8

Budget Cuts

Budget Cuts

Uno de los grandes juegos de la Realidad Virtual es Budget Cuts, que impresionó desde que era una pequeña demo en los inicios de los visores. La obra de Neat Corporation aprovechaba la mecánica de teletransporte para que tuviera sentido dentro del universo del juego, haciendo que todo gire en torno a dicha mecánica, sin que por ello perdamos inmersión o algo único que solo se puede hacer en la VR.

Desde que salió el juego en PC en 2018, los usuarios de PSVR estábamos deseando catarlo, ya que es una propuesta de lo más interesante. Desde entonces, en PC hemos podido jugar ya a su superior secuela Budget Cuts 2, pero por fin, el port a la consola de Sony está entre nosotros, lo que nos permite comprobar si esta querida obra se ha adaptado correctamente a las limitaciones de PSVR, y si sigue mereciendo la pena dos años más tarde respecto a su lanzamiento original.

La propuesta del juego es muy singular, ya que somos el último humano que queda en la empresa Transcorp, mientras que todos los demás han sido reemplazados por máquinas. Podemos escuchar algún rumor de que los despiden, o los mandan de vacaciones, pero por alguna razón, nunca vuelven… Sí, la compañía está realizando recortes en su división de Recursos Humanos al acabar con dichos recursos humanos (lo que dan de sí unas mayúsculas para hacer un chiste malo), con que nosotros somos el siguiente. Por suerte, una misteriosa persona nos llama por el busca y nos da una pistola capaz de crear portales de teletransporte. Se ve que aquí los humanos no pueden andar, por lo que esta es la única forma que tendremos para movernos en Budget Cuts.

Budget Cuts

La historia no va más allá en ningún momento, pero está llena de sentido del humor. Los diálogos que tienen los robots son muchas veces desternillantes, al igual que varios detalles en el escenario. Por ejemplo, en varias mesas me topé con postales de los empleados humanos que se han ido de vacaciones tan poco sospechosas que es imposible no echarte a reír al verla. Es una pena que, salvo los diálogos que tengamos por teléfono, no hay nada subtitulado al castellano. Sí, lo que nos ayuda a progresar está traducido, pero todos los chistes se perderán si no controlamos el inglés, lo cual es una gran parte del encanto de Budget Cuts a nivel de saga.

Al menos, lo que es a nivel de mecánicas, esta adaptación es fantástica. Como decía antes, sólo nos podemos mover con la pistola de teletransporte. De hecho, no tenemos manos, sino que veremos los Move, y será con los que interactuemos con el entorno. Al pulsar un botón, podremos acoplarles el accesorio para agarrar objetos, la lupa para analizar el entorno, o la pistola para el uso del teletransporte.

Al usar la pistola, lanzaremos una bolita, que abrirá un portal en el punto en el que caiga. Veremos siempre la trayectoria que llevará, por lo que apuntar con precisión no es un problema. Eso sí, tiene un alcance limitado, por lo que no podemos ir de punta a punta de una habitación muy larga, por ejemplo. Al crearse el portal, podremos ver a través de él, pero mucho cuidado, porque los enemigos también podrán vernos, ya que es un portal de doble sentido. Una vez comprobemos que es seguro, pulsaremos el gatillo otra vez y lo atravesaremos. No tenemos la opción de atravesarlo físicamente al mover la mano que tiene el portal sobre nosotros (como sí ocurre en la secuela), pero bueno, la velocidad a la que cruzamos el portal no afecta al ruido que hacemos, con que entiendo por qué no está incluida esta mecánica.

Budget Cuts

Los robots enemigos de Budget Cuts serán siempre los mismos (se echa en falta la variedad de enemigos de la secuela, sí), pero por suerte, podremos despacharlos a base de cuchillazos (perdón, abre-cartazos) o con las tijeras que encontremos por la oficina. El uso del inventario es muy intuitivo, ya que con cualquier mano podremos abrirlo, y colocar o sacar objetos del mismo con una gran naturalidad. Esto nos permite actuar rápidamente en caso de que seamos descubiertos y tengamos que movernos con el teletransporte rápidamente, o lanzar cuchillos como si nos fueran a coger para un número del circo.

La mecánica de lanzar estas armas afiladas es muy satisfactoria, y bastante precisa pese a las limitaciones obvias de los PS Move. Además, ver cómo los robots van perdiendo aceite poco a poco hasta morir es increíblemente satisfactorio. Ya lo dije en la review de Budget Cuts 2, pero este es uno de los motivos por el que las muertes en el juego son tan divertidas. Las frases que sueltan los robots mientras se mueren o el cambio en sus animaciones, junto al aceite apareciendo por el suelo, también ayuda, claro. Una ventaja que tiene esta primera parte respecto a su secuela es que los cuchillos no se rompen al usarlos, por lo que podemos recuperarlos de los «cadáveres» de los robots, lo que nos hace terriblemente letales con solo 4 ó 5 cuchillos/tijeras.

El diseño de los mapas es bastante bueno, al darnos multitud de rutas para poder movernos por los escenarios cumpliendo los objetivos necesarios para progresar, ya sea aniquilando a todos los enemigos o evitándolos como si fuéramos unos auténticos ninjas. Usar conductos de ventilación por el techo, las aberturas entre oficinas al quitar el conducto del aire o simplemente aprovechando los huecos en las patrullas enemigas son varias de las opciones que el juego nos ofrece, funcionando al unísino tanto el diseño de los escenarios como el de las mecánicas.

Budget Cuts

Ahora bien, Budget Cuts presenta varios problemas que cuesta volver a «sufrirlos» tras haber visto cómo se solucionaban en su secuela. Para empezar, los escenarios son extremadamente similares entre sí, lo cual no anima mucho a explorarlos. Sí, el uso de colores primarios nos guía a veces, pero en otras ocasiones, todo consiste en «muévete de la oficina azul a la oficina naranja», pero siendo todo exactamente igual a nivel de arquitectura. Cuando los niveles empiezan a ser más complejos, no tener elementos de referencia es un poco molesto, sobre todo cuando tenemos que rebuscar entre los escritorios para encontrar la llave que nos permitirá progresar.

La otra pega es la nula variedad de enemigos. Sólo nos atacará el mismo tipo de robot desde el principio hasta el final del juego, unas 4-5 horas más tarde. Esto evita que haya muchísima variedad en cuanto a cómo tratar con los robots. Es cierto que sí hay variedad por el diseño de los escenarios, pero es algo que, de nuevo, se soluciona en la secuela a lo grande.

Al menos, tras acabar la historia, disponemos del modo Arcade, donde jugar los escenarios buscando la puntuación más alta posible. Además, hay un mapa exclusivo de la versión de PSVR que no está nada mal, aunque sigue basando la distinción de áreas por el uso de colores en vez de por elementos físicos claramente identificables. Es una pena que no se hayan metido los modificadores de la secuela, que daban muchas más opciones de rejugabilidad, como una movilidad normal sin tener que usar sí o sí la pistola de teletransporte o la posibilidad incluso de coger las pistolas de los enemigos.

Budget Cuts

A nivel de adaptación, las limitaciones de PSVR se han tenido muy bien en cuenta. Con cualquiera de los Move podemos girar (sólo por grados, pero no es molestia) para que no se pierdan nunca de la visión de la cámara. Además, no hace falta agacharnos físicamente cuando estamos en los conductos de ventilación, sino que el juego lo hace por nosotros. Sí que nos tendremos que agachar para ver a través de alguna rendija, pero de este modo, no se pone en riesgo el tracking de los mandos, que es siempre genial.

Por desgracia, hay un aspecto donde Budget Cuts ha empeorado, siendo sin duda lo que puede molestar a más de uno: los tiempos de carga. Son bastante extensos, de unos 30-35 segundos, y en ellos sólo veremos una pantalla en negro con la progresión de la carga en plano. Los escenarios se han dividido en pequeñas zonas por lo que habrá tiempos de carga con más o menos frecuencia. Además, al morir también tendrá que cargar la partida una vez más. Esto hace que sea frustrante atascarnos en una parte, ya que no solo moriremos mucho, sino que estaremos varios minutos mirando absolutamente la nada. Recordad que morimos de un sólo disparo, por lo que la muerte nos puede acechar en cualquier esquina.

Dicho esto, los gráficos del juego están muy bien. Su estilo minimalista funciona francamente bien, para que Budget Cuts tenga una identidad muy clara, y podamos disfrutarlo con una gran nitidez de imagen. Nada de dientes de sierra, una imagen borrosa ni nada por el estilo, lo cual siempre se agradece en PSVR. Además, el rendimiento es excelente, algo que siempre me alucina cuando se tiene que renderizar el mundo varias veces de manera simultánea por el tema de los portales. El sonido también está genial, gracias a unas actuaciones en inglés muy buenas (de nuevo, los diálogos son muy divertidos), y tanto unos efectos como una música francamente efectivas.

Budget Cuts

Conclusión

Es fácil ver por qué Budget Cuts fue tan querido en su momento, ya que a día de hoy, sigue siendo una clara demostración de cómo aprovechar las limitaciones de una tecnología para convertirla en una fortaleza. Sí, aquí hemos venido a teletransportarnos, pero esta mecánica de ir creando portales para infiltrarnos entre un montón de robots asesinos sigue funcionando tan bien como cuando salió el juego en PC.

Esta adaptación a PSVR es excelente, gracias a unos controles fantásticos, buscar que siempre se mantenga el tracking para que no tengamos que hacer muchos movimientos físicos que podrían hacer que la cámara deje de ver a los mandos, y un gran apartado técnico que no se ve reducido respecto a la versión de compatibles. Salvo por los tiempos de carga excesivamente largos, estaríamos ante un port sencillamente perfecto.

Ahora bien, al venir de su secuela, echaba en falta varias de las mejoras que se introducen en esta, como la variedad de enemigos y escenarios. Aun así, Budget Cuts en PSVR sigue siendo un título la mar de recomendable, demostrando a las mil maravillas cómo hacer un gran juego de sigilo para la Realidad Virtual capaz de enganchar desde el principio hasta el final.

8

Nos consolamos con:

  • La mecánica de teletransporte es excelente
  • Clavar cuchillos o tijeras a los robots es increíblemente satisfactorio
  • Escenarios muy bien diseñados para que tengamos varias rutas para completar los objetivos
  • Técnicamente genial y con una identidad propia muy marcada

Nos desconsolamos con:

  • Los tiempos de carga, sobre todo por su presencia al morir. Si sólo fueran al iniciar una zona no serían problemáticos
  • Se echa una mayor falta de variedad en los enemigos y escenarios
  • Que chistes o bromas en los escenarios no estén traducidos a nuestro idioma
  • Haber jugado a esta primera parte después de la secuela, echando en falta todas sus mejoras

Ficha

  • Desarrollo: Neat Corporation
  • Distribución: Neat Corporation - Edición física por Perp Games
  • Lanzamiento: PC: 14/06/2018 - PSVR: 25/09/2020
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos en Castellano (sólo unos pocos) y Voces en Inglés
  • Precio: 29,99 €

Análisis realizado con un código proporcionado por Neat Corporation.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *