7

Forspoken

Forspoken

Era junio de 2020 cuando PlayStation presentó en sociedad los juegos que acompañarían a su nueva y flamante PS5. En ese evento se presentó en sociedad Project Athia, la nueva exclusividad consolera entre de Sony y Square-Enix (que también llegaría a PC) de la mano del nuevo estudio Luminous Productions. Esta nueva división iba a ser la encargada (casi por castigo) de exprimir al máximo uno de los motores gráficos más potentes, pero también, con más problemas para sacar proyectos adelante – hola Final Fantasy XV, te saludamos –, menudo reto.

Project Athia no pintaba nada mal, de hecho, nos recordó mucho a una demo técnica que Square-Enix presentó hace ya más de dos lustros titulada Agni’s Philosophy. Dicha demo mantenía un montón de reminiscencias con Project Athia y estoy bastante convencido que esta plantó la semilla de lo que hoy conocemos como Forspoken. A medida que la nueva joya de la corona de Square-Enix comenzó a mostrar elementos de la historia o el combate, el populacho se desencantó y dos retrasos después, se fraguó el divorcio entre el prometedor estudio y el jugador potencial de esta aventura. El Luminous Engine había vuelto.

Ni con la reciente demo ni su posterior actualización volvió a surgir el amor, emergió en redes sociales el enésimo vórtice vicioso-negativista y Forspoken ha quedado como un juego muy prometedor que se ha golpeado contra su propia inmensidad. Sin ningún tipo de duda, el título necesitaba más tiempo para pulir ciertos aspectos, aun así, Forspoken hace muy bien lo que se propone y Athia cumple sobradamente con su premisa. Si aún tienes curiosidad, toma nuestra mano porque acompañamos a Frey en este enésimo isekai preciosista.

De inadaptada en Nueva York a salvadora de Athia

Así comienza la historia de Frey Holland, una joven huérfana neoyorquina que sobrevive día a día en las sombras de la gran metrópolis; robos con violencia y otros crímenes menores llevan a la joven frente a la justicia, pero lejos de acabar en un reformatorio, Frey dispone de una última oportunidad para reconducir su vida e integrarse en la sociedad, pero el día a día de la joven es demasiado complicado y no tarda en volver a meterse en problemas. Tras varias escenas rápidas y un incendio de por medio, Frey encuentra un misterioso brazalete que se adhiere al su antebrazo, tiene la capacidad de hablar e incluso es capaz de abrir un portal hacia un nuevo mundo. ¿Qué sentido tiene todo esto? Qué más da, ¿acaso Frey tiene algo que perder? Aquí comienza la historia de Frey Holland, Cepo (el brazalete) y el imponente mundo de Athia.

Pese a la belleza de Athia, la bienvenida no es de color de rosa. Frey intenta comprender qué ha pasado, intenta zafarse (sin éxito) de su imprevisto compañero de viaje y no tarda en empezar a mostrar su actitud desafiante y conflictiva. Personalmente, esta personalidad ha sido toda una sorpresa para mí y siempre agradeceré que se escriban personajes así (seguramente la mano de Amy Hennig esté detrás de ella). De hecho, durante toda la aventura de Forspoken, el desarrollo de Frey es alucinante y he disfrutado como un enano de sus interacciones con Cepo, recordándome a esas maravillosas líneas de diálogo entre Kainé y Grimmoire Weiss (NieR: Gestalt / NieR: Replicant). De verdad, una verdadera joya.

Forspoken

Pero volvamos a lo que importa. Gracias a Cepo, Frey puede lanzar conjuros y os podéis imaginar cuál puede ser el resultado de darle poderes mágicos a una persona como ella. Después del flipe de lanzar rocas con las manos, la cosa se pone seria, porque la protagonista se topa con criaturas horripilantes, con un manto de oscuridad que cubre gran parte del inhóspito territorio y, para colmo, un puto enorme dragón con el vientre abierto de par en par y llameante de fuego no para de perseguir a la joven desde que ha aterrizado aquí.

Tras un combate tremendamente vistoso contra esta enorme amenaza voladora, Frey y Cepo llegan a Cipal, el último bastión que queda en pie en Athia, pero Frey no es bienvenida, de hecho, nada más llegar a la ciudad es capturada, juzgada, y aprisionada en lo alto de la torre de la ciudad donde horas más tarde sería liberada por uno de los personajes más importantes de la aventura: Auden Keen. Tras hacer varios favores, Frey se gana la suficiente confianza entre el consejo de Cipal como para vivir en la ciudad y trazar un plan de escape para volver a casa.

Forspoken

Tras un encontronazo con la Thanta Sila, Frey comienza a entender la entidad de Athia y de sus deidades: Esta tierra vivía en paz años atrás, cuatro grandes personalidades llamadas Thantas gobernaban la tierra y traían prosperidad a sus habitantes. Pero un día llegó la Corrupción, que consumió a las Thantas, volviéndolas hostiles contra su propio pueblo. Ahora, lejos de Cipal, cada una de ellas controla su territorio consumido por la Corrupción. Pisar suelo enemigo podría ser la peor de las decisiones, pero lo que Frey no sabe es que las Thantas son, en realidad, su puerta de salida y aniquilarlas, forma parte de ese plan.

Un enorme mundo repleto de quehaceres, parkour y problemas técnicos

El principal atractivo para mí tras jugar la demo de Forspoken fue su mundo, me encantó lo que vi, lo que ofrece y como Frey se mueve por él a toda velocidad, sorteando obstáculos, enemigos, usando su gancho para salir disparada por los aires y llegar a zonas imposibles de hacerlo a pie… En definitiva, me pareció un mundo lleno de posibilidades, sumado a un combate que me pareció vistoso y muy atractivo. ¿Cuál es el resultado ahora mismo, tras completar Forspoken? Pues mucho mejor de lo esperado.

El juego está dividido en varias regiones conectadas entre sí y lideradas por una de las Thantas tal y como he comentado antes. Cada región tiene su propio ecosistema y sus enemigos autóctonos, cada uno con sus fortalezas y sus debilidades. Pero lo que más me ha gustado del mundo de Athia es la cantidad de cosas que se puede hacer en él, desde descansar en distintas posadas (que luego servirán de puto de viaje rápido) hasta visitar pueblos derruidos y llenos de enemigos a los que derrotar, pasando por mazmorras con su propio jefe final que nos recompensará con una pieza de equipo, patrones de uñas mágicos o materiales inusuales. Y esa es la gran baza del mundo de Forspoken, su recompensa, pues todo tiene un premio valioso y para mí, para que un mundo abierto funcione, es que esa zona que tú vislumbras y que te llama la atención, debe tener algo esperándote.

Forspoken

También podemos encontrar distintos miradores en Forspoken que te permiten ver qué contenido secundario tiene cada región de Athia, simulando las atalayas de Assassin’s Creed y actuando también como puntos de viaje rápido. Gracias a que podemos añadir marcadores a todas esas localizaciones, Athia te va a estar lanzando a la cara mogollón de cosas por hacer, criaturas que derrotar, cofres del tesoro que abrir u objetos importantes que conseguir para poder salir airoso en la aventura. Si esto no fuese suficiente, Cepo tiene una habilidad que permite inspeccionar el terreno y localizar objetivos próximos, tales como materiales, cofres o enemigos… ¡Contenido, contenido, contenido!

Es importante usar esta habilidad, ya que con ella localizarás fácilmente multitud de materiales superútiles y con múltiples usos: podrás mejorar la capacidad de tu bolsa de objetos, tu capacidad de equipar pociones curativas o la posibilidad de usar esos materiales para mejorar tu capa y/o tu colgante, potenciando parámetros tales como salud o defensa y potenciar los distintos tipos de magia que Frey haya aprendido. Como ves, todo tiene su sentido, todo está conectado y todo es útil para mejorar en Forspoken. Existen multitud de retos y recompensas ahí fuera

Forspoken

Algo que tiene que mejorar, sin lugar a duda, es como se sienten los movimientos parkour de Frey cuando intentamos darle verticalidad al juego. Cuando nos movemos en horizontal, el sentimiento de parkour es muy bueno, excelente de hecho, pero cuando se trata de escalar paredes, los movimientos no son fluidos, parece que nuestro personaje resbale y muy pocas veces concatenamos correctamente cuatro movimientos de escalada seguidos; se siente raro y rompe por completo la sensación de libertad y poder que permite a Frey llegar a cualquier parte del mapa. De hecho, la mejor opción acaba siendo buscar una ruta alternativa en plano que permita llegar a esa zona. Creo que, con un buen arreglo, la sensación de movimiento por Athia será completamente satisfactoria.

El mundo de Athia también ofrece momentos épicos, como cuando nos adentramos en zonas donde la Corrupción está presente. No solo cambia por completo la paleta de colores y sopla un viento infernal, también aparecen criaturas traslúcidas muy poderosas y que no tiene fin, aparentemente. Tanto en distintas zonas del mapa como cuando nos adentramos en territorio de las Thantas, la Corrupción obtiene un protagonismo brutal.

Forspoken

Para terminar, el mundo de Athia también ofrece misiones secundarias, todas relacionadas con gatos (o la gran mayoría), en el equipo de Luminous Productions los gatos son la máxima. Aquí tengo que decir que nos encontramos ante la peor parte del juego. Primero de todo, el contenido de las misiones secundarias es muy pobre, no merecen la pena hacerlas porque apenas aporta nada a la aventura. En segundo lugar, y lo que me parece más grave, es lo mal optimizado que está la interacción entre protagonista y NPC, obligando al jugador a ubicarte en un punto exacto para que se pueda acceder al botón de iniciar diálogo. Es MOSQUEANTE. Y el ritmo en general de completar misiones, con mogollones de fundidos a negro, títulos y subtítulos que rompen por completo el ritmo de las misiones secundarias (y principales) es preocupante, deben corregirlo ¡YA!

El combate, lo mejor

Una de las grandes bazas que tiene Forspoken es su sistema de combate. Frey dispone de un poder propio de tipo Tierra que va realmente bien para tumbar a enemigos voladores, pero a medida que avancemos en la aventura, Frey obtendrá distintos elementales y este es verdaderamente espectacular en su puesta en escena.

Forspoken

El sistema de combate dispone de tres tipos de ataques diferentes. El primero es el ataque básico que ejecutamos con la palanca derecha (R2 o LT) y son ataques que podemos usar tantas veces queramos, ahora bien, si dejamos el botón pulsado, Frey podrá ejecutar un ataque más poderoso, pero sin restricción de ningún tipo. El segundo tipo de ataque es algo más poderoso y su uso está mucho más limitado. Para volver a utilizar este ataque especial (que se ejecuta con la palanca izquierda L2 o LT) debemos rellenarlo a base de ataques regulares. Dependiendo de la habilidad y su potencia, tardará más o menos en rellenarse. Y el ataque final, que se ejecuta pulsando las dos palancas a la vez, será un ataque definitivo que provocará grandes daños, acompañado de unos efectos visuales brutales, gracias al poderoso motor Luminous. Esta habilidad se recargará con el tiempo, de forma automática.

Los botones R1 (RB) o L1 (LB) se utilizan para cambiar los ataques que se usarán con la palanca en cuestión. Para ambas habilidades se abrirán sus respectivos menús circulares con las que podremos configurar a Frey a nuestro gusto, lamentablemente, no se pueden combinar ataques de diferentes elementos, pero hay suficientes magias como para poder crear un estilo propio y gracias al rápido cambio entre elementos (se recomienda usar los botones de dirección izquierda y derecha del pad direccional) podemos crear patrones de ataques tan complejos como vistosos.

Forspoken

Forspoken no tiene ataque cuerpo a cuerpo propiamente dicho, Frey no usa sus puños para combatir, pero su aliado Cepo si tiene un as bajo la manga, ya que, si pulsamos el botón triángulo, este realizará un contraataque que, además de provocar daño físico, recuperará algo de salud en nuestra protagonista.

El desarrollo de la magia de Frey es importantísimo para avanzar adecuadamente en la aventura. Para poder aprender nuevas magias debemos subir de nivel para lograr puntos de maná. A lo largo y ancho del mapa también encontraremos maná que Frey podrá recolectar para poder desbloquear nuevas habilidades, e incluso existen una especie de pozos repartidos por todo Athia que permiten desbloquear nuevas e interesantes habilidades. Ahora viene lo raro, cada una de las magias pueden mejorar su nivel, ¿cómo? Desbloqueando retos de habilidades. Si Frey descansa en una posada, podrá consultar un libro que servirá para asignar retos a magias que queremos potenciar, dichos retos nos obligan a realizar un número determinado de daño, o ejecutarlo un número determinado de veces, entre muchos otros. ¿No se podían mejorar simplemente con maná? ¿Era necesario tener que estar combatiendo sin sentido para poder hacer más daño? Sin duda esta es una decisión muy extraña.

Forspoken

Y para terminar con el combate, tengo que decir que el componente parkour también es importante en las batallas, pues la velocidad de Frey en campo abierto también es una ventaja. Si corremos hacia el enemigo e impactamos contra él en carrera, saltaremos por los aires, y si en ese momento atacamos, provocaremos mucho daño y la posibilidad de tumbar a la amenaza contra el suelo, y será en ese instante cuándo podremos ejecutarlo y dicha ejecución, nos devolverá una gran cantidad de salud. Así que tenlo en cuenta cuando te encuentres frente a una cantidad absurda de enemigos. Incluso te toparás con grandes jefes en Athia, llamados mutantes, duros de roer como ellos solos.

Conclusión

Forspoken es un diamante que necesita mucho más pulido. Es un juego con una historia interesante y unos personajes que, a mí, personalmente, me han sorprendido para bien. Es un título que cumple visualmente y es divertido en su propuesta de combate, pero que falla estrepitosamente en su ritmo y en cómo se desarrolla todo el contenido secundario. Los fundidos a negro, el ritmo con el que se completan o se desarrollan las misiones secundarias o el imperdonable “rusheo” que sufre la aventura principal a partir del capítulo 8 hace que te quedes con la misma cara que te quedas cuando ves que Final Fantasy XV acelera sin frenos en el tramo final de la aventura, será la maldición del Luminous Engine, que provoca que todo se acelere de manera apresurada en los compases finales de las aventuras creadas con dicho motor.

No tengo quejas en lo que se refiere a mundo abierto, es un juego que está repleto de contenido por hacer y todo ese contenido tiene recompensa que merece la pena tener, ya sea porque conseguimos una capa, un collar, materiales útiles para mejorar nuestro equipo o conseguir consumibles indispensables para salir airoso de Athia. El combate cumple sobradamente con lo que se propone: un ARPG vistoso y lleno de ataques muy potentes que, una vez dominados y comprendidos, dan mucho juego. La única pega que le puedo sacar al combate es como podemos mejorar cada una de nuestras habilidades, que podría utilizarse puntos de maná, pero han decidido añadir una serie de retos pesados e insulsos para poder potenciarlas, imagino que pensarían que así, entenderíamos mejor el combate y cómo funciona y queda muy lejos de todo eso.

7

Nos consolamos con:

  • El mundo abierto funciona perfectamente, es bonito y lo podemos recorrer a toda velocidad
  • La personalidad de Frey, sus líneas de dialogo junto a Cepo son oro
  • El preciosismo del sistema de combate
  • Una historia típica pero bien narrada, con épica final

Nos desconsolamos con:

  • El ritmo del juego en las misiones secundarias es muy pobre, por no decir que a partir del capítulo 8 la aventura se acelera demasiado
  • El Parkour se siente raro por momentos
  • Las misiones secundarias son para olvidarse de ellas
  • Gráficamente falla en algunas caras y por momentos, pese a jugar en modo rendimiento en PS5, da bajadas importantes de frames

Análisis realizado gracias a un código de PlayStation 5 proporcionado por PLAION España.

Ficha

  • Desarrollo: Luminous Productions
  • Distribución: PLAION
  • Lanzamiento: 24/01/2023
  • Idioma: Textos en Castellano, voces en Inglés
  • Precio: 69,99 €