9

Paper Mario: The Origami King

Paper Mario: The Origami King

Una de las sorpresas mayúsculas que nos ha dado la que es sin duda, la Nintendo menos comunicativa y confusa desde el lanzamiento de Nintendo Switch, es este Paper Mario: The Origami King. Un juego que se presentó de un mes para otro en un tráiler con una declaración de intenciones muy claras: continuar las bondades artísticas y narrativas de Paper Mario: Color Splash, pero ajustando aquello que indudablemente debía ser cambiado, como el sistema de batallas o el diseño de los niveles.
En este nuevo tráiler también se planteó, de forma muy superficial, la trama principal del juego. Un nuevo villano llamado Rey Olly transforma a la princesa Peach en una figura de Origami y amenaza al Reino Champiñón con ejecutar su replegado plan con todas las criaturas de papel habitan en él, incluido al mismísimo Bowser y sus secuaces. ¿Estamos ante uno de los mejores Paper Mario que se recuerdan?

Al rescate de la Princesa de Origami

En Paper Mario: The Origami King volvemos a protagonizar una aventura junto a Mario, Luigi y tantísimos otros personajes ya conocidos de la saga. En esta ocasión, los hermanos fontaneros se desplazan en kart hasta la Villa Toad donde se celebra la Feria del Origami. Al llegar, el panorama es desolador, ni un solo alma se vislumbra entre las detalladas y coloridas calles. Al cruzar el puente levadizo que nos lleva hasta el castillo y llegar hasta al “hall” más famoso de los videojuegos, la Princesa Peach, ahora transformada en una imponente figura de Origami, nos intenta persuadir para pasar al lado “plegado” del papel, y por ahí Mario no se dobla. Así que, ante la insistente negativa, el fontanero es precipitado a las profundidades del castillo donde se topará con todos aquellos villanos que en su día fueron rivales y que ahora tendrán que colaborar para afrontar una nueva y común amenaza: el mandato tiránico del Rey Olly.

Paper Mario: The Origami King

Durante nuestra huida de las mazmorras también nos toparemos con Olivia, la hermana del auto proclamado Rey. Ella será nuestra compañera y guía durante el juego y, como ya ocurría con Baldo en Paper Mario: Color Splash, esta nos ofrece apoyo en forma de nueva mecánica jugable que consiste en alargar los brazos de Mario a través de pliegues de Origami para poder destapar caminos ocultos o lanzar poderosos ataques en combate. En Paper Mario: The Origami King tenemos, pues, dos misiones en una. Por una parte, debemos liberar a la Princesa Peach de su nuevo e hipnótico estado, y por otra parte, ayudar a Olivia a detener los malvados planes de su hermano y hacerle entender que el mundo del papel y el de Origami pueden convivir juntos.

Tras una espectacular cinemática, el Castillo de Peach se alza en lo alto de un imponente volcán y queda envuelto por cinco enormes serpentinas de colores que impiden todo rescate. Mario comienza su nueva y gran aventura donde, a través de seis grandes localizaciones, deberá buscar el origen de las serpentinas y liberar al castillo de sus “cadenas” de forma paulatina. He de decir que el tamaño de alguna estas nuevas localizaciones son titánicas para tratarse de la saga Paper Mario. La ejecución de la aventura es prácticamente idéntica en todas sus zonas: debemos obtener el poder de una criatura de Origami legendaria (una especie de invocación de Final Fantasy) que nos permitirá acceder a una mazmorra donde aguardan los secuaces del Rey Olly, los guardianes de la correspondiente serpentina de color que debe ser destruida. Durante la búsqueda de criatura y el acceso a la mazmorra final, es donde radica la variedad de situaciones y generos jugables de Paper Mario: The Origami King. Además, durante nuestro viaje, compartiremos aventuras con un montón de personajes secundarios, tales como Toads arqueólogos, un Bomb-Omb muy especial entre otros tantos personajes más que conocidos en el universo de Super Mario.

Paper Mario: The Origami King

Un vez eliminada la correspondiente serpentina, además de desbloquear un nuevo capítulo de la historia principal, se habilitan nuevos lugares que antes estaban bloqueados por esta enorme tira de color; aquella colina imposible de alcanzar, aquella casa Toad misteriosa envuelta en serpentina, aquel puerto marino que antes no podías explorar… Todas ellas estarán disponibles, de forma progresiva, una vez pongamos fin a parte del tirano plan del Rey Olly.

Una experiencia audiovisual sin paragón

Una de las grandes bondades de este Paper Mario: The Origami King es el diseño de sus localizaciones. Os mentiría si os dijese que en algunos mundos no me recuerdan al buen hacer de Hidetaka Miyazaki en la saga Souls, ya no solo por su uso de nexos (Villa Toad) para conglomerar a muchos de los NPC que rescatamos en la aventura, sino por como ciertas rutas aparecen cerradas al paso y solo son desbloqueables cuando llegamos al lado opuesto (aquel maravilloso “la puerta se abre por el otro lado”). Creedme, es maravilloso ver este tipo de inspiraciones en un juego como Paper Mario.

Además del diseño articulado de algunas zonas, nos topamos con otros totalmente opuestos: zonas enormes y coloridas que requieren de vehículos para no romper el ritmo y velocidad de la aventura. Todos ellos están llenos de rincones y sorpresas que atacan a tu “yo” más coleccionista e Intelligent Systems nos lo recuerda constantemente, mostrándonos una especie de logros cuando completamos uno de los retos que tiene cada uno de los mundos que visitamos. A través del menú de opciones se puede controlar cuatro indicadores de progreso para saber, en cada momento cuan tanto por ciento hemos completado, algo que ya pasaba en Paper Mario: Color Splash, pero ahora multiplicado por cuatro.

En las distintas localizaciones podrás llenar de confeti los huecos vacíos que encontrarás, pero también te toparás con caminos ocultos, agujeros en el suelo o en las paredes, insectos escondidos entre la maleza y un montón de elementos extraños que seguramente, escondan a un Toad “secuestrado” o doblado en forma de Origami. Además, si exploramos lo suficiente se pueden encontrar distintos caminos ocultos con cofres que aguardan coleccionables de todo tipo que podrás disfrutar en detalle en el museo de Villa Toad.

El último coleccionable que tiene Paper Mario: The Origami King son los bloques interrogante, que casi siempre, guarda un arma nueva o monedas, que buena falta hace. Todos estos elementos se contabilizan en el menú del juego, por si eso de dejar un mundo al 99%, con el 100% de Toads encontrados, el 100% de cofres abiertos, el 100% de escenario relleno por confeti pero un 99% de bloques de interrogante descubierto te provoca una irremediable sed de venganza.

Paper Mario: The Origami King

El juego, además de ser una aventura hermosa, colorida y un verdadero dolor de pelotas para los “colectathons”, es un viaje lleno de diálogos simpáticos e inteligentes, lleno de referencias a la historia viva de los videojuegos, tales como el aquel primer zombi de Resident Evil o esa conversación fría y distante en el tren de Final Fantasy VII; pero sobretodo, y por encima de todo, Paper Mario: The Origami King remoza una aventura con encanto con una banda sonora de escándalo. El trabajo de Yoshito Sekigawa es insultantemente bueno, y todo sumado a una jugabilidad exquisita, hace de este título, uno de los mejores juegos que dispone Nintendo Switch, de forma categórica.

¡A estrujarte el cerebro con el nuevo sistema de combate!

Llega el punto crítico de la aventura: el sistema de combate. Si algo he entendido de la saga Paper Mario es que tiene una facilidad pasmosa para reformularse, reinventarse para sentirse fresco y novedoso en cada nueva entrega; Paper Mario: The Origami King no es una excepción. Lejos de querer parecer un juego de corte RPG al estilo de Paper Mario 64 o Paper Mario: La Puerta Milenaria, aquí se opta por ofrecer un cambio radical en las mecánicas, pero manteniendo las señas de identidad de la saga, tales como las “armas” y objetos secundarios además de la ya característica ejecución de las mismas, obligándonos a pulsar el botón de ataque en el momento adecuado para iniciar la cadena de daño extra.

En Paper Mario: The Origami King el sistema de combate se centra en resolver rompecabezas donde lo más importante es alinear a los distintos enemigos en una especie de diana con varias coronas que se pueden rotar para crear grupos de enemigos más fáciles de derrotar. Además, también se puede modificar la alineación de los enemigos a través de las distintas intersecciones dispuestas en cada una de las coronas, para ofrecer una capa más de dificultad. Y por si eso no fuese suficiente, hay dos elementos que nos alejan de la estrategia perfecta: uno es el número limitado de giros, y el otro, el tiempo físico para llevarlos a cabo. Es muy importante alinear a los enemigos ya que esto determinará el número de turnos seguidos que podremos ejecutar. Por ejemplo, si logramos alinear 3 grupos distintos de enemigos, tendremos tres turnos seguidos antes que el enemigo lance su particular acometida, además de una suculenta potencia extra de ataque.

Existen dos tipos de agrupación, la que nos permite alinear a los enemigos en fila, uno tras otro, para la que se recomienda el uso de los distintos tipos de Bota, o bien, la alineación en grupos de cuatro enemigos, dos al frente y dos más en la corona posterior. Para ese tipo de formaciones es recomendable el uso de los distintos tipos de Martillo. Es gratificante ver como todas las piezas se encajan cuando vamos moviendo los distintos niveles de la “pizza”, pero también es un arma de doble filo cuando el contador de tiempo se está acabando y ves que tu táctica no ha funcionado y tienes que deshacer los movimientos para poder volver a colocar a los enemigos en un lugar más apropiado; en muchas ocasiones, el sistema de combate ofrece una lucha contrarreloj de lo más desafiante, sobretodo contra los jefes finales.

Paper Mario: The Origami King

En ellos me quiero centrar un poco más pues la experiencia del juego es totalmente distinta en estas batallas. Sí, es verdad que mantienen el mismo tablero y mecánicas de giros, pero la forma de resolver las batallas más duras son totalmente distintas. Aquí se debe trazar un camino entre las distintas secciones del tablero que permitan a Mario ejecutar una acción de ataque, ya sea con armas comunes (botas, martillos, flor de fuego o hielo) como con ataques especiales gracias a las bondades adquiridas de Olivia, nuestra compañera de origami. En estos combates se magnifica la presión del tiempo y el número limitado de movimientos. Ambos juegan un papel fundamental ya que hay que trazar distintas estrategias que son determinantes (y obligatorias) para lograr la victoria absoluta; la presión es máxima. Además, ciertos jefes finales añaden capas de dificultad al tablero que afecta a la movilidad de Mario por el mismo. Congelar poderes especiales, eliminar flechas o limitar los giros de tablero son algunas de las putadas a las que nuestros héroes se van a enfrentar.

Pero no todo es tan negro como lo pinto, tenemos la inestimable ayuda de los Toads, que nos ayudarán, eso sí, a cambio de una buena cantidad de monedas. Los Toad nos pueden salvar el culo en cualquier momento, ya sea en un combate final o en uno normal y corriente. Si les pagamos una cierta suma de dinero (es opcional, tú decides cuánto darles) ofrecerán todo tipo de ayudas, como por ejemplo, alinear los enemigos comunes automáticamente, atacarles, restaurar parte de la salud de Mario o trazar una linea de puntos suspensivos en las batallas contra los jefes finales para que la táctica sea más sencilla cuando las cosas se ponen feas… o cuando tu cerebro no da para más, que también puede ser. ¡Ah! Y el número de Toads que te ayudarán dependerá de tus ganas de explorar el mundo, porque son ellos, los Toads que rescatas durante tu aventura los que se sentarán en la grada y te apoyarán si lo necesitas.

Paper Mario: The Origami King

Mucha gente se queja del combate de Paper Mario: The Origami King por la poca recompensa que ofrece al jugador (?). Yo siempre digo lo mismo, quizás no te aporte experiencia para mejorar las características de Mario (eso se hace indagando en el mundo) pero aporta un refuerzo mental maravilloso en forma de mejora de la atención, mejora en la visión espacial y en la resolución de conflictos a través de la toma de decisiones en un determinado periodo de tiempo. Además, si eso de ejercitar tu cerebro no te importa mucho, también tendrás como recompensa dinero, mucho dinero (siempre y cuando lo hagas bien) que servirá para muchas cosas, como por ejemplo, comprar accesorios que nos darán ciertas ventajas en los combates.

Todo tiene un precio, nada es regalado

Sí, es cierto, algo que se repite en este análisis es la palabra dinero. Las monedas son muy importantes en este juego, por distintos motivos. Uno de ellos está relacionado con la compra de accesorios y coleccionables que abarcarán casi la totalidad del gasto del juego. En Paper Mario: The Origami King existen distintos tipos de accesorios que serán muy necesarios de cara a afrontar los combates o explorar y completar los mapas al 100%. Por un lado, tenemos los tres tipos de joyas que nos otorgarán mayor ataque, mejor defensa o más tiempo para poder mover el tablero con más tranquilidad. Los amuletos cuestan bastante dinero así que no es nada raro que todas tus monedas se evaporen al comprarlas. Por otro lado, existen otro tipo de accesorios destinados a localizar coleccionables y atajar tu trastorno obsesivo compulsivo.

También existen los timadores y los embaucadores tales como Koopas o Shy Guys que nos querrán timar para soplarnos algunas monedas a cambio de un objeto clave para avanzar en la historia. Aguanta el tipo, es mi consejo.

Paper Mario: The Origami King

Finalmente, también existe un gasto necesario que consiste en pasar de vez en cuando, por el armero de Villa Toad para comprar armas ya que en Paper Mario: The Origami King se marcan un buen The Legend of Zelda: Breath of the Wild permitiendo que las armas que equipamos, se rompan con su uso y se rompan. Todas menos las botas y martillo básico, todo sea dicho. Existe multitud de equipo que se puede conseguir explorando las distintas localizaciones del juego. Si os soy sincero, no he pasado más de cinco veces por el armero a comprar, pero si lo he hecho, ha sido a lo grande.

Conclusión

Uno de mis tres juegos favoritos de Nintendo Switch, simple y llanamente. Paper Mario: The Origami King reúne todo lo que yo busco en un videojuego: un apartado artístico precioso, colorido y simpático, un sinfín de situaciones que trascienden en lo jugable, un sistema de combate divertido y desafiante, una gran cantidad de secretos y rincones para desviarme del camino principal; montones de referencias (no solo a otros juegos de la saga sino al del mundo del videojuego) “fanservice” y sobretodo, una banda sonora de otro planeta. Es la apuesta más segura de cara al verano para tu consola híbrida. Fuera prejuicios, fuera dudas, larga vida al Rey Olly, larga vida a Paper Mario: The Origami King. [Nota]

Nos consolamos con:

  • Un apartado visual fabuloso, todas las zonas con muy coloridas y llenas de detalles
  • Muchos secretos que descubrir y guiños que identificar
  • La banda sonora es de otro planeta, una barbaridad
  • Un sistema de combate es valiente e innovador
  • El tono de la aventura, aunque algo menos inspirado que Color Splash, sigue teniendo mucho «punch»

Nos desconsolamos con:

  • Los coleccionables pueden no ser atractivos para todo el mundo
  • Un minuto de silencio por los que siguen esperando un Paper Mario RPG y eso les impide rendirse a las bondades de este juego
  • Los controles «waggles» a veces fallan, sobretodo con el mando pro

Ficha

  • Desarrollo: Intelligent Systems
  • Distribución: Nintendo
  • Lanzamiento: 17/07/2020
  • Idioma: Textos en castellano
  • Precio: 59,95 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *