8

Groundhog Day: Like Father Like Son

Una película mítica a más no poder es «Atrapado en el Tiempo», que finalmente se ha terminado por conocer más como El Día de la Marmota, la traducción literal del título original. En ella, Bill Murray se quedaba atrapado en un bucle temporal, muriendo una y otra vez hasta conseguir el día perfecto, y de este modo, llegar al día siguiente. A partir de este film, se han podido ver muchas más películas sobre bucles temporales (muy recientemente la genial «Feliz Día de tu Muerte»), o incluso dentro del mundo de los videojuegos, como Alan Wake: American NightmareRandal’s Monday.

Cada uno ha usado de una forma diferente este concepto de «estar atrapado en un día que no para de repetirse», y ahora, tenemos la versión videojueguil de esta mítica película. Porque sí, fue una sorpresa cuando hace unos meses se anunció Groundhog Day: Like Father Like Son, una secuela oficial desarrollada por Tequila Works para la Realidad Virtual. ¿Será tan divertido quedar atrapados en Punxsutawney para el Día de la Marmota como la película, o estaremos ante un experimento más de acercar el mundo del cine a los videojuegos?

Como decía, estamos ante una secuela oficial, por lo que de nuevo, seguiremos a Phil Connors. Aunque no es exactamente el personaje que interpretaba Bill Murray, sino que el protagonista es su hijo, Phil Junior. Este joven tiene una carrera con las redes sociales gracias a sus vídeo-blog, y para lograr un contrato muy importante, debe mostrar un lado más familiar. Eso es lo que le lleva a volver a Punxsutawney tras varios años, al intentar crear un vídeo durante una celebración en honor a su padre… Que tiene lugar justo el día anterior al Día de la Marmota.

Sí, el «bueno» de Phil se quedará atrapado en un bucle temporal como le pasó a su padre, y tendrá que encontrar la manera de romperlo. O mejor dicho, tendremos que encontrar la manera nosotros mismos, ya que dictaremos las acciones de Phil Junior durante toda la aventura.

Aunque sobre el papel parece que estaremos ante la misma historia ya conocida, Groundhog Day: Like Father Like Son aprovecha de manera estupenda su estatus como secuela oficial, para basar toda su narrativa en esta premisa conocida y los hechos acontecidos durante la película. Sí, puede que el personaje interpretado por Bill Murray no esté en la propuesta de forma directa (ni siquiera el actor ha replicado su papel para unos flashbacks), pero su peso está muy patente en todo el juego, y no solo porque el día gire en torno a una celebración en su honor.

Al fin y al cabo, Phil Senior estuvo atrapado el equivalente a unos 100 años durante la película (sí, es algo oficial, aunque no parecieran tantas repeticiones para los espectadores), por lo que se volvió todo un experto en arte, música, puntería… Vamos, que era perfecto en todo, y eso le marcó mucho a Phil Junior, quien sentía que siempre estaría a su sombra. Al fin y al cabo, ¿cómo estar a la altura de lo que casi todos consideran un santo en la ciudad?

Este tema es uno de los ejes centrales de Groundhog Day: Like Father Like Son, pero no el único, ya que hay bastantes tramas que se van superponiendo, con nosotros siempre en el medio. Estoy poniendo mucho énfasis en la narrativa, ya que a grandes rasgos, estamos ante una aventura narrativa, en la que tendremos que «jugar» con la historia y las situaciones a las que Phil se enfrentará en su bucle temporal.

El resultado me ha parecido muy satisfactorio, ya que todo está muy bien escrito, para que en cada repetición del día vayamos aprendiendo más de los personajes que nos rodean y del propio Phil Junior, con sorpresas que nos hacen ver diferentes eventos de otra forma. Todo para que, al final, se nos quede una sonrisa de oreja a oreja cuando nos hagamos una visión global de cada una de las historias.

Pero claro, ¿cómo se vive esta experiencia? En esencia, el día está dividido en escenas. Cada escena tiene lugar en un lugar determinado de la ciudad, y en cada una se sucederán una serie de eventos en los que podemos tener algún tipo de interacción, que obviamente, afectará al resto de escenas. Por poner el ejemplo más directo, que es el de la primera escena de todas (que se ha visto en vídeos, además, por lo que no habría spoilers) en la casa de Phil: nuestra madre está liada al teléfono, los hijos pequeños de nuestro hermano están jugando fuera con la nieve, la hija mayor está en plan adolescente rebelde y al final acaba estrellando el coche en el salón.

Esta sucesión de eventos ocurren ante nuestros ojos, y como os podréis imaginar, el accidente hace que luego la ceremonia por nuestro padre no vaya muy bien, lo que va trayendo más consecuencias. ¿Nuestro objetivo para romper el bucle? Lograr un día perfecto, lo que conseguiremos hablando con los personajes y realizando diversas acciones en el escenario. Podéis pensar que, a nivel de mecánicas, Groundhog Day: Like Father Like Son es una especie de Job Simulator mezclado con una aventura narrativa, ya que en cada escena, sólo podemos teletransportarnos (y girar mediante grados) a zonas en concreto del escenario, que es donde están los objetos con los que interactuar. Si algo no está anclado al suelo, es casi seguro que podemos toquetearlo y hacer un poco el tonto, como hemos hecho casi todos en VR en juegos del estilo de Job Simulator. Porque eh, reventar platos o tazas en VR es más cómodo que hacerlo en la vida real, donde te puedes cortar, y demás.

Volviendo al ejemplo de esta primera escena, tenemos que lograr, primero, que no ocurra ese accidente, por lo que tenemos que, primero, descubrir qué es lo que pasa. Para ello, igual necesitamos preguntar a los personajes cuando se nos dé la opción (elegimos entre varias opciones de diálogo «agarrándola» con la mano), lo que nos da un mayor contexto de la situación. Luego, puede que tengamos que, con la información obtenida, hacer algo físico, o decir algo en concreto para cambiar el devenir de la escena.

¿Que no lo logramos? Pues el desastre sucederá, y aunque podemos esperar a que acabe el día, el juego es lo suficientemente amable como para permitirnos repetir una escena al acabar ésta, o seleccionar nosotros dicha opción (junto a la de reiniciar el día) desde nuestro teléfono móvil. Poco a poco, iremos cambiando las cosas, viendo cómo una acción o una frase puede provocar un nuevo suceso, o darnos información adicional para que, en el siguiente ciclo, podamos cambiar las cosas más fácilmente.

Lo bueno es que los cambios no tienen por qué estar focalizados en una única escena, sino que puede haber cambios en cadena que provoquen cambios en sucesivas escenas. Esto es algo que iremos aprendiendo sobre la marcha, junto al bueno de Phil Junior, de una manera mucho más orgánica de lo que me esperaba. Al fin y al cabo, todo sucede a nuestro alrededor sin que espere un input por nuestra parte, lo que hace todo mucho más real y natural.

Las interacciones físicas que tenemos en el mundo de Groundhog Day: Like Father Like Son son también muy naturales, por lo que no necesitaremos muchos tutoriales sobre esta parte más mecánica. Muchas secciones funcionan casi como minijuegos, al tener que arreglar una cafetera, hacer un grafiti o hacer el desayuno. La gracia es que, a medida que repetimos las secuencias, no solo Phil Junior se hace mejor en estas tareas, sino nosotros también, y al mismo tiempo, el juego se va haciendo más fácil de formas sutiles para que no parezca que al principio estamos ante un reto imposible, sino que, sencillamente, hemos mejorado junto a Phil.

Con todo, es un equilibrio bastante fino el que tiene el juego para que no se nos haga pesado repetir secuencias, dado que iremos probando nuevas cosas cada vez o iremos avanzando en la narrativa. Lo mismo ocurre con las secciones más de «toqueteo» de los escenarios, por lo que es más que probable que nos enganchemos y no paremos hasta romper el bucle temporal. Esto me ha llevado unas 6-8 horas, duración más que aceptable para cualquier juego narrativo, y más en VR, con que seguimos con las buenas noticias. Tras romper el bucle me he dejado secretos por encontrar, con que si vamos a por el 100% y el trofeo de platino, podríamos necesitar unas cuantas horas más.

Ahora bien, no todo es bueno, y hay un aspecto en el que creo que falla Groundhog Day: Life Father Like Son, y es uno de los más típicos de todas las historias de bucles temporales: los días de desenfreno. Sí, podremos hacer un poco el tonto y romper unas cuantas cosas, pero eso no tiene grandes consecuencias, ni los personajes reaccionan en exceso ante nuestras meteduras de pata o locuras. Por ejemplo, una vez le rompí al hermano de Phil un par de tazas en la cara, y lo máximo que me dijo fue «¿Qué pensaría papá si te viera?». ¿En serio es eso todo lo que piensas después de que te revienten la cabeza?

Esta falta de libertad para movernos a cualquier escenario, y luego movernos por él con total libertad, es algo que me ha faltado. ¿Por qué no puedo meterme en la cafetería y empezar a tirar todas las mesas para sembrar un poco el caos? Total, el bucle se va a reiniciar, con que no habría consecuencias. Esto es algo que incluso podría meterse dentro de la narrativa, al mostrar los días en los que Phil se ha vuelto ya un poco majara de repetir el mismo día una y otra vez, con que necesita desfogarse un poco. Supongo que es el precio a pagar para que la narrativa funcione tan bien, que hay que limitar un poco nuestra libertad para que no rompamos la historia.

Si nos fijamos en los aspectos técnicos, Tequila Works ha hecho un gran trabajo, y la idea de adoptar un estilo cartoon funciona muy bien en la Realidad Virtual. Al fin y al cabo, en PS4 no podemos disfrutar de unos gráficos híper-detallados y que la imagen sea muy nítida, además de hacerlo con recursos más o menos limitados. El resultado es muy bueno, al ser todo de lo más llamativo, y disfrutar de una imagen bastante nítida. Pero ojo, no es la más nítida que nos podemos encontrar en PSVR, ya que en los escenarios más grande, notaremos unos buenos dientes de sierra en los elementos más lejanos. Nada realmente que llegue a distraer, pero siempre es importante comentarlo.

Lo que menos me ha gustado es una variedad de problemas técnicos en las animaciones de los personajes que rompen la inmersión. Es bastante habitual que los personajes atraviesen varios objetos fijos del escenario, lo cual me parece un poco absurdo, ya que al estar estos movimientos predefinidos, se podría haber alejado el modelo un poco más de la mesa para que no haya un clipping tan claro. En otras ocasiones, habrá varios fallos en las animaciones, de modo que un personaje no se coloca donde debería, lo que produce algún problema adicional cuando otro personaje le debe mirar, que se convierte un poco en un muñeco diabólico.

No son problemas tan frecuentes como para que ocurra siempre, pero sí que se podría haber pulido más este aspecto de Groundhog Day: Like Father Like Son. Otra pega es que, los bocadillos donde vemos los subtítulos (en perfecto castellano, y pudiendo regular el tamaño de los mismos) a veces tinene una parte que no es visible al 100%, y aunque se puede deducir el contexto de cada bocadillo, es otra pega más. Espero que mediante un parche se solucionen estos defectos, ya que empañan la imagen global del título.

Donde pocas pegas se puede poner es en el sonoro. El trabajo de los actores de doblaje en inglés es excelente, vendiendo perfectamente cada historia. El audio 3D está bastante bien, para que siempre nos sintamos dentro de Punxsutawney. Los efectos están muy cuidados (con alguna descompensación entre la visión de un spray de pintura cuando lo usa un personaje y el sonido), al igual que la música.

Conclusión

Si estar dentro de un bucle temporal es tan divertido como Groundhog Day: Like Father Like Son, entonces, ¡a meternos dentro de uno! Lo que ha hecho Tequila Works al hacer esta secuela de una película tan querida tiene mucho mérito, ya que logran conmemorarla, homenajearla, y ofrecer una continuación más que digna. Estamos ante una aventura narrativa para VR sencillamente fantástica, que logra enganchar desde el primer minuto por las conexiones con la película, lo bien que funciona la propuesta del bucle temporal y las posibilidades que tenemos para interactuar en cada escena.

La forma en la que se va desarrollando el día y vamos descubriendo más sobre la historia es increíble, combinando las secciones más jugables con las narrativas con muchísimo acierto. A la vez que Phil Junior va evolucionando, nosotros también lo haremos, creando una gran conexión entre el protagonista y el usuario.

Por tanto, a poco que os llame la atención la película, os gusten las aventuras narrativas y tengáis un visor para Realidad Virtual, tenéis una visita imprescindible en Punxsutawney para vivir un Día de la Marmota que no olvidaréis.

8

Nos consolamos con:

  • Gran narrativa que aprovecha de forma brillante el legado de la película para contar su propia historia
  • Las modificaciones que vamos experimentando en cada escena de este bucle temporal
  • El trabajo de los actores de doblaje es fantástico
  • La forma en la que la narrativa y las secciones más jugables funcionan para mostrar una evolución conjunta del usuario y Phil Junior

Nos desconsolamos con:

  • Se echa en falta una mayor libertad para explorar los escenarios e interactuar con todo
  • Varios problemas técnicos en cuanto a las animaciones que afean un poco el conjunto global
  • Los momentos en los que se tapa ligeramente el bocadillo con los subtítulos de los personajes
  • No aparece Bill Murray

Ficha

  • Desarrollo: Tequila Works
  • Distribución: Tequila Works/Sony Pictures Virtual Reality
  • Lanzamiento: 17/09/2019
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés
  • Precio: 29,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *