para conseguir algún objeto (todos aleatorios, por cierto) adicional o entrar en algún combate opcional, pero poco más. Esto hace que, cuando tenemos que repetir una fase, se haga un poco pesado. Esta sensación aumenta en la segunda partida, ya que la mayoría de escenarios se comparten entre Yuito y Kasane. Al menos, las mecánicas de ambos personajes hacen que los encuentros sean bastante diferentes, pero sí que se echa en falta ese toque extra que nos anime a explorar este mundo.

Scarlet Nexus

Las misiones opcionales tampoco mejoran mucho, al ser meras «fetch quest» donde nos piden algún objeto o acabar con enemigos concretos de una forma en particular. Estos encargos no ofrecen ninguna chicha a nivel argumental, por lo que podemos omitirlos casi por completo… Salvo que queramos farmear para subir de nivel, u obtener recursos con los que obtener los regalos para nuestros compañeros. Admito que me he tirado más tiempo del necesario repitiendo los escenarios para conseguir ese material que suelta un enemigo que aparece sólo al final porque quería darle algo a los personajes, ya que les cogí tanto cariño, que se merecen absolutamente todo. Aun así, se echa en falta algo que aproveche mejor las ciudades y los entornos, en vez de estos aburridos encargos.

Anime en movimiento

Algo muy evidente es que Scarlet Nexus bebe mucho del mundillo manga/anime, hasta el punto de poder considerarse como un shonen en forma de videojuego. Esto se refleja muchísimo en su apartado técnico, ofreciendo una estética que combina el cyberpunk (aquí llamado «brainpunk» al basarse todo en la capacidad cerebral) con el anime de una manera brillante.

Los personajes tienen un muy buen diseño, al igual que los entornos (algunos quitan el aliento de lo bonitos que son), pero son los Alter los que más me han maravillado. La combinación de elementos orgánicos (con especial énfasis en las flores) y elementos sintéticos (como maniquíes) da lugar a un diseño de criaturas fantástico. Los jefes finales en particular son para enmarcar, por su aspecto visual y por cómo se mueven.

Scarlet Nexus
Las versiones de Xbox tienen un bug por el que a veces no se renderizan las sombras de los personajes

Las animaciones en general son fantásticas, destacando en especial las ejecuciones. No podía parar de tomar capturas de las mismas, porque son rápidas, dinámicas y visualmente una delicia. La principal pega del apartado visual está en el excesivo popping, sobre todo cuando vamos corriendo.

Quitando esto, he jugado en Xbox Series X, y todo se mueve de fábula, a unos 60 FPS constantes, y a una muy alta resolución. En teoría son 4K, pero al usar un televisor de 1080p, no lo puedo confirmar. Eso sí, es curioso que haya un bug en Xbox por el que a veces no se renderizan las sombras. No afecta mucho a la parte visual, pero espero que se arregle con un parche próximamente.

El apartado sonoro de Scarlet Nexus también es digno de elogio. Empezamos por las voces, que pueden ponerse en inglés o japonés. He preferido jugar la mayor parte del tiempo con las voces inglesas, realizando un trabajo estupendo los actores en las horas, horas y horas de diálogos que hay en el título. La música también está muy bien, con composiciones variadas que acompañan bien a la acción. No llega al nivel de lo ofrecido por Nihon Falcom por ejemplo (casi nadie está a la altura, para qué engañarnos), pero hay varios temas muy espectaculares.

Conclusión

Desde que se anunció, tenía curiosidad por Scarlet Nexus, pero ha resultado ser una de las grandes sorpresas de 2021, ya que se ha convertido en uno de mis juegos favoritos del año, y está rivalizando con mi otro juego favorito, Ys IX.

En Bandai Namco han sabido crear un universo fantástico lleno de personajes memorables que logra engancharnos gracias a su historia, y nos termina de conquistar por sus increíbles combates. Aunque algo más de exploración no le habría venido mal, Scarlet Nexus se convierte en un híbrido de RPG de acción y hack and slash sensacional, que sienta unas bases magníficas para lo que puede ser otra gran IP de la compañía japonesa.

Así que, a poco que os guste la acción y/o el estilo anime, Scarlet Nexus se convertirá en una de vuestras grandes obsesiones de este 2021.

9

Nos consolamos con:

  • Un universo muy rico con mucha capacidad de expansión
  • Personajes carismáticos a los que es una delicia conocer en profundidad
  • Artísticamente es una delicia
  • Increíble sistema de combate

Nos desconsolamos con:

  • Diseño de niveles muy simple
  • Popping evidente al correr
  • Misiones secundarias de puro recadero
  • Abusa bastante de las secuencias estilo VN

Análisis realizado gracias a un código de descarga ofrecido por PR Garage.

Ficha

  • Desarrollo: Bandai Namco
  • Distribución: Bandai Namco
  • Lanzamiento: 25/06/2021
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés o Japonés
  • Precio: 69,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *