8

Windlands 2

Windlands 2

Uno de los primeros grandes juegos de plataformas de la VR fue Windlands de Psytec Games. La premisa era muy sencilla: convertirnos en Spider-Man para balancearnos mientras exploramos los entornos y realizamos algún que otro movimiento de parkour. El juego era increíblemente divertido, pero parecía más una demo técnica que otra cosa, al no haber mucha estructura o historia más allá de «encuentra los cristales de cada nivel».

Lo bueno de este éxito es que pudieron ir a lo grande con Windlands 2, introduciendo una narrativa más potente, cooperativo para hasta 4 jugadores y hasta combates contra gigantescas bestias metálicas. Originalmente publicado en PCVR en 2018, los usuarios de PSVR hemos sido pacientes para disfrutar de esta secuela, y por fin ha llegado la hora. ¿Queréis convertiros en el cruce perfecto de Spider-Man y Ojo de Halcón?

Los cazadores contra las máquinas

Esta vez habrá una trama más importante, que será la que nos irá dictando nuestros diferentes objetivos. Somos un cazador, que es básicamente alguien con el poder y la fuerza de enfrentarse a las máquinas que se quedaron tras el ataque de un demonio hace mucho tiempo. Pese a que no está ya este maligno ser, las máquinas siguen dando guerra de cuando en cuando, y más cuando aparece un malo malísimo con muy malas intenciones. En efecto, el argumento de Windlands 2 no es lo más interesante del mundo, pero no se pone en el camino, y tener un propósito más claro es de agradecer.

Un cazador se balanceaba sobre la tela de una araña

Estamos en Windlands 2 para balancearnos, y en ese sentido, el juego es de lo mejorcito que hay. Como en la primera parte, tendremos un gancho en cada mano, y nos podremos agarrar a las zonas verdes del entorno. Debido a que hay una baja gravedad, podremos dar grandes saltos y caeremos un poco más despacio de lo normal, lo cual nos permite crear un ritmo fantástico.

Tras disparar a una superficie, nos iremos acercando poco a poco hasta recoger el gancho por completo, por lo que así iremos creando una mayor inercia con cada nuevo disparo, hasta que nos moveremos con más gracia que Peter Parker en su mejor momento. Es algo que funcionaba también en la primera parte, pero esta secuela apuesta más por las secciones de balanceo, eliminando casi por completo las secciones de parkour. Éstas no funcionaban muy bien, y de hecho, ahora el movimiento a nivel de suelo es más satisfactorio.

Esto nos lleva al sistema de movimiento. Los PS Move al fin y al cabo no tienen sticks, por lo que estamos con los problemas típicos de PSVR. Por suerte, Psytec Games nos ofrece montones de opciones para jugar exactamente como queramos. Podremos avanzar y retroceder usando botones, o empleando el Move como un joystick virtual, lo cual creo que es más útil para poder andar lateralmente sin problemas.

Esto se aplica a las opciones de confort, con giro suave o por grados, el uso de una rejilla de seguridad, los famosos «blinders», opciones para daltónicos, mantener las retículas de los ganchos y arco, etc. Que estos menús sean además físicos es otro punto a su favor, demostrando que los desarrolladores tienen muy claro qué funciona y qué no en VR.

Windlands 2

Aquí mi gancho y aquí mi arco

Una de las principales novedades de Windlands 2 es el combate, ya que nos enfrentaremos a montones de robots a lo largo de nuestra aventura. Cada enemigo tiene unos claros puntos débiles en forma de paneles rojos gigantescos. Algunos robots tienen un único panel, por lo que morirán de un disparo, pero los enemigos más fuertes y los jefes finales tendrán varios puntos débiles que debemos destruir.

Usar un arco no es tan fácil como disparar con una pistola, pero gestionar balanceos con combates es complejo, como ya nos demostró Swarm este mismo año. Bueno, pues disparar con un arco es más complicado, ya que además tenemos que usar las dos manos para realizar un único disparo. Por eso los objetivos tienen que ser tan grandes, y también recomiendo mantener la retícula, porque de lo contrario, nos va a costar una barbaridad acertar cualquier ataque.

Al principio del juego, los combates tendrán lugar en arenas con bastantes zonas seguras, por lo que incluso podremos disparar a nivel de suelo evitando los ataques pegando brincos y moviéndonos a toda pastilla. Sin embargo, poco a poco tendremos que ir acostumbrándonos a combatir en el aire, disparando entre balanceos, algo que nos llevará un tiempo dominar. Muchas veces vamos a fallar y a morir sin dar en la diana ni una vez, pero cuando por fin lo hagamos perfecto, nos vamos a sentir ya no solo como superhéroes, sino como dioses de la Realidad Virtual.

Windlands 2

El poder de la insistencia

Como os podréis imaginar por la anterior descripción, Windlands 2 es muy desafiante, por lo que vamos a morir muchísimo. Afortunadamente, desde Psytec Games lo sabían, de manera que la muerte tiene poca consecuencia. Si nos caemos por un barranco o nos mata un robot, simplemente reapareceremos en el último punto de control, manteniendo el progreso que habíamos conseguido.

En los combates, esto se traduce en que acertar en un único punto débil y luego morir contará como progreso, de manera que avanzaremos poco a poco en estas peleas. Así muchas veces nos lanzaremos como kamikazes sólo para conseguir un golpe, morir y seguir intentándolo. A veces puede parecer frustrante esta forma de avanzar, sobre todo cuando se nos resiste algún jefazo. Personalmente, mi cruz eran las mariposas gigantes, ya que sus hitboxes a veces no eran las mejores del mundo.

Así que, completar los combates más desafiantes será como golpear un muro de frente una, otra y otra vez, avanzando flechazo a flechazo hasta que finalmente caigan. Si hubiera un sistema de vidas tradicional, el juego sería totalmente imposible, por lo que es un acierto este sistema. De paso, así también se nos anima a arriesgarnos, ya que si nos sale una virguería, nos fliparemos más todavía. ¿Fallamos por nuestra puntería, el tracking de PSVR o cualquier otro motivo? Pues volvemos al checkpoint y solucionado.

Windlands 2

Cada vez más difícil

Estas muertes también se podrán dar en las secciones de plataformas, ya que el juego se va haciendo cada vez más complicado. Al principio los puntos de control serán muy frecuentes y habrá montones de puntos de apoyo, pero poco a poco se irán espaciando, de manera que superar cada sección será todo un alivio. A esto hay que sumar zonas con pinchos, de manera que no podremos mantenernos enganchados durante mucho tiempo, o acabaremos ensartados como un pincho moruno.

Así Windlands 2 nos va haciendo mejorar como jugadores, ya que desde el principio tendremos todas las armas y habilidades del juego. Inicialmente dependeremos de enganches frecuentes y cortos, pero luego usaremos más la inercia de enganches largos para superar grandes distancias. Que todo funcione con los Move es sorprendente, ya que no he tenido problemas en estas partes del juego, disfrutando de cada una de estas secciones.

El diseño de los niveles es excelente, ya que nos harán explorar bastantes partes del escenario, visitarlas nuevamente desde otros lugares, o a veces, ver todo el mundo para volver al inicio de un gran salto. Nos dará un subidón de adrenalina importante, y es ahí cuando el juego funciona a las mil maravillas.

Windlands 2

Mucho más que un simple viaje

Completar la historia principal de Windlands 2 me llevó unas 4 horas y más de 160 muertes, por lo que no está mal. Sin embargo, hay mucho que hacer fuera de las misiones principales. Cada uno de los tres mundos (la jungla, el desierto y la montaña/volcán) esconde 40 coleccionables, que nos recompensarán con nuevas pistolas-gancho. Dada la amplitud de los entornos, encontrarlos todos va a llevarnos bastante tiempo.

También hay una serie de desafíos de carreras contrarreloj y de colección para comparar nuestros tiempos con los del resto del mundo. Aquí los piques están garantizados, y hasta podemos tratar de hacer speedrunning del juego, activando el cronómetro para la aventura principal.

¿Más rejugabilidad? Pues para eso están los modificadores al empezar una nueva partida, como añadir un sistema de vidas, que muramos de un sólo golpe o facilidades como poder engancharnos a cualquier parte del escenario. Estaría bien tener la opción de cambiar estas modificaciones en cualquier momento, pero siempre se agradece su inclusión.

A todo esto, podemos jugar a absolutamente todo en el cooperativo para hasta 4 usuarios. La salud de los enemigos se equilibra para los combates, pudiendo uno servir como cebo mientras los demás disparan con más calma. Ver a nuestros amigos (con avatares muy bien animados) surcar los cielos junto a nosotros es sencillamente genial, por lo que Windlands 2 es tan divertido en cooperativo como en solitario, o incluso más.

Windlands 2

¿Tengo que enfrentarme a semejante bestialidad?

A nivel visual, Psytec Games ha hecho un trabajo estupendo en el port a PSVR. El juego se ve realmente nítido, algo que me alegra poder decir tras estar bastante tiempo con Quest 2, cuyas características técnicas son muy superiores. La dirección artística del juego es genial, al superar el aspecto low-poly del original para ofrecer entornos más llamativos.

Lo mejor de Windlands 2 es la escala de todo. El mundo es enorme, y los jefes finales son sencillamente gigantescos. Nos vamos a sentir como unas simples hormiguitas frente a los jefazos contra los que lucharemos, quedándonos con la boca abierta cuando los veamos al explorar el mundo, y cómo no, durante el combate como tal. La única pega que se le puede poner a la parte artística es que el mundo está bastante vacío. No parece que nadie viva en este universo, pero vamos, es una pega pequeña cuando todo es tan sumamente atractivo.

La parte sonora no se queda atrás. La banda sonora es genial, ya que al combinar la gran sensación que tenemos al ir a toda pastilla con muchas de las canciones, vamos a estar ante un juego que logrará relajarnos al máximo. En los combates todo llegará a ponerse épico, por lo que aquí se nota el gran salto evolutivo respecto al original. Las voces en inglés (al igual que los subtítulos por desgracia) no están mal, pero no destacan demasiado.

Windlands 2

Conclusión

El primer juego parecía una demo técnica, pero Windlands 2 es un juego con todas las de la ley. El desarrollo de la aventura es mucho mejor, el diseño de los niveles es fantástico y en los combates nos vamos a sentir increíblemente bien cuando logremos hacer grandes cabriolas en el aire.

Obviamente, todavía hay ciertos aspectos que se pueden pulir un poco más de cara a futuros juegos del estudio. El sistema de muertes, si bien facilita las cosas, hace que las muertes no tengan impacto alguno, por lo que se podría encontrar algún término medio para que el peligro sea real. Los Move, pese a funcionar, no son perfectos, ya que en PCVR tendremos una experiencia más satisfactoria al tener sticks y un tracking mejor.

Pero estas pegas son pequeñas cuando, a la hora de la verdad, las sensaciones que nos proporciona Windlands 2 son tan rematadamente buenas. Pese a haber otros juegos de balanceos muy buenos en VR, Psytec Games sigue ofreciendo una vivencia realmente única e irrepetible, que debéis disfrutar si os gustan las experiencias fuertes e intensas.

8

Nos consolamos con:

  • Visual y artísticamente genial
  • Las sensaciones al balancearnos son prácticamente perfectas
  • La escala de los escenarios y los jefes finales es increíble
  • Muy completo y rejugable

Nos desconsolamos con:

  • Los combates a veces pueden ser un poco frustrantes y los acabaremos superando por pura cabezonería
  • La muerte no tiene consecuencia alguna. Se podría haber hecho algo intermedio
  • Completamente en inglés

Análisis realizado gracias a un código para PS4 (usado en PS5) proporcionada por Perp Games.

Ficha

  • Desarrollo: Psytec Games
  • Distribución: Perp Games - Meridiem Games en España
  • Lanzamiento: 26/11/2021
  • Idioma: Textos y Voces en Inglés
  • Precio: 29,95 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *