8

Underhero

Underhero

Todos conocemos los clichés típicos de los RPGs de fantasía: un héroe con un arma especial que se enfrenta a todo tipo de peligros para llegar al castillo del villano de turno, derrotarlo y así salvar el reino. Pues bien, en Underhero nos vamos a encontrar justo lo contrario, ya que en este divertido RPG, los chicos de Paper Castle Games quieren darle la vuelta a todos los tópicos del género para ofrecer una mezcla de plataformas y rol, con mucho aroma a Super Mario RPG que le sienta de lujo.

Tras su paso por PC, ahora es el turno de los usuarios de consola para disfrutar de esta original propuesta, con los principales problemas del original ya solucionados con sus diversos parches y demás, como ya es muy habitual en este tipo de ports. ¿Listos para derrotar al mal con el héroe más inesperado de todos?

Como decía, Underhero se basa en darle la vuelta a las expectativas que tenemos, por lo que nada más empezar, el héroe que está destinado a salvar el mundo muere a manos de un minion del villano, que es a quien encarnamos. ¿Cómo puede una masilla que no sirve más que de expendedor ambulante de dinero o pociones haber acabado con el protagonista? Sin embargo, esto ahora nos convierte en el héroe, ya que somos los que recogemos el arma/compañera del héroe, Elizabeth IV, quien nos indica que ahora somos los únicos capaces de acabar con el malvado Stitches.

Underhero

Sí, pongo los nombres en inglés porque el juego nos llega en la lengua de Shakespeare, lo cual es una verdadera lástima, ya que si bien la trama de Underhero no va a romper ningún molde, sí que es divertida y tiene muchísimo encanto. Nosotros como minions no tenemos más ambición que recibir un tesoro o premio, por lo que las reacciones de nuestro prota cada vez que mencionan un premio, o los comentarios que va soltando Elizabeth al ser el enemigo genérico nº87 el que ahora tiene que hacer el viaje del héroe es genial.

Los diálogos están bastante bien escritos, con personajes carismáticos que nos iremos topando a lo largo de nuestro viaje, lo que hace que sea una delicia seguir avanzando por la trama. Lo dicho, es una pena el tema del idioma, ya que gran parte del encanto de Underhero se pierde por completo al no entender todas estas bromas y hasta parodias del género, que sirven en su conjunto para crear un universo que da gusto explorar.

¿Y cómo lo exploramos? Moviéndonos lateralmente entre plataformas, ya que Underhero tiene dos vertientes muy diferenciadas: la de RPG «por turnos» y la de plataformas de scroll lateral. Durante la mayor parte del tiempo, vamos a estar pegando brincos por los escenarios, para ver cómo podemos avanzar, resolver algún que otro puzzle y misión secundaria para obtener mejoras o sencillamente progresar, y lo típico en este tipo de juegos.

Underhero

Esta parte plataformera es seguramente la más floja del juego, ya que los controles no es que sean los más finos del mundo, con momentos en los que no sentimos que tenemos la precisión adecuada por culpa de unos saltos como muy sueltos. La falta de un sistema de agarre en los bordes hace que muchas veces nos quedemos atascados en la esquina de una plataforma, casi pudiendo subir, pero casi también fuera, con nuestro minion ahí quedándose encajado. Las plataformas no son malas como tal, pero sí que podrían haber sido mejores.

Lo que sí funciona increíblemente bien en Underhero es el combate, donde hay mezcla de turnos y acción real. Nuestro personaje tiene una barra de resistencia, y podemos realizar seis acciones en todo momento: atacar con la espada, usar el tirachinas (que apuntamos manualmente), atacar con un pesado pero potente martillo, saltar, agacharnos o usar el escudo. Excepto saltar o agacharnos, todo consume puntos de resistencia, acabando en un estado de cansancio cuando estamos por debajo de tres puntos. En ese momento, no podremos hacer nada hasta que la resistencia se recupere hasta tener esos tres puntos como mínimo.

Esto nos obliga a gestionar bien dicha resistencia, para ver cuándo atacar, cuándo esquivar saltando o agachándonos, etc. Si logramos esquivar los ataques enemigos (todos tienen diferentes patrones que deberemos ir aprendiendo), recuperaremos algo de resistencia, lo que nos da más motivos para seguir atacando. A todo esto hay que sumar el uso del escudo, que puede absorber el daño del ataque hasta romperse, pero si lo activamos justo antes de recibir un golpe, realizaremos un parry. Con este contraataque no dañaremos el escudo, pero sí noquearemos unos momentos al enemigo, aunque obviamente, es más complicado que «simplemente» esquivar los ataques.

Underhero

Por si no había suficiente, si logramos atacar al ritmo de la canción que suena en ese reino, haremos más daño. Por tanto, estamos ante un sistema de combate muy dinámico, en el que gestionar diferentes parámetros al mismo tiempo, ver cuándo nos interesa usar cada tipo de arma, aprender los patrones de ataques enemigos para bloquearlos o esquivarlos, etc.

Aunque pueda parecer mucha información aquí condensada en unos párrafos, Underhero presenta todas estas mecánicas de una manera gradual, de modo que no nos sentiremos abrumados en ningún momento. Más bien al contrario, ya que cada vez iremos añadiendo más posibilidades al combate. De hecho, incluso podemos sobornar a los enemigos para dejarnos pasar o que nos den información, ya que al ser todos minions, el lenguaje del dinero (casi) siempre funciona.

El combate se redondea con unos jefes finales bastante divertidos, al combinar plataformeo y este sistema de peleas, cada uno con escenarios y patrones únicos, que nos obligarán a ser ágiles y estar atentos ante sus diferentes puntos débiles.

Underhero

Los elementos de RPG del título son bastante sencillos, pero funcionan muy bien, al poder elegir cada vez que subimos de nivel entre aumentar la vida, el ataque o la resistencia. Personalmente os recomiendo mejorar estos dos últimos parámetros, ya que si exploramos a fondo los escenarios, encontraremos mejoras de vida para estar más que protegidos.

La estructura de Undertale funciona de lujo, al ir intercalando secciones más plataformeras con los combates y hasta algún que otro minijuego de cuando en cuando. El problema es que Paper Castle Games no sabe siempre cuándo parar en ciertos momentos que se alargan más de la cuenta. Un buen ejemplo está en el primer mundo, en una sección donde ir planeando con nuestra capa mientras vamos evitando pinchos en una caída mucho más larga de lo necesario. O luego en el segundo mundo, con un minijuego que tiene tres rondas, cuando con una habría sido más que de sobra.

Además, hay varios bugs que no se han solucionado del todo en el port a consolas. En una zona tras tocar la lava, atravesé el techo y me quedé atrapado, por lo que me tocó cargar la partida hasta el anterior punto de guardado. En otra ocasión, al morir reaparecí con el nivel 1, perdiendo todos los niveles en el proceso, por lo que tocó volver a cerrar el juego y cargar la partida.

Underhero

No son fallos que rompan la experiencia del todo, pero por lo que he leído, sí que se habían solucionado varios de estos bugs en la versión de PC, y hasta ha habido un parche de lanzamiento en consolas que debería de haberlos solucionado, pero siguen ahí al menos en la versión de Switch. También habrá escenarios en los que habrá ralentizaciones. Por suerte, afectan «solo» a secciones plataformeras y no al combate, pero es algo que se podría haber mejorado.

Sea como sea, para completar Underhero necesitaremos unas 12-14 horas, por lo que estamos ante un RPG bastante completo. Otro aspecto positivo es su apartado técnico. El trabajo de pixel-art es estupendo, con unas animaciones y unos personajes muy trabajados. Todo tiene un aspecto sensacional, además de ser clave en el combate, para que siempre podamos ver las pistas que nos indican qué ataque hará el enemigo.

El sonido también está bastante bien, aunque con matices. No hay voces, por lo que todo depende de la música del entorno, y es bastante buena. De hecho, es importante también para el combate, para que podamos medir bien su ritmo de cara a hacer ataques críticos (o «Groovy» en este caso). El «problema» es que si nos tiramos mucho tiempo en una misma zona, nos terminaremos por cansar un poco de la misma melodía, por lo que algo más de variedad no le habría venido mal.

Underhero

Conclusión

Este Underhero ha sido una sorpresa de lo más agradable, ya que al igual que su protagonista, ha aparecido de la nada y me ha enganchado a la Switch a lo grande durante estos días. Estamos ante un RPG con elementos plataformeros realmente divertido, con un planteamiento original, bien escrito y que nos mantiene pegados a la pantalla ante cada nuevo enemigo, situación o entorno que nos presenta.

El sentido del humor es genial, el sistema de combate es fantástico y el universo invita a explorarlo hasta encontrar todos sus secretos. Es cierto que hay pequeños detalles por pulir, como los controles para las secciones de plataformas, algún que otro bug y el tema del idioma. Aun así, este minion demuestra por méritos propios que es capaz de codearse con el resto de héroes de los RPGs.

8

Nos consolamos con:

  • Fantástico sistema de combate
  • Estilo visual con muchísima personalidad
  • Variado y completo
  • Mucho sentido del humor…

Nos desconsolamos con:

  • … Aunque si no sabemos inglés, va a estar complicado entenderlo
  • Los controles en las secciones de plataformas no son los más precisos del mundo
  • Varios bugs y ralentizaciones

Ficha

  • Desarrollo: Paper Castle Games
  • Distribución: Paper Castle Games/Digerati
  • Lanzamiento: PC: 19/09/2018 - Consolas: 13/02/2020
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 14,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *