9

Dance Central VR

Dance Central VR

Hay juegos que te hacen comprar una consola o un dispositivo. En mi caso, una de las sagas que me pierde por completo es Dance Central, ya que por ella me compré Xbox 360 y Xbox One con sus respectivos Kinect. Siempre he disfrutado los juegos musicales, pero la saga de Harmonix tiene algo que me apasiona, entre las coreografías, los personajes y lo bien que funciona. Por eso, me apenó que la última entrega fuera Spotlight, que pese a ser divertida, no resultaba estar a la altura del brillante Dance Central 3, ni a nivel de contenido ni de coreografías.

Por eso, me llevé una alegría enorme cuando Oculus StudiosHarmonix anunciaron Dance Central (que llamaré Dance Central VR para no confundirlo con el juego original), una entrega completamente nueva pensada desde cero para la Realidad Virtual, y que acompañaría al lanzamiento de Oculus Quest. Ya tenía pensado hacerme con el visor independiente, pero con esto, no tenía alternativa. Aunque no ha sido el primer análisis que he escrito de Oculus Quest (por mucho que me hubiera gustado), al fin he podido quemar la pista de baile para contaros las bondades del regreso de la franquicia. ¿Preparados para ir a la discoteca más limpia de la historia para bailar como si no hubiera un mañana?

En esta ocasión, Dance Central VR es consciente de que nosotros somos un personaje, por lo que ya no somos alguien detrás de la pantalla, sino que somos un bailarín más. De hecho, veremos nuestro cuerpo entero, ya que al movernos nosotros, también lo hará nuestro avatar. Esa es la magia de la Realidad Virtual, y funciona muy bien en lo nuevo de Harmonix, al hacernos sentir que formamos parte de este universo.

Dance Central VR

En esta ocasión nos olvidamos de los viajes por el tiempo y cosas así, ya que nuestro objetivo en Dance Central VR es pasarlo en grande en la discoteca más popular de la ciudad, y que se llama como el juego. Para bailar, tendremos que ir acompañados de 5 personajes, siendo 4 viejos conocidos de la saga (Oblio, Mo, Aubrey y Emilia), junto a la nueva incorporación de Hart, la puerta del garito. Estos personajes tienen sus propias historias, y nos haremos amigos suyos, ya que uno de los detalles inteligentes de Dance Central VR es que no hay menús etéreos, sino que todo lo realizaremos desde nuestro teléfono móvil.

Siempre lo podremos agarrar desde nuestra cintura (incluso tras lanzarlo por los aires, algo que me encanta hacer en el juego pero no haría nunca en la vida real), y desde ahí seleccionaremos hacia dónde nos movemos, con quién bailamos, la canción que escogemos y hasta podremos chatear con los personajes. El progreso en Dance Central VR viene justamente por las relaciones con estos 5 personajes, ya que en función de cómo bailemos con ellos y lo que les digamos, iremos aumentando su medidor de amistad. Si logramos 3 corazones con todos ellos, podremos cerrar la historia (sencilla, pero entretenida) del juego, pero todavía nos quedarán muchas cosas para desbloquear. Es una progresión fantástica, ya que nos anima a interactuar con todos los personajes, lo que nos permitirá conocerlos mejor que en anteriores entregas. Es una pena que algunos favoritos, como Glitch o Bodie, se hayan quedado por el camino, pero me encantaría que la franquicia mantenga este tipo de progresión para futuras entregas, ya que realmente se crea una mejor conexión con estos bailarines que en las entregas anteriores.

Dance Central VR

¿Y cómo se juega? Básicamente, igual que en Xbox, ya que nuestra meta es imitar los pasos de baile del personaje con el que estemos bailando, como si fuera nuestro espejo. La diferencia es que ya no parece que somos un espejo, sino que estamos bailando con los personajes, lo cual es fantástico. En el lateral veremos unas pantallas que nos indican los movimientos que se van a ejecutar, y en función de cómo lo hagamos, recibiremos una calificación en cada uno de los pasos de baile. La principal diferencia en Dance Central VR es que, obviamente, el juego no registra los movimientos de las piernas, como sí ocurría en las entregas para Kinect. En su lugar, los únicos puntos de seguimiento vienen de los dos mandos y el visor.

En principio, parece que la experiencia empeora, pero nada más lejos de la realidad, ya que Harmonix ha pensado en ello, y las coreografías se han diseñado para que las manos y el cuerpo sean más importantes que las piernas. Eso no significa que a veces los personajes las muevan, algo que personalmente siempre terminaba haciendo, no porque importara la puntuación, sino porque el ritmo de la música me lo pedía, por lo que la experiencia es prácticamente igual.

Donde sí hay novedades es en las manos. Ya no solo basta con ejecutar los movimientos, sino que ahora en algunos pasos, nos indicarán que tengamos las manos cerradas, abiertas o que hagamos el gesto de señalar. Esto se consigue por la pulsación de los botones de los Touch Controllers y no solo las resistencias capacitivas de los mismos, lo que nos permite fácilmente hacer estos gestos. De esta manera, las coreografías de Dance Central VR ganan en expresividad una barbaridad, al mismo tiempo que mantienen la complejidad de las anteriores entregas, algo que me encanta. Además, hay pequeños cambios en la interfaz geniales, como una pequeña barra de progresión en los pasos más largos, para así saber perfectamente cuándo se va a acabar, y no nos pille desprevenidos. El tracking en Oculus Quest funciona muy bien, y aunque hay algún momento en el que siento que estoy haciendo bien el movimiento pero el juego no lo reconoce, estas situaciones son las menos, siendo una delicia jugar sin cables y con esta precisión en los gestos de la mano.

Dance Central VR

Lo que sí he notado que es un pequeño retroceso es en la curva de dificultad. En lugar de poder jugar en «Fácil», «Normal» y «Difícil», ahora sólo hay dos opciones: «Simple» y «Pro». Estas dificultades equivaldrían a «Fácil» y «Difícil», por lo que no hay una curva de progresión tan adecuada como en las anteriores entregas. Las coreografías simples son eso, muy simples, al repetir un movimiento durante mucho tiempo, lo que hace que conseguir las 5 estrellas sea un juego de niños. Luego, al saltar a «Pro», notamos que los bailes son mucho más complejos, con mucha variación de movimientos, de gestos en las manos y demás. Si ya estamos experimentados en Dance Central, no supondrá un problema, pero los novatos igual notan un salto de dificultad demasiado grande sin esa dificultad intermedia.

Por suerte, el modo de práctica regresa, para que podamos ensayar cada paso de baile de las canciones al nivel de detalle que queramos, lo cual es fantástico para nuestra búsqueda de las estrellas doradas. Otro aspecto que funciona muy bien es el armario donde personalizamos a nuestro avatar, con elementos que iremos desbloqueando poco a poco relacionados con otros personajes de la franquicia, además de nuevas carcacasas para el móvil u opciones de vestuario.

El tema del avatar no es solo clave para que nos sintamos dentro de Dance Central VR, sino que es clave para una novedad que llevábamos mucho tiempo esperando en la franquicia: multijugador síncrono. Sí, se pueden seguir enviando desafíos a otros usuarios y luchar por estar en lo más alto de las tablas de puntuación (por ahora estoy contento por estar en el top 100 en todas las canciones en Pro), pero ahora también podremos bailar junto a otros usuarios en unas zona dedicada exclusivamente para el multijugador.

Dance Central VR

Aquí podremos bailar de forma cooperativa o competitiva, además de participar en varios minijuegos entre canción y canción. También regresa el modo de «Haz una Pose», que me pareció muy divertido desde su aparición, por lo que contamos ante el multijugador más completo y divertido de toda la saga Dance Central. Además, los desarrolladores van a ir haciendo eventos cada semana para jugar con ellos y otros usuarios, lo cual vendrá bien para cuando no están muy llenos los servidores, ya que así podemos interactuar con otros fans de la franquicia como nunca antes lo habíamos hecho.

En cuanto al apartado técnico, algo obvio es que Dance Central VR ha cambiado por completo el estilo artístico (o ha vuelto al de la introducción del juego original), ofreciendo un estilo mucho más cartoon y visualmente llamativo. En VR funciona muy bien, y en especial en un dispositivo móvil como Oculus Quest, permite disfrutar de una resolución bastante alta sin perder tanto nivel de detalle. Porque sí, el juego luce de escándalo, ofreciendo personajes con unas geniales animaciones, unos escenarios que recuerdan a una discoteca, y lo mejor de todo, una gran fluidez entre canciones, selección de personajes y demás. Sí que he notado algún pequeño tirón cuando estamos en algún baile y logramos un alto multiplicador, ya que es cuando la pista de baile empieza a brillar, pero no es nada molesto, y esto se ha reducido con la más reciente actualización.

En cuanto al sonido, los 32 temas que podemos bailar (junto a varios remixes inspirados en los equipos de entregas anteriores) son excelentes, ofreciendo una gran variedad entre canciones clásicas de la saga y otras nuevas, ofreciendo un buen recorrido desde los 70 hasta la actualidad. En la web oficial podéis ver todo el repertorio, no sin antes recordar que próximamente se añadirán 6 nuevas canciones, lo que nos ofrecerá todavía más contenido.

Un aspecto del sonido que me gusta mucho es cómo el audio viene claramente de los altavoces de la discoteca, por lo que no escucharemos la música como si sonara desde un reproductor, sino desde la zona de los DJs, de la barra, etc. Es algo que ayuda a mantener la inmersión en el juego, y funciona de maravilla. También hay doblaje al español, pero como en casi todos los juegos de Oculus Studios, la localización es del español de México. La verdad es que me costaba conectar un poco con los personajes tras escucharles durante tantos años en castellano, pero se agradece tener la opción de jugar en español, algo que no siempre se tiene en juegos de VR.

Dance Central VR

Conclusión

La mejor saga de baile ha vuelto por la puerta grande, ya que Harmonix ha conseguir que Dance Central funcione de maravilla en Realidad Virtual con la entrega más completa de la saga hasta la fecha. Las coreografías son fantásticas y aprovechan al máximo la expresividad de los gestos de las manos para ofrecer una nueva capa de complejidad a los bailes, mientras que la progresión es sencillamente fantástica. El multijugador síncrono es una gran adición para la franquicia, y en general, sigue siendo tan divertida como siempre.

He esperado años para que la saga volviera, y Dance Central VR no decepciona lo más mínimo. Harmonix vuelve a demostrar por qué son unos cracks dentro del género musical, ya que han creado uno de los títulos más divertidos de la Realidad Virtual. Acepto que no soy muy objetivo con esta saga, pero las horas que he estado en la pista de baile junto a estos geniales personajes se me han pasado volando como con pocos títulos, y todavía sigo volviendo para intentar mejorar mis puntuaciones todavía más.

Por tanto, si tenéis Oculus Rift/S o unas Oculus Quest y os gustan los títulos musicales, tenéis que haceros con Dance Central VR. Es muy completo, adictivo, inmersivo, y sobre todo, divertido. El rey de la pista de baile ha regresado, y esperemos que haya vuelto para quedarse durante mucho tiempo.

9

Nos consolamos con:

  • Gran inmersión entre el sistema de avatares, los escenarios y los menús a través del móvil
  • Genial selección musical, muy variada y completa
  • Fantástico sistema de progresión, que nos motiva a conocer más a los personajes que en anteriores entregas
  • Por fin llega el multijugador síncrono a la franquicia, y funciona de lujo

Nos desconsolamos con:

  • Pequeños problemas de tracking en Oculus Quest con algunos movimientos, en los que parece que lo hacemos bien, pero el juego no lo registra correctamente
  • Se echa en falta una dificultad intermedia para que el salto de «Simple» a «Pro» no sea tan acusado
  • Localización solo en español de México. Es extraño escuchar ahora a los personajes que vuelven en latino en vez de en castellano
  • ¿Dónde están Glitch, Bodie y los demás que faltan?

Ficha

  • Desarrollo: Harmonix
  • Distribución: Oculus Studios
  • Lanzamiento: 21/05/2019
  • Idioma: Voces Textos en Español de México
  • Precio: 29,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *