10

DEEMO Reborn

DEEMO Reborn

Uno de mis juegos musicales favoritos es DEEMO. En cuanto lo jugué en Nintendo Switch (sé que empezó en móviles, pero en Switch no hay micropagos) me enamoró sin remedio alguno, gracias a su historia, a su arte, y cómo no, a su música. Por tanto, cuando Rayark anunció un remake para PS4, con un mayor énfasis en la narrativa y la exploración del castillo, junto a la posibilidad de jugar con PSVR.

Esto suponía la mezcla de dos cosas que me apasionan: la Realidad Virtual y el DEEMO original, con que tenía el hype por las nubes. Esto también hacía que tuviera las expectativas muy elevadas, lo cual no es siempre lo más recomendable ante cualquier tipo de lanzamiento. Tras disfrutar al máximo con DEEMO Reborn, llega el momento de ver si la magia del original se ha mantenido, o estamos ante un remake inferior a las versiones que ya podemos disfrutar en otras plataformas.

El viaje de Alice

Al estar ante un remake, DEEMO Reborn cuenta la misma trama que en el original, de modo que, si ya lo jugamos, las grandes sorpresas ya las conoceremos. A grandes rasgos el argumento es el siguiente: la joven Alice entra por una ventana en el cielo al castillo de Deemo, un ser que parece ser una versión amable de Slender Man, y juntos, iremos desentrañando los misterios del castillo a la vez que intentamos cruzar la ventana para volver a nuestro hogar.

DEEMO Reborn

Es una trama sencilla, pero muy potente, que se ve potenciado todavía más en este remake, gracias al mayor énfasis puesto en la exploración del castillo, ya que ahora no será una serie de imágenes estáticas donde pulsar en un par de sitios y a volver a tocar. En su lugar tenemos ahora dos secciones muy diferenciadas en el juego: la parte musical, y la de exploración, que funciona casi como una aventura gráfica. Por suerte, no estamos ante añadidos que no pegan o se sienten absurdos, sino que complementan muy bien la narrativa original, para ofrecernos un mayor contexto de lo que ha vivido la buena de Alice. Ojo, que el juego es capaz de hacernos llorar como pocos, ya que es emotivo a más no poder.

La principal pega de la narrativa en DEEMO Reborn es que, por el momento, todos los textos están completamente en inglés. En teoría, próximamente se añadirán textos en español, pero es un impedimento para disfrutar al máximo la historia, que es uno de los atractivos del juego. Es cierto que gran parte del argumento se da de forma visual y no mediante textos, pero para algunos puzzles sí que es importante. Porque sí, ahora ya no solo tocaremos música e interactuaremos con objetos, sino que tendremos que resolver varios rompecabezas a medida que exploramos el castillo, lo que nos lleva al bucle jugable.

Explorar para tocar música, y tocar música para explorar

Uno de los (muchos) motivos por los que DEEMO Reborn funciona tan bien es por la estructura que nos plantea. Aunque estemos ante un juego musical, la parte rítmica será el 50% de la experiencia, mientras que la otra mitad estará destinada a la exploración del castillo y la resolución de puzzles. Todo está interconectado (incluyendo la narrativa), de modo que no se siente como que pasamos de un juego a otro diferente, sino que forman un todo que se refuerza constantemente por esta variedad.

De esta manera, al ir completando canciones, aumentará el árbol que nos permite ir abriendo nuevas secciones del castillo. Cada canción nueva que toquemos (lo que incluye diferentes dificultades de la misma canción) aumentará más el árbol, lo que nos motiva a encontrar nuevas canciones. Para ello, deberemos de explorar las nuevas secciones del castillo y resolver sus puzzles, lo que supone empaparnos más aún de la historia.

Los puzzles están bastante bien planteados, para que no sean extremadamente complicados, pero nos hagan pensar un poco. Además, muchos se basan en la música, lo que refuerza temáticamente absolutamente todo lo que nos encontramos en el juego, ya sea por identificar secuencias de sonido, identificar instrumentos u ordenar figuras musicales. Esto, junto a otros puzzles más basados en la observación de los escenarios o pura lógica, siendo todos bastante variados y divertidos de resolver.

Ahora bien, ¿cómo se juega a DEEMO Reborn? Pues depende de cómo juguemos, ya que podemos disfrutar de toda la experiencia tanto en Realidad Virtual como desde el televisor. En el caso de jugar en plano, habrá que usar el Dualshock, explorando el castillo con una cámara por detrás de Alice. Sin embargo, en VR usaremos exclusivamente los PS Move, empleando un sistema de cámaras fijas y moviendo a Alice como si fuera una aventura de «point and click» con nuestras manos. De cualquier forma, la parte de exploración funciona realmente bien, sin que nos veamos limitados por un método de control u otro al aprovechar las particularidades de cada forma de jugar.

DEEMO Reborn

¡Música maestro!

La parte musical es también muy diferente entre los dos métodos de juego. De hecho, es muy diferente a la versión de Switch, donde la gracia estaba en usar la pantalla táctil de la portátil como si tocáramos un piano. Aquí el objetivo es ofrecer la misma sensación, y más o menos, lo han conseguido. Primero, al jugar con el Dualshock, habrá 6 filas posibles para las notas, para que las podamos pulsar con los botones de dirección «izquierda, arriba y derecha», y los equivalentes de los botones de acción. A su vez, las notas amarillas se pulsan con el stick, moviéndolo en la dirección hacia la que vayan dichas notas.

Un detalle de diseño inteligente es que las notas referentes hacia arriba están marcadas en negro, mientras que las demás son blancas. Esto nos permite identificar más fácilmente a qué fila se refiere cada nota rápidamente, y plantear de manera similar el funcionamiento de un piano, con las teclas blancas y negras. Este método de control no me parece tan divertido como al jugar en Switch con la pantalla táctil, pero es funcional, y si dejamos el mando encima de una mesa, podemos llegar a tocar casi como si pulsáramos las teclas de un piano.

Ahora bien, la gracia de DEEMO Reborn está en jugar en Realidad Virtual. Aquí, los Move representan las manos (o casi garras) de Deemo, teniendo que pulsar el piano virtual con nuestras manos a medida que lleguen las notas hasta la parte inferior de la pantalla. Sí, no llega a ser como un piano, al parecer más como un xilófono, teniendo que «machacar» cada nota que baja, o mantener las manos en el piano para las notas amarillas, pero el resultado es preciso e inmersivo. Me sentía muy «zen» al jugar y tocar las maravillosas canciones de las que hace gala el título, sin importar lo difíciles que sean los temas o el resultado. Es lo mismo que me ocurría en la versión de Switch, y sin duda, es la forma en la que recomiendo disfrutar de DEEMO Reborn. ¿Es la mejor experiencia musical que hay en VR? No, ya que cuesta un poco cogerle el truco a la mecánica para hacer pequeños gestos de muñeca, pero que sean precisos para que el juego los reconozca, algo que no ocurre en otros juegos como AudicaBeat Saber, pero no por ello es un mal sistema de control.

Hablando de la música, hay un total de 60 canciones disponibles de serie, con otras 60 más que irán llegando como DLC de pago. Actualmente hay 15 canciones disponibles, y si bien es una lástima que no haya tantas canciones como en la versión de Switch ni se vayan a añadir (a priori) otras más de manera gratuita (en Switch hay más de 100 temas, y no paran de ir metiéndose más cada poco tiempo), el juego viene con mucho contenido, con algunas canciones ya conocidas y otras nuevas. Cada canción en modo plano se pueden disfrutar en 3 dificultades, mientras que en VR vienen con 2 dificultades, siendo todas las partituras completamente diferentes entre sí. Lo único que lamento es la falta de «Wings of Piano», que es mi canción favorita del juego, y me fastidia no poder jugarla en VR hasta la saciedad.

Lo que se mantiene es el énfasis que se pone en, bueno, el piano, ya que es el protagonista absoluto del juego. Es cierto que hay temas en DEEMO Reborn que tienen cierto toque tecno, pero en muchas, las composiciones son instrumentales, para que apreciemos el arte del piano como en pocos juegos hasta la fecha. En total, necesitaremos unas 10-12 horas para llegar a los títulos de crédito, necesitando luego más tiempo para desentrañar absolutamente todos los secretos del castillo, y conseguir las máximas puntuaciones posibles en los diferentes temas.

Otro aspecto muy positivo es el apartado técnico. En VR el juego se ve de maravilla, con algún diente de sierra en los elementos más lejanos, pero entrando por los ojos. El estilo visual tan de anime es todo un punto a favor, y verlo todo luego con total nitidez al jugar en plano es un acierto. El apartado sonoro no se queda atrás, gracias a una banda sonora estupenda al explorar el castillo, y unas voces en japonés para la pequeña Alice muy buenas.

DEEMO Reborn

Conclusión

He disfrutado de muchos grandes juegos este 2019, pero ninguno me ha llegado tan adentro como DEEMO Reborn. La forma en la que Rayark ha combinado la exploración, música, resolución de puzzles y narrativa es increíble, para ofrecernos una de las mejores experiencias que podemos disfrutar en PSVR. Quiero enfatizar esta versión de Realidad Virtual, porque creo que es como más se disfruta de esta auténtica maravilla musical. En PS4 también funciona, pero no creo que alcance la majestuosidad de las versiones de PSVR y Nintendo Switch.

Puede que no estemos ante el mejor juego rítmico de la Realidad Virtual ni en plano, pero el conjunto es mejor que la suma de cada una de sus partes. El ciclo que nos anima a tocar nuevos temas, para así explorar más el castillo, y desbloquear al mismo tiempo nuevas canciones, es increíble. Sumando la fantástica banda sonora, lo bien que se juega en VR y el gran apartado técnico, tenemos entre manos un juego redondo que no debería faltar en vuestras colecciones. Rayark tiene en DEEMO una franquicia fantástica, y viendo cómo en cada lanzamiento no paran de sorprender, estoy deseando ver qué nos depara el futuro en sus próximos proyectos, independientemente de la plataforma que sea.

10

Nos consolamos con:

  • La ampliación hecha en la historia
  • La combinación de narrativa, exploración, puzzles y música es inmejorable
  • Técnicamente sensacional
  • Una banda sonora para quitarse el sombrero

Nos desconsolamos con:

  • Jugar en plano no es tan divertido como en VR
  • Falta Wings of Piano
  • Textos en inglés
  • ¿He dicho ya que falta Wings of Piano?

Ficha

  • Desarrollo: Rayark
  • Distribución: UNTIES
  • Lanzamiento: 21/11/2019
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos en Inglés y Voces en Japonés
  • Precio: 39,99 € - Season Pass: 29,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *