8

Floor Plan 2

Floor Plan 2

Hace unos años, los chicos de Turbo Button nos trajeron Floor Plan, una aventura de puzzles muy original, pero que se quedaba algo corta. Se notaba que era más el inicio de una idea, que el desarrollo total de la misma. Es algo que suele ocurrir con muchas propuestas, como Portal, donde el primer juego casi se puede ver una prueba de concepto.

Tras ver que esa idea de un Escape Room moviéndonos entre mundos usando un ascensor funcionaba, el estudio se puso manos a la obra para ofrecernos Floor Plan 2 con mucha ambición: más pisos y más complejos, una mayor carga narrativa, todavía más humor y una estructura que dé pie a más rompecabezas en el futuro. Así que preparad vuestras manos de «blandiblú», que nos espera el viaje en ascensor más loco de nuestras vidas.

La premisa de Floor Plan 2 es de lo más simpática, y ya una buena muestra de todo el humor que nos vamos a encontrar. Somos los nuevos empleados de la empresa PuzzlPal (que traducido sería como «Colega de puzzles»), que se especializa en resolver los problemas de la gente. Ya el tutorial/prólogo es una delicia, al mostrarnos los más absurdos problemas que esta especie de Teleñecos no pueden resolver por sí mismos: criminales que deben escapar de la policía disfrazándose con lo que sea, ayudar al propio policía a perseguir a dicho criminal, o incluso elegir qué rompecabezas deberían hacer. El humor está a la orden del día, tanto físico por medio de chistes normalmente malos, pero que me han hecho reír igualmente, porque es un tipo de humor que me apasiona.

Floor Plan 2

Esta introducción ya deja claro que hay muchos más diálogos en Floor Plan 2, pero no hay voces. En su lugar, los personajes moverán la boca haciendo ruidos, nosotros veremos el diálogo en un bocadillo, y la forma de avanzar es haciendo un «OK» con nuestras manos, o señalar el pulgar hacia abajo si nos negamos a algo. Es un sistema divertido para avanzar, además que es una delicia ver a esta especie de marionetas moviendo la boca de una forma exagerada mientras escuchamos ruiditos, lo que le da todavía más encanto a todo el juego. Además, los textos están traducidos al español, por lo que no nos perderemos nada. Es cierto que hay frases que no están muy bien traducidas a nivel gramatical o semántico, pero entenderemos todo a la perfección, algo que, obviamente, nos permitirá reírnos y entender lo que debemos hacer.

La trama principal nos deja en el complejo donde está PuzzlPal, teniendo que encontrar una serie de objetos mágicos que hay ocultos en varias de las plantas de las torres del edificio. La gracia es que cada planta es como una dimensión diferente, pero que están interconectadas entre sí por el ascensor y porque lo que ocurre en una planta, puede afectar a las demás. Al final, todo es una premisa para ponernos a resolver puzzles sin parar en cada una de las torres, por lo que no necesitamos mucho más.

Mientras que en la primera parte no llegábamos a salir del ascensor, en Floor Plan 2 sí podremos bajarnos en las diferentes plantas, para teletransportarnos a través de una serie de puntos fijos. Esto ya crea la primera gran diferencia, ya que la secuela está mucho más pensada como una experiencia «Room Scale», o lo que es lo mismo, para que nos movamos físicamente por la zona en la que nos hemos teletransportado, sin usar joysticks para desplazarnos ni nada. Es cierto que el juego cuenta con un giro mediante los sticks o modo «gigante» para que no tengamos que estirarnos demasiado para llegar a todos los objetos lejanos, pero la inmersión se reduce, siendo mucho más satisfactorio pensar que el mundo está en nuestra misma escala. Porque sí, Floor Plan 2 es como estar en un Escape Room interdimensional, lo cual es fantástico.

Floor Plan 2

El diseño de los rompecabezas es de aventura gráfica de los 80-90, con soluciones que parecen absurdas, pero que cuando ves cómo encajan todas las piezas, te das cuenta que todo tiene una lógica muy clara dentro de este ilógico conjunto de realidades. Por poner un ejemplo sencillo, en la primera torre hay museo con un detector de metales, por lo que no podemos pasar una manivela necesaria para activar un mecanismo más adelante. Para sortearlo, podemos ir al piso de arriba, que es un baño que podemos rotar al mover el cuadro que hay en el propio ascensor. Si ponemos la ventana hacia abajo, se conecta con la planta del museo, pudiendo lanzar la manivela detrás del detector de metales para así poder pasar sin que salte la alarma, cogerlo y usarlo finalmente.

Todas las plantas de cada una de las torres de Floor Plan 2 se interconectan constantemente, ya sea porque necesitemos un objeto de una en otra, o porque al activar un mecanismo en una de ellas provoquemos una reacción en cadena en otra. El juego nos anima mucho a experimentar, mientras nos lo pasamos en grande ante las locuras que nos plantean, como una discoteca llena de pájaros bailarines y pollos como puertas, un panal de abejas donde la abeja reina es justamente eso, una reina, y mucho más. Todo es un humor bastante light (con algún que otro doble sentido), que permite que Floor Plan 2 sea una experiencia que pueda disfrutar toda la familia.

A pesar de que cada torre cuente únicamente con 4 plantas, al ser éstas bastante complejas, se logran unos rompecabezas mucho más interesantes, locos y divertidos que los de la primera parte. Pero claro, esta locura hace que nos pueda costar el saber qué narices tenemos que hacer para avanzar, por lo que el sistema de dos pistas viene de perlas. Cuando nos atasquemos, con ir al ascensor a que nos den una pista, ya sabremos por dónde tirar. El juego nunca nos llega a decir la solución tal cual, por lo que no nos roba ese momento «¡Eureka!» que hace tan grandes a los rompecabezas, pero sí evita la frustración que podríamos sentir sin dichas pistas… En la mayoría de casos, que hay un par de puzzles más extraños que ni con pistas se sacan muy fácilmente. Eso sí, depender mucho de ellas hará que el tramo final del juego, donde no se pueden pedir, nos cueste un poco más, conque será mejor que penséis «Outside the box» como dicen los yankis, o como diríamos aquí en España, «como un tarado que ve fuera de las posibilidades».

Floor Plan 2

Como todo es mucho más interactivo y grande, cada planta esconde múltiples puzzles ocultos para los que no hay pistas, y que nos recompensan con una serie de mascotas que podemos devolver a la «guardería» del edificio. Hacerlo nos hará desbloquear manos especiales, como las primeras, con son literalmente traseros. Con estas manos cada vez que agarremos algo esa mano se tirará un pedo, lo cual es hilarante… Y temporal, que a la larga haría que el juego fuera muy de culo. Aunque la verdad, así podemos decir que nos hemos tirado una «bonita flatulencia» en un ascensor y hacernos los sorprendidos. ¿Qué mano habrá sido? Seguro que la que se ponga más roja.

Estos coleccionables sirven para alargar la duración de Floor Plan 2, que se sitúa en las 2-3 horas. Ya es más del doble que la primera parte, pero sin duda, el juego se puede quedar algo corto para los que quieran algo más. Al menos, en los créditos ya nos indican que habrá más niveles gratuitos en el futuro, y vaya si hay ganas de subirse a todavía más ascensores.

A nivel técnico, Turbo Button ha hecho un trabajo estupendo. Por un lado, la estética del juego es fantástica, gracias a esos personajes que parecen Teleñecos, con tanta expresividad como la Rana Gustavo pese a no escuchar su voz real. Los cambios de realidad por cada planta también son geniales, con algunos cambios de escala muy sorprendentes, siendo una delicia pasar de una dimensión a otra completamente diferente en un solo momento tras pulsar el botón del ascensor. Las físicas de nuestras manos, muy de blandiblú, o la representación del inventario como nuestra riñonera en cuyo interior también están las opciones, es genial. Todo ayuda a darle a Floor Plan 2 una personalidad arrolladora, lo que se traspasa también a su apartado sonoro.

Floor Plan 2

Conclusión

Estamos ante un ejemplo perfecto de cómo hacer una secuela: coger la idea base de la primera parte, y expandirla para hacer un título más redondo en todos sus apartados. Eso es precisamente Floor Plan 2, al coger la simpática idea de viajar de dimensión en dimensión con un ascensor, para ofrecernos una aventura gráfica que se asemeja a un Escape Room y que perfectamente podría haber salido de la mente de los creadores de «Rick & Morty» tras hacer algo finalmente enfocado más para toda la familia.

La estética es soberbia, los puzzles son locos a más no poder pero tienen una lógica que es fascinante de descubrir, y en general, nos lo vamos a pasar en grande con los absurdos pero simpáticos personajes que nos esperan en este increíble ascensor.

Puede que no sea el juego más largo de la VR, pero para los que quieran unos puzzles memorables y echarse a reír con cada chiste malo o situación absurda que se nos presente, entonces Floor Plan 2 es para vosotros. Muchas ganas de ver con qué nos sorprenden Turbo Button con las próximas actualizaciones, porque ya estoy deseando pulsar más botones en el mejor ascensor de la historia.

8

Nos consolamos con:

  • Estética muy conseguida, haciendo que cada dimensión/planta sea algo único pero tenga cohesión
  • Mucho sentido del humor
  • Puzzles muy locos pero ingeniosos. Los momentos «¡Eureka!» son geniales
  • El sistema de pistas, que no nos da la solución en bandeja pero nos marca la ruta adecuada

Nos desconsolamos con:

  • Se hace bastante corto
  • Si no tenemos mucho espacio para jugar, se disfruta menos y puede haber problemas para interactuar con ciertos elementos
  • Algún puzzle que se nos puede atragantar por el camino
  • Algún que otro problema con la traducción

Análisis realizado gracias a una copia descargada de la Oculus Store.

Ficha

  • Desarrollo: Turbo Button
  • Distribución: Turbo Button
  • Lanzamiento: 01/04/2021 - PSVR: Más adelante
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 24,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *