Impresiones de Dragon Ball FighterZ en Nintendo Switch. Soltando Kamehamehas en cualquier lado

Dragon Ball FighterZ

Uno de los juegos de lucha que han encandilado a todo el mundo este año es, sin lugar a dudas, Dragon Ball FighterZ, gracias al increíble apartado técnico que nos hace disfrutar de escenas sacadas del anime, y un sistema de combate accesible pero al mismo tiempo bastante profundo. Una plataforma que se perdió este lanzamiento fue Nintendo Switch, y la pregunta del millón era cuándo podríamos disfrutar del juego en la popular consola híbrida.

Esta versión llegará a las tiendas el próximo 28 de septiembre, pero ya he podido disfrutar de varios combates tanto en modo portátil como en el televisor, para comprobar qué tal luce el juego en esta nueva consola. Porque al fin y al cabo, uno de los principales puntos fuertes de Dragon Ball FighterZ era su apartado técnico, y en cualquier plataforma debe mantener el tipo si quiere ser un éxito.

La buena noticia es que, en modo portátil, Dragon Ball FighterZ es de los juegos más bonitos que he visto en la consola híbrida. Los colores son tan vibrantes y las animaciones están tan trabajadas, que la diferencia de resolución respecto a las demás versiones no se nota nada. Si digo que es el juego de lucha con mejores gráficos en una portátil, no exagero ni lo más mínimo. Lo mejor es que también se juega muy bien con los Joy-Con, por lo que para echar varios combates en cualquier lado, esta versión va a ser una auténtica maravilla. Una novedad será el modo de control con un solo Joy-Con, que no lo pude probar ya que en esta versión no estaba habilitado, pero para unas partidas rápidas con un amigo, este modo de control puede estar bastante bien.

Dragon Ball FighterZ

Donde sí que se nota el salto de las demás versiones es al jugar en modo televisor. Aquí el juego también luce muy bien, pero la resolución es claramente inferior respecto a las versiones de Xbox y demás. Esto lo notaréis si ya habéis probado Dragon Ball FighterZ en una Xbox One X, con ciertos aspectos algo menos nítidos que en dichas versiones. Ojo, no se ve borroso, y no sé la diferencia de resolución que hay realmente, pero si ya habéis jugado en otras plataformas, notaréis alguna que otra diferencia.

Lo bueno es que, a la hora de la verdad, Dragon Ball FighterZ sigue siendo un título de lucha realmente increíble, y sigue viéndose genial pese a estas ligeras diferencias. Puede que los usuarios de Switch hayan tenido que esperar varios meses para poder probar el juego en esta consola, pero todo apunta a que la espera merecerá la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *