La serie de Sand Land me ha vendido más el juego que su demo

Sand Land

Sé que Akira Yoriyama (que en paz descanse) ha sido una leyenda en la industria del entretenimiento. Su estilo artístico es de lo más distintivo y reconocible, ya sea en Dragon Quest o cómo no, su obra principal, Dragon Ball. Pero hay vida más allá de Goku y compañía, con otros mangas menos conocidos, como es el caso de Sand Land. Sin embargo, este es su año gracias a su regreso doble en forma de serie de animación y videojuego.

Recientemente, gracias a Bandai Namco tuve la oportunidad de ver la película, que en esencia es una versión con alguna escena adicional de los primeros capítulos de la serie. Ya podéis ver Sand Land en Disney+, y es de lo más recomendable. Al mismo tiempo, se ha publicado la demo del juego, para ponernos los dientes largos de cara al lanzamiento del juego el 26 de abril. En este artículo voy a hablar de ambas, ya que me ha ocurrido algo curioso: la serie de me ha vendido mucho más el juego que la demo.

Aventuras, demonios y diversión en el desierto

Antes de ver la película, no tenía ni idea sobre Sand Land más allá de la premisa inicial: estamos en un mundo post-apocalíptico desértico. El agua escasea, y se ha convertido en una moneda de cambio que usa el rey para controlar al pueblo con su alto precio. Él tiene el mayor control del agua de la zona, así que toca ponerle fin a la situación. El sheriff de un pueblo se une a los demonios para buscar agua tanto para humanos como para demonios, por lo que salen en búsqueda de un lago de leyenda que pondría fin a sus problemas.

Vamos, una premisa ideal para un shonen, que además atrapa desde el primer momento gracias a sus variopintos personajes. Beelzebub, en su intento de demostrar que es el «más malo», resulta de lo más encantador y adorable. Es pura dinamita, y desde su primera escena ya le quería con todo mi alma… ¿Igual mala elección de palabras al hablar de un demonio? Thief, un demonio mayorcete experto en robos y el sherif Rao no se quedan atrás.

Sand Land

Si es que mirad vaya ricura de demonio. ¡Como no te vamos a querer!

A lo largo de la película/serie se van descubriendo más sobre los tres, tienen sus momentos de gloria y también sabemos más sobre el universo. Es una mezcla de Mad Max con todo lo típico de los animes que me encanta. Encima tenemos combates entre tanques que le dan un toque muy distintivo respecto a otros shonen. No se trata sólo de liarse a tortas y tirar del poder de la amistad (que también), sino de ser inteligentes y aprovechar los puntos fuertes de cada vehículo.

Gracias al arte tan propio de Toriyama, y la lograda animación CGI de la que hace gala, las más de dos horas de película se pasaron volando. Durante todo el tiempo, no podía parar de pensar que al salir del cine iba a reservar de cabeza el juego. Sencillamente quería vivir más aventuras en este mundo junto a estos geniales personajes.

Sand Land

¿Un abuelete protagonista en un shonen y petándolo? Ojalá hubiera más personajes así en el anime

Una buena y mala demo a la vez

Este entusiasmo se ha perdido en parte por culpa de la demostración del juego, disponible en todas las plataformas. Últimamente nos han acostumbrado a tener disponible el inicio del juego para luego continuar en la versión final. Y sí, a veces puede ser contraproducente si los primeros compases son más lentos… Pero también nos dan un contexto de lo que está pasando. Eso es justo lo que se echa en falta en la demo de Sand Land.

Es básicamente una demostración de las mecánicas. Nos sueltan en el mapa con opción de usar tres vehículos… y ya. Ningún objetivo ni nada que nos guíe. ¿Otro problema? Estamos en un desierto donde sólo vemos arena. No es por ser Anakin Skywalker, pero no me gusta la arena. O sólo la arena mejor dicho. A simple vista no hay nada que nos llame la atención para explorar ni nada.

Esto puede funcionar cuando hay una trama que nos guía, pero así en una demo no. En la parte positiva, tenemos bastantes mecánicas desbloqueadas que claramente tardaríamos en desbloquear. Ver cómo funcionan el tanque, el mecha y la moto es genial, al poder ver sus utilidades en función de cada situación. O las habilidades de Rao demostrando sus dotes de pilotaje de tanques, por ejemplo. Porque en ese sentido, Sand Land funciona y tiene potencial.

La mezcla de combates a pie y en vehículos contra toda clase de enemigos promete aportar mucha variedad. Eso por no mencionar la exploración. En una zona me topé con un área elevado a la que sólo se podía acceder con un traje de combate que pudiera dar grandes saltos, por ejemplo. ¡Y encima estaba vigilado por un gran jefe final! Lo dicho, a nivel mecánico es sólido, pero la demo no le hace ningún favor a todo el conjunto.

Sand Land

El demonio más rápido del Oeste

Sin lugar a dudas, es genial que Sand Land vaya a tener el reconocimiento que se merece. Ya sea en el formato anime o en el videojuego, está claro que nos lo vamos a pasar en grande con Beelzebub. Sí, la demo podría haber salido mejor, pero sigue demostrando el potencial que tiene el juego. Al fin y al cabo, este universo merece ser explorado, y el 26 de abril vamos a poder hacerlo de la mejor manera posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *