[Gamescom 2022] Impresiones de System Shock. Un remake moderno y clásico a la vez

System Shock Remake

Uno de los grandes juegos de la industria es System Shock. Su lanzamiento en 1994 supuso una gran revolución, al convertirse en uno de los primeros simuladores inmersivos. Ha tenido una gran influencia incluso a día de hoy, algo que hemos podido notar en Bioshock, cómo no, Deus Ex, el reciente Prey, y muchos, muchos otros ejemplos. Ahora es el turno de que este clásico regrese con el remake que Nightdive Studios lleva desarrollando desde su exitoso Kickstarter en 2016.

El lanzamiento al fin está próximo, con el apoyo de Prime Matter para la distribución en todas las plataformas posibles… Menos Switch, claro. No probé el original en su momento, pero tras adentrarme en este remake durante la Gamescom, puedo ver claramente cómo caló tan hondo en el 94. Eso sí, igual este remake está siendo demasiado fiel, porque los tiempos han cambiado, y puede que System Shock vaya a quedarse algo anticuado en ciertos aspectos.

Inmersión, inmersión y un poco más de inmersión

La demo que pude probar del remake tenía lugar justo al principio de la aventura. Por lo que he comprobado al ver lo mismo en su versión original, Nightdive Studios está implementando cambios con un objetivo muy claro: la inmersión. Por ejemplo, al inicio, cuando nuestro personaje está realizando un hackeo, ya no es sólo una escena de vídeo. Estamos en la habitación, podemos interactuar con ciertos elementos, y hasta que no nos ponemos en el ordenador, no arranca la historia como tal.

Luego las escenas de vídeo donde nos cuentan la «oferta» que claramente debemos aceptar también resulta todo más inmersivo. Nunca perdemos la perspectiva en primera persona, para que una vez estemos en este mundo, nada nos saque de él. Esto hace que, por ejemplo, no escuchemos a SHODAN, la archipopular villana, desde el momento, dejando un halo de misterio sobre qué ha ocurrido en la estación espacial donde nos encontramos.

Esta es claramente la parte más moderna de este remake de System Shock. Así el gancho inicial es bastante más potente… Pero también algo confuso. ¿Quiénes somos y por qué estamos hackeando a esta gente? No es que nos respondan, y se puede intuir por el rollo cyberpunk, pero entramos a uno de los problemas que veo de este remake por ahora: la poca comunicación con el usuario.

System Shock Remake
Este pasillo es demasiado estrecho para los dos

Mata, hackea y búscate la vida

Los juegos antaño no solían dar ayudas al usuario. Como mucho algún icono al principio para que sepas cómo funcionan los botones, o ni eso, que para eso estaban los manuales. Dios, cómo echo de menos esos maravillosos trozos de papel. Pues bien, algo así ocurrirá en System Shock. Nada más tomar ya el control de nuestro personaje, nos dirán los controles básicos, y a investigar la estación espacial.

Esto, nuevamente, ayuda a la inmersión. Podemos toquetear de todo. Guardarnos en el inventario hasta el objeto más inútil que sólo va a ocupar espacio, pero eh, no estaba anclado al suelo, así que a la buchaca. ¿Nuestro objetivo? Avanzar como podamos. Ya sea buscando códigos en los logs para las puertas, o cómo no, hackeándolas.

Precisamente con una prueba de hackeo acabó mi tiempo con el juego, y no me enteré de absolutamente nada. Toda la jugabilidad cambiaba a una más propia de un título de naves mientras navegamos por el cíber-espacio sin saber qué hacer. Literalmente, no sabía cuál era mi meta. Todo con muchos efectos visuales llamativos, enemigos, obstáculos, caminos alternativos. ¿Pero mi rumbo? El que sugiriera el timón. Entiendo que se quiere mantener ese toque retro de no guiar nada al jugador, pero igual algún tutorial extra no le vendría mal a este System Shock.

System Shock Remake
Habrá que buscar a algún cíber-poli para pedir indicaciones

¿Eso es una barra de metal o es que te alegras de verme?

Quitando esa falta de dirección, System Shock me dejó muy buenas sensaciones. Visualmente Nightdive Studio está logrando un equilibrio fantástico entre lo retro y lo moderno. La iluminación es espectacular, al igual que las animaciones y los modelados de los personajes. Los impactos con nuestra siempre útil barra de metal son increíblemente contundentes, para que notemos cómo partimos el cráneo a ese zombie espacial que nos acechaba.

Al mismo tiempo, todo tiene un estilo muy basado en voxels. O lo que es lo mismo, pixelacos en 3D. Los escenarios no son súper lisos, ni tampoco sus texturas, también bastante pixeladas. Pero gracias a la iluminación, se consigue un aspecto retro-moderno increíble. También sirve para darle mucha personalidad a este remake, para que no se quede entre el montón de juegos espaciales en una nave espacial abandonada muy siniestra.

System Shock Remake

Así que, en general, muy buenas sensaciones con esta toma de contacto con System Shock. ¿Podría guiar un pelín más a los usuarios? Creo que sí, pero al mismo tiempo, se logra una mezcla increíble entre lo retro y lo moderno. Tanto en lo visual como en lo jugable. Estoy deseando conocer al fin a SHODAN, y este remake va a ser claramente la mejor forma de hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *