7

RESONARK X LITE

RESONARK X LITE

Si hay un género que en la VR me ha tenido enganchado más horas a cualquier visor, ese es sin duda el musical. Por eso, cualquier nueva propuesta que se lanza al mercado me llama la atención y tengo que probarla. Este es el caso con RESONARK X LITE, aunque curiosamente, es un juego que muchos ya habremos probado de antemano.

La obra de sep-neko-ya es una de las más populares de VR Chat, al haber varias versiones, y en definitiva, una versión de prueba accesible para todo el mundo. Tal es el éxito de este mundo, que el juego se terminó publicando de manera independiente, primero en Steam el año pasado, y ahora en Oculus Quest gracias al programa App Lab. Con que preparaos para la música más variopinta, que el hexágono musical ha llegado a nuestros cascos de Realidad Virtual.

Seguramente debido a sus orígenes, RESONARK X LITE deja una primera impresión no muy positiva. Al empezar a jugar vemos las opciones a nuestra derecha de una manera algo tosca, en la izquierda tenemos unas instrucciones bastante básicas de las mecánicas, y en el centro están las canciones a elegir. Falta mucho de UX, para que sea todo más atractivo para la vista y sea más manejable, pero también es cierto, que todo se ve de una manera muy similar a lo visto en el mundo de VR Chat.

RESONARK X LITE

Esta simpleza se traslada también a los modos de juego, ya que sólo hay la partida rápida, sin que haya tablas de puntuación como tal para medir nuestras actuaciones con las de otros jugadores, algo bastante común en los juegos de ritmo. Sí que están por fuera gracias a la parte social de las propias Oculus Quest, pero ya es navegar más menús por fuera del propio RESONARK X LITE, lo cual no es tan accesible como una simple ventana al elegir una canción.

Por eso, me choca que se mantenga la opción de usar avatares con formato VRM en el juego, al igual que en la versión de PC. Aunque claro, al no poder mostrar en el monitor la acción con los ángulos de cámara especial, tienen menos utilidad en la versión de Quest.

Para rematar los problemas de usabilidad, RESONARK X LITE muestra las 35 canciones en una lista dividida por páginas. Esto está bien, pero al marcar una canción, no podemos escuchar una especie de adelanto ni nada por el estilo. Dado que con los nombres estoy seguro que el 99% no sabrá de qué canción se trata, iremos a ciegas cuando nos pongamos a jugar, por lo que igual entramos en un tema que no es de nuestro agrado. Eso por no mencionar que al acabar una canción, tenemos que darle nosotros al botón de «Cerrar» para volver al menú principal, en vez de dejar que sea el propio juego el que nos devuelva de manera automática como es lo normal.

Todo esto claramente deja una impresión muy, muy negativa, ya que se han hecho muy pocos cambios respecto a lo visto en VR Chat. No sé si la versión de PC (que recordemos, pierde la coletilla «LITE») tiene unos mejores menús, pero al menos, sí que admite un modo de juego para los usuarios en plano, con que por ahí supongo que habrá habido más trabajo de usabilidad.

Pese a todos estos problemas, un juego musical vive o muere por sus mecánicas, y es ahí donde RESONARK X LITE me ha enganchado. Las notas vendrán a nosotros a través de un hexágono, pudiendo ser de diferentes tipos:

  • Notas rosas. Simplemente tenemos que tocarlas cuando lleguen al extremo del hexágono
  • Notas azules. Además de tocarlas, debemos mover la mano para dejar de tocar esa línea del hexágono. Por eso, podemos imaginarnos estas notas como las que hay que «cortar» o tocar mientras hacemos un movimiento de mano
  • Notas amarillas. Las clásicas de mantener la posición de principio a fin
  • Paredes verdes. Tenemos que dar una palmada físicamente, o apretar el botón del grip de ambos mandos a la vez
RESONARK X LITE

Cada una de las 35 canciones que trae el juego nos ofrece 3 niveles de dificultad, siendo ya la «Normal» bastante desafiante, por lo que en «Difícil» ya os podéis imaginar que deberemos mover las manos más rápido que los ninjas de Naruto para lanzar una de sus técnicas. Los mapas de cada dificultad están bastante bien diseñados, y tener un indicador de la dificultad global de la canción siempre se agradece para ver si nos arriesgamos en «Difícil» o vamos más a lo seguro.

Gracias a estas mecánicas y la calidad de los mapas, RESONARK X LITE me ha terminado enganchando mucho más de lo que me esperaba. Los movimientos que nos pide hacer con las manos están bien pensados para que tengamos una especie de coreografía, todo cuadra muy bien con la música, y lo de tener que dar una palmada (o similar, que si la hiciéramos nos podemos ir despidiendo de los mandos) añade incluso más ritmo a varios de los temas.

La selección musical también me ha sorprendido muy gratamente, ya que no conozco ninguna de las canciones, ni por nombre ni nada por el estilo. Incluso tras jugarlas, sigo sin recordar un solo nombre, pero da igual. Cuando te pones a jugar, la variedad entre temas más electrónicos, rockeros e incluso algunos un poco más lentos, es genial. Todo es música bastante japonesa, por lo que si esperáis algo de estilo occidental, este no es vuestro juego.

Por comparar sobre cómo funciona respecto a la versión de VR Chat, la aplicación nativa tiene un rendimiento muy, muy superior. A veces los dos mundos en la conocida red social tienen ralentizaciones, el reconocimiento de los movimientos no siempre es el mejor, y la navegación entre los menús es todavía más tosca. Echando cuentas, es cierto que todas las canciones que hay en VR Chat son las están en RESONARK X LITE, lo que hace que los últimos temas añadan el giro del hexágono que se implementó en la segunda iteración del mundo en VR Chat, y que da todavía más vidilla a las canciones.

A nivel técnico, no estamos ante un juego que destaque en exceso. Hay básicamente un par de fondos, con ciertos elementos dinámicos al moverse las luces como el típico ecualizador de un reproductor de música, pero poco más. Como decía antes, los menús son muy toscos, con que nada es realmente atractivo. Lo importante es que veremos las notas claramente sin ninguna clase de distracción, sabiendo siempre qué debemos hacer, por lo que este pobre despliegue de medios no afecta a lo más importante en todo juego musical: la jugabilidad.

RESONARK X LITE

Conclusión

Está claro que RESONARK X LITE no se va a convertir en el próximo bombazo del género musical para la Realidad Virtual (o su versión de PC si son iguales), pero eso no quita que la obra de sep-neko-ya sea genial para los que siempre buscamos nuevas propuestas musicales, sobre todo de corte japonés.

Las mecánicas funcionan estupendamente, se alejan de lo visto en los demás juegos musicales para VR, y hasta pueden llegar a recordar a ciertas máquinas recreativas japonesas para juegos musicales. El resultado es un título increíblemente divertido, que además todo el mundo puede probar gracias a los mundos de VR Chat.

Es cierto que al juego le pesa ese origen como mundo de una red social/de mundos virtuales, ya que los menús son increíblemente toscos y feos. Pero todo eso se nos olvida cuando nos ponemos a los mandos, ya que es donde RESONARK X LITE brilla y puede abrirse un hueco de nicho en este competitivo género.

7

Nos consolamos con:

  • 35 canciones de serie y muy variadas
  • Genial diseño de los mapas para cada una de las dificultades
  • Las mecánicas funcionan estupendamente y nos enganchan a seguir jugando

Nos desconsolamos con:

  • Menús feos y toscos
  • Se echan en falta muchas mejoras de QoL, como poder escuchar un tema antes de empezar a jugar o volver al menú cuando éste se acabe
  • Visualmente es poco atractivo

Análisis realizado gracias a una copia descargada de la Oculus Store.

Ficha

  • Desarrollo: sep-neko-ya
  • Distribución: sep-neko-ya
  • Lanzamiento: 22/04/2021
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 12,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *