7

The Morrigan

The Morrigan

Un género que disfruto mucho es el del dungeon crawler, ya que meterse en una mazmorra para acabar con decenas de enemigos, conseguir loot y evitar trampas es algo que nunca me dejará de cansar. Esto se ve incrementado en VR, al ser nosotros mismos los que estamos viviendo esta aventura épica, como hemos podido comprobar con The Mage’s Tale, aunque ahí sea desde la perspectiva de un mago. El estudio independiente de The Pixel Mine salta al género con The Morrigan, una propuesta modesta, pero que tiene bastante que ofrecer.

En el papel de un caballero de brillante armadura, deberemos rescatar a la hija del rey. Éste hizo un trato con la diosa Morrigan para salvar el pellejo ante una invasión, a cambio de su hija. Como os podréis imaginar, no está muy conforme con este pago, por lo que no deja de enviar héroes de leyenda a los dominios de Morrigan para que rescate a su hija. Con esta premisa preparaos para una buena dosis de mazmorreo, combates, trampas, puzzles y muchísimo encanto.

La trama no va más allá de la premisa, siendo una lástima, ya que lo que es la ambientación está increíblemente bien conseguida. A lo largo de los 13 niveles del juego iremos explorando mazmorras clásicas, montañas llenas de cuevas tenebrosas, laberintos llenos de esqueletos que podrían levantarse en cualquier momento para atacarnos o ciudades abandonadas por citar varios ejemplos. Es cierto que no tiene mucho sentido geográfico el cómo están conectados los niveles, pero es una concesión que se le permite cuando el juego logra meternos la sensación de que estamos en estos oscuros entornos donde el peligro puede salir de cualquier lado.

The Morrigan

Esto es lo que más se disfruta de The Morrigan, ya que clavan la sensación del mazmorreo mucho mejor que otros juegos con valores de producción mucho mayores. Es curioso, ya que a fin de cuentas, el estilo visual low-poly podría romper la inmersión, pero al sumar la lograda iluminación con las mecánicas y el arte, todo forma una experiencia bastante memorable en ciertos momentos. También hay buenos momentos scriptados para que Morrigan aparezca en alguna zona de forma momentánea, para que sepamos que estamos en sus dominios, y por mucho que vayamos avanzando, siempre nos está observando… ¿Así que se puede decir que juega con nosotros, o estamos realmente progresando en nuestra aventura?

En lo que a mecánicas se refiere, estamos ante un título que se basa mucho en el combate cuerpo a cuerpo. Para desplazarnos podemos usar varias opciones, como teletransporte, movimiento libre (con diversas ayudas para que estemos siempre cómodos), una mezcla de ambas y una dosis de exploración aquí y allá. En cuanto a las peleas, todo se basa en las físicas, como en los híper populares Blade & SorceryGorn, logrando un buen equilibrio entre ambos estilos. Por un lado, ningún arma tiene un peso real, por lo que no notaremos mucha diferencia entre usar un espadón, un hacha o una maza. A cambio, sí que tendremos el lado realista de tener que golpear correctamente con el filo de las armas además de golpear con fuerza, por lo que deberemos ser fuertes y precisos con cada uno de nuestros golpes si realmente queremos hacer daño.

Es una pena que la IA de los enemigos sea bastante justita, al lanzarse hacia nosotros, ejecutar sus movimientos de ataque, y poco más. Nosotros podremos bloquearlos con nuestras armas para así contraatacar con fuerza, pero el enemigo no moverá sus armas para intentar frenar nuestros ataques, quitando el hecho de que pongan el escudo mirando hacia nosotros. Por tanto, no esperéis duelos 1 a 1 tan intensos como en Blade & Sorcery, pero a cambio, cuando hay bastantes rivales además de arqueros o enemigos pesados, entonces sí estaremos en un buen aprieto donde podrán matarnos como nos descuidemos.

The Morrigan

Además de las armas cuerpo a cuerpo, podremos usar un arco con flechas infinitas, teniendo el carcaj en la cadera en vez de la espalda. Este arma no funciona tan bien como en Apex Construct, por lo que lo mejor es emplearlo en los momentos puntuales. Al menos, cuando nos lanzan una flecha y nos puede impactar, se activará un pequeño tiempo bala para esquivar la flecha o incluso agarrarla. De hecho, si nos golpea se nos quedará pegada, pudiendo cogerla nosotros para devolvérsela a los rivales. Desgraciadamente, las limitaciones de la IA se vuelven a notar al usar el arco, ya que los enemigos no reaccionan si les disparamos desde algo lejos, o podremos alejarnos de su zona de acción, donde se quedarán confinados cual corderitos en un redil.

Todas estas son limitaciones muy propias de un estudio indie con bajo presupuesto, pero eso no quita que The Morrigan logre meter bastante variedad durante las 3-4 horas que dura el juego. Habrá momentos de esquivar trampas de pinchos o rodillos mortales, secretos para conseguir más oro con el que comprar nuevas armas o recursos en el poblado, pequeños puzzles necesarios para poder progresar.

Pese a todas estas bondades, hay varios problemas en la estructura de la campaña. El primero es la falta de puntos de control durante los niveles. Si vamos con cuidado, algunas fases nos pueden llegar a durar unos 20 minutos, con que si nos matan justo al final, perderemos absolutamente todo el progreso, lo cual no es nada satisfactorio. Algún checkpoint adicional durante el nivel vendría de perlas para evitar este problema. Luego está que el capítulo final me ha parecido malo a rabiar, con un jefe final poco espectacular y divertido, todo lo contrario que el que nos encontramos en la mitad de la aventura.

The Morrigan

Por último, está la progresión del personaje. Aunque podemos conseguir oro para comprar mejores armas en el pueblo, esto nunca nos lo llegan a decir claramente, y podríamos pasarnos toda la aventura sin saber que es necesario. Los elementos roleros son muy, muy limitados, por lo que no habría estado mal un pueblo un poco más interactivo que pudiéramos sentir que es nuestro hogar o rincón seguro al que volver tras cada intensa mazmorra. Eso, y tener algo que fabricar o hacer aquí, claro, ya que si hubieran sustituido el pueblo por un menú de una tienda, no habría pasado nada.

Junto a la campaña, The Morrigan nos propone un clásico modo Horda, pero si tenemos ya Gorn o Blade & Sorcery, claramente nos lo pasaremos mejor ahí. Al menos, sirve para darle un poco más de empaque al título, por si solo con las misiones principales (con sus tres niveles de dificultad) nos saben a poco.

A nivel técnico, ya he mencionado el estilo low-poly, pero quiero volver a hacerlo, ya que está usado de una manera estupenda. La iluminación está increíblemente bien conseguida para que, junto al estilo artístico, nos sintamos dentro de cada uno de los escenarios. Los efectos sonoros ayudan a esta sensación de inmersión, para que escuchemos los movimientos de los esqueletos que salen al paso desde lo lejos o cosas por el estilo. Eso sí, la música pasa muy, muy desapercibida, hasta unos niveles que casi parece que no está durante la mayor parte del tiempo.

The Morrigan

Conclusión

Se nota que los chicos de The Pixel Mine no han contado con mucho presupuesto (¡han hecho el juego entero entre dos personas!), pero han logrado bastante con muy poco. El sistema de combate funciona bastante bien, y tanto la atmósfera como el diseño de la mayoría de los niveles está a un nivel altísimo. No esperaba pasármelo tan bien con el juego, pero cuando estaba andando por el laberinto atento a todos los esqueletos para ver cuándo se despertaban para atacarme, o me llevaba algún sobresalto con la aparición de Morrigan, porque realmente sentía que estaba en dicho laberinto durante todo el capítulo.

Es por momentos así que recomiendo The Morrigan a todo el mundo. Sí, no será un AAA, algunas cosas funcionan de aquella manera (la IA y el arco) y el estilo artístico low-poly puede tirar para atrás, pero teniendo en cuenta estos limitados recursos, se nota que hay mucho talento en el estudio. Me encantaría ver cómo logran hacer un juego mucho más completo (a nivel de mecánicas y técnico) con más recursos, ya que esta visita a los dominios de Morrigan me han dejado con ganas de todavía más aventuras épicas.

7

Nos consolamos con:

  • Atmósfera increíblemente bien conseguida
  • Buena variedad de escenarios y situaciones a vivir durante la aventura
  • El sistema de combate cuerpo a cuerpo
  • La iluminación

Nos desconsolamos con:

  • La falta de checkpoints se hace muy molesta
  • El tramo final del juego es bastante mejorable
  • La IA no funciona muy bien
  • El arco está lejísimos del nivel del arco de los grandes de la VR

Ficha

  • Desarrollo: The Pixel Mine
  • Distribución: The Pixel Mine
  • Lanzamiento: 31/03/2020
  • Dispositivo VR usado: Oculus Rift S
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 17,99 €

Análisis realizado con una copia comprada en Steam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *