8

Firewall: Zero Hour

Firewall: Zero Hour
Desde el nacimiento de la VR, los usuarios siempre han querido que se lanzara un gran shooter competitivo para poder sentirnos dentro de un gran tiroteo. Todavía se nota la marca que dejó en la industria Call of Duty y Counter Strike y más recientemente, Rainbow Six Siege. Aunque en PC los usuarios pueden disfrutar de propuestas como Onward, en PSVR no teníamos nada que acercara el género a la plataforma, hasta ahora. Cuando se anunció Firewall: Zero Hour, había muchísimas expectativas puestas en el juego. ¿Un Rainbow Six Siege en VR usando el Aim Controller? Imposible no emocionarse.

A pesar de este gran hype que había entre los usuarios de PSVR, seguía habiendo varias incógnitas importantes sobre el juego: ¿tendrá una comunidad activa a su alrededor como para hacer el juego divertido? ¿Podrá un juego de este tipo triunfar dado el limitado número de dispositivos vendidos? Con el juego ya entre nosotros y muchos tiroteos a nuestras espaldas, ha llegado la hora de saltar al campo de batalla para comprobar cómo ha ido el resultado final.

Como ocurre con Rainbow Six Siege, en Firewall: Zero Hour no hay un modo campaña al uso. De hecho, no hay demasiada historia, más allá de que formamos parte de un equipo de mercenarios, y nuestra misión siempre es defender o atacar un portátil con información sensible para nuestro jefe. Por tanto, el foco de atención casi por exclusiva está en el multijugador del título.

Firewall: Zero Hour
Firewall: Zero Hour es de los juegos que mejor aprovechan el dispositivo, casi al nivel de lo visto en Farpoint. De hecho, me parece la única forma ideal de jugar, ya que si bien se puede usar el Dualshock 4, la inmersión y la diversión se reducen notablemente. Sí, hace que el punto de entrada sea más caro, pero merece mucho la pena.

El siguiente paso para ir habituándonos al ritmo y mecánicas del juego es “Entrenamiento”, un mal llamado PvE cooperativo que también podemos jugar en solitario. Aquí podremos probar las diferentes habilidades de cada personaje, las armas, y sobre todo, conocer los 9 mapas disponibles, para así poder crear mejores estrategias en el modo competitivo.

Tanto en Entrenamiento como en el modo competitivo, tendremos dos objetivos en función del bando en el que estemos: hackear un portátil, o defenderlo hasta que se agote el tiempo o eliminemos a todos los oponentes. La diferencia entre este modo PvE y el PvP es que aquí los enemigos son infinitos. Esto hace que, si bien su IA es muy baja, supongan todo un desafío, ya que hay momentos en los que nos veremos rodeados a base de bien. Ya es una buena muestra de lo fundamental que será el trabajo en equipo en Firewall: Zero Hour cuando juguemos en cooperativo, al coordinarnos para cubrir cada usuario una parte del mapa que lleva hasta el portátil si defendemos, o qué flancos vamos cubriendo en la búsqueda del firewall que es necesario sortear antes de empezar a hackear el portátil.

Firewall: Zero Hour

A pesar de ser un modo bastante limitado, me ha parecido bastante más divertido de lo esperado, con un ritmo totalmente diferente al del modo PvP. Casi parece un modo Horda encubierto, lo que me hace desear que expandan el PvE algo más en el futuro, ya sea mediante misiones al uso en mapas propios, o planteando situaciones únicas en los mapas ya disponibles. Otro motivo para jugar a Entrenamiento es que podemos conseguir experiencia para subir de nivel, algo clave para poder desbloquear nuevos personajes, armas y accesorios.

Por mucho que hable de Entrenamiento, la verdadera estrella de Firewall: Zero Hour es el modo Contratos. Aquí dos equipos de 4 jugadores tienen que completar el objetivo de atacar o defender el portátil, sin la posibilidad de reaparecer una vez hemos muerto. Al menos, al morir podemos seguir ayudando al equipo, al poder observar la acción desde varias cámaras fijas colocadas en el mapa. Vamos, muy similar a lo que ocurre en Rainbow Six: Siege. Sin embargo, hay algo en lo que este título supera ampliamente a la obra de Ubisoft, y en general, a cualquier otro FPS del mercado: la inmersión.

Al jugar, realmente sientes que estás ahí. Vemos el cuerpo entero de nuestro avatar, y la interfaz está muy bien implementada en nosotros mismos. Por ejemplo, el minimapa lo tenemos en la PDA de la muñeca. Los indicadores de munición solo aparecen cuando alejamos el arma de nosotros, por lo que no nos está molestando todo el tiempo, y como mucho, solo aparece un indicador de pulsar el botón X cuando podemos interactuar con algo del escenario.

Firewall: Zero Hour

La cosa no acaba ahí, ya que el movimiento del arma con respecto al del Aim Controller es fantástico. Hay elementos tan bien hechos que te quedas con la boca abierta, como el hacer ruido si golpeamos con el arma algún muro u objeto, ya que el arma no atraviesa nada, sino que se queda bloqueada con los objetos del escenario. Luego hay detalles propios de cada escenario, como los detectores de metales funcionando cuando pasamos por ellos, puertas con pads numéricos en el escenario del hotel, etc. Absolutamente todo en Firewall: Zero Hour está pensado para que nos sintamos dentro de la acción, y es sencillamente increíble.

Todo esto que comento lo podemos ver cuando simplemente nos movemos por los mapas incluso en Entrenamiento, pero cuando empezamos a jugar en PvP, la tensión se dispara. Como no podemos reaparecer, hay que planificar muy bien nuestros movimientos, hablando con nuestros compañeros para trabajar en equipo, y así intentar alzarnos con la victoria. Simplemente al explorar los mapas en busca de enemigos o del portátil ya estás con los pelos de punta, al tener tú físicamente que observar todo lo que hay a nuestro alrededor. Es sencillamente genial asomarnos por las esquinas o por encima de objetos, en vez de hacerlo pulsando un botón.

Cuando empieza la acción, es la hora del espectáculo. Como ocurría en Farpoint, podemos usar la mirilla del arma cerrando un ojo para apuntar con precisión, y es increíble. Realmente intentas disparar con mucho cuidado, usando las coberturas a nuestra disposición, intentando rematar a los enemigos que están desangrándose en el suelo, etc. Cuando nos metemos de lleno en un tiroteo, si disparamos a ciegas es literal, al mover sólo el arma por una esquina o por encima de un parapeto, con una sensación que nunca había sentido en ningún otro juego.

Firewall: Zero Hour

Lo mejor es que Firewall: Zero Hour no vive solo de esta inmersión, sino que está muy bien diseñado. Los diferentes personajes tienen una habilidad principal que les hace mejores para unos estilos de juego u otro, pero sin ser algo tan radical como en Rainbow Six: Siege. Por ejemplo, una habilidad permite recargar antes, tener una granada o un cargador más, etc. Son más bien perks que habilidades totalmente únicas, y además podemos equipar una habilidad secundaria que hayamos desbloqueado. Esto nos permite tener a nuestro mercenario ideal para atacar, al poder llevar más munición o granadas, o poder detectar trampas enemigas que hayan podido poner los defensores.

También es esencial elegir el equipo adecuado en función de si nos toca atacar o defender. Si atacamos, armas destructivas nos vienen de perlas, mientras que los defensores pueden aprovechar muy bien las tramas. Por ejemplo, una mina al lado del portátil puede acabar con un jugador que intente hackear el portátil, mientras que si colocamos un inhibidor, tendrán que encontrarlo y destruirlo antes de poder hackear. Como los atacantes tienen que hackear el portátil para poder ganar, aunque hayan acabado con todos los defensores, es posible ganar partidas aunque todo el equipo haya muerto, lo cual es divertido y añade una capa táctica al juego importante.

A todo esto, el diseño de los 9 mapas es fantástico, con combinaciones de zonas abiertas, cerradas o un poco de todo. No son excesivamente grandes, pero no se hacen pequeños en absoluto. Como decía antes, es una auténtica delicia poder explorar cada mapa, ya que parece un lugar auténtico, lo que hace los tiroteos más intensos si cabe.

Firewall: Zero Hour

A medida que vayamos jugando, obtendremos experiencia y criptomonedas, que no se obtienen en Entrenamiento. Al llegar a un nivel concreto, desbloquearemos diferentes habilidades, armas, accesorios u opciones de personalización para los mercenarios y armas. Aunque estén desbloqueados los items, luego es necesario comprarlos usando las criptomonedas, por lo que tenemos que hacer un doble desbloqueo. La cantidad de experiencia y dinero que nos dan por partida es bastante limitada, sobre todo si perdemos, por lo que hay que jugar muchísimo para desbloquearlo todo. Al menos, podemos ver todo lo que se llega a desbloquear, con que desde el principio podemos ir ahorrando para comprar de golpe la mejor mirilla disponible, por ejemplo.

Un aspecto de Firewall: Zero Hour que hace mejor toda la experiencia es su comunidad. Prácticamente todo el mundo usa el micrófono que viene incorporado en PSVR, y no importa el país de procedencia o en qué idioma se hable, todo el mundo es muy amable y realmente te sientes arropado al jugar. Nada de comentarios tóxicos ni nada. Solo son risas, consejos y diversión. Al menos esa ha sido mi experiencia tanto con españoles como con extranjeros, y siempre sin ningún tipo de lag, lo cual es genial. Hacía tiempo que no usaba tan activamente el micrófono en un juego multijugador, y aquí da gusto usarlo.

Pese a todo lo bueno que he dicho hasta el momento, hay varios problemas en Firewall: Zero Hour que es importante reseñar, y que deben solucionar los chicos de First Contact Entertainment en el futuro cercano. En primer lugar, el Aim Controller de vez en cuando tiene “drift”, o lo que es lo mismo, se va hacia un lado dentro del juego. Al agitar el mando se suele solucionar de forma temporal, pero es algo un poco molesto, al lastrar su magnífico uso, y es extraño que ocurra este problema tan frecuentemente, ya que en Farpoint no ocurría en ningún momento.

Firewall: Zero Hour

El otro gran problema es el matchmaking. La comunidad está siendo muy activa, con que no hay problemas por falta de jugadores. De hecho, una buena parte de los poseedores de una PSVR están ahora mismo como locos con el juego (me incluyo), por lo que es incluso fácil encontrar comunidades para tener siempre usuarios con los que jugar. Sin embargo, al crear un escuadrón y buscar partida, empiezan los problemas. De serie, se dividía a los miembros del escuadrón entre los dos equipos, lo cual no era divertido para nadie. Con un parche esto pareció solucionarse, pero de una forma poco elegante. Ahora, al buscar partida cuando creamos un escuadrón, directamente crea una nueva partida completamente vacía para dicho equipo. El resto de huecos se van rellenando con usuarios independientes, en vez de por otros escuadrones y luego usuarios sueltos para rellenar los posibles huecos restantes. Al menos eso es lo que parece, y obviamente, hace que el tiempo de búsqueda de usuarios tarde más de la cuenta.

Para empezar una partida en Firewall: Zero Hour, es imprescindible que haya 8 usuarios en el lobby, por lo que estaremos bastante tiempo esperando. Cuando estén todos, luego hay que esperar 1 minuto antes de empezar a jugar. Si entre partidas se va alguien, de nuevo a esperar a que se llene ese hueco. Como cada partida dura como máximo 5 minutos, no exagero cuando digo que a veces puedes estar más tiempo en el lobby que jugando. No solo tiene que mejorar mucho el matchmaking, sino que se deberían de hacer las partidas de tres o cinco rondas, para que haya menos tiempo muerto entre partidas, y éstas duren algo más.

Otra pega es que, cuando el host se va de la partida, te manda directamente al menú principal, en vez de buscar otro host. La de veces que he visto el logo de Firewall: Zero Hour no es ni normal, y frustra bastante cuando tienes poco tiempo para jugar, y no puedes por estos problemas. Es cierto que en ocasiones puedes empezar a jugar, y tirarte una serie de partidas con solo ese minuto de espera, pero no suele ser lo habitual.

Firewall: Zero Hour

A nivel técnico, Firewall: Zero Hour se encuentra entre los mejores juegos de PSVR. Todo luce de maravilla, para ayudar a esa inmersión total que comentaba antes, ofreciendo unos escenarios y personajes muy detallados. La resolución tampoco está nada mal, y aunque los elementos más lejanos se ven algo más borrosos, el tamaño limitado de los mapas ayuda a que nunca sea un problema grave. Además, no notaremos dientes de sierra ni nada por el estilo, algo que siempre se agradece.

El sonido es otro punto fuerte, gracias a unos efectos fantásticos para las armas, pasos o ruidos. Recomiendo jugar con cascos, ya que notas más el audio 3D, siendo muy satisfactorio detectar a un enemigo por una puerta abierta o porque ha golpeado sin querer un muro con su arma. Sí, también me ha pasado a mí, pero cuando eres el que detecta es genial. Un gran detalle es el doblaje al castellano de todas las voces. No hay muchos diálogos, pero me encanta que la voz de nuestra jefa cuando atacamos sea la misma que nuestro contacto en la saga SOCOM, algo que me ha dado un buen ataque de nostalgia, recordando nuevamente los buenos tiempos alrededor de una gran comunidad en un shooter online.

Conclusión

Había muchas expectativas puestas en Firewall: Zero Hour, y me alegra decir que no solo se ha alcanzado el nivel esperado, sino que incluso se ha superado. Estamos ante el mejor shooter de PSVR y uno de los mejores de toda la Realidad Virtual. Es accesible pero muy táctico e intenso, ofreciendo unas partidas que te ponen los pelos de punta gracias a la total inmersión que produce el juego, y que se ve incrementada gracias al Aim Controller. Encima la comunidad por ahora está reaccionando perfectamente, siendo muy amigable y con muchos usuarios con los que jugar, algo clave para mantener el título vivo.

Es una pena que los problemas de matchmaking empañen el resultado final, ya que molesta mucho estar más tiempo esperando para jugar, que realmente jugando. Es algo que desde First Contact Entertainment deben mejorar en el futuro, al igual que el drift del Aim Controller, para poder pulir los pocos flecos del título. Si al mismo tiempo van añadiendo nuevos mapas, armas, personajes y hasta modos, la comunidad seguro que responde de forma muy positiva. Así que, a poco que os gusten los shooters, sencillamente tenéis que jugar a Firewall: Zero Hour. Es, actualmente, EL shooter de PSVR y una de las mejores experiencias multijugador que nos podemos encontrar a día de hoy. Esto es lo que todos estábamos esperando desde hace años, y por fin es una realidad, demostrando en el proceso que todavía nos queda mucho por descubrir en la Realidad Virtual.

8

Nos consolamos con:

  • Inmersión total. La interfaz está muy bien pensada y los mapas parecen lugares reales
  • Uso increíble del Aim Controller. Que incluso podamos chocar el arma con el escenario es un toque increíble
  • Partidas muy, muy intensas, con multitud de opciones tácticas
  • Bastantes opciones de personalización entre mercenarios, habilidades y armas
  • Comunidad online fantástica. Así da gusto comunicarte en un juego online

Nos desconsolamos con:

  • Hay que farmear mucho para poder desbloquear nuevos elementos
  • Los problemas con el matchmaking son importantes. No deberíamos estar más tiempo en el lobby que jugando
  • El posible drift del Aim Controller es molesto

Ficha

  • Desarrollo: First Contact Entertainment
  • Distribución: Sony
  • Lanzamiento: 28/08/2018
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos y voces en Castellano
  • Precio: Juego: 39,99 € - Bundle con Aim Controller: 79,99 €

Comentarios

    • En principio, no. Como mucho, puede que en el futuro añadan algún modo cooperativo, como hicieron con Rainbow Six Siege. Pero vamos, el énfasis del juego está en el PvP sin ningún tipo de historia, así que a priori no cuentes con ella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *