9

God of War Ragnarök

God of War Ragnarök

Qué decir que no se haya dicho ya de uno de los títulos más esperados de los últimos tiempos, el último de la saga y secuela directa al querido God of War del 2018. Kratos y compañía vuelven para retomar la historia por la rica mitología nórdica tras los eventos del título anterior.

En este análisis sin spoilers, vamos a repasar algunas de sus novedades, que a diferencia del entorno donde se centran los hechos, no nos va a dejar fríos. Pero eso ya lo sabes, a estas alturas ya habido todo tipo de minuciosos análisis mirando el juego desde todos los ángulos, así que igual solo quieres asegurarte que tu opinión coincide con la mía. Si estás aquí, quieres comprar este juego.

¿Más de lo mismo?

Pues sí. Por qué cambiar si ya hemos dado con una fórmula ganadora.

Si ya has jugado al God of War del 2018, que supuso una especie de reinicio de la saga al trasladar los acontecimientos a los fríos parajes de la mitología nórdica, tengo que admitir que God of War Ragnarök (GoWR) no te va a sorprender. Es más de lo mismo, sin dejar de ser espectacular, así que si no jugaste al título anterior, yo recomendaría hacer eso primero ya que la historia continua donde se quedó.

God of War Ragnarök

Aunque llega para la siguiente generación de consola, en esencia es un juego para PS4 en cuanto a diseño, con sus convenientes escenas camufladas de carga donde Kratos cruza por estrechas grietas, o convenientes pilares de piedra derribados que hay que levantar para pasar. Sigue con la misma fórmula, donde se integra jugabilidad e historia de forme sublime, pero con su fórmula de ir siguiendo la historia alternando combates y rompecabezas.

Es por esta razón que Santa Monica, el estudio detrás del juego, quiere cerrar el arco de la historia tras este segundo juego, para poder dejar atrás las limitaciones de las generaciones anteriores y pasar al futuro.

Así pues, es un juego que se puede disfrutar igual de bien en una PS4, como en una PS4 Pro o PS5, aunque en estas últimas se va a tomar ventaja de más frames por segundo e imagenes con mayor resolución.

Los bellos nueve Reinos

Seguimos los pasos de Kratos y su hijo, Atreus, unos años después. Nos encontramos con un Kratos más envejecido, que claramente ha vivido tiempos mejores, y un Atreus en conflicto por encontrar su sitio en un mundo adulto independientemente de su padre. Además, vamos a tener la oportunidad de profundizar más en los dioses y sagas nórdicas con los que nos cruzaremos. Esta vez, el foco deja un poco a Kratos para poder hacer brillar a los que lo acompañan en su camino.

God of War Ragnarök

Los nuevos acontecimientos suceden durante el invierno de tres años, conocido como Fimbulvetr, que precede llegada de Ragnarök, el fin del mundo nórdico.

Ya visitamos algunos de los nueve Reinos de la mitología nórdica en la precuela, cosa que volveremos a hacer ahora. Pero no son exactamente lo mismo. El Fimbulvetr ha convertido a Midgard, donde viven Kratos y Atreus, en un lugar aún más helado. Vemos como zonas visitadas anteriormente, ahora tienen otro aspecto, como el mar de hielo que antes era aún líquido. Revisitaremos otros de los nueve Reinos, como Alfheim, pero lo haremos desde un punto de vista diferente.

Aquí es donde también podemos recorrer, en PS5 que es la versión que hemos probado, lugares mucho más vivos y detallados. Se nota como los desarrolladores han podido partir de lo que ya tenían, y usado todo este tiempo de desarrollo a pulir y mejorar y, especialmente, a hacer que los entornos sean mucho más memorables.

El hecho de que los Reinos sean tan diferentes también va a hacer que dejemos los parajes congelados detrás para poder visitar lugares muy variados. Eso si, aunque hay toques diferenciales, a veces me ha dado la sensación que eran sitios un tanto típicos tipo jungla o desierto, con enemigos clonados que sufren un poco de cortar y pegar con sutiles variaciones. Pero esto siempre ha sido así para GoW y da lugar a gloriosas batallas de acción pura y fluida.

God of War Ragnarök

Kratos a tu gusto

Veremos que ya partimos con las armas con las que terminó el juego anterior, pero toca volver a tener que desbloquear nuevos ataques para que nuestras acciones sean más variadas y letales a medida que avanza el juego. De partida nos encontramos con sutiles cambios para mejorar casi todo. El combate es similar a GoW, al mismo ritmo y siguiendo el mismo flujo, aunque da más importancia a los ataques del personaje que acompaña a Kratos, con su arco y ataques a distancia.

Se sigue notando el peso del hacha de leviatán de Kratos, su arma característica. Seguimos teniendo el placer secreto de recuperar el hacha al golpe de un botón, algo realmente táctil. Es imposible cansarse de esto. También tenemos de partida las espadas del caos, por lo que ya podemos mezclar hielo y fuego en nuestros ataques.

Aún siendo familiar, el combate es igual más fluido, pero no hablamos de grandes cambios si no de mejoras sutiles.

God of War Ragnarök

También seguimos teniendo una enorme variedad de poderes para las armas, a medida que vamos ganando dinero y experiencia. Algo interesante es que cuanto más usamos cada uno de estos poderes va subiendo su propio nivel y cuando llegamos al máximo, Oro, entonces podemos optar por reforzar el poder con aún más daño físico, más posibilidad de aturdir, o más daño rúnico -calor, frío, etc-, en función de nuestras preferencias.

También tenemos una mayor variedad de combinaciones de armadura y escudo, permitiendo crear un Kratos a tu gusto en cuanto a tus preferencias para el combate y en función del balance de riesgo y recompensa que desees.

Más misiones y rompecabezas

Para evitar una historia totalmente lineal, tendremos de nuevo la posibilidad de realizar misiones secundarias que, al fin y al cabo, nos darán nuevos materiales y equipamento para andar más preparados. Aunque no fuera necesario en los niveles de dificultad bajos, si que será más importante mejorar todo lo que podamos con las dificultades más altas.

God of War Ragnarök

Por otro lado, estas misiones permiten que nos adentremos más a fondo en las historias de los personajes, sus preocupaciones y fantasmas del pasado, haciendo que la experiencia general llegue a ser más profunda y enriquecedora. Hay variedad de misiones, por eso, desde las que exploran aspectos fundamentales de un personaje, a las que simplemente es ir aquí y eliminar esos monstruos.

También tenemos un montón de rompecabezas por resolver, casi siempre para encontrar cofres que nos den nuevos materiales y mejoras. Como siempre, si sabemos que tener que ir hacia la derecha, no nos olvidemos antes de mirar para la izquierda, seguro que hay algo escondido por ahí.

Luego, como ya venimos con el arsenal del juego anterior, los rompecabezas que encontremos repartidos por los Reinos ya se aprovechan de todo lo que tenemos. Así pues, los rompecabezas del principio del juego son parecidos a los que encontramos por las partes finales de la precuela, y con la ayuda de las nuevas herramientas que encontremos en GoWR, pues vamos a tener más variedad de puzles.

God of War Ragnarök

Tengo que decir por eso aquí, que muchos de estos rompecabezas se sienten un poco forzados. Esperan una solución muy concreta usando una combinación específica de los poderes que disponemos. A veces es tan específica que uno se queda pensando, por qué Kratos hace esto aquí para poder alcanzar esa superficie un poco más arriba

El Dios de la accesibilidad

Algo en lo que si han ido evolucionando los juegos es en las mejoras en cuanto a accesibilidad. Lejos queda ya el simplemente escoger un nivel de dificultad al empezar la partida. Con GoWR, podemos modificar un montón de aspectos para ajustar la experiencia a nuestros gustos. Desde coger los objetos del suelo automáticamente, a poder decidir si queremos que al reintentar combatir un minijefe este tenga la mitad de vida si en el intento anterior ya le habiamos quitado esa mitad. Así es posible jugar a una dificultad balanceada, pero ajustando algunos aspectos en función de si no te quieres entretener mucho en un encuentro dado. Por otro lado, también podemos complicarlo todo si somos realmente masoquistas y no tenemos vida social.

God of War Ragnarök

Tenemos control absoluto de los textos en menús, subtitulos, contrastes, daltonismos, lectura de textos, calibración… vamos, llevo días haciendo scroll para abajo en el menú de accesibilidad. Es una pasada.

Conclusión

Igual no nos va a sorprender después del anterior God of War, pero es un juego cinemático y espectacular, así que si te gustó el anterior, con este también gozarás. Una magnífica mezcla de historia y jugabilidad con la que el estudio Santa Monica ya nos tiene familiarizados.

God of War Ragnarök

Nos consolamos con:

  • Aventura, combate e historia en una jugabilidad que fluye
  • Festín audiovisual
  • Ya sabemos qué pasa con Kratos y Atreus

Nos desconsolamos con:

  • Algunos entornos pueden resultar un tanto tópicos
  • Según que rompecabezas son obtusos y rompen la suspensión de la incredulidad.

Ficha

  • Desarrollo: Santa Monica
  • Distribución: Sony Interactive Entertainment
  • Lanzamiento: 09/11/2022
  • Idioma: Totalmente doblado al castellano
  • Precio: 79,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *