8

Pistol Whip

Pistol Whip

Desde que se estrenó «John Wick», creo que todos hemos querido vivir una escena de acción como las que Keanu Reeves rueda en cada película. Es decir, ir pegando tiros con estilo, como si fuéramos una máquina de matar bien engrasada. Sí, hay montones de shooters, pero rara vez sentimos que lo hacemos con la brutalidad y precisión del asesino conocido como «Baba Yaga».

Lo más cerca que me he sentido así ha sido en las escenas sobre raíles del reciente Blood and Truth, que ciertamente eran espectaculares. Pues bien, ahora tenemos una forma mejor de simular a Keanu «Breathtaking» Reeves en la forma de Pistol Whip. Los chicos de Cloudhead Games han tenido la genial idea de meter en una coctelera a John Wick, la música en VR de Beat Saber, el esquivar balas de Superhot y las secciones sobre raíles de juegos como Time Crisis. ¿Listos para una mezcla musical altamente explosiva?

Con esos cuatro términos anteriores es como mejor se puede describir a Pistol Whip, y creo que venderlo, ya que personalmente, es una combinación de ensueño. Pero como los análisis están para entrar en detalle, vamos a ello. En el juego jugaremos desde una perspectiva en primera persona, superando niveles disparando con una pistola a todos los enemigos que aparezcan en el camino, mientras esquivamos sus balas y avanzamos de forma automática sobre un raíl.

Pistol Whip

Así puede parecer muy simple, y sobre el papel, lo es, pero lo que hace a Pistol Whip tan espectacular es cómo está todo implementado. Para empezar, en lo visual tenemos un estilazo, con elementos que recuerdan a Superhot, al poner a los enemigos de un claro color: negro. Además, la armadura está indicada de color blanco, por lo que sabremos rápidamente quién morirá de un disparo, y quién necesitará más balas. Por otro lado, el escenario tiene un color más primario, a veces más blanco, otras veces algo naranja, pero sin mostrar mucha variedad simultánea. Esto, junto a la forma poligonal de todo, hace que el juego entre por los ojos, y dé mucha información rápidamente.

Por ejemplo, las balas son rojas, y cuando un enemigo va a disparar, su pistola se vuelve también roja, lo que nos permite saber rápidamente quién es una mayor amenaza, y por dónde. Las líneas de los disparos, para cuando un enemigo aparece donde no estamos mirando, también ayuda, está claro.

Otra parte fundamental es la de la música. No estamos ante un juego en el que todo tenga que ir al ritmo del tema que suena (como es el caso del genial Audica), pero sí va todo al compás de la canción de turno. Esto hace que, si sentimos la música, podamos «percibir» cuándo aparecerán enemigos, y cómo no, cuándo dispararán. Nosotros, por otro lado, podemos disparar cuando queramos, pero la satisfacción de hacerlo al ritmo de la música es increíble, además de hacernos sentir más chulos que un ocho al hacerlo.

Pistol Whip

Al final, por mucha música que haya y demás, Pistol Whip no deja de ser un shooter sobre raíles, y en ese sentido, también funciona bastante bien. Nunca dejaremos de movernos por el nivel, yendo siempre en línea recta, y teniendo que movernos físicamente para evitar los disparos enemigos o los diferentes obstáculos que haya. Para defendernos, tendremos una pistola con munición infinita, pero que tendremos que recargar al apuntar hacia abajo.

Por defecto, hay un autoapuntado, de tal modo que, con disparar en la zona cercana al enemigo, les daremos rápidamente. Cuanta mayor sea la precisión del disparo, más puntos obtendremos por cada muerte, pudiendo encadenar combos para alcanzar mejores puntuaciones.

Como ocurre en Superhot, nosotros matamos de un golpe, pero también morimos de un solo golpe. O al menos, lo haríamos de no ser por la armadura, que nos da un impacto adicional. Si recibimos un disparo, podremos regenerar la armadura de dos formas: acertando un número determinado de disparos, o automáticamente si matamos a un enemigo de un culatazo con la pistola.

Pistol Whip

Sí, habrá enemigos que estén directamente en el camino, pudiendo dispararles, o matarles de un solo golpe cuerpo a cuerpo. Esto se aplica también a los enemigos con armadura, y obviamente, así lograremos la máxima puntuación posible con una muerte, al asesinar con una precisión máxima. Aquí empieza a complicarse Pistol Whip, ya que nos «anima» a arriesgarnos, ya que total, si nos quitan la armadura mientras esquivamos los disparos, podremos recuperarla de un solo movimiento en solo unos instantes.

Sin embargo, en la siempre adictiva lucha por las puntuaciones, el reto y la táctica es más importante todavía. Para empezar, recibir un disparo reduce nuestro multiplicador, por lo que no es positivo. Además, por cada impacto a un enemigo, conseguimos puntos, con que si vamos a golpear a un enemigo con armadura, nos interesa dejarle con la mínima salud a base de disparos, y luego rematarle de un culatazo.

Cuando se combinan todos estos elementos, la sensación que produce Pistol Whip es de las mejores que puede transmitir cualquier videojuego, ya sea en VR o no. Realmente te sientes como una estrella de acción en una escena épica, acabando con los enemigos al ritmo de la música sin ningún tipo de miramientos.

Pistol Whip

En esto ayuda el excelente diseño de los niveles, y lo bien que está integrado todo con la música, sin que por ello estemos ante un juego puramente rítmico. Lo dicho, se puede jugar disparando como en un shooter normal, pero esa satisfacción de hacerlo como veríamos a John Wick en una película, coincidiendo el timing de la música con la percusión de nuestros disparos, es sencillamente fantástico.

Esto lo digo, pese a que la música como tal no me gusta en absoluto (el EDM no es mi género favorito), pero funciona tan bien en el juego, que me sentía dentro de este universo poligonal sin poder remediarlo. Además, Pistol Whip es bastante físico, con que más os vale tener espacio para evitar columnas, agacharos, esquivar disparos y dar culatazos sin estamparos contra muebles, pared u otras personas. En este sentido, estoy deseando jugar con Oculus Quest, ya que el análisis lo he realizado usando Oculus Rift S, y aunque se jugaba de lujo, el no tener cables hará que la experiencia sea mejor todavía.

Por ahora, parece que todo es perfecto en el juego, y casi podría serlo, ya que me ha dado un subidón del nivel de Beat Saber cuando lo probé por primera vez (y me sigue dando, todo sea dicho), pero hay un problema importante: el contenido. Sólo hay 10 canciones/niveles en el juego, lo cual se antoja corto, cuando otros títulos como Synth RidersAudica han llegado al mercado con más de 30 temas cada uno. En teoría, habrá nuevos niveles tanto gratuitos como de pago en el futuro, pero ahora mimo, la cifra se antoja corta.

Pistol Whip

Ahora bien, Pistol Whip es rejugable no, lo siguiente. El pique que podemos tener para, no solo acabar un nivel, sino encima hacerlo con la máxima puntuación, puede ser genial. Yo mismo estoy ahora mismo picado, intentando acabar todas las fases en Difícil, e ir poco a poco escalando puestos. Porque ojo, no importa lo bueno que seáis en Beat Saber o similares, que en Difícil aquí las vais a pasar canutas.

Algo que ayuda a la rejugabilidad son los modificadores, pudiendo activar una segunda pistola para la mano que no usamos (o que empleábamos como soporte), eliminar el auto-apuntado, limitar nuestra capacidad ofensiva a los culatazos, etc. Esto aumentará o disminuirá nuestra puntuación, lo que puede ser una forma interesante de escalar puestos en la clasificación global.

Además, se puede personalizar la pistola, eligiendo entre 6 modelos diferentes y con diferentes opciones de pintura. No es gran cosa, pero se agradece, y ayuda que todo esté tan bien colocado dentro de los menús. Por ejemplo, me encanta que los niveles se escojan entre carteles que parecen de película, mientras que las opciones de personalización están en un maletín para armas, por ejemplo.

Pistol Whip

Como decía antes, el apartado visual me ha gustado bastante, pero es el sonoro el que se lleva el gato al agua. El sonido de los disparos puede llegar a ser atronador (es otro aspecto personalizable), pero al mismo tiempo, puede parecer que forma parte de la canción que suene en ese momento. Personalmente, y aunque sea más desafiante, prefiero pensar en la pistola como el instrumento de percusión del tema de ese momento, limitándome a disparar justo cuando habría un golpe en la batería. Puede sonar absurdo, pero me hace entrar en «la zona», algo que agradezco infinitamente a todos los juegos musicales, y son los que considero de calidad.

Conclusión

Si os habéis querido sentir como John Wick en algún momento, Pistol Whip es todo un imprescindible. Así de simple. Aunque estamos ante un shooter principalmente, el componente musical es lo que consigue elevarlo a lo más alto de la VR en cuanto a diversión se refiere.

No importa si me están disparando por todos lados, dejándome como un colador en más de una ocasión o maldiciendo por haber perdido un combo. El juego me hace entrar en estado zen y de atención absoluta, como previamente han logrado Beat Saber, Tetris EffectAudica.

La única pega real que le puedo poner al juego en este momento es que sólo hay 10 canciones, y que el estilo musical presente en todos los temas no me gusta en exceso. Aun así, me parece imposible no recomendar Pistol Whip, ya que es rejugable, adictivo y con más contenido, puede ser una joya todavía mejor. Si alguna vez habéis querido saber cómo sería un Time Crisis musical, aquí tenéis la respuesta, y como amante de los shooters on-rails y los títulos musicales, no podía estar más contento con el resultado final.

8

Nos consolamos con:

  • Sentirte como John Wick es genial
  • Genial estilo visual, llamativo y fácil de entender
  • Rejugabilidad máxima
  • La forma en la que la música une todas las facetas jugables

Nos desconsolamos con:

  • Solo 10 canciones. Por muy rejugable que sea, se necesitan más temas
  • Mucho EDM y electrónica. Por muy bien que le quede al juego, estaría bien tener más variedad

Ficha

  • Desarrollo: Cloudhead Games
  • Distribución: Cloudhead Games
  • Lanzamiento: PCVR y Quest: 07/11/2019 - PSVR: Por anunciar
  • Dispositivo VR usado: HTC Vive
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 24,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *