6

Mulaka

Mulaka

Hay muchas formas de mantener viva la cultura de los pueblos que habitaban en diferentes regiones de la Tierra. Se pueden hacer documentales, trabajos, o como es el caso que nos ocupa, mediante un videojuego. En Mulaka nos adentraremos en la cultura de los Tarahumara, una cultura indígena del norte de México, país de origen del estudio Lienzo que ha desarrollado el juego. Nuestra labor será salvar el mundo de un gran mal que se cierne sobre la Sierra de Tarahumara, descubriendo por el camino todo lo relacionado con la mitología de esta cultura.

La premisa es bastante sencilla, lo que se traduce en un mundo interesante lleno de detalles propios de la cultura. Incluso podemos leer la descripción de cada enemigo, con nombres que apenas se pueden escribir bien sin copiar y pegar. Quitando eso, estamos ante una aventura de manual: controlamos al joven Mulaka para ganarse el favor de los semidioses de esta cultura indígena, y así enfrentarnos al mal/la corrupción que asola este mundo.

Mulaka

Para avanzar la trama, contamos con secuencias que me han recordado mucho a las de los Metal Gear Solid de PSP. Dentro de los niveles, contamos con diálogos sin voces ni tan siquiera ruidos que emulan que los personajes tienen una conversación, lo cual es extraño. Aunque como comentaba antes, no es nada del otro mundo, y aquí tampoco es que esté contado de una forma muy sólida. Es más una excusa para ir aprendiendo más de la cultura y movernos a nuevas zonas. El giro final no está bien tratado en absoluto, apareciendo casi como para tener una moraleja o algo similar, por lo que queda bastante fuera de lugar.

En cuanto a las mecánicas jugables, Mulaka me ha recordado muchísimo a los plataformas de acción de la era de PS2, para bien y para mal. Por tanto, tenemos que explorar los niveles buscando varios objetos (tres piedras rojas en este caso) para abrir la última zona de la fase, donde nos espera un jefe final.

Para no perdernos, contamos con una visión especial que consume el medidor mágico del protagonista, y con la cual podemos ver algunos coleccionables (espíritus de ciudadanos que murieron en esa zona y objetos propios de la cultura) y la dirección en la que está la tan ansiada roca que nos permite progresar.

Mulaka

El diseño de niveles es bastante sencillo en Mulaka, con que no sorprende en absoluto. Algunas fases se centran más en la exploración, otras en el combate y otras en plataformas más directas. El combate es muy básico, contando con un ataque débil y otro fuerte, y la posibilidad de hacer combos muy, muy sencillos. Algo que me ha chocado es que no podemos fijar la cámara en los enemigos, por lo que a veces la cámara puede ser un problema por todo lo que se mueve. Esto hace que la esquiva no es que sea muy útil salvo con los jefes finales, ya que en los encuentros normales es más rápido machacar el ataque fuerte para hacer el combo más poderoso del juego, y que es capaz de romper las defensas de varios monstruos.

Está muy claro cuándo nos va a tocar pelear, ya que entraremos en arenas de las que no podremos salir hasta que acabemos con todos. Por suerte, hay una variedad de enemigos aceptables, contando con cada uno sus puntos fuertes, patrones de ataque, etc. Incluso hay algunos que son completamente invisibles, obligándonos a usar la visión mágica para poder verlos. Lo peor es cuando nos obligan a usar la lanza a distancia, ya que el sistema de apuntado es un auténtico desastre.

En cuanto a la exploración y las plataformas, los controles tampoco es que sean muy precisos (como ocurre en el combate), y el diseño de niveles tampoco es que ayuda. Al menos, no estamos ante desafíos demasiado complejos, por lo que nunca llegamos a atascarnos demasiado. Los puzzles que hay tampoco son gran cosa, consistiendo la mayoría en rotar unas casillas para que el agua llegue hasta una fuente con forma de serpiente.

Mulaka

La peculiaridad de Mulaka es que iremos consiguiendo transformaciones (cuatro en total) en los animales que representan los diferentes semidioses. Algunos sirven para el plataformeo puro y duro, como la pantera con la que escalar por árboles o un águila con la que volar. Otros son más para la exploración, como el oso con el que destruir unos objetos marcados con garras o la serpiente con la que congelar varias plantas. Los mejores momentos del juego son cuando se combinan estas cuatro transformaciones, al tener que escalar con la pantera para luego transformarnos en águila, al mismo tiempo que cogemos los orbes que nos permiten recuperar la magia para no quedarnos sin ella y volvernos humanos en mitad de un barranco.

Es una pena que estas situaciones no sean demasiado frecuentes, y estemos constantemente ante situaciones en las que usar una de estas transformaciones de forma aislada, y seguir con el insulso combate. También están las cuatro pociones que podemos usar, que por algún motivo, requieren de una animación bastante larga para poder usarlas. Esto hace que en mitad de un combate sean casi inútiles, lo que nos pone en más de un aprieto cuando estamos bajos de salud.

La poción explosiva, por ejemplo, sólo sirve para destruir muros de piedra y descubrir secretos, mientras que la de escudo se emplea sobre todo para superar a unos enemigos que bloquean el progreso de otra forma. Por tanto, fuera de unos cuantos casos aislados, no es que usemos las pociones, lo que supone otra oportunidad desaprovechada.

Mulaka

Los jefes finales son seguramente los que mejor aprovechan los puntos fuertes de Mulaka. Aunque algunos son bastante pobres, otros son más bien puzzles en los que usar las habilidades de nuestro protagonista para encontrar el punto débil del enemigo.

Aunque los niveles se pueden explorar una vez los hemos completado para acceder a nuevas zonas con los poderes desbloqueados (muchos secretos consisten solo en dinero, que usamos para obtener mejoras muy, muy básicas y pasivas), no es que se nos anime mucho a ello. Por tanto, nos centraremos en la historia principal, que nos durará aproximadamente unas 6 horas, duración aceptable para un juego indie.

Dentro de lo técnico, el estilo artístico empleado es low poly, y la verdad es que me ha gustado bastante. Los escenarios son muy llamativos y entran por los ojos, además de ser muy variados entre sí. Es cierto que algunos personajes podrían tener más detalles, pero por lo general, no está mal. Lo peor, al menos en la versión de Switch, es el rendimiento, ya que tanto en modo portátil como en el televisor, estamos ante constantes caídas de frame que hacen que la experiencia sea de todo menos fluida.

El sonido sale mejor parado, gracias a una banda sonora bastante buena, que nos mete de lleno en esta cultura. Cada nivel tiene su propio tema, y aunque la canción de las escenas de acción termina por hacerse algo repetitiva, hay suficiente variedad como para gustar mucho. Los efectos no están mal, aunque como decía, echo en falta al menos unos ruidos para cuando los personajes hablan, y así saber que están diciendo algo. Que por cierto, a veces se cortan los diálogos antes de que el texto se cargue del todo en las escenas de vídeo, lo cual es extraño.

Conclusión

Disfruté mucho en su momento de los plataformas de la era de PS2 que no eran gran cosa, y me ha pasado lo mismo con Mulaka. Es un título entretenido que me ha divertido, pero sus carencias son muy claras: el combate es excesivamente simple, el diseño de niveles es bastante soso, y el rendimiento es muy, muy mejorable en la versión de Switch. El poder conocer una cultura indígena de México es todo un plus, y tanto el apartado artístico como la música están bastante bien.

Así que, si os gustaban estas propuestas de plataformas de acción con bastantes defectos, pero entretenidas, Mulaka os divertirá durante las 6 horas que dura. Es una pena que la introducción de esta cultura no sea en un juego superior, pero al menos, poder conocer a los Tarahumara es bastante interesante, y hace que destaque el juego más de lo normal.

6

Nos consolamos con:

  • Dar a conocer la cultura Taruhamara de una forma entretenida, entre los  enemigos, los semidioses, etc
  • Apartado artístico bastante llamativo. El uso del low poly está muy bien
  • Música variada y de calidad

Nos desconsolamos con:

  • Diseño de niveles muy simple
  • Las transformaciones en animales se aprovechan en muy pocas ocasiones
  • Combate impreciso y algo tosco
  • El rendimiento en la versión de Switch es muy mejorable, y perjudica notablemente la experiencia

Ficha

  • Desarrollo: Lienzo
  • Distribución: Lienzo
  • Lanzamiento: Steam y PS4: 27/02/2018 - Switch: 01/03/2018 - Xbox One: 02/03/2018
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 19,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *