8

Final Fantasy IX

Durante el último Nintendo Direct nos llevamos la sorpresa de que Final Fantasy IX ya estaba disponible para Nintendo Switch así que para todos aquellos que nunca lo han jugado ni saben de que va, aquí os dejo mi análisis.

Historia

La historia de Final Fantasy IX empieza sencilla, una princesa, una obra de teatro y unos actores que no son actores sino una banda de ladrones que va a secuestrar a la princesa. Sin embargo, a la hora de secuestrarlo todo se tuerce y comienza el secuestro más raro de la historia de los videojuegos.

Con un comienzo sencillo pero una trama muy profunda, Final Fantasy IX nos lleva de la mano a una aventura no tan clásica donde cada uno de los protagonistas deberá enfrentarse a sus peores miedos si o sí.

Una genial historia que a muchos os hará reflexionar y disfrutar acerca del sentido de la vida, el origen de las cosas, la muerte y la superación de uno mismo.

Jugabilidad

Hay que recordar que Final Fantasy IX fue un juego de PlayStation 1 y que ha sido portado a consolas y pc sin mucho cambio, por lo que si conocéis el original no vais a ver muchas cosas nuevas salvo ciertas funciones y trucos:

Funciones:

  • Velocidad x4
  • Sin batallas aleatorias
  • Saltar escenas
  • Guardado automático
  • Combate automático

Trucos:

  • Vida + magia + trance infinitos
  • Daño máximo
  • Guiles infinitos
  • Nivel máximo
  • Todas las habilidades aprendidas

En el caso de la Switch, al no haber logros/trofeos no pasa nada, pero en otras consolas hay que recordar que si usáis cualquiera de los tres últimos trucos se van a deshabilitar los logros/trofeos en vuestra partida así que pensadlo bien antes de hacerlo (aparte que pueden arruinar la experiencia de juego totalmente).

Y para los que nunca lo hayan jugado a Final Fantasy IX os diré que es un juego de rol con muchísimo peso en la narrativa, los combates no son tan constantes como en otros Final Fantasy y los jefes no tienen casi ninguna dificultad por lo que quedarse atascado es complicado en este juego.

Los personajes tienen un único trabajo/clase del que no podremos sacarles nunca y solo podrán aprender habilidades de su trabajo, lo cual es bueno para equilibrar teniendo en cuenta que en batalla entrarán cuatro personajes.

En las batallas contaremos con un sistema que llaman ATB, batalla en tiempo activo, lo que hace que cada personaje pueda manejarse cuando su barra se acción se llena para después entrar en la cola de acciones.

Los enemigos tienen la suya propia así que estamos casi en un sistema de lucha por turnos, pero con la barra de acción de cada personaje como indicación y además el color de la barra nos indica si está subiendo más rápido, más lento, normal o se ha parado la barra.

Como suele ocurrir, las invocaciones están muy presentes en este Final Fantasy y tienen dos modos de aparecer.

El primero es el modo completo donde la invocación aparece con todo su esplendor y haciendo todo el daño. La segunda es una versión reducida donde la animación es mucho más corta y hace menos daño. El que salga una u otra es muy aleatoria, aunque la primera vez que invocamos siempre sale a plena potencia.

Aunque al principio puedan parecer débiles, lo cierto es que se pueden potenciar consiguiendo más piedras de invocación de la misma, no hace falta tenerlas equipadas, solo poseerlas será suficiente para potenciar su poder.

Y continuando con los combates… Las pantallas de carga asustan. Cada vez que accedemos a un área nueva, o simplemente acabamos de cargar partida, al entrar en combate tendremos una pantalla en negro y la música de combate durante cinco u ocho segundos hasta que empieza a aparecer algo en pantalla.

Ciertamente al principio cuando pasa te preocupas por si se ha estropeado la consola, está fallando el juego o que, pero resulta que es así.

Y hablemos de otra cosa: el juego de cartas. Este minijuego lo han portado completamente sin cambiar un ápice, lo cual es bueno y a la vez malo. Su predecesor, el Final Fantasy VIII, planteaba un minijuego con cartas definidas, múltiples reglas por regiones, posibilidad de extender reglas, combinaciones, muchísima estrategia y un genial balance.

En Final Fantasy IX el minijuego de las cartas lo simplificaron, aleatorizaron y desbalancearon totalmente. Para empezar, las cartas que recibes tienen valores de fuerza, tipo de ataque, ataque y defensa aleatorios, seguido de flechas de ataque aleatorios que se determina en el momento que recibes la carta. Eso nos hace capaces de conseguir cartas únicas como Shiva pero sin ninguna utilidad al no tener flechas de ataque…

Para después conseguir cartas comunes con más potencia y muchísima más utilidad.

A esto hay que añadir algo que el juego no te dice: hay un límite de cartas. El límite de cartas que puedes poseer es cien cartas, y cuando consigas la ciento uno simplemente la descartará. No hay opción a desechar una carta que no nos guste, ni guardarla para más tarde, ni nada así. Se perdió la carta y punto. Y si, he perdido cartas únicas así.

En fin, el sistema es entretenido y usando la función de autoguardado del juego podremos evitar las derrotas si así lo queremos y los estropicios que provoque el límite de cartas. Al menos algo es algo.

Gráficos y banda sonora

Empezaré mejor por la banda sonora que es una verdadera gozada. Me váis a encontrar tarareando la canción de Alexandria cada vez que la ponen.

Y no es la única canción pegadiza, en Burmecia hay unas cuantas que se me han quedado grabadas a fuego y la canción de Beatrix es simplemente genial.

Vais a disfrutar de la banda sonora de Final Fantasy IX de principio a fin debido al gran acompañamiento que hace en las escenas, en las ciudades, en los momentos clave… Parece otro protagonista más de la historia de lo genial que es.

Y desgraciadamente he de hablar de los gráficos. Se supone que estamos ante una remasterización o algo así y que encima está cortada por los lados por lo que no debería haber problemas ¿no?

Pues resulta que sí. El juego sufre de exactamente lo mismo que le pasaba a Onimusha Warlords: personajes en alta resolución en entornos de muy baja resolución. Y eso canta muchísimo. Y hay escenas muy importantes donde vamos a ver un entorno a muy baja resolución moviéndose a alta velocidad con personajes en alta resolución y nos deja la sensación de haber sido añadidos con Paint directamente a la escena.

Y aquí tenéis una captura del mundo exterior. El pixelado, distancia de dibujo y todo tiene tan poca calidad que parece que estén usando las texturas originales. A ver, no pido que rehagan el juego de cabo a rabo, pero leñe, esas texturas se podían mejorar aunque fuese un poquito ¿no?

Conclusión

Final Fantasy IX es un juego que os va a conquistar por su maravillosa historia y que no querréis dejar de jugar hasta terminarla. Si no os va el entrenar hasta subir y subir de nivel nos da las facilidades de los trucos y así pisotear a los jefes sin problema alguno y seguir con la trama ya que casi ningún jefe dice nada interesante durante el combate.

La banda sonora hará las delicias de vuestros oídos y os va a transmitir muchísimo a la hora de jugar, así que nada de jugarlo en silencio que os perderéis muchísimo.

De resto tiene muchas cosas que pueden mejorarse pero que no llegan a entorpecer en gran medida la aventura salvo las largas pantallas de carga de los combates. Os lo recomiendo muchísimo ya que es uno de mis Final Fantasy favoritos.

8

Ficha

  • Desarrollo: Guild Studio
  • Distribución: Square Enix
  • Lanzamiento: 14 de Febrero de 2019
  • Idioma: Textos en Español, Inglés, Francés, Alemán e Italiano
  • Precio: 20’99€

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *