8

Klang 2

Klang 2

En 2016, Tinimations me sorprendió para bien con Klang, un plataformas musical donde destacaba el estilo visual del juego, su música EDM, la ambientación basada en la mitología griega y su trepidante jugabilidad. Era un juego pequeño, pero vaya si no era espectacular en todos sus apartados.

Por eso, cuando este estudio formado por básicamente una persona anunció Klang 2, di saltos de alegría. Eso sí, esta secuela pretendía cambiar bastante las cosas, abandonando las secciones plataformeras para centrarse por completo en la parte rítmica, además de potenciar la parte narrativa de este interesante universo que se creó en la primera parte. Así que, con el lanzamiento en PC (próximamente llegará a todas las consolas de la mano de Ratalaika Games), toca el momento de coger el diapasón a modo de espada para volver a combatir al ritmo de la música.

Un-Ojo y Klang contra el mundo

La trama de Klang 2 es un atractivo importante, pero desde Tinimations saben que hay gente que solo ha venido por la parte jugable del título, así que la podremos omitir por completo para que ni nos moleste a lo largo de la campaña gracias a una opción. Aun así, os recomiendo que la mantengáis, ya que logra tener unas cuantas sorpresas interesantes.

Klang 2

La premisa es que controlamos a Klang, un guerrero que usa el ritmo para arrasar con sus enemigos en la batalla. Junto con la ayuda del misterioso Un-Ojo, tendrá que deshacer la maldición a su espada (un diapasón gigante) para poder hacer frente a Sonus, el dios musical del reino, y que nos la tiene jurada. Esta trama es ligerita, pero hay una zona del hub principal donde tener conversaciones opcionales que nos permiten profundizar en la trama, además de una enciclopedia donde nos explican el universo de la franquicia Klang, que tiene más miga de lo que uno podría imaginarse.

Para avanzar en la historia, tendremos que conseguir un número determinado de fichas, que son la recompensa por completar canciones en función de la calificación obtenida. Como máximo podremos conseguir 4 fichas por tema (una S, vamos), y al ir ligadas las canciones con la parte de la historia, su dificultad irá en aumento, para que a medida que Klang vaya recuperando fuerzas, nosotros también vayamos siendo mejores.

Las batallas musicales de la mitología griega

Cada canción de Klang 2 representa una batalla contra algún enemigo, y algo inteligente es que, si bien las notas están ligadas al ritmo, estos ataques no serán siempre iguales, por lo que hay un factor aleatorio para que nosotros también tengamos que demostrar nuestros reflejos a la hora de combatir. ¿Y cómo se juega? Depende de qué método de control usemos, ya que podremos usar el teclado/ratón para una experiencia similar al OSU, el mando, o incluso una tableta gráfica de dibujo si disponemos de ella.

Independientemente del control, Klang 2 tiene tres tipos de notas: las circulares de una única pulsación, el rombo para mantener pulsado, y las flechas para realizar esquivas. Al jugar con el stick, deberemos apuntar a Klang hacia la nota y luego pulsar el botón de acción. La gracia es que algunos de estos movimientos, como las esquivas, harán que Klang se mueva, por lo que tendremos que tener el movimiento de nuestro protagonista a la hora de apuntar hacia la nota en cuestión.

Además, cada enemigo tendrá unos ataques diferentes, que influirán en la forma de plasmar las notas y el movimiento de Klang, lo que nos permite notar ciertas diferencias entre cada canción, y no sólo por la música que estemos escuchando. Gracias a todas estas ideas, he entrado muchísimo en modo Zen cuando jugaba a Klang 2, centrándome al máximo en la música y la posición de cada nota para golpearla sin cesar. Eso sí, también nos hará maldecir a algún enemigo como se nos atragante, que es lo que me pasó con el último tipo de rival, y a día de hoy todavía me sigue costando clavarlo tanto como me gustaría.

Las sensaciones que deja en el mando el título son sensacionales, creando una gran conexión entre la jugabilidad y la música, algo que no ocurre en todos los juegos musicales.

Klang 2

Rápido... ¡más rápido!

Para llegar al final de la historia, necesitaremos aproximadamente unas 2-3 horas, lo cual no está nada mal para los juegos musicales. Además, si somos hábiles, no tendremos que completar absolutamente todas las canciones, pudiendo omitir las que no nos gusten o las que se nos atraganten por la dificultad.

Sin embargo, Klang 2 no acabará ahí, ya que si queremos conseguir el final verdadero, necesitaremos 150 fichas. Hay alrededor de 30 temas, por lo que obviamente nos quedaríamos cortos si lo hiciéramos todo perfecto. Ahí entran las versiones rápidas de cada canción, donde el ritmo se acelera al máximo, además ofrecer una mayor dificultad todavía. Al principio intenté alguna, y nada más que moría constantemente. Algo bueno es que, pese a morir constantemente, repetiremos el nivel de manera instantánea, para que nos piquemos hasta conseguirlo.

Tras llegar al final, ya había mejorado tanto, que estos temas que se me resistían eran coser y cantar. Esa sensación de progresión personal es algo que siempre me encanta en el género musical, y Klang 2 la clava a la perfección.

Klang 2

Audiovisualmente de lo más atractivo

Entrando en la parte visual, estamos ante un indie con recursos limitados, pero muy bien aprovechados. El arte del juego es estupendo, al ofrecer unos escenarios, personajes y escenas llamativas a más no poder. Las peleas musicales no se quedan atrás, al tener montones de efectos de partículas y un gran dinamismo. ¿Lo mejor de todo? Que todo este «brilli-brilli» no se interpone en la parte jugable, al haber elementos visuales que hacen destacar las notas por encima de todo lo demás, por lo que sólo sirven para añadir espectáculo.

Obviamente, la música es lo más importante en un juego musical, y aquí nos encontramos ante una treintena de temas de temática EDM, pero que logran ser variados entre sí. El compositor principal vuelve a ser bLiNd, junto a otros artistas como James Landino, Arcien, Nhato o Steven Silo. No soy muy aficionado a este género musical, pero Klang 2 me ha hecho vibrar con esta música, ya que todos los elementos del juego combinan a las mil maravillas para ofrecer una gran experiencia.

Conclusión

Al igual que ocurrió con la primera parte, Tinimations nos ofrece un juego musical excepcional en este Klang 2. Las mecánicas, independientemente de cómo juguemos, son geniales, al ofrecernos una gran conexión con la música como los mejores juegos musicales saben ofrecer.

La treintena de temas de temática EDM, junto a la historia, dan lugar a una experiencia bastante completa y que logra enganchar. La sensación de progresión está muy lograda, y las variaciones que aporta cada enemigo a la posición de las notas o el movimiento de Klang hace que cada combate ofrezca un reto diferente.

Sí creo que, pese al mayor énfasis en la historia, estamos ante una secuela menos ambiciosa. Aquí mi amor por los plataformas entra en juego, ya que me hubiera gustado un título que explotara más esa combinación musical de plataformeo del original. Dicho esto, Klang 2 es un título musical increíblemente recomendable para los amantes del género, por lo que espero que Tinimations siga ofreciendo más propuestas de tanta calidad, porque el universo Klang todavía tiene mucho que ofrecer.

8

Nos consolamos con:

  • Visualmente de lo más llamativo y atractivo
  • Geniales mecánicas que nos conectan con las canciones a la perfección
  • Pequeños elementos aleatorios para que nuestros reflejos y ritmo estén en sintonía
  • Gran sensación de progresión a medida que vamos jugando

Nos desconsolamos con:

  • Echo en falta las secciones plataformeras del original
  • Algún tipo de enemigo se nos puede atragantar por su tipo de posicionamiento de las notas
  • La parte aleatoria no gustará a los que prefieren memorizar de manera muscular cada canción

Análisis realizado gracias a un código para Steam proporcionado por Stride PR.

Ficha

  • Desarrollo: Tinimations
  • Distribución: Tinimations
  • Lanzamiento: 20/10/2021 - Próximamente en consolas
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 14,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *