8

Book of Demons

Los RPGs son siempre juegos que requieren de muchísimo tiempo para empezar a explotar todo lo que ofrecen, o directamente, están pensados para largas sesiones de juego en las que no siempre conseguimos avanzar de forma notable. Eso por no mencionar lo complejos que suelen ser, por lo que cuando empezamos un RPG, en nuestra cabeza sabemos que no tendremos demasiado tiempo para otros títulos. Por eso, llama la atención el objetivo de Thing Trunk con su serie Return 2 Games, una serie de juegos que pretende recuperar varios géneros clásicos de PC, pero de una forma sencilla y que respete el tiempo de los usuarios.

El primer juego ne esta colección es Book of Demos, que tras un largo período en Early Access, ya está en su versión final disponible en Steam. Con la temática de un libro de pop-ups, sentido del humor, sencillez y la promesa de engancharnos, es la hora de enfrentarnos a los demonios, pero sin acercar mucho fuego, que si no el papel empezará a quemarse. ¿Estaremos ante papel reciclado del malo, o será papel de calidad del que da gusto acariciar?

La premisa de Book of Demons es muy sencilla: somos un aventurero que regresa a su pueblo, en cuya Iglesia hay un portal hasta el inframundo. Pero claro, para llegar a lo más profundo del infierno tendremos que ir poco a poco por sus diferentes niveles, hasta poder enfrentarnos al demonio más grande y malo de todos. Ya está. No hay una trama súper compleja ni nada por el estilo, más allá de varios NPCs con los que interactuar en el pueblo, con diálogos traducidos al castellano (y voces en inglés) bastante divertidos, pero sin mucha más chicha.

Book of Demons hemos venido por la jugabilidad, y es ahí donde este RPG hack and slash brilla con luz propia. Lo primero que choca es que absolutamente todo es como pop-ups de un libro infantil, incluido nuestro personaje. Esto le da un toque bastante único al juego, y que funciona para lo que pretende. En vez de movernos por amplias mazmorras con total libertad, los mapas solo nos permiten ir por caminos prefijados. Antes de que os llevéis las manos a la cabeza (que me pasó a mí también), este sistema funciona de maravilla, ya que nos permite explorar sin ningún problema, sin que haya posibilidad de perderse ni nada por el estilo. Incluso podemos ver por las huellas por qué zonas hemos pasado, o si ya está todo explorado de esa área (las huellas se ponen doradas), lo que nos permite centrarnos en el combate.

Al principio, todo parece bastante sencillo, con enemigos que sí se mueven libremente por el escenario, y a los que nuestro personaje empezará a atacar de forma automática si están dentro de su rango. Sin embargo, este ataque automático es muy lento, por lo que para acabar con los monstruos rápido, tendremos que mantener clickado sobre ellos. Cada ataque siempre quita un corazón de los enemigos, y al subir de nivel, los corazones que tienen se reducirán en una unidad, lo que nos permite notar fácilmente lo fuertes que nos vamos convirtiendo. Por contra, algunos monstruos nos quitarán más de un corazón, por lo que tendremos que ir con cuidado.

Pese a esta sencillez inicial, Book of Demons esconde bastante profundidad a medida que vamos avanzando, ya que hay una variedad de enemigos increíble. Gracias a las formas que tienen sus corazones, sabremos si son zombies, normales, tienen armadura, etc. Cada tipo de enemigo requiere tácticas diferentes, ya que por ejemplo, los zombies al morir explotan y envenenan a todo el que esté a su alrededor, lo que nos hará perder varios corazones. Este envenenamiento se puede contrarrestar, ya que llegado cierto momento, si pulsamos en nuestro indicador de vida, nos curaremos antes de tiempo. Los enemigos con escudo son invencibles, a no ser que clickemos en el icono del escudo que aparecerá junto a su indicador de vida. Los que tienen corazones dorados directamente son invencibles durante un tiempo tras perder un corazón, y encima invocan aliados en ese período, por lo que son enemigos formidables.

Por separado, cada enemigo no parece gran cosa, pero cuando nos rodean, empieza a ser todo muy frenético, al ver si nos tenemos que alejar de los zombies antes de atacarlos, pero eso nos puede llevar a acercarnos a otros enemigos; clickar en todos los escudos para luego poder hacer daño con habilidades y un largo etcétera. Eso por no mencionar los jefes finales con los que nos toparemos, teniendo cada uno diferentes fases en los que usarán diferentes ataques, tendrán diferentes habilidades, etc. Todo esto hace que estemos ante un sistema de combate sencillo pero muy divertido y frenético, que nos obligará a priorizar enemigos de la forma adecuada si queremos tener la mínima opción de sobrevivir.

El progreso es otro aspecto donde destaca Book of Demons. Para empezar, al subir de nivel simplemente tenemos que elegir entre aumentar en una unidad nuestro indicador de vida o de magia. El otro punto que no usemos irá a parar al caldero de la aldea, pudiendo recuperar todos los puntos de subida de nivel que no hayamos usado, por un módico precio, claro. Este precio aumenta a medida que vamos comprando calderos, por lo que hay un claro riesgo/beneficio: arriesgarnos a comprar el caldero cuando ya hemos subido muchas veces de nivel, con el riesgo de perder lo que haya en el caldero si morimos y no recuperamos nuestras cosas (a lo Dark Souls), o comprarlo con frecuencia, sabiendo que cada vez nos costará más oro.

A su vez, todo el sistema de equipo y habilidades funciona mediante cartas. Tendremos unas ranuras determinadas para equipar cualquier tipo de cartas, pudiendo aumentar las ranuras por un precio. Cada carta de equipo reduce nuestro nivel de magia, pero nos da habilidades pasivas permanentes (como un escudo para bloquear proyectiles), pero claro, necesitamos también magia para poder usar las habilidades, que consumen también ranuras de cartas.

Estas cartas se van consiguiendo de forma aleatoria, por lo que tenemos una mezcla entre un RPG a lo Diablo con un juego clásico de cartas, lo cual es algo que no me esperaba que funcionara tan bien como lo hace. Porque claro, hay niveles de rareza de las cartas, se pueden mejorar con cartas de runas, etc. Gracias a todo esto, Book of Demons es un auténtico vicio, al ver en todo momento qué cartas de nuestra baraja nos conviene usar, intentando explorar cada rincón de las mazmorras generadas de forma procedimental mientras disputamos intensas peleas contra una variedad pasmosa de niveles.

Un detalle que me ha encantado es que el juego respeta nuestro tiempo, por lo que podemos progresar en sesiones de la duración que nosotros escojamos. Gracias al sistema Flexiscope, el juego genera partidas de la duración que nosotros le indiquemos, calculando en base a nuestra forma de jugar el tiempo que nos llevará. Obviamente, en una sesión más larga avanzaremos de golpe más pisos de esta serie de mazmorras en nuestra lucha por llegar al infierno, pero ir poco a poco es una opción más que válida, por lo que podemos jugar tal y como queramos. Además, las mazmorras procedimentales están bastante bien, ofreciendo siempre un buen equilibrio entre secretos, posicionamiento de enemigos, etc.

A la hora de jugar, podremos progresar con tres clases diferentes: el guerrero, la pícara y el mago. Cada uno tiene sus ataques básicos diferentes, además de varias habilidades únicas. Personalmente me encanta ir con el guerrero (la clase inicial), pero lo bueno es que todas tienen una habilidad especial que se consigue con bastante rapidez, y que nos permite escapar de los enemigos cuando nos tienen acorralados, ya sea una embestida o teletransportarnos, por lo que sentirnos acorralados no tiene por qué ser un problema… Si gestionamos bien nuestra baraja de cartas, claro.

Pese a esta sencillez, Book of Demons se convierte en un juego bastante adictivo de “solo una partida corta más”, y así te puedes tirar un buen rato. Además, la progresión global hacia el objetivo principal es muy palpable, viendo cómo estamos más y más cerca de poder enfrentarnos al mismísimo demonio principal. Lograrlo con cada personaje nos llevará fácilmente unas 8-10 horas, pero luego hay bastante contenido endgame bastante más desafiante para los que buscan un mayor reto. O también se puede jugar al modo rogue-like, donde al morir empezamos de cero, en vez de mantener los desbloqueos y demás, pero como podemos tener varias ranuras por personaje, siempre podemos tener una partida en cada dificultad para cuando nos apetezca una partida con la que progresar, o con la que pasar un buen rato desde cero.

A nivel técnico, el estilo visual de Book of Demons le hace destacar entre todos los RPGs de hack and slash que hay, ya que realmente parece que todo es una serie de pop-ups de un libro infantil, dándole un encanto muy chulo. Además, todo luce bastante detallado, lo que viene bien para cuando estamos en peleas caóticas, al poder identificar de un vistazo rápido a qué tipos de enemigos nos enfrentamos. Eso por no mencionar que le permite funcionar en todo tipo de PCs, incluso los menos potentes, que es lo que me ha permitido disfrutar del título. El sonido también está muy bien, con buenas voces en inglés y melodías que acompañan a la perfección la acción que vemos en pantalla.

Conclusión

Puede que Book of Demons no vaya a ser tan rompedor como Diablo o títulos por el estilo, pero cumple con creces su objetivo: ofrecer una experiencia sencilla pero compleja a la vez que respeta al máximo nuestro tiempo y nos saca una sonrisa de oreja a oreja al jugar. Ese es el mayor triunfo de Book of Demons, ya que al limitar las opciones de movimiento permite que nos centremos por completo en el combate, priorizando objetivos y demás.

El sistema de cartas funciona muy bien, al dar un toque aleatorio a la progresión, y hacer que sea tan importante jugar bien como planear una buena estrategia en base a nuestra baraja. Aunque seguramente lo que más me ha gustado de todo es el sistema Flexiscope, ya que ahora que tengo poco tiempo por el trabajo, me encanta que un RPG de este estilo me permita jugar a mi ritmo, sin que por ello sienta que progreso mucho más despacio de lo normal o estoy perdiendo el tiempo. Más juegos deberían de tomar nota de este aspecto, ya que es gratificante saber que, hagas lo que hagas en Book of Demons, te vas a divertir y encima a progresar. Viendo lo bien que ha funcionado este libro, estoy deseando ver con qué nos sorprende Thing Trunk para el resto de libros de Return 2 Games.

8

Nos consolamos con:

  • Estilo visual muy llamativo y que funciona muy bien con el tono simpático de la aventura
  • La mayor sencillez a la hora de movernos permite al combate brillar con luz propia
  • El sistema de cartas nos obliga a pensar qué equipar en cada momento
  • Las mecánicas de riesgo/recompensa a la hora de progresar y de usar el equipo que encontremos
  • El sistema Flexiscope para jugar en sesiones de la duración que queramos o podamos en cada momento

Nos desconsolamos con:

  • Lo de moverte por caminos prefijados al principio choca bastante, y puede tirar para atrás a más de uno
  • Al ser mazmorras aleatorias, habrá ciertas estructuras y formas que nos serán muy familiares al poco tiempo

Ficha

  • Desarrollo: Thing Trunk
  • Distribución: Thing Trunk
  • Lanzamiento: 13/12/2018
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés
  • Precio: 21,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *