7

Vampyr

Vampyr

¿Qué pasaría si el mayor de los racionalistas despertara en una gran pesadilla esotérica? ¿Qué pasaría si alguien que ha dedicado toda su existencia a salvar vidas, ahora se viera obligado a quitarlas? ¿Qué pasaría si en medio de todos estos conflictos se encontrase un oscuro Londres victoriano, acechado por unas agónicas criaturas que parecen ser vampiros…?

¿…Qué pasaría si todo esto no fuera más que una pequeña parte de un gran misterio que quizá sería mejor no desentrañar?

Lo que pasaría es que nos encontraríamos con Vampyr: un ARPG que nos brindan con entusiasmo los chicos de Dontnod Entertainment, desarrolladores también de la interesante propuesta que resultó ser Remember Me en su día y del absoluto éxito mediático que fue Life Is Strange.

Con una marcada focalización en la narrativa presente en todos sus proyectos y un “don” para no dejar indeferente a nadie a base de historias rompedoras, Vampyr promete ser el más ambicioso de los viajes que nos hayan ofrecido hasta la fecha. ¿Lo conseguirá? Eso todavía no lo sé, pero lo que sí sé es que empiezo a captar el olor de la sangre fluyendo por sus píxeles. Me tienta, me llama… y cuando los píxeles y la sangre hablan, uno no puede hacer más que seguirlos.

Vampyr

En Vampyr controlaremos a Jonathan E. Reid, un cirujano especializado (irónicamente) en el estudio de la sangre, y que un día se despierta convertido en vampiro bajo extrañas circunstancias. A partir de aquí, tendremos que avanzar en la historia para ir desentrañando detalles de su situación actual y de su pasado. ¿Quién lo ha convertido en vampiro? ¿Con qué fin? ¿Por qué ha empezado a brotar una aparente plaga que convierte a la gente en vampiros con tanta sed de sangre que pierden por completo el control y se convierten en bestias descerebradas? Todos estos y muchos más son los misterios que se nos plantearán a lo largo de toda esta aventura que promete, desde luego, ofrcer muchos giros narrativos y revelaciones interesantes al jugador.

No hay que olvidar que en Dontnod Entertainment lo que más les gusta es contar historias; usualmente bajo algún contexto fantástico que les sirva para desarrollar su propio punto de vista sobre los temas que quieran tratar. En este sentido, Vampyr no supone una excepción. De hecho, es el propio juego el que se toma las licencias necesarias para “burlar” las leyes naturales según más le convenga, aunque no lo hace precisamente a la ligera.

Vampyr

Y es que, como en toda buena historia, los personajes de Vampyr son (sobre todo el protagonista) un conflicto viviente. Ya comentábamos en la introducción algunos de estos conflictos, como que el médico que siempre ha salvado vidas ahora se vea obligado a quitarlas (luego comentaremos esto en mayor profundidad), o que alguien que muestra tener un carácter absolutamente racional se vea obligado a creer en todo un mundo de aparentes imposibilidades de golpe. Esta es una de las razones por la que los personajes de Vampyr funcionan tan bien y resulta tan interesante seguir su progresión, pero antes de seguir hablando de esto, avancemos a un plano más general y respondamos una cuestión esencial: ¿Cómo se juega a Vampyr?

Bueno, como también se señala en la introducción, aquí nos encontraremos ante un ARPG situado en un Londres victoriano y oscuro en el que la gente ha empezado a convertirse en vampiros descerebrados sedientos de sangre. Nuestro protagonista, sin saber muy bien cómo ni por qué, se despertará en medio de una matanza y se dará cuenta de que también se ha convertido en uno de ellos. De forma contrapuesta, él no se encuentra en un estado de perversión psíquica que lo convierta en un ser tan peligroso e impredecible como el resto de criaturas vampirescas, pero poco a poco irá descubriendo sus “poderes de vampiro” y los más y los menos que conlleva el ser un ser de la noche.

El eje narrativo del juego, pues, será dicho protagonista y todos los misterios que giran entorno a él. Para ir desentrañándolos, tendremos que explorar la ciudad en la que nos encontramos, conformada por varios distritos diferenciados entre sí. Este avance se dividirá en dos puntos básicos: la exploración y el combate.

Vampyr

La exploración tendrá gran atractivo para aquellos que disfruten del tono ambiental que ofrece este título. Justo esta ambientación es uno de los aspectos que mejor se consiguen, debido en mayor parte al enfoque visual elegido y a un sonido absolutamente inmersivo, tanto por unos efectos capaces de mantenerte en continua tensión, como por una música que evoca instantáneamente a la época en la que nos encontramos y que es capaz de embaucarte por completo dentro de sus algo inusuales combinaciones de acordes (también pensadas para crear cierto nerviosismo en el jugador).

Así mismo, las dos vías clave que requeriremos para avanzar en la historia serán la de hablar con el resto de personajes del lugar y la de completar misiones (cosa, esta última, que igualmente no se puede hacer sin hablar con otros personajes antes para desbloquearlas).

Vampyr

Y es que el mundo de Vampyr no solo está lleno de NPCs con los que interactuar continuamente, sino que además, la propuesta narrativa que se nos plantea es completamente activa. Esto quiere decir que, para avanzar en la historia, no nos valdrá simplemente con “dejarnos llevar de la mano” por el propio juego, siguiendo simplemente los objetivos que se nos vayan marcando en pantalla sin comernos mucho la cabeza. Aquí, será necesario que exploremos y conversemos continuamente con otros personajes para desbloquear tanto misiones principales como secundarias y para descubrir pistas que nos acerquen un poco más a aclarar esos grandes misterios que se nos plantean.

Para hablar con estos personajes, dispondremos de un sistema al más puro estilo rolero, gracias al cual podremos ir llevando las conversaciones por los derroteros que más nos convengan. Este aspecto acabará siendo muy determinante en el transcurso de nuestra aventura, pues las decisiones que tomemos con respecto a cada personaje irán determinando, en conjunto, el destino de cada uno de los distritos en los que nos encontremos.

De hecho, Vampyr trata estos distritos como si fueran un organismo vivo; es decir, que cuanto más cuidemos de sus habitantes, mejor será el destino final de este y viceversa. Y aquí es cuando llegamos a uno de los mayores debates internos de nuestro personaje: matar o salvar.

Vampyr

Para convertirlo en un tema altamente presente en todo momento, se nos plantea que, como vampiro, el protagonista de la historia necesita beber sangre para volverse más fuerte. La sangre, en este caso, funciona como la experiencia en cualquier otro juego de rol, y nos permite mejorar a nuestro personaje y adquirir nuevas habilidades para facilitar el combate (al que ahora llegaremos) y, en definitiva, el avance por las misiones.

No obstante, nadie nos obliga a beber esta sangre, obtenida de los propios personajes de los distritos, a los que podemos embaucar con nuestros poderes para llevarlos a lugares solitarios y succionarles toda su sangre, asesinándolos en el acto. Esto es algo que traerá consecuencias negativas para toda la zona, pues el resto de habitantes contará con menos ayuda y, además, el juegos se preocupa por establecer relaciones entre muchos de los personajes para que, al acabar con uno de ellos, el resto se resienta anímicamente.

Vampyr

Desde un principio, se nos deja claro a través de un mensaje proporcionado en el menú principal que la dificultad de Vampyr disminuirá cuanto más matemos, pero, como se puede apreciar rápidamente, esto traerá muchas consecuencias negativas para la población. Por ello, se nos colocará en la piel del propio médico-vampiro para que decidamos, en función de con qué parte más empaticemos (y de nuestras propias preferencias y necesidades como jugador, porque al final esa falta de experiencia o no se hace de notar), si nos dejamos llevar por la bestia en la que nos ha convertido el destino por alguna razón, o nos mantenemos firmes y seguimos siendo aquello en lo que siempre habíamos creído, salvando el mayor número de vidas posibles a pesar de las dificultades que esto pueda conllevar.

Hay que decir que, pese a la buena consumación de la ambientación, el juego posiblemente peque de ofrecer unos escenarios demasiado lineales y con pocos puntos de referencia distinguibles. No solo el avance se vuelve monótono y predecible, sino que además será común perdernos en edificios de varias plantas o cruces por los que tengamos que pasar varias veces, llegando a no saber si el sitio que estamos recorriendo en ese momento lo hemos explorado ya o no.

Vampyr

Es en medio de toda esta exploración donde se nos introducirá el combate, que podría describirse como una especie de trasunto del propio sistema que ya utiliza Bloodborne, y que toma muchos de sus elementos para adaptarlos según sus intereses, como pueda ser la necesidad de esquivar los ataques enemigos continuamente y buscar el momento exacto para contraatacar sin sufrir daños, o el uso de diferentes armas y habilidades que se pueden ir mejorando, al igual que el propio personaje, a lo largo de la aventura. Sin embargo, la realidad es que no consigue reproducir ese tono de genialidad que pudiera tener su principal referencia.

Al final del día, y pese a que pueda llegar a tener momentos más que interesantes, lo que nos queda es un sistema quizá demasiado simple y poco fluido como para llegar a motivar al jugador y a causarle ganas de encontrarse con más enemigos por el simple placer de combatir. Más que eso, aún, y es que incluso diría que puede llegar a convertirse en un obstáculo por el que, sin más, toca pasar de vez en cuando para seguir descubriendo una historia que sí que nos interesa y que, sin duda, es el punto más fuerte de esta obra.

Vampyr

Es cierto que mejora conforme se avanza, al ir desbloqueando poderes característicos de los vampiros que amplían el abanico de opciones del que disponemos, pero lo cierto es que esto no llega a compensar del todo la simpleza y monotonía comentadas, sumado todo ello a unas toscas animaciones que, en general, hacen que todo parezca aún más artificial.

Destacar, por último, que si bien por una parte no es una obra que pueda encajar con toda clase de público por el nivel de inmersión que exige, tampoco hay que pasar por alto los momentos de terror y la tensa temática que podemos encontrar mientras exploramos, que a buen seguro serán capaces de acelerar unas cuantas pulsaciones por minuto los corazones de aquellos a los que les vaya eso de asustarse hasta de su propia sombra (bueno, vale, puede que no tanto, pero para que se entienda), así que tenedlo en cuenta.

Vampyr

Conclusión

Vampyr es uno de los juegos que mejor han sabido reflejar cómo puede llegar a ser el día a día de ese clásico concepto de la ficción popular que es el vampiro. Por el buen hacer de su historia y ambientación, si eres amante de las temáticas que propone y tienes ganas de sumergirte en ellas de forma larga y tendida, es muy posible que te acabe encantando. Si, por el contrario, buscas algo un poco más “ligero” que te ofrezca diversión continua en base a un buen gameplay y diseño de niveles, puede que este no sea el título que estás buscando.

Se toma sus licencias y, desde luego, ofrece elementos particulares y únicos. Puede que simplemente no sea para ti; es normal, no es un juego que vaya a engatusar a todo el mundo… pero si algo tiene de especial la nueva aventura de Dontnod Entertainment es que, si realmente llega a hacerte ese “click” que no siempre se consigue, descubrirás que te encuentras ante una obra distinta y fascinante, capaz de saciar la sed de hasta el mayor de los “chupapíxeles” que esté dispuesto a concederle una oportunidad.

7

Nos consolamos con:

  • Su historia, los conflictos planteados y la manera en la que se exponen.
  • Esa ambientación victoriana y su excelente apartado sonoro.
  • Poder ser el vampiro más “badass” que jamás hayamos imaginado…

Nos desconsolamos con:

  • …aunque no se vea tan acertadamente reflejado dentro del propio combate.
  • Lo toscas y artificiales que resultan muchas de las animaciones.
  • El monótono y lineal diseño de escenarios.

Ficha

  • Desarrollo: Dontnod Entertainment
  • Distribución: Focus Home Interactive
  • Lanzamiento: 05/06/2018
  • Idioma: Español (Subtítulos)
  • Precio: 49,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *