6

Kingdom Hearts 3: ReMind

El año pasado por fin disfrutamos del final de una de las historias más enrevesadas del mundo de los videojuegos gracias a Kingdom Hearts III, donde Tetsuya Nomura cerró la saga de Xehanort, al mismo tiempo que abría la siguiente etapa para la franquicia Kingdom Hearts. Con cada entrega principal, ha sido habitual que hubiera una versión definitiva de la misma, retocando ciertos aspectos y añadiendo más jefes finales, que era justo un área en el que el original fallaba bastante.

Gracias a los DLCs, no hace falta un relanzamiento total, entrando ahí la expansión ReMind. Aunque ya tiene más de un mes de PS4, los usuarios de Xbox One hemos tenido que esperar un poco más de la cuenta para probarla. La premisa es muy simple: añadir estos ansiados jefes finales, y explicar mejor ciertas cosas que se quedaron muy en el aire durante el tramo final de la aventura principal. Aunque a muchos no les gustó este último capítulo, a mí me encantó, por lo que tenía ganas de más aventuras junto a Sora y el resto de fantásticos personajes de la franquicia, con que es el momento de volver a empuñar la llave espada.

ATENCIÓN. Dada la naturaleza de esta expansión, comentaré abiertamente el desenlace de Kingdom Hearts III, con que si no lo habéis jugado, ni se os ocurra seguir leyendo.

Esta expansión se puede dividir en dos secciones. La de ReMind es la parte principal, y la que disfrutaremos la mayoría de usuarios. Esta es en la que se explica cómo Sora recupera a Kairi tras haber sido «asesinada» por Xehanort durante la batalla final. De paso, Nomura aprovecha para explicar mejor ciertos aspectos que no quedaban muy claro en el original, como el motivo de que ciertos personajes pertenezcan a la Verdadera Organización XIII, o algún detalle extra sobre la misión secundaria de Xigbar durante todo el juego.

Pero vamos, el foco está en el viaje de Sora para salvar a Kairi, que tiene lugar con el método argumental más manido de la saga a estas alturas: los viajes en el tiempo. Esto es también una excusa de manual para reutilizar contenido a saco, ya que vamos a revivir las batallas contra los miembros de la Organización XIII desde que nos metemos en el laberinto. Esta parte del DLC es prácticamente igual, con alguna escena ligeramente diferente y la posibilidad de controlar a alguno de los compañeros que tenemos en estas batallas.

No voy a negar que mola poder volver a controlara a Roxas o Aqua, pero son combates que ya hemos superado. Sí que son un pelín más desafiantes que en el juego original, pero vamos, es un reciclaje en toda regla y excesivo. Por tanto, durante la mitad de la expansión (unas 2 horas), tenemos alguna escena en la que nos sueltan la chapa para intentar explicar malamente alguna decisión argumental que es más por fan service que otra cosa, y luego combates repetidos.

Estaba que no me lo creía, y me tiraba de los pelos. ¿Un año para esto? Encima, los viajes en el tiempo en la saga Kingdom Hearts siempre me han parecido que estaban horriblemente mal explicados, con que se sumaban los problemas. Por suerte, esto cambia bastante cuando empieza el contenido que sí es nuevo, y tiene lugar en La Ciudad del Viento. Este escenario solo se usaba para un (espectacular) combate en el juego principal, pero ahora es un nivel en toda regla, con sus combates normales, puzzles y demás.

Cuando arranca este nuevo contenido, la épica conclusión para la Guerra de las Llaves Espada de Xehanort es inmejorable, con momentos que involucran a todos los custodios de la luz, incluyendo a Kairi. Hay algunos combates que me hicieron tener los pelos de punta de lo increíbles que son. Puede que no sean los más desafiantes del mundo, pero sí producen una gran satisfacción para todos los que hemos seguido la franquicia Kingdom Hearts todos estos años.

¿Este contenido debería de haber estado de serie en el juego? Seguramente, ya que en cierto sentido, el final desaprovechaba a muchos personajes (Riku o Mickey son dos ejemplos muy claros), pero ahora todos tienen la oportunidad de brillar con unas escenas fantásticas. Además, este mayor contexto para explicar la reaparición de Kairi, junto a la desaparición de Sora, es más satisfactoria, al mismo tiempo que agridulce.

Esto nos lleva a la segunda parte del DLC, titulada Limit Cut. Aquí vemos cómo todos los protagonistas se han tirado un año buscando a Sora, siendo una posible solución el meterse a trastear con los datos digitales registrados tanto de Sora como de la Organización XIII. Sí, el tema de los mundos digitales es otro aspecto que es demasiado bizarro dentro de la saga, pero bueno, hay que aceptarlo. Lo más importante es que aquí tenemos el regreso de los personajes de Final Fantasy, aunque sea a modo de cameo, pero al menos sabemos que siguen existiendo.

El contenido argumental de esta parte de la expansión es el que está enfocado para los usuarios más hardcore, y es claramente la respuesta de Square Enix ante las críticas de que el juego principal era demasiado sencillo. Aquí nos enfrentaremos a los miembros de la Organización XIII nuevamente en versiones increíblemente desafiantes, donde tenemos que saber bloquear y esquivar los ataques como si tuviéramos unos reflejos sobrehumanos. Es un salto de dificultad exagerado, por lo que es muy, muy recomendable tener la llave espada más poderosa y ser de nivel 99 para poder afrontar con algo de seguridad este titánico reto.

¿La recompensa por superar todos los combates? El final secreto de turno, que caretas fuera, he visto por YouTube, como haremos la mayoría de los que no nos queremos tirar durante horas para derrotar a un único jefe final. Este desenlace es para darlo de comer aparte por la locura que es, pero eso es otro cantar.

Algo que sí afecta a todos los usuarios, hayan comprado el juego o no, es la actualización que ha sufrido el juego. Esto añade una nueva dificultad para aumentar el reto de la aventura principal. Para los que han comprado el DLC, entonces hay opciones adicionales, como un menú Premium que añade opciones personalizables para ajustar la experiencia de juego. Son extras que se agradecen (al igual que alguna que otra nueva llave espada), pero que tampoco os van a reventar la cabeza.

Conclusión

Esta expansión me ha dejado un sabor agridulce. Por un lado, la sección argumental nueva dura apenas 4 horas, y la mitad es contenido reclicado a más no poder. Es cierto que la parte nueva es fantástica, y poder controlar a nuevos personajes más allá de Sora es fantástico, pero sigue siendo poco para lo mucho que cuesta esta expansión. Porque sí, Kingdom Hearts III: ReMind puede ser tanto un desastre como una maravilla al mismo tiempo, lo cual es bastante apto como conclusión definitiva para el arco de Xehanort.

Lo nuevo que nos cuentan debería de haber estado en gran medida en el juego original, al igual que el mejor tratamiento de varios de los custodios de la luz, que fueron apartados en exceso en el original. Al mismo tiempo, la parte Limit Cut será una genialidad para los amantes de lo hardcore, pero para los que no buscamos tanto reto, era un impedimento para ver lo poco nuevo de la historia que trae esta parte de la expansión (antes de tirar de YouTube, claro), al ser un contenido muy centrado en el nicho de los jugadores casi masoquistas que buscan un reto por encima de todo.

No es malo como tal, pero el resultado global es una sensación agridulce. Lo bueno supera a lo malo, pero esta parte negativa sigue tirando mucho para atrás. Está claro que los que somos fans acérrimos de Kingdom Hearts íbamos a comprar este DLC sí o sí, pero para todos los demás, no creo que sea tan necesario. Sobre todo cuando la expansión cuesta más que el juego entero en la mayoría de tiendas, lo cual choca bastante. Así que, si sentís que la llave espada todavía os sigue llamando, ReMind os dará algunos de los momentos más épicos de toda la saga, pero tened en cuenta que la oscuridad de Xehanort también va incluida en el paquete.

6

Nos consolamos con:

  • Poder controlar a Roxas, Kairi y otros protagonistas
  • Los nuevos jefes finales son espectaculares
  • La segunda mitad de ReMind es épica a más no poder
  • Poder entender mejor la reaparición de Kairi…

Nos desconsolamos con:

  • … Aunque Nomura sigue con sus locuras. El final verdadero os hará quedaros con un WTF de manual
  • Reciclaje masivo durante la mitad del DLC. Poder combatir usando otros personajes no lo excusa lo más mínimo
  • Las explicaciones que dan siguen siendo bastante forzadas y con mucha «chapa»
  • El pico de dificultad de los jefes de Limit Cut va a echar a más de uno

Ficha

  • Desarrollo: Square Enix
  • Distribución: Square Enix/Koch Media
  • Lanzamiento: PS4: 23/01/2020 - Xbox One: 25/02/2020
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés
  • Precio: 29,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *