7

Guns ‘n’ Stories: Bulletproof

Guns 'n' Stories: Bulletproof

Este 2018 ha estado marcado por varios juegos, pero uno de los más claros candidatos a GOTY en muchas web (seguro que algún compañero también lo elige por aquí) tiene una ambientación del Oeste. Al fin y al cabo, sentirnos como unos forajidos es algo que casi todos nos hemos imaginado. No en vano, un juego bastante típico de cuando éramos críos era «Indios y Vaqueros», por lo que el Salvaje Oeste ha calado mucho en la cultura popular.

Al mismo tiempo, todos tenemos al típico abuelo que no para de contarnos historias de su vida en las que exagera más que habla. Pues bien, los chicos de MiroWin VR han decidido juntar ambos elementos en Guns ‘n’ Stories: Bulletproof, un shooter de oleadas muy bien recibido en Steam que por fin da el salto a PSVR. Id preparando una buena botella de whiskey y muchas balas, que el Oeste en la memoria de nuestro abuelo es bastante diferente al que recordamos.

Lo primero que llama la atención de Guns ‘n’ Stories: Bulletproof es el énfasis que pone en su historia. No estamos ante un argumento espectacular, pero sí divertido. Todo el juego tiene lugar en la historia que le cuenta un abuelo cebolleta y pasado de rosca a su nieto sobre sus aventuras como caza-recompensas en el Salvaje Oeste, y cómo rescató a un montón de damiselas en apuros.

Guns 'n' Stories: Bulletproof

La premisa me recuerda mucho a la de Call of Juarez: Gunslinger, lo cual me encanta, además de ofrecer una trama del Oeste sencilla, divertida y para toda la familia. Las voces que escucharemos prácticamente todo el tiempo son las del abuelo y el nieto, parando a veces la acción en plan «uy, esto no era así, sino que era incluso más loco con incluso drones, o en realidad usaba estas armas en vez de estas otras». Esto hace que, la mayoría de veces, deseara que el juego fuera un shooter sobre raíles en vez de uno de oleadas estático, ya que eso daría lugar a muchas más locuras con las exageraciones del abuelo.

Al menos, la presentación es bastante potente, ya que en la introducción de cada nivel, vemos unas escenas en 2D en plano, pero como si estuviéramos en un cine, viendo una historia (¡con palomitas y todo!), lo que potencia el hecho de que todo en Guns ‘n’ Stories es una historia de la que somos espectadores y luego formamos parte.

A la hora de jugar, estamos ante lo típico en los shooters de oleadas. Estamos fijos en una posición, por lo que nuestra única meta es acabar con todos los maleantes que aparecen para dejarnos como un colador. Jugando con los Move, cada mando representa un arma o parte de ella, ya que también usaremos armas a dos manos. La gracia es que, aunque estemos fijos en una posición, eso no implica que debamos estar inmóviles, al poder bloquear los proyectiles enemigos con nuestras armas, dispararlas o incluso esquivar los proyectiles a lo SuperHOT. Esto hace que estemos ante un juego bastante activo, ya que llega a haber momentos en los que estaremos rodeados de enemigos y proyectiles. No llega a ser tan loco como Blasters of the Universe o el reciente Space Pirate Trainer, pero sigue requiriendo que nos movamos.

Guns 'n' Stories: Bulletproof

Lo bueno es que, cuando sufrimos mucho daño y estamos al borde de la muerte, entraremos en un modo a cámara lenta que resaltará a los enemigos. Aquí, si logramos mantenernos a salvo durante un tiempo, nos recuperaremos (la vida se auto-regenera), aunque también nos puede venir de perlas para acabar fácilmente con muchos enemigos de golpe gracias a la magia del Bullet Time.

Aunque matar sin parar desde un sitio puede aburrir, Guns ‘n’ Stories va ofreciendo cierta variedad por el armamento que usaremos. En las misiones de la historia, de vez en cuando al abuelo se le irá la cabeza diciendo que no estaba usando sus fieles revólveres, sino que usaba un arma diferente. Algunas siguen siendo a una mano, como ametralladoras con diferentes características, un dúo de escopeta y ballesta que lanza TNT, o incluso lanzagranadas. Esto ya es bastante loco para un juego del Oeste, pero la locura aumenta con las armas a dos manos: un lanza-rayos de Tesla, una gatling que puede pasar de disparar en modo metralleta a modo rifle, y hasta una ametralladora láser capaz de lanzar granadas que modifican la gravedad. Sí, es así de loco el juego, y como en cada misión introduce un nuevo arma, cada fase aporta algo diferente.

Esto es esencial, ya que básicamente, en cada uno de los 9 niveles de la Historia, tendremos que acabar con todos los enemigos, habiendo una variedad bastante justita de enemigos. Lo que sí me ha gustado de los enemigos es su sistema de armadura. Si disparamos a una parte descubierta de los enemigos, les haremos más daño, pero si disparamos a una pieza de armadura, haremos menos daño hasta que ésta se caiga. Por tanto, si queremos conseguir muchos tiros a la cabeza, nos tocará primero quitar muchos cascos.

Guns 'n' Stories: Bulletproof

Un aspecto donde sí me ha decepcionado Guns ‘n’ Stories es en sus jefes finales. Aunque tienen una presencia curiosa y llamativa, no resultan ser enfrentamientos útiles o entretenidos. Salvo porque no son clones de los demás bandoleros a los que hemos matado, y tienen más vida, que si no los habría confundido con unos enemigos «corrientes» más.

Por tanto, dentro de la Historia de 2 horas, agradeceremos mucho las imposiciones de las armas, ya que eso aporta cierta variedad a un conjunto de niveles que se vuelven repetitivos, sin apenas eventos únicos o patrones de enemigos que se nos queden grabados a fuego, como sí me ha pasado con otros shooters de oleadas de este mismo año. Al menos, en las últimas fases hay objetivos secundarios que nos motivan a priorizar objetivos en base al objetivo, pero tampoco es algo muy destacable.

Después de completar cada nivel dentro del modo Historia, podremos jugar en modo Arcade, donde podremos usar las armas que queramos. Además, desbloquearemos varios niveles adicionales, con objetivos ligeramente diferentes para aportar un poco más de variedad al conjunto. No es gran cosa, ya que se nota que el énfasis del estudio ha estado en ofrecer unos niveles que rejugar para conseguir la máxima puntuación en base a tiros a la cabeza, combos, etc.

Guns 'n' Stories: Bulletproof

Pese a las virtudes del juego, hay varios problemas, más allá de la sensación de fatiga que uno puede tener ante «otro shooter de oleadas más para VR». El primero es el ritmo de los niveles. Las fases duran bastante, con varios cortes para las conversaciones entre el abuelo y su nieto. Esto nos hará gracia la primera vez, pero si nos matan cuando hemos acabado con el 95% de los enemigos, nos tocará volver a empezarlo todo desde el principio. Esto supone ver cómo carga el juego de nuevo, vemos la escena introductoria y sufrimos los mismos parones una y otra vez. Pensaba que esas pausas eran puntos de control, pero no, ya que no los hay.

Guns ‘n’ Stories es un shooter algo desafiante incluso en dificultad Normal, por lo que ver cómo hemos estado 15 minutos para morir al final y tener que empezar desde el principio es muy, muy frustrante. Algún checkpoint haría maravillas, además de poder saltar los diálogos, para que no se haga todo tan cuesta arriba si queremos revivir algún nivel. Al mismo tiempo, esta duración de los niveles hace que el ritmo no sea todo lo trepidante que pudiera ser, con algunas fases que duran más de lo necesario, a pesar de estar repitiendo claramente el mismo patrón de enemigos de una oleada a otra.

Por otro lado, el tracking de las armas a dos manos, como suele ocurrir en todos los juegos de PSVR, puede darnos algún que otro problema. Si tenemos la cámara frente a nosotros, es muy fácil que los Move se tapen mutuamente, lo que hace que el arma se vuelva loca. Si tenemos la cámara en una posición elevada, obtendremos resultados mejores, pero sin ser tan óptimos como con las armas a una mano. Es ahí cuando mejor funciona Guns ‘n’ Stories, y ciertamente, mola sentirte un pistolero del Oeste usando dos revólveres en mitad de un Saloon con una banda tocando en mitad de un tiroteo.

Guns 'n' Stories: Bulletproof

A nivel visual, Guns ‘n’ Stories apuesta por un estilo cartoon que, como ya hemos visto en muchos otros juegos de PSVR, funciona muy bien para cubrir las claras limitaciones técnicas del hardware. Desde la última actualización que ha mejorado el anti-aliasing, todo se ve bastante nítido, incluso lo que está un poco más alejado de nosotros (de serie, lo más lejano presentaba claros dientes de sierra), lo que nos permite disfrutar de los detalles que hay en cada escenario. Aunque sean bastante estáticos, hay varias bromas curiosas, lo que hace todo bastante simpático. En general, esa es la palabra que mejor define los gráficos del juego, simpáticos, ya que no destacan en exceso para bien, pero tampoco están mal, al funcionar para el estilo de juego ante el que nos encontramos.

En el sonido, destacan las voces en inglés del abuelo y el nieto. Es una pena que no haya subtítulos, porque los diálogos están bien escritos para sacarnos una sonrisa mientras disparamos sin parar, pero si no entendemos el inglés, este atractivo lo perderemos por completo. La omisión de los subtítulos es algo que me cuesta comprender, ya que los textos de los menús están en castellano (algunos con una traducción que parece sacada de Google, eso sí), por lo que estamos ante la misma situación que con Torn hace unos meses. Los efectos son bastante buenos, pudiendo usar el sonido 3D para ver desde dónde nos vienen los disparos, algo muy útil cuando nos rodean, algo que creedme, pasará con mucha frecuencia.

Conclusión

Puede que Guns ‘n’ Stories: Bulletproof sea un shooter de oleadas más que nos pone en una posición fija para acabar con todo lo que se mueva, mientras esquivamos proyectiles o los bloqueamos, pero gracias a su simpatía, logra destacar un poco en este saturado género de la Realidad Virtual.

No me malinterpretéis, no estamos ante un juego revolucionario ni mucho menos, y creo que habría funcionado infinitamente mejor como un shooter on-rails, pero gracias a la forma de presentar la acción como una historieta súper exagerada de un abuelo a su nieto, Guns ‘n’ Stories: Bulletproof logra ser divertido y entrañable.

La variedad de armas que nos permite usar, junto a lo locas que son para el Oeste, son uno de sus atractivos. Es cierto que la falta de subtítulos, checkpoints o el tracking de las armas a dos manos pueden echar atrás a más de uno, pero a la hora de la verdad, si estáis buscando otro shooter para disfrutar en cualquier momento, o sencillamente queréis seguir en el Oeste tras echar muchas horas a cierto juego de Rockstar, entonces Guns ‘n’ Stories: Bulletproof os divertirá de principio a fin.

7

Nos consolamos con:

  • Que todo sea un cuento súper exagerado de un abuelo a su nieto. La locura y las armas absurdas son una constante
  • Bastante divertido de principio a fin
  • Buena variedad de armas, además de llamar mucho la atención para estar en un juego del Oeste
  • Mucho sentido del humor. Estar disparando mientras bebemos una botella de whiskey es algo que mola hacer en VR

Nos desconsolamos con:

  • La falta de checkpoints y de poder omitir conversaciones rompe algo el ritmo de los niveles si nos matan cerca del final
  • El tracking de las armas a dos manos nos puede dar algún que otro problema en función de la posición de nuestra cámara
  • Como juego sobre raíles habría funcionado mejor dada la locura de la historia. O al menos, con cierto movimiento dentro de una fase
  • Que no haya subtítulos en nuestro idioma hace perderse uno de los principales rangos distintivos del juego a los que no entiendan el inglés

Ficha

  • Desarrollo: MinoWin VR
  • Distribución: MinoWin VR
  • Lanzamiento: PC: 08/03/2018 - PS4: 11/12/2018
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés
  • Precio: 19,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *