9

Moonlighter

En los RPGs y juegos de fantasía, la figura del mercader es siempre muy enigmática. ¿De dónde sacan tantos materiales? ¿Cómo pueden sobrevivir para aparecer en medio de una mazmorra justo antes de un jefe final? Eso deben de haber pensado los chicos de Digital Sun, ya que esa la premisa detrás de Moonlighter. Desde que lo pude probar hace un par de años, me cautivó esta propuesta, y el estudio ha estado trabajando muy duro para ofrecer una experiencia redonda.

Nosotros encarnamos a Will, un joven mercader que ha abierto la tienda Moonlighter en el pueblo de Rynoka, junto al que han aparecido varias Mazmorras. Desde hace años, los héroes han intentado explorar las cuatro Mazmorras y encontrar la forma de abrir la secreta quinta Mazmorra, pero tras un tiempo en un punto muerto, el pueblo ha empezado a decaer. Aquí entra nuestro mercader Will, que está empeñado en resolver el misterio de las Mazmorras, y de paso, mantener a flote su tienda Moonlighter, y quién sabe, igual devolver el esplendor a Rynoka. ¿Listos para convertiros en el mercader definitivo?

El argumento es bastante sencillito, pero me ha gustado bastante cómo contextualiza todo. Por ejemplo, el hecho de que las mazmorras se generen de forma procedimental (siguiendo patrones de salas) es algo que reconocen los propios personajes del juego, por lo que es bastante divertido ver cómo todo está explicado y es coherente con el universo.

Podemos diferenciar dos grandes pilares en Moonlighter. Por un lado, está la parte de la tienda, y por otro, la exploración de mazmorras. No suelo ser muy fan de los títulos de gestión, pero la verdad es que es muy adictivo pasar los días con la tienda abierta. Aquí pondremos a la venta los objetos que hayamos encontrado en nuestras aventuras nocturnas en las mazmorras, teniendo que establecer el precio nosotros mismos. En función de la reacción de los clientes, veremos si es un precio demasiado alto o si lo estamos casi regalando, para así ajustar poco a poco el precio hasta encontrar el ideal.

Esta es la base, pero hay muchos aspectos a tener en cuenta. No podemos vender todo el rato el mismo objeto por muy valioso que sea, ya que eso puede saturar el mercado y reducir la oferta, por lo que los clientes ya no querrán comprarlo. A su vez, entrarán aventureros, panaderos u otros personajes, cada uno con sus propios objetos ideales a comprar, como armas, comida, materiales, etc. Por si todo esto fuera poco, también tendremos que estar atentos a los posibles ladrones para que no se lleven por la cara los objetos que tanto nos ha costado conseguir.

A medida que vayamos consiguiendo dinero, podremos abrir nuevas tiendas en Rynoka, de modo que podremos tener a un herrero para fabricar nuevas armas y armaduras, una tienda mágica para mejorar el equipo o elaborar pociones, y hasta un banco para conseguir oro sin tener que hacer nada. También podremos mejorar Moonlighter, de modo que tengamos más puestos de venta en la tienda y en nuestro almacén particular, podamos colocar items que “anime” a los clientes a dejar propina, poder tomar encargos particulares para obtener más beneficios si los conseguimos, etc. Este pilar es muy, muy completo, además de ser algo muy adictivo. A pesar de que pueda sonar todo muy complejo, lo bueno es que es muy accesible, al ir introduciendo o desbloqueando más y más mecánicas, de modo que nunca nos sentiremos abrumados. Además, ver cómo aumentan nuestras arcas tras un buen día de ventas es increíblemente satisfactorio.

Gracias al dinero conseguido, podremos fabricar mejor equipo para adentrarnos en las Mazmorras, donde el juego es un RPG de acción. Para combatir podremos usar varias armas con estilos de juego muy diferentes. En todo momento podremos llevar dos armas equipadas, para intercambiarlas con solo pulsar un botón. Por tanto, con el arco podremos atacar desde lejos, mientras que con la espada y el escudo podremos defendernos, y al mismo tiempo atacar en las tres casillas horizontales que tenemos frente a nosotros. Otras armas son la lanza o la espada pesada, teniendo todas las armas diferentes habilidades y rangos de ataque.

Las mecánicas de acción en Moonlighter son muy satisfactorias, al poder usar una esquiva para saltar por encima de los precipicios, de los proyectiles o incluso atravesar a los enemigos para ponernos a su espalda. Hay una gran variedad de enemigos en cada mazmorra, con tipos de monstruos únicos para cada una de las mazmorras. Aunque algunos repiten patrones de ataque o solo cambian sus estadísticas de nivel a nivel, sí que se nota el cambio de una mazmorra a la siguiente, teniendo que readaptar nuestra estrategia.

Nuestro objetivo siempre consiste en llegar hasta el tercer piso de cada mazmorra, donde se encuentra el jefe final. Al derrotarle, obtendremos una llave que abre la quinta y última mazmorra, además de desbloquear la siguiente. Por el camino nos encontraremos con salas colocadas de forma procedimental, pero que tienen un diseño manual, de una forma similar a lo visto en Enter the Gungeon.

Gracias a la progresión constante de la ciudad, estamos ante un rogue-lite, donde no solo es importante lo que avancemos en cada visita a la mazmorra, sino la preparación previa y lo que hayamos desbloqueado. Es muy posible que en la primera visita no lleguemos al jefe, pero habremos obtenido recursos para conseguir dinero al venderlos, o para fabricar mejor equipo que aumente nuestro ataque, salud o incluso añada efectos elementales a nuestros golpes.

Una mecánica que me gusta es cómo podemos usar el oro en las mazmorras. Si tenemos cierta cantidad, podemos gastarla para escapar a la ciudad en cualquier momento. Por una cantidad mayor, podremos crear un portal a la ciudad, de modo que luego podremos volver al mismo piso en el que estábamos. Esto es clave, ya que al morir perderemos todo lo que tengamos guardado en la mochila, manteniendo únicamente los objetos que llevemos encima.

El espacio de la mochila es finito, por lo que la gestión de recursos es clave en Moonlighter. Jugar con los huecos, las maldiciones de los objetos encontrados en las mazmorras y ver qué es lo realmente útil o qué podemos sacrificar por cierta cantidad de oro es clave para tener una gestión adecuada.

Las mazmorras a su vez están llenas de secretos, como salas de oleadas, cofres que nos permiten enviar todo lo que tengamos a nuestro hogar/almacén, etc. Incluso de vez en cuando nos puede visitar una especie de Muerte, que aparecerá en cada sala en la que estemos a los pocos segundos, y nos matará de un solo golpe, por lo que tocará poner pies en polvorosa.

Este ciclo de Moonlighter de visitar mazmorras para obtener loot que vender en el pueblo, además de conseguir materiales para conseguir nuevas armas y armaduras con las que adentrarnos más aún en las mazmorras. Es increíblemente adictivo, con esa idea de “solo una visita a la mazmorra más”, pero que al final terminan siendo varias partidas cuando nos hemos dado cuenta.

Las únicas pegas que le puedo poner a este ciclo es que puede ser un poco frustrante repetir una misma mazmorra una y otra vez por un material que se nos resiste para poder fabricar un arma o armadura, algo que puede molestar a más de uno. Los jefes finales tampoco son excesivamente trepidantes, siendo funcionales y divertidos, pero no tan espectaculares como este ciclo. Además, lo de no poder enfrentarnos nuevamente a los jefes de las mazmorras completados le quita algo de gracia a llegar hasta el final de la mazmorra.

A nivel técnico, el trabajo de pixel art de Moonlighter es sensacional. Will tiene un montón de animaciones, muy fluidas y que hacen la acción muy orgánica. El apartado artístico es genial, ofreciendo unas mazmorras muy vistosas y diferentes entre sí, que además son una delicia de explorar. El diseño de los monstruos también está muy conseguido, teniendo un estilo acorde con el de cada mazmorra.

El sonido también destaca, gracias a unas melodías muy aventureras y propias de los RPGs, que además acompañan a la perfección a la acción de cada mazmorra.

Conclusión

Los chicos de Digital Sun han hecho un trabajo increíble con Moonlighter. Estamos ante un RPG de acción con toques de rogue-lite y gestión que es increíblemente divertido y adictivo. El ciclo de explorar las mazmorras para conseguir dinero y materiales, para así poder llegar más lejos de la mazmorra, funciona de maravilla. A esto hay que sumar un apartado técnico genial, redondeando así una experiencia genial.

Así que, a poco que os gusten los RPGs de acción de corte clásico, no os podéis perder Moonlighter, ya que os va a dar muchas horas de diversión. Que se aparten los héroes, que los mercaderes son ahora los amos de las mazmorras.

9

Nos consolamos con:

  • Mecánicas de mercader muy divertidas, complejas y accesibles
  • Exploración y combate en las mazmorras muy trabajado
  • La gran retroalimentación de los sistemas, que pica y anima a seguir jugando sin parar
  • El trabajo de pixel art es para quitarse el sombrero

Nos desconsolamos con:

  • El farmeo a veces puede molestar a más de uno, sobre todo cuando no nos sale el objeto que queremos
  • Los jefes finales no son tan sorprendentes como el resto de la experiencia

Ficha

  • Desarrollo: Digital Sun
  • Distribución: 11 bit Studio
  • Lanzamiento: PC, PS4 y Xbox One: 29/05/2018 - Nintendo Switch: Próximamente
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 19,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *