7

Cities Skylines II

En el vasto universo de los videojuegos, pocas experiencias son tan absorbentes y gratificantes como la construcción y gestión de tu propia metrópolis. Cities: Skylines 2 llega como una ola de frescura y ambición en el género de simulación, prometiendo superar las altas expectativas establecidas por su venerado predecesor. Este nuevo capítulo no sólo busca cautivar a los veteranos sedientos de desafíos más complejos y realistas, sino también a los novatos con su accesibilidad y profundidad estratégica.

Mientras que el primer Cities: Skylines redefinió los estándares de la simulación de ciudades, esta secuela se embarca en una misión para perfeccionar y expandir cada aspecto de la experiencia. Desde las intrincadas redes de tráfico hasta el dinamismo de una economía pulsante, Cities: Skylines 2 promete una inmersión sin precedentes en el arte de la urbanización y el diseño civil. Con una combinación de gráficos mejorados, una inteligencia artificial más sofisticada y un conjunto de herramientas de diseño más extenso, este título se presenta no solo como un juego, sino como un lienzo para la creatividad y la ingeniería de sus jugadores.

Pero, ¿logra Cities: Skylines 2 elevarse por encima de la sombra de su ilustre linaje y marcar su propio territorio en la historia de los simuladores? En nuestra búsqueda por una respuesta, nos adentramos en las profundidades de su gameplay, exploramos sus paisajes urbanos y pusimos a prueba nuestras habilidades de planificación contra los desafíos que este coloso digital tiene preparados. Acompáñanos mientras desglosamos las capas de esta experiencia de simulación, examinando si realmente cumple con la visión grandiosa que promete.

Podremos hacer bosques, colocar todo tipo de edificios con múltiples diseños para cada uno de ellos e inlcuso varios tipos de puentes tanto peatonales como para vehículos… todo muy completo.

Historia y Desarrollo

Para empezar, comentar que en todo momento estreamos comparando el juego base (o vanilla) actual, con el Cities Skylines «1» vanilla también, dado que éste tuvo mucho recorrido, muchos mods, y muchas expansiones… aún así lo más justo es comparar el estado en el que los dos fueron lanzados, puesto que en esta entrega bastantes de los cambios son mejoras de los sistemas que en algunos casos los mods ya mejoraban en la primera entrega.

El viaje comienza con Cities: Skylines, lanzado en 2015, que rápidamente se convirtió en un referente por su enfoque accesible pero profundo en la construcción y gestión urbana y que destacó por su compromiso con la comunidad, su robusto soporte para mods y su constante expansión mediante DLCs, mayormente de pago, eso sí.

Avanzamos hasta la actualidad, donde Cities: Skylines 2 se anunció con la expectativa de capitalizar y expandir cada éxito de su predecesor. Desde su anuncio hasta el lanzamiento, el juego ha estado en el punto de mira, generando anticipación y debate en igual medida. A pesar de una sólida década de soporte para el primer juego, la secuela ha enfrentado desafíos en su recepción, luchando por cumplir con algunas de las expectativas de la comunidad. Desde problemas técnicos hasta cambios en las mecánicas de juego, Cities: Skylines 2 refleja tanto la ambición de sus creadores como las dificultades inherentes a la superación de una fórmula ya exitosa.

La customización que permite ahora la herramienta de construcción de carreteras es sublime, tendremos cruces prefabricados, pero podremos construirnos los nuestros, prohibir giros desde ciertos carriles, poner señales y pasos de cebra, todo a nuestro gusto desde el juego vanilla y de una forma super cómoda.

Aspecto técnico

Cities: Skylines 2 pretende ofrecer un salto cualitativo en la representación de metrópolis virtuales. Con un motor gráfico actualizado, se esperaba que los jugadores experimentaran entornos urbanos más detallados y realistas, desde la arquitectura individual de los edificios hasta los efectos ambientales como la iluminación y el clima. Desgraciadamente, estas mejoras vienen acompañadas de una calidad inconsistente en los gráficos, señalando áreas donde el juego parece no alcanzar ni siquiera la fidelidad visual de su predecesor.

La promesa de un mundo más grande y una simulación más compleja trae consigo la expectativa de un rendimiento optimizado. Sin embargo, se encuentra luchando por mantener una experiencia de juego fluida, con problemas de rendimiento que afectan a usuarios incluso en configuraciones de hardware robustas (nosotros lo hemos jugado con una 3080, teniendo que jugar en algunos casos en calidad normal y con algunos settings desactivados, sobre todo durante el lanzamiento). Estos problemas destacan la necesidad de un equilibrio entre la ambición visual y la jugabilidad sin interrupciones.

Varios modelos para los mismos tipos de edificaciones harán que la ciudad parezca más viva y diversa.

Jugabilidad

En su corazón, Cities: Skylines 2 es un simulador de construcción y gestión de ciudades. Los jugadores deben equilibrar las necesidades residenciales, comerciales e industriales, todo mientras se aseguran de que la infraestructura de la ciudad soporta su crecimiento. Esta secuela prometía expandir la ya impresionante caja de herramientas de diseño urbano del primer juego, ofreciendo aún más opciones para personalizar y embellecer las ciudades de los jugadores. Sin embargo, la implementación de las nuevas mecánicas ofrece una curva de aprendizaje que podría ser intimidante para nuevos jugadores o incluso para los veteranos de la serie, si no lo era a veces ya.

Un aspecto que siempre ha sido crucial en Cities: Skylines es la gestión de recursos y servicios. La secuela busca ofrecer sistemas más detallados para la gestión de agua, electricidad, servicios de emergencia, educación y más, logrando así tener más impacto en la vida de los ciudadanos virtuales, haciendo que las decisiones del jugador sean más significativas. Por lo que hemos podido experimentar lleva a una sensación de microgestión que algunos jugadores pueden encontrar abrumadora, haciendo que la obvien para que el juego tome sus propias decisiones, perdiendo así un poco la profundidad: ni tanto, ni tan poco.

Otra promesa de la mano de los desarrolladores, era lograr una IA de tráfico mejorada para abordar las dificultades y la sensación de «poca vida» que había en la precuela. Se esperaba que el comportamiento del tráfico fuera más realista, con una mejor gestión de rutas y congestiones. Hay grandes avances, sin duda, pero todavía hay margen de mejora encontrando problemas similares a los que ya enfrentamos en la primera entrega.

Se han reestructurado la interfaz y ciertas opciones con tal de darles más sentido, como los parkings, ahora ubicados en las carreteras. Algunas novedades de QoL al juego base, pero le queda recorrido.

La interfaz de usuario (UI) y la experiencia general de juego son críticas para la accesibilidad y el disfrute de Cities: Skylines 2. La UI es intuitiva, permitiendo a los jugadores navegar eficientemente a través de menús y opciones sin sentirse abrumados, siempre y cuando no se profundice. De todas formas recordemos que estamos ante un título de por sí denso en este aspecto, con lo que puede asustar así de primeras a cualquiera que entre al ruedo.

Los tutoriales aparecen en cuanto se les necesita, pero te piden muchas acciones y pasos con mucha información y la curva de aprendizaje puede ser la diferencia entre un jugador comprometido y uno frustrado. Dado su profundidad y mecánicas, hecho en falta un modo más guiado que nos enseñe más detalladamente cada aspecto del juego, sobretodo para los no versados en las artes de la gestión civil.

Las nuevas mecánicas y las mejoras de las ya existentes intentarán facilitarnos la vida, hasta el punto de poder obviar ciertas partes de microgestión para dejarlas a la decisión de la propia ciudad en sí.

En resumen…

Mientras que Cities: Skylines 2 busca avanzar en términos de gráficos y complejidad de simulación, se enfrenta a desafíos significativos en rendimiento y optimización que necesitarán ser abordados para cumplir con las expectativas de los jugadores y aprovechar al máximo el hardware disponible en el mercado, tanto el de alga gama, como el de media-alta.

La secuela prometía ampliar significativamente la escala y la profundidad de la simulación. Se esperaban mejoras en la gestión de desastres naturales, una mayor variedad de opciones de zonificación y políticas municipales más complejas. La inclusión de ciclos día-noche y condiciones meteorológicas variables ofrece dinámicas de juego más ricas, pero no acaba de dar el peso para justificar una diferencia sustancial de su predecesor.

Todo esto sumado a la falta (por ahora) de mods, y su migración a la plataforma de Paradox, en pos de que otras plataformas puedan disfrutarlos, pero añadiendo un grado de complejidad al sistema, hará tambalear la comunidad que tanto pobló la primera entrega… esperemos que me equivoque, pues será una de las claves para el éxito del título.

Por ahora nos conformaremos con los parches que regularmente van sacando para mejorar la optimización y los próximos DLC (previo pago) que irán sacando como va siendo costumbre, aunque por ahora tengan el foco en arreglar el estado actual, previo a lanzar ningún contenido de pago, como nos confirmaban hace unos días.

Aún así no todo es malo, estamos ante un juego que con mimo, podrá extraer todo su potencial, pero a día de hoy, da la sensación de Early access.

Nos consolamos con:

  • Simulación detallada: La secuela promete llevar la simulación a un nuevo nivel de detalle, permitiendo a los jugadores sumergirse en todos los aspectos del diseño y gestión urbanos, desde la planificación de calles hasta el control de los servicios municipales y la respuesta a eventos dinámicos.
  • Gráficos y diseños mejorados: ofrece mejoras significativas en gráficos, con entornos más ricos y texturas más detalladas que contribuyen a una experiencia visual más inmersiva y realista y unos muy decentes efectos de luz a la par.
  • Inteligencia Artificial Avanzada para el Tráfico: busca ofrecer una experiencia más fluida y realista en la gestión de los flujos de vehículos y peatones, reduciendo los problemas de tráfico que a menudo se encontraban en el juego original.
  • Personalización y Expansión del Contenido: Con un amplio conjunto de herramientas de personalización y una promesa de contenido expansivo post-lanzamiento, los jugadores tendrán la libertad de diseñar ciudades que reflejen sus visiones únicas, apoyadas por una variedad de paquetes de expansión y actualizaciones.

Nos desconsolamos con:

  • Problemas de rendimiento: Aunque ya no hay color si comparamos con la primera versión publicada, en algunos momentos se siguen notando caídas de frames repentinas, y un bajo rendimiento que, aún teniendo un PC a la altura, deja de poder procesar toda la información a la vez. Se mejora reconfigurando ciertos parámetros, pero a costa de la belleza que nos trae este título.atrapa desde el primer momento, más pronto que tarde nos encontraremos sin mucho contenido.
  • Early access: El lanzamiento huele a prisa, si bien el juego es técnicamente bueno en algunos aspectos, lo es a la par en otros no tanto, incluso enpeorando en algunos sentidos a la primera entrega, si bien como indicábamos, ha mejorado, aún le falta camino.
  • Gestión de los mods: Se terminó el workshop de steam para dar la bienvenida a la plataforma de Paradox, justificado por el hecho de que así las futuras versiones de consola podrán gozarlos también, pero con las complicaciones que esto supone, habrá gente que genere contenido? Esperemos que sí…
  • DLCs by Paradox: Estará repleto de contenido, pero también de DLCs caros, eso sí, ya han dicho que por ahora su focus es el rendimiento, y luego ya tirarán por los DLCs de pago…

Análisis realizado gracias a una copia subministrada por Paradox Interactive.

Ficha

  • Desarrollo: Colossal Order
  • Distribución: Paradox Interactive
  • Lanzamiento: 24/10/2023 en PC - Primavera 2024 en consolas
  • Idioma: Español
  • Precio: 49.99€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *