Top 10 – Los mejores juegos de Oculus/Meta Quest en 2021

Top 10 Quest

Los Top 10 de lanzamientos sobre las plataformas de VR llegan a su fin (por aquí tenéis el Top de PSVR y por aquí el Top de PCVR) con el visor más popular del mercado en estos momentos. El crecimiento de Oculus/Meta Quest ha sido astronómico, lo que ha supuesto que los principales lanzamientos del año en la Realidad Virtual hayan estado centrados en el visor independiente. Así ha habido grandes adaptaciones de juegos clásicos, ports inesperados pero de bastante calidad y mucho más.

Está claro que el visor forma parte esencial de los planes de Meta, por lo que el 2021 ha sido sólo el comienzo de lo que nos espera para más adelante. Así que, si estos 10 juegos os parecen impresionantes, lo que nos espera va a ser incluso más espectacular. Así que sin más dilación, comencemos la lista.

10. Larcenauts

Larcenauts The Zarius Heist

Empezamos el top por el que se ha convertido mi shooter PvP favorito de la Realidad Virtual, Larcenauts. Los chicos de Impulse Gear (autores del fantástico Farpoint en PSVR) han creado «el Overwatch de la VR», ofreciendo un conjunto de héroes con habilidades que funcionan a las mil maravillas en VR. Así tenemos al francotirador capaz de hacerse invisible, el robot-tanque perfecto para cubrir el avance de sus compañeros, un alien que sólo pega unos potentes puñetazos o más recientemente, una elfa arquera con habilidades de soporte.

Las sinergias entre los personajes pueden dar lugar a partidas realmente divertidas, encontrándonos una comunidad bastante amigable… Aunque eso sí, hasta que conozcamos bien a los personajes, las primeras partidas pueden ser algo duras. Desde el lanzamiento (de cuando es el análisis), se han añadido 3 mapas (dos en forma de beta), un personaje, montones de skins y bastantes mejoras de calidad de vida. Si Larcenauts sigue actualizándose en 2022, nos va a seguir dando muchas alegrías, y con suerte, la comunidad crecerá, ya que el juego se lo merece.

9. Wraith: The Oblivion - Afterlife

Wraith The Oblivion Afterlife

Pasamos a la última obra de uno de los estudios más polifacéticos de la VR, ya que Fast Travel Games hizo que este año tuviéramos mucho miedo gracias a Wraith: The Oblivion – Afterlife. En esta adaptación del universo World of Darkness nos convertimos en un fantasma que debe sobrevivir a espectros mucho más peligrosos mientras descubrimos por qué acabamos en el oro barrio.

Con una gran mezcla entre momentos muy narrativos que nos tendrán con el corazón en un puño, junto a secciones de sigilo frente a aterradores enemigos, se logra una genial mezcla entre jugabilidad y experiencia. Explorar la mansión es también una delicia, al ir obteniendo cada vez más habilidades que nos permitirán descubrir más de sus oscuros secretos… y perder años de vida de la tensión que viviremos. Todo esto acompañado de un apartado técnico realmente bueno para lo que da de sí un visor independiente como es Quest, para así redondear uno de los mejores juegos de terror de la VR.

8. Demeo

Demeo

Otro estudio que no para ni por un momento es Resolution Games, ya que constantemente están publicando nuevos juegos multijugador que aprovechan al máximo la VR. Este año nos han ofrecido en este campo Demeo, fácilmente su juego más popular y exitoso hasta la fecha. La premisa como tal es fantástica, al querer trasladar las partidas de rol de tablero con nuestros amigos a la VR.

El resultado es un RPG estratégico por turnos donde disfrutaremos de varias campañas (actualmente tres, pero hay más en camino) tanto en solitario como en compañía, que es como más se disfruta. Las discusiones sobre qué hacer en nuestro turno, las risas cuando todo sale épicamente mal y la celebración al acabar con los duros jefes finales. Demeo de lanzamiento ya era genial, y a medida que se ha ido añadiendo contenido, la experiencia ha sido incluso mejor.

7. Ragnarock

Ragnarock

El género musical ha seguido dándonos muchas alegrías este 2021, y uno de los mejores títulos ha sido claramente Ragnarock. Adiós a las canciones electrónicas como en la mayoría de títulos en VR, para abrazar el rock y el heavy metal. WanadevStudio ha creado un título musical increíblemente divertido, donde somos unos vikingos que harán avanzar los navíos de guerra al ritmo del mejor rock. En su análisis tenéis todavía más detalles.

Las mecánicas son bastante sencillas, pero lo que hace grande a Ragnarock es la experiencia global en sí. Golpear los tambores de guerra es increíblemente divertido, pero el hacer que la puntuación sea la distancia recorrida por los visualmente espectaculares escenarios es una idea brillante. Tener soporte nativo de canciones de la comunidad y un genial multijugador es la guinda del pastel, por lo que para los fans del rock del bueno, estamos ante un título imprescindible.

6. Cosmodread

Cosmodread

Volvemos al terror, esta vez con uno de los juegos más aterradores que hay disponibles en la industria de los videojuegos, VR o no. Cosmodread de Sergio Hidalgo (el único miembro de White Door Games) es un rogue-like donde tendremos que explorar una nave espacial infestada por un parásito alienígena. ¿Nuestro objetivo? Escapar a toda costa para intentar volver a casa y sobrevivir. Eso sí, decirlo es más fácil que hacerlo, ya que nos espera una nave cambiante en cada partida, montones de enemigos y unas ganas terribles de querer quitarnos el casco del miedo que tendremos.

La versión de Quest es fantástica, con unos gráficos muy buenos, pero sobre todo, destacada el apartado sonoro. El audio 3D es de los mejores que hay en Realidad Virtual, siendo una pieza clave para hacernos pasar tanta tensión en cada nueva habitación que visitemos. Preparaos para tener pesadillas con los tragafauces y demás aliens, ya que Cosmodread es un juego brillante a más no poder.

5. Star Wars: Tales from the Galaxy's Edge - Last Call

No abandonamos el espacio, ya que ahora toca viajar a una galaxia muy, muy lejana con Star Wars: Tales from the Galaxy’s Edge – Last Call. Si bien el juego base fue un shooter entretenido que ganaba puntos por la licencia, en este DLC el equipo de ILMxLAB ha sabido potenciar todos sus puntos fuertes al máximo, como os contamos en su análisis. Mejores misiones principales, un hilo narrativo mucho más entretenido y mejores mecánicas que ayudan a hacer los tiroteos increíblemente divertidos.

Al sumar todas estas mejoras con las historias secundarias y un apartado técnico sensacional (de los mejores del visor), el resultado es un juego de Star Wars fantástico que nos atrapará de principio a fin. El estudio ya ha demostrado saber crear experiencias para que estemos en una película de la franquicia, junto con un sable láser increíblemente satisfactorio y unas armas de plasma muy satisfactorias. Ojalá combinen todo para crear algo a lo Jedi Knight, pero mientras tanto, Tales from the Galaxy’s Edge – Last Call es un título imprescindible para todo fan de la saga.

4. After the Fall

Otro de los estudios más reconocidos de la VR es sin duda Vertigo Games, que este año nos han ofrecido tres juegos muy diferentes. El último en llegar ha sido el excelente After the Fall, que fácilmente podría considerarse «el Left 4 Dead» de la Realidad Virtual. Así que, como unos supervivientes, deberemos completar una serie de misiones donde nos atacarán decenas, decenas y decenas de zombies, que no dudarán en despedazarnos como nos despistemos un momento.

La gracia del título es poder jugar en cooperativo, afrontando las misiones en una dificultad cada vez mayor, buscando las recompensas ocultas que nos irán dando cada vez mejores accesorios. Todo para al final arriesgarlo en la máxima dificultad, donde morir significa perder todo nuestro equipo. Un diseño que nos anima a seguir jugando, y que funciona gracias al Cross-Play entre todas las plataformas. Que en Quest 2 After the Fall se vea tan bien mientras no deja de mostrar decenas de enemigos que acaban desmembrados es de locos, y uno de los motivos por los que es imposible dejar de jugar al que se ha convertido en el juego cooperativo definitivo de la VR.

3. Swarm

Swarm VR

Hay muchos juegos que se basan en el balanceo con algún tipo de gancho en VR, pero sólo hay uno que funciona como un frenético arena shooter que es tan adictivo como desafiante. Swarm de Greensky Games se publicó a principios de año, pero no me lo he podido quitar de la cabeza. El concepto es de lo más sencillo: estamos en una arena con montones de obstáculos, y nos tendremos que mover mediante unos ganchos. Sólo podemos balancearnos usando las plataformas móviles, y mientras estamos en el aire, tendremos que acabar con cientos de robots para así salvar el planeta.

Detrás de este concepto se esconde un shooter frenético, con unos jefes finales sencillamente espectaculares, fases cada vez más locas y desafíos que nos animarán a ir mejorando poco a poco. Swarm es muy desafiante, pero vaya si no es satisfactorio acabar con un jefe gigantesco que casi convierte el título en un Bullet Hell. Además, el juego tiene un futuro brillante por delante, gracias al multijugador en el que están trabajando, con que Swarm va a dar mucho de qué hablar durante los próximos meses e incluso años.

2. Unplugged

Volvemos al género musical y a Vertigo Games, aunque esta vez como publishers, ya que los creadores de Unplugged son los chicos de Anotherway. Aquí estamos ante el mejor uso del tracking de manos del dispositivo, ya que estamos ante una evolución de lo visto en Guitar Hero. Olvidaos de un instrumento de plástico, que aquí vamos a jugar usando nuestras manos para clavar los acordes, hacer los rasgueos y convertirnos en todas unas estrellas del rock.

Que un juego funcione tan bien sin ningún tipo de mando, que además haya curva de aprendizaje y sea tan adictivo, es muestra de lo grande que es Unplugged. Cuando te hace click, es imposible dejar de tocar frente al público, de hacer los cuernos para animar a los espectadores y hasta de dar vueltas saltando en mitad de la canción. Es de los juegos con los que más arriba te puedes venir, porque la inmersión que transmite es fantástica. El arte del Air Guitar se lleva a un nuevo nivel, y estoy deseando probar el juego con los guantes hápticos de bHaptics, porque ahí directamente entraremos al Nirvana del Rock & Roll.

Menciones de honor

Este año ha habido una cantidad ingente de lanzamientos para Oculus/Meta Quest, con que seguramente me deje por el camino varias joyitas que no he podido probar, que no he exprimido tanto como para dar una valoración final o no me han convencido tanto. Pero para eso está este rincón del top, para dar amor a lo que se ha quedado fuera, ya que vaya si no ha habido grandes títulos.

Quiero empezar con Resist que casi ha entrado al top, ya que The Binary Mill ha logrado crear el equivalente a Spider-Man 2 en la VR: una base increíble sobre la que ir construyendo, que es muy divertida, pero que tiene cierto margen de mejora. También está Medal of Honor: Above and Beyond, con un port sorprendentemente bueno para un shooter realmente entretenido, aunque ocupe una exageración en la memoria de nuestros visores. Siguiendo con los ports, Lucky’s Tale al fin ha salido de la exclusividad de Rift, en una versión con mejoras que lo hacen más disfrutable aún.

En la parte de shooters online, otro lanzamiento destacado ha sido Hyper Dash, un arena shooter muy entretenido pero al que quiero jugar más antes de hablar finalmente de él. En el género de los puzzles, Floor Plan 2 y I Expect You to Die 2 han sido una auténtica delicia gracias a su gran diseño que aprovecha al máximo la VR. En una parte más narrativa, el ALTDEUS: Beyond Chronos – Episode Yamato me puso los pelos de punta, siendo un gran cierre para esta gran VN.

Este año también ha supuesto la llegada de App Lab, con algunos lanzamientos fantásticos como Guardians de Virtual Age Games, o también Gladius, que creo supera con creces a Blade & Sorcery: Nomad. De este programa han surgido joyas como Smash Drums en la parte musical, o Warplanes: WWI Fighters que luego dieron el salto a la tienda principal. Así que, si bien es un poco lata buscar juegos así, al menos está sirviendo para que tengamos más y más indies de calidad en nuestro visor.

1. Resident Evil 4 VR

Llegamos al mejor juego de Quest, y no podía ser otro que Resident Evil 4 VR. Es cierto que este juego parte con ventaja respecto a sus rivales, ya que Resident Evil 4 es una obra maestra de los videojuegos, por lo que la base ya estaba ahí. ¿Lo bueno? Que Armature ha hecho una adaptación fantástica del juego a la Realidad Virtual, ofreciendo la manera definitiva de disfrutar de este viaje por la España rural.

El apartado artístico brilla desde las gafas, y tener al Doctor Salazar con su motosierra delante nuestra impone muchísimo más que al jugar desde el televisor. Los controles nos permiten disfrutar de los tiroteos más ágiles y satisfactorios de toda la saga, potenciando la vertiente de acción, pero obligándonos a ser muy cuidadosos al aguantar menos golpes.

Sí, se han recortado varios modos extra (Mercenarios se añadirá en breve), y los cambios a la tercera persona son algo molestos… Pero no importa. Resident Evil 4 VR es una obra maestra de la Realidad Virtual y uno de los grandes imprescindibles de Oculus/Meta Quest 2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *