Probamos Dead Mansion, el Escape Room VR más grande de Europa

    Dead Mansion

    Las salas de VR están aumentando, para alegría de los que nos encanta el medio. Sí, ya tenemos muchos cascos en casa, pero la experiencia de jugar codo con codo junto a nuestros amigos mientras nos movemos físicamente en una sala no tiene precio. O bueno, sí, que de algo tienen que vivir estos locales. Hasta el momento, la franquicia más conocida era Zero Latency, pero desde hace unos meses le ha salido un fuerte competidor «Made in Spain»: Virtual Zone.

    En este local ya tenían Invasion Madrid, donde teníamos que luchar contra los aliens en localizaciones icónicas de Madrid. Sin embargo, su proyecto más ambicioso estaba aún por llegar: Dead Mansion. ¿La premisa? Combinar los puzzles cooperativos de los Escape Room con la acción de los shooters de zombies. Eso por no mencionar los sustos que pueden meternos, claro. Así que, imposible no acercarse al local de Madrid (hay otro en Alicante) para probar esta experiencia para contaros qué tal es. Spoilers: es de las experiencias más divertidas que podéis vivir con vuestros amigos.

    El setup ideal para luchar contra los zombies

    Lo primero, ¿qué equipo se usa para jugar? Como en Zero Latency, nos ponen un PC a la espalda, que llevaremos durante toda la partida. No es muy pesado, por lo que no supondrá un problema a la hora de movernos con libertad. Lo importante aquí es el casco y los mandos: las Valve Index con los Knuckles. Sí, el equipo más premium de la VR, lo cual nos da varias ventajas.

    En primer lugar, el sonido lo escucharemos alto y claro con el sistema de auriculares integrado. Luego hablaré del sonido de la experiencia, pero es algo que claramente funciona de maravilla. La resolución de la imagen también es altísima, ofreciendo una gran nitidez para que así la inmersión aumente todavía más. Usar este casco también es clave a nivel de ergonomía, ya que es muy cómodo incluso para los que llevamos gafas, cuesta que se empañen las lentes y se quedan bien sujetas a nuestra cabeza. El casco se usa en las dos experiencias disponibles, lo cual es sinónimo de calidad.

    En cuanto a los Knuckles, éstos nos permiten tener un control gestual de los dedos. Eso sí, no son mis mandos de VR favoritos. Creo que al intentar apostar por el realismo del control de dedos, los fallos se notan más. Sí, mola hacer los cuernos a los amigos o una peineta cuando no nos cubran las espaldas… Pero como el sensor es toda la superficie donde agarramos el mando, igual el dedo no lo colocamos donde interpreta que está el meñique. Esto son cosas ya mías y la tecnología, ya que a nivel de ergonomía, son unos controladores muy buenos y cómodos. En este aspecto, son perfectos para lo que nos espera en Dead Mansion, al tener que agarrar muchos objetos o pasárselos a nuestros compañeros. ¿Y esos gestos? No los veremos a los compañeros, lo cual es una lástima, pero entendible por las limitaciones tecnológicas que puede haber.

    La parte de Escape Room - ¿Te puedes fiar de tus compañeros?

    Con todo el equipo ya puesto, es la hora de empezar Dead Mansion. Nuestro objetivo es adentrarnos en una mansión donde un científico loco ha creado un virus con el que pretende acabar con la raza humana. ¿Curar el cáncer? ¿Acabar con el hambre en el mundo? Nah, mejor crear monstruos y soltarlos por la Tierra, que es más divertido. Como fuerza de élite, nos sueltan en helicóptero, pero no tardaremos en acabar encerrados en habitaciones separadas. La experiencia la disfruté con otros tres amigos, estando cada uno en una celda diferente.

    Dead Mansion

    Es aquí cuando arranca la experiencia más pura de Escape Room. Toca toquetear todo lo de la sala para encontrar la forma de escapar. La ambientación es fantástica, al haber cadáveres colgados de experimentos anteriores, otros que están esperando a que nos acerquemos para darnos un buen susto, o un rollito de estar todo hecho un desastre que funciona muy bien.

    El poder interactuar con muchos elementos del escenario y que estos sean físicos ayuda mucho a la inmersión. ¿Que hay una puerta? Pues andamos físicamente y la empujamos con las manos. ¿Mover un cadáver? Pues rezamos que realmente esté fiambre, y a rebuscar entre sus restos la llave de turno.

    Los rompecabezas de Dead Mansion no son nada revolucionario ni complejo. De hecho, si lo comparamos con Escape Room más puros, claramente sale perdiendo. Estamos más bien ante puzzles sencillos propios de un videojuego, donde poner alguna clave, colocar estatuillas en los pedestales correctos o combinar líquidos para obtener un antídoto. Lo bueno es cómo el trabajo en equipo es clave, al pasarnos objetos de sala en sala, gritarnos información o cosas por el estilo. Esta parte funciona gracias a estas interacciones tan naturales en entornos tan sumamente inmersivos. Que escuchemos gritar a nuestros amigos durante todo el proceso ante el susto de turno es siempre un plus.

    Dead Mansion

    Una cosa te voy a decir: dos escopetas tengo

    Los puzzles los podemos hacer en cualquier Escape Room, pero pegar tiros no. En varios momentos tendremos momentos en los que tocará sobrevivir a oleadas incesantes de zombies hasta que llegue un ascensor. En otras, directamente tocará resolver puzzles mientras otros compañeros nos cubren las espaldas mientras los monstruos no paran de venir.

    La recarga de las armas es muy arcade, algo apropiado para una experiencia así: bajar las armas y listo. Además, podremos equiparlas o guardarlas pulsando simplemente el botón de los Knuckles. Sencillo, pero funcional. Me hubiera gustado tener cartucheras donde guardar las armas físicamente, pero Dead Mansion está pensado tanto para los jugones experimentados como para los que no. Este sistema hace todo más amigable, por lo que ha sido la decisión correcta. ¿Quizá dar la otra opción es posible en el futuro?

    En cuanto a los tiroteos… Funcionan. Están lejísimos de lo que ofrece After the Fall por varios motivos. Se echa en falta un mayor feedback sonoro y táctil al disparar. Que no podamos agarrar fuertemente el arma al interpretarlo el juego como un disparo también es un fallo que espero solucionen. Además, la escopeta es mala. Suena casi como un arma de juguete, y no da sensación de hacer daño. La Desert Eagle al menos es mucho más satisfactoria. Pero lo dicho, estos tiroteos son funcionales, entretienen, y funcionan al estar junto a los amigos. Combinarlos con otros momentos de puzzles o más de experiencia es todo un acierto.

    Dead Mansion

    Por ejemplo, en una parte tendremos que cruzar por un tablón mientras bichos voladores no dejan de molestar. Encima, habrá un esqueleto gigante que cobrará vida como si estuviéramos en Medievil, haciendo todo aún más espectacular. Eso por no mencionar el jefazo final o los encuentros con una especie de lickers, que se nos quedarán en el recuerdo a base de bien.

    Conclusión - Una experiencia única en el campo de los Escape Room

    A nivel técnico, Dead Mansion me ha sorprendido para bien. Todo se ve bastante bien, y quitando la escopeta, también suena muy bien. Incluso contamos con doblaje en castellano, algo que siempre se agradece, y es donde pincha Zero Latency, por ejemplo.

    Todo esto ayuda a redondear una experiencia magnífica. Los 40 minutos (más o menos en función de la habilidad) que necesitaremos para escapar con vida se nos van a pasar volando, y querremos más. Me encantan los Escape Room, y ya se ha convertido en una actividad frecuente con los amigos. Hemos hecho muchos, pero nunca uno como este.

    La combinación de acción y Escape Room hace brillar a Dead Mansion por encima de otras actividades similares. Que sea todo en VR hace que podamos meternos muchísimo más en la experiencia. Ya no estamos en una sala con atrezzo. Realmente nos han metido en una celda con cadáveres. Esos zombies y monstruos no son muñecos: ¡nos quieren comer la cara de verdad!

    Es algo que atrapa incluso a los que no están acostumbrados ni a la VR ni a los videojuegos. Conmigo iban mi hermana (que apenas juega) y varios amigos (con poca experiencia en VR), y todos nos lo pasamos en grande. El miedo de mi hermana o el vértigo en la zona del tablón eran muy reales. Esa es la magia de la VR cuando se hacen bien las cosas, y es el caso de Dead Mansion. Si os gustan los Escape Room y/o los zombies, éste es un plan que no os podéis perder bajo ningún concepto.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *