[Gamescom 2019] Watch Dogs: Legion. La revolución más espectacular de Londres

Watch Dogs: Legion

El E3, Ubisoft nos ganó a prácticamente todos con la presentación de Watch Dogs: Legion. Pasaron de causar algo de indiferencia con la segunda entrega (aunque personalmente me encantó), a enamorarnos a prácticamente todos con uno de los juegos más ambiciosos de la compañía francesa. Yo estaba en ese grupo sin lugar a dudas, pero era cauto, ya que no es la primera vez que una presentación en el E3 es demasiado bonita como para ser verdad.

Por suerte, tengo todas las dudas disipadas tras la Gamescom 2019, ya que no solo Watch Dogs: Legion, sino que ha sido mi juego favorito de toda la feria. Haber probado la misma demo dos veces es un buen motivo de ello, ya que me permitió precisamente probar todas las posibilidades que ofrecerá este increíble título.

La demo era la misma mostrada en el E3, por lo que tenía tres fases diferentes, y la parte que probé dos veces fue la segunda de ellas. Al principio, hay que intentar reclutar a alguien para que se una al grupo de Dedsec, que será el protagonista. Porque sí, en Watch Dogs: Legion no habrá ningún personaje principal, más allá de la IA que nos irá dando consejos durante toda la aventura. En su lugar, cualquier NPC podrá dejar de serlo, ya que lo podremos reclutar para que se una a nuestro equipo de súper hackers. Este proceso es bastante simple, pero al mismo tiempo, fascinante.

Watch Dogs: Legion

Cuando veamos a alguien que nos llame la atención, podremos marcarle para seguimiento. En este momento, el juego creará de forma procedimental su rutina y relaciones con otros NPCs de la ciudad. Cada ciudadano tendrá de serie una afinidad más positiva o negativa hacia Dedsec, y nuestra meta será hacer que llegue a su nivel máximo, para iniciar la misión de reclutamiento. Para ello, nos tocará investigar a la antigua usanza qué es lo que hay en la vida de este personaje. Para ello, tendremos que ver su historial, ver en el mapa la rutina que tiene, para identificar qué eventos son significativos (por ejemplo, visitar a un familiar que está en la cárcel o ir al médico, con la consecuente factura que ello conlleva), para ir hacia allí, y ayudarle desde las sombras. El juego no nos dirá claramente «tienes que hacer X», sino que tendremos que buscarnos la vida para ganarnos el favor de este NPC, lo cual me encanta.

En esta demo no pude probar todo este proceso, ya que había un atajo para tener la afinidad al máximo e iniciar la misión. En este caso, la misión de reclutamiento consistía en meternos en los servidores de Scotland Yard para borrar unos archivos con los que le están chantajeando. En la versión final, habrá una buena variedad de misiones de reclutamiento, en base a la historia personal de cada NPC.

Ya solo con esto me tenía fascinado este Watch Dogs Legion, ya que al interactuar para ayudar a alguien, podremos ganar al mismo tiempo afinidad para otro NPC, o perderla para otro, creando así una red de personajes y sistemas fascinante. De hecho, Londres es casi un personaje en sí misma, eso que apenas había una pequeña zona para explorar. La ambientación me encantaba, y los NPCs reaccionaban muy bien ante todo lo que pasaba. Por ejemplo, en un pub, con la abuelita hacker me bebí una cerveza que había en la barra, que parecía que pertenecía a dos clientes, y se me quedaron mirando de forma bastante hostil por ello. Luego, la abuelita estaba un poco borracha, por lo que todos se le seguían quedando mirando al salir a la calle mientras le duraba la borrachera. Son detallitos así los que me encantan, y espero descubrir muchos más en la versión final.

Watch Dogs: Legion

Otro aspecto que ayudaba en la inmersión era el gráfico, sobre todo con el RTX activado. La tecnología de Ray Tracing ayuda bastante a meternos de lleno en esta Londres futurista, gracias a los reflejos en los cristales, los charcos, etc. Sin el RTX el juego lucía también de miedo, pero esos detalles de ver un reflejo perfecto en las tiendas, y a medida que nos acercamos, empezar a ver su interior, me sigue pareciendo de locos a nivel tecnológico. Y sí, todas las luces de neón de este mundo futurista ayuda mucho a este toque de RTX. Sin esta tecnología, Watch Dogs: Legion también luce genial, y si hay un re-lanzamiento para las futuras Playstation y Xbox, el resultado puede ser incluso mejor.

Volviendo a la demo, la segunda parte era ya una misión principal. Aquí tenemos otro aspecto clave del juego, ya que al no haber un personaje principal, las escenas y diálogos cambian dependiendo del personaje al que tengamos. Hay decenas de modificaciones, y pude ver un par de variaciones de esta escena. El vídeo con un matón hooligan y con la abuelita tiene el mismo contenido, pero la forma de decirlo y plantearlo cambia. De nuevo, me parece una bestialidad el trabajo que hay por detrás para hacer tantas variaciones en diálogos y animaciones, pero parece que realmente es así. Esto debe ser también un desafío de mucho cuidado para los equipos de localización, con que tengo ganas de ver el resultado final en este sentido.

Pero bueno, llega ya la hora de completar la misión, y aquí Watch Dogs: Legion también me parece increíble. La primera parte de la misión (y la que pude hacer dos veces) consistía en ir a una zona, y acabar con tres guardias en particular de una zona llena de enemigos. La libertad de acción para afrontar esta misión es apabuyante, ya que podemos hacerla entera por medio del hackeo, del sigilo, de la acción o de una mezcla entre todas estas formas. De hecho, esto enlaza con las tres clases posibles para nuestros personajes, habiendo una habilidad definitiva para cada clase: el infiltrador puede hacerse invisible (o a los cuerpos enemigos), el hacker puede lanzar un bot-araña, mientras que el de asalto puede lanzar granadas explosivas. Cada clase puede evolucionar a su vez de diferentes formas. Esto hará que nos encariñemos de un personaje u otro, lo que hará la muerte permanente más dura todavía… Si no nos rendimos al «perder» toda la vida una primera vez, claro.

Watch Dogs: Legion

Para esta misión, la primera vez hice una mezcla de hacking e infiltración. Para identificar a los guardas de la zona, hice lo típico de acceder a las cámaras de la zona, y sobre todo, a un dron de mantenimiento. Este dron lleva unos explosivos que podemos lanzar, y así acabé con un guarda como si fuera un accidente. Con otro, usé la táctica ya típica de hacer explotar una tubería cuando el objetivo pasaba cerca. Para el último, usé el dron de mantenimiento para colarme a esta zona restringida, y acabar con él sin que nadie me descubriera. O bueno, más bien noquearle, ya que podremos elegir entre hacer derribos letales o no letales. En principio, será posible superar Watch Dogs: Legion sin matar a nadie, habiendo armas eléctricas que solo noquean, estos derribos, etc.

La segunda vez, decidí ir en plan Rambo con otro personaje, viendo lo ágil que es el sistema de combate cuerpo a cuerpo, las diferentes animaciones entre los personajes (usé a una infiltradora la primera vez con raíces jamaicanas, y la segunda al hooligan), y lo bien que funcionan los tiroteos, que son bastante divertidos. Me escama que hay niveles en las cabezas de los enemigos, ya que vengo de Wolfenstein: Youngblood donde esto no funcionó nada bien, pero quiero creer que estará todo bien equilibrado por el tema de la muerte permanente, y que podamos hacer una misión con un hacker novato.

En esta situación, todavía había varias opciones más, ya que hay drones policiales que solo la clase Hacker puede llegar a controlar (los demás sólo pueden desconectarlos unos segundos), y que se podrían haber aprovechado. Eso, o incluso reclutar a estos objetivos, para no matarlos, sino encima reclutarlos a Dedsec, lo cual será más complicado al estar muy en contra de nuestro grupo, pero es otra posibilidad. Lo dicho, hay montones de opciones para completar este sencillo encuentro, con que cuando haya misiones más complejas, la cosa puede ser demencial.

Watch Dogs: Legion

La última parte de la demo era algo más directa, ya que tenemos que ir a una plaza (no sé exactamente si es Picadillus Circus), y allí nos tienden una trampa, de modo que un montón de policías empiezan a venir hacia nosotros con ganas de matarnos más que arrestarnos. Esta fase la hice con la abuelita, con que no era una clase asalto, y tiene otras desventajas propias de la edad: no puede apenas correr, el ataque cuerpo a cuerpo como que no, y la velocidad de «escalada» es la de una tortuga. Además, este personaje iba con una pistola eléctrica y una pistola estándar, lo que hacía todo más complicado. Por suerte, logré escapar con la ayuda de los drones araña (se pueden poner en modo automático para disparar cargas eléctricas), el hackeo de un vehículo lejano y una buena persecución a la vieja usanza (ojo, que en Londres conducen por la izquierda). De hecho, las persecuciones son bastante delicadas, ya que si tenemos cierto nivel de búsqueda y atravesamos un control, nos empezarán a perseguir los drones de la policía de forma automática. Aquí la clase hacker ayudó, al poder derribarlos el tiempo suficiente como para esconderme, bajar del coche y camuflarme entre la multitud como una simple abuelita que está dando un paseo.

Sí, me hice a mí mismo esta misión más complicada por esta elección de personaje, pero es lo que hace tan grande a este Watch Dogs: Legion. Al final, aunque una misión sea fija, la forma de afrontarla será muy diferente de un jugador a otro, y hasta la elección de un personaje u otro afectará a nuestra forma de jugar o a la dificultad de la misma. Porque sí, escapar de un tiroteo corriendo como si en cualquier momento se te vaya a romper la cadera es de lo más intenso que he hecho este año, y también de lo más divertido. En ese momento, me metí en el papel de esta súper abuela, por lo que hasta me parece que Watch Dogs: Legion funcionará de perlas como un RPG en un entorno masivo.

Watch Dogs: Legion

La presentación en el E3 ya me causó muy buenas sensaciones, pero ha sido probar a fondo Watch Dogs: Legion, y caer completamente rendido ante su propuesta. La ambición de Ubisoft no es humo ni simples promesas, ya que todo esta compleja red de sistemas, libertad de opciones y demás funciona ya de maravilla en esta demo. Esto hace que tenga unas ganas increíbles de disfrutar de la versión final el próximo 6 de marzo, para trastear todavía más con todos estos fascinantes sistemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *