7

Super Dodgeball Beats

Super Dodgeball Beats es una interesante propuesta que nos ofrecen los chicos de FinalBoss Games. Fusionando el género musical con el de lucha arcade y con un toque deportivo, deberemos enfrentarnos a toda clase de peculiares practicantes del Dodgeball en una «encarnizada danza» hasta lo más alto de cada competición.

Con un estilo fuertemente influenciado por el manga, en Super Dodgeball Beats controlaremos a un equipo de cuatro animados jóvenes. Conforme a su conveniente disposición en el terreno de juego, cada uno de ellos corresponderá a un botón de nuestro mando. Siguiendo el ritmo de la música y las señales visuales, deberemos pulsar dichos botones correctamente. Si lo hacemos mejor que nuestro rival, atraeremos “la bola” hacia nosotros y, si esta se sitúa en nuestro lado cuando acabe la partida, habremos ganado. Dado que la bola solo se moverá hacia un lado hasta cierto punto, será importante permanecer siempre atentos porque, en cualquier momento, la partida puede dar un giro radical.

En el modo de juego principal competiremos en una liga con el objetivo de posicionarnos entre los primeros puestos al llegar la última jornada; con ello, accederemos a un torneo contra el resto de primeros puestos que, si ganamos, nos concederá acceso a una liga de dificultad superior.

Dentro de la habitualmente monótona parrilla de títulos musicales que salen a la luz, Super Dodgeball Beats sobresale con un planteamiento capaz de mezclar estilos de manera original. Los enfrentamientos son vistosos y musicalmente muy disfrutables y variados, regalándonos toda clase de homenajes a la cultura friki, desde referencias claras a iconos o costumbres del manga hasta hilarantes trasuntos como el equipo de los “Power Dancers” y la canción que los acompaña, que quizá nos resulte extrañamente familiar.

Además, se presentan elementos propios que le dan un giro a la jugabilidad clásica como lo son las habilidades. Iremos desbloqueando un número mayor de ellas conforme más juguemos y nos servirán para (habitualmente) fastidiar al rival con distintas tretas que le hagan fallar a la hora de pulsar los botones que debe al ritmo de la música, generando así una ventaja que agradeceremos y se convertirá en parte esencial de los combates.

Ninguna de estas habilidades es una sentencia definitiva, ya que solo perjudicará a sus objetivos si estos cometen errores o no son capaces de seguir bien el ritmo ante la ausencia de guías visuales. Por ejemplo, una de ellas es una bola que se mueve de un lado a otro por el lado del equipo objetivo, dificultando así que se puedan ver en muchos momentos los círculos que van reduciendo su tamaño para marcar el ritmo. Sin embargo, si aquel que resulte afectado mantiene la calma y -sobre todo- el ritmo, podrá pulsar los botones debidos correctamente y al final no habrá penalización alguna para él. Otro ejemplo serían unas bombas que aparecen mostrando una cuenta atrás de seis. Estas bombas solo explotarán si quien las recibe se equivoca al pulsar un botón en alguna de las seis pulsaciones que le correspondan seguidas a la aparición de la habilidad. Sí, son muy poderosas si explotan, pero, de nuevo, esto solo ocurrirá si el jugador falla.

El problema viene cuando lo expuesto no se cumple exactamente como hemos descrito… y es que, en nuestra experiencia personal, hemos encontrado muchos momentos en los que el juego no nos ofrecía todas las facilidades que nos habrían gustado. Por un lado, el ritmo de la música y las guías visuales no parecen ir siempre sincronizados a la perfección, lo cual se suma a que los botones que deberemos pulsar en cada momento no tienen sonidos concretos asociados, por lo que se deciden de forma impredecible para el jugador. Estos dos detalles unidos derivan en que tengamos que guiarnos por los estímulos visuales mucho más de lo que nos gustaría. Pero resulta que esto tampoco es la mejor garantía.

Todos los círculos que se van cerrando hasta indicarnos el momento justo de tocar el botón correspondiente son del mismo color y no ofrecen detalles distintivos entre ellos, además de no destacar especialmente respecto al resto de lo que vemos en pantalla por sí solos. Debido a ello, nuestros esfuerzos se centrarán en reconocer correctamente cuál es el siguiente botón que debemos tocar, más que en seguir el ritmo y disfrutar. Para colmo, cuando aparecen las antes mencionadas habilidades, que suponen aún más estímulos visuales capaces de confundirnos, y siendo además momentos en los que se castigan con mayor severidad los errores, la experiencia conjunta puede llegar a hacerse bastante frustrante.

Conclusión

En definitiva, Super Dodgeball Beats es un título que gustará a los fans de los videojuegos musicales -especialmente a aquellos que busquen nuevas aproximaciones al género- prometiendo mucha diversión y momentos referenciales alocados. Por otro lado, la jugabilidad no parece estar lo bastante pulida como para animar al jugador a que quiera dominarla y, sumado esto a algunos momentos frustrantes debido a factores como las habilidades, no esperéis el típico juego en el que os valdrá con ateneros al ritmo en relativa calma. Y por cierto, tiene modo multijugador local, pero no online; y le habría venido muy bien.

7

Nos consolamos con:

  • Visual y musicalmente muy disfrutable.
  • Las referencias y el cariño por la cultura manga.
  • Es una propuesta original dentro del género…

Nos desconsolamos con:

  • …que quizá no consigue que todos sus elementos suenen en harmonía.
  • A veces se hace difícil saber qué botón pulsar y cuándo.
  • La ausencia de modo multijugador online.

Ficha

  • Desarrollo: FinalBoss Games
  • Distribución: PlayStack
  • Lanzamiento: 12/09/2019
  • Idioma: Español
  • Precio: 13,59 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *