9

Return to Monkey Island

Return to Monkey Island

Algunos juegos tienen, por méritos propios, la consideración de obra de culto y tienen legiones de seguidores. Algunos de ellos pueden ser por sus “novedosas” mecánicas (ya sean pioneros o depuren asperezas de títulos parecidos anteriores), otros por sus carismáticos personajes, otros lo logran por sus alocadas situaciones… y luego están los clásicos Monkey Island, que lo logran por la conjunción de todos esos elementos. Por eso, cuando se anunció Return to Monkey Island muchos nos alegramos muchísimo, pese a algunas decisiones que no acabaron de cuajar entre la comunidad y otras polémicas… Pero bueno, que no me desvíe, que hoy vengo a hablaros del juego tras haberlo completado.

Empezando por el principio, que aquí somos gente ordenada… vamos a tratar de poner un poco de orden a la cronología de Monkey Island, y es que hay ciertos aspectos que parecen un tanto… confusos, o así lo percibí yo antes de jugarlo. Return to Monkey Island es una secuela directa de Monkey Island 2: LeChuck’s Revenge, pero a su vez tiene en cuenta todas las entregas posteriores, al menos en parte. Para el que no lo sepa, esto es debido a que Ron Gilbert, director de la primera entrega (The Secret of Monkey Island) y su secuela abandonó Lucasfilms Games tras este segundo título de la saga de piratas, por lo que la tercera entrega (The Curse of Monkey Island) fue dirigida y desarrollada por un equipo nuevo. La cuarta entrega, de la que no guardo demasiado buen recuerdo supuso un cambio bastante radical en su propuesta, aunque no por ello se ha ignorado este Escape from the Monkey Island. Esta entrega, por cierto, fue la última desarrollada “en casa”, aunque tampoco contó con el elenco original. Tiempo después, y de la mano de una joven Telltale Games, y con implicación del propio Ron Gilbert, salió una aventura episódica llamada Tales of the Monkey Island (aventura que, por cierto, yo nunca jugué). Y esto es todo lo que tuvimos de la saga durante mucho tiempo, si no contamos los remakes del primer y segundo juegos, publicados con la coletilla Special Edition.

Return to Monkey Island

Pero bueno, volviendo a lo que comentaba antes de esta breve clase de historia pirata… Return to Monkey Island es una secuela directa de Monkey Island 2: La Venganza de LeChuck (sí, ahora le he puesto el título en español, pero estamos hablando del mismo juego), pues este juego empieza directamente donde termina la aventura clásica: en el parque de atracciones con los 2 hermanos correteando por ahí. Para el que haya finalizado las aventuras clásicas será suficiente, y para el que no lo haya hecho… ya tiene un motivo más para ponerse con ellas. Acercándome peligrosamente al terreno spoiler, pero sin llegar a cruzar ninguna linea, decir que esta nueva aventura viene narrada “en 2 tiempos” y, de ahí, lo que comentaba de que mantiene la continuidad con las aventuras anteriores pese a ser secuela directa de un juego concreto, ya que se hará referencia directa a eventos que pasan en otras entregas, y hasta aparecerá la calavera parlante llamada Murray, un personaje muy querido del tercer Monkey Island en orden cronológico. Eso sí, se nota el especial cariño para con las 2 primeras entregas, concentrando la mayor parte de referencias y guiños.

Pasando a hablar del juego en sí, ahora que creo que ya está aclarado cómo se relaciona con las anteriores entregas (espero que se me entienda, que son muchas referencias y no he querido destriparos nada…), decir que se trata de una aventura nueva… aunque nos llevará por ciertos escenarios que ya conocemos y nos tirará a la cara multitud de personajes que encontramos en el pasado. Ojo, que la historia creo que se puede llegar a disfrutar sin conocimientos previos (y, de hecho, el álbum de recortes de Guybrush presente en el menú principal del juego nos hará un resumen de los eventos más relevantes para poner contexto), pero está claro que se trata de una carta de amor a los juegos originales… y a los jugadores de los mismos, ya que hay varios elementos que se han modificado: personajes que han modificado sus roles (como los jefes pirata…) y escenarios que han cambiado con el paso de los años forman el núcleo de los primeros pasos en la aventura de Guybrush, y así lo hará saber el protagonista. Porque sí, a partir de cierto punto iremos a localizaciones totalmente nuevas, y también habrá personajes que no conozcamos desde el principio del juego. Un clarísimo ejemplo de esto que decía es la antigua casa de la Maestra de Espada reconvertida en el museo de piratería de Melee Island, una oda a las antiguas aventuras de Guybrush (aunque el conservador no lo sepa) y que tendrá una relevancia clave en el desarrollo de la aventura.

Return to Monkey Island

Y hablando del desarrollo de la aventura… comentar que el juego puede ser disfrutado en 2 dificultades. Esto sólo afecta a resolución de puzzles, pues la más fácil cuenta con procesos simplificados para la resolución de problemas, mientras que la segunda es “clásica” y nos hará estrujarnos más la sesera con combinaciones, a priori, imposibles. Yo, en mi caso, he optado por la dificultad clásica y no he tenido demasiada dificultad para avanzar, sólo me he atascado un poco en un par de momentos… que he acabado resolviendo a la vieja usanza. Parte de la solución al problema viene que, conociendo la fórmula y sabiendo a lo que se va, ya pensamos de maneras “no evidentes” para el resto de gente, pero otra parte de la solución viene implementada a modo de mejoras en la accesibilidad y calidad de vida del juego. Y permitidme que aquí me detenga un poco:

  • La primera mejora, y la más obvia, es la simplificación en controles y opciones que hemos ido viviendo a lo largo de la saga. Atrás quedan los tiempos en que se manejaba todo mediante el SCUMM y sus diferentes verbos (todo un avance en la época, no lo olvidemos) para dar paso a un sistema que mediante un par de botones nos deja “investigar” e interactuar.
  • La segunda son las ayudas visuales y la limpieza del HUD. Esto viene, en parte, de la simplificación que comentaba antes, pues tendremos toda la pantalla “lista para la acción”, algo que ya vimos en entregas anteriores o, incluso, en los remakes de Monkey Island 1 y 2. Eso sí, en ésta nueva entrega ha llegado un pequeño elemento que nos facilitará mucho la vida y nos ahorrará líneas de diálogo innecesarias (por repetitivas): al elegir un objeto para combinar con otro o para entregárselo a un personaje, nos saldrá un indicativo en rojo para indicarnos que ésa mezcla no funciona. Simple pero efectivo. Y ojo, que me olvidaba, pero con la ayuda de un botón podemos resaltar todos los puntos de interacción de la pantalla.
  • La tercera, pero no por ello menos importante, es la inclusión de 2 libros en el inventario. El primero de ellos es un diario en el que Guybrush irá anotando automáticamente nuestros objetivos actuales (incluyendo objetivos “menores” que nos ayudarán a seguir lo que está pasando), haciendo bastante claro lo que hay que hacer. El segundo de ellos, para el que quiera usarlo, es un libro de pistas. Este libro nos dirá, directamente, información concreta sobre lo que debemos hacer para progresar en una materia concreta. Reconozco que no es algo que haya usado más que una vez por ver cómo funcionaba, pero me parece un añadido genial para que aquellos con menos tiempo, paciencia y/o experiencia con las aventuras de Lucas puedan disfrutar de la historia sin demasiados quebraderos de cabeza, pues los tiempos han cambiado y no es necesario estar 2 semanas atascado con un puzzle.
Return to Monkey Island

Obviamente, no voy a contaros nada más acerca de la trama, los personajes (bueno, sí, dejadme decir que vuelve Stan…) ni nuestra carrera para ganar a LeChuck en la búsqueda de “El Secreto de Monkey Island”, así como tampoco os narraré las peripecias que viviremos con el protagonista o los puzzles que vamos a tener que resolver. Pero sí puedo contaros impresiones mías respecto a estos temas antes de pasar a otros temas. Y es que… sí, por momentos parece que estemos ante una suerte de remake del primer juego, hay varias situaciones parecidas, aunque se resuelven de distinta manera y es muy satisfactorio. Lo que sí estoy seguro que “es” y no sólo “parece” es el constante guiño al jugador clásico, al fan de la saga y a todo aquél que conozca las primeras aventuras mínimamente: como comentaba, localizaciones, personajes y situaciones nos harán sacar una sonrisa o, por qué no, una carcajada… Y lo mejor de todo es que se siente un juego nuevo y fresco, realmente sorprende por lo bien que funciona todo.

Pasando a los aspectos más técnicos del juego, decir que el juego luce muy bien en la pantalla de una Nintendo Switch Lite y su rendimiento es excelente (es cierto que no es un título especialmente exigente, pero cosas más raras se han visto…). No voy a entrar al trapo de la polémica con su dirección artística, cada uno sabe lo que le gusta y lo que no, pero sí voy a daros mi opinión: aunque reconozco que yo habría preferido un aspecto más en la línea de lo visto en las entregas clásicas (ya sea en forma de pixel art como los 2 primeros juegos, o con una estética cartoon más clásica, como la vista en la tercera entrega), viendo el juego en movimiento reconozco que me acabé acostumbrando al aspecto de esta aventura y hasta hubo momentos que me gustaron mucho.

Return to Monkey Island

A nivel sonoro tenemos un juego con un doblaje al inglés muy bueno (los textos sí están en español, todo sea dicho), unos efectos sonoros correctos cuanto menos, y una banda sonora excelente. Sí, recurre mucho a reinterpretaciones y revisiones de temas clásicos de la saga, pero es que estamos ante unas músicas tan icónicas que no podían no aparecer en el juego, o la decepción hubiera sido máxima.

Conclusión

Vamos a ser claros y sinceros: estamos ante un Monkey Island clásico, pese a las diferencias que 30 años puedan acarrear. Situaciones absurdas, conversaciones hilarantes, bromas que no sabes si son demasiado buenas para ser estúpidas o demasiado tontas para ser geniales… Cualquier duda que pudierais tener, en éste aspecto, queda disipada desde el principio, pues Return to Monkey Island es un dulce regreso a casa, una aventura gráfica estupenda y el dignísimo retorno de una saga que algunos ya creíamos muerta (con todo el pesar de nuestro corazón). No sé yo si es pura embriaguez por la emoción de reencontrarme con el bueno de Guybrush Threepwood o porque realmente es una pequeña joya (bueno, en realidad sí lo sé, y reconozco que he dejado pasar unos pocos días desde que terminé el juego para que la euforia inicial no me hiciera verlo con demasiado buenos ojos… ¿adivináis la respuesta? Spoiler: el juego es fantástico), pero el título se ha convertido en uno de mis juegos favoritos en lo que llevamos de año y lo recomiendo mucho a cualquier amante de las aventuras gráficas, especialmente si jugó con anterioridad a los primeros títulos de la saga.

Nos consolamos con:

  • Vuelve nuestro pirata favorito, Guybrush Threepwood
  • Aunque por momentos parezca una reinterpretación del primer Monkey Island, ofrece ideas nuevas e inventivas
  • Un chute de nostalgia, aunque con ciertas novedades y mejoras de calidad de vida y accesibilidad que lo hacen sentir un título actual
  • Algunos momentos son, sencillamente, delirantes
  • Visualmente es muy agradable de ver en movimiento…

Nos desconsolamos con:

  • … aunque el aspecto es muy rupturista con entregas anteriores y tengamos que hacernos a él
  • Ehm… si… esto… ¡Peleas como una vaca!

Análisis realizado gracias a una copia digital proporcionada por Devolver Digital.

Ficha

  • Desarrollo: Terrible Toybox
  • Distribución: Devolver Digital
  • Lanzamiento: 19/09/2022
  • Idioma: Voces en inglés, textos en español
  • Precio: 24,99€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *