7

Taiko No Tatsujin: Rhythmic Adventure Pack

Una compra de la que estoy muy contento, pero al mismo tiempo siento que no he explotado al máximo, es la de Taiko No Tatsujin Drum ‘n’ Fun con el controlador del tambor. Me encantan los juegos musicales, con que estar dando golpecitos con el tambor al ritmo de una fantástica música japonesa me tiene ganado, pero claro, al ser compatible con un único juego en Nintendo Switch, y provocar bastante ruido, no lo he usado tanto como me gustaría.

Ahí es donde entra Taiko No Tatsujin: Rhythmic Adventure Pack, la adaptación de los dos Rhythmic Adventure de Nintendo 3DS para Nintendo Switch, con canciones de Drum ‘n’ Fun, otras exclusivas, y dos modos RPGs. En este análisis os voy a hablar de ambos títulos, pero tened en cuenta que se pueden comprar por separado si así lo queréis, pero obviamente, como más jugo se extrae es con las dos aventuras de los simpáticos tambores Don y Katsu.

Lo primero, en estos dos juegos únicamente hay dos modos de juego individuales, sin ninguna opción de jugar en multijugador como en Drum ‘n’ Fun. Por tanto, olvidaos de hacer partidas con los amigos, ya que Rhythmic Adventure Pack está pensado para jugar cada uno a su aire. Para ello, contamos con el modo Taiko, que es donde disfrutamos cada canción de manera individual, como en todos los demás Taiko No Tatsujin. El otro modo es el RPG, que podría considerarse el principal atractivo de ambas entregas, al ofrecernos una aventura con toques de rol y un argumento más o menos elaborado.

Aquí ya hay que hacer una distinción: el mando del tambor sólo se puede usar en el modo Taiko. Es decir, el tambor sólo es compatible con el modo tradicional de tocar las canciones sueltas, pero no con el que creo, es la gracia de estos dos títulos, ya que de lo contrario casi podríamos estar ante un pack de DLC de Drum ‘n’ Fun. Si intentamos jugar con el tambor, el título solo registrará las notas rojas (las de golpear el interior del tambor), pero no las azules (las de golpear el borde), por lo que nos será totalmente imposible jugar en condiciones. Vale que moverse por los escenarios con la cruceta puede ser un poco engorroso, pero era más que posible, así que aquí ya tenemos la principal pega de Rhythmic Adventure Pack, de lejos.

De hecho, es algo que me cabreó muchísimo, ya que el juego no nos lo indica en ningún momento, por lo que no sabía si el tambor se había roto, no funcionaba por algún otro motivo, o en definitiva, cualquier cosa que impidiera el funcionamiento óptimo del mando. Teniendo en cuenta que es claramente la forma más divertida de jugar a Taiko No Tatsujin, es algo muy a tener en cuenta. Lo bueno es que, en el modo Taiko, nos lo seguiremos pasando en grande, ya que entre los dos juegos tenemos la friolera de más de 130 temas, repartidos entre temas pop, otros de openings de anime, otros de videojuegos, música clásica, música creada por Bandai Namco para estos títulos, o vocaloids. Hay muchísima variedad, y aunque algunos temas se repiten con los que hay en Drum ‘n’ Fun, las novedades merecen mucho la pena.

Aquí tenemos «Gurenge» (el opening del popular anime Kimetsu No Yaiba), «Pretender» de Hige DANism, «Marigold» que aparece en Deemo, y muchas más. Es fácil ir encontrando canciones que se nos queden a fuego en el cerebro, aunque de serie no conozcamos ninguna, o ni siquiera nos suenen. Es algo que me gusta de los Taiko No Tatsujin, y que aquí se repite, lo cual me alegra bastante.

Por otro lado, en el modo RPG, disfrutaremos de dos historias diferentes en cada entrega. En la primera, viajaremos por el tiempo a diferentes épocas para encontrar las piezas de Ticky antes que un grupo de villanos con cierto complejo de Power Rangers. En la secuela, viajaremos por el mundo para acabar con el mal ancestral que se ha despertado junto a varias civilizaciones ocultas por culpa de un hechizo de unas malvadas (pero adorables) brujas. Los títulos están en inglés, por lo que aquí tenemos una barrera.

Es cierto que el argumento de los Rhythmic Adventure Pack es muy básico, pero tiene mucho encanto. Los dos tambores Don y Katsu son de lo más carismáticos, y conocer personas emblemáticas de la historia o de varias civilizaciones en plan «kawaii» es siempre divertido. Todo es muy ligerito, hay mucho sentido del humor, y en definitiva, es entretenido. La gracia está en que en los modos RPG hay varias mecánicas claramente extraídas de PokémonPersona, ya que iremos capturando diferentes demonios y monstruos para que luchen por nosotros.

Las batallas funcionan como una canción, pero con ciertas características. Nuestros aliados atacarán cuando consigamos encadenar un combo, mientras que recibiremos daño si fallamos notas o encadenamos muchos «OK», lo que nos motiva a clavar las notas para no ir recibiendo impactos. A su vez, algunas notas serán bombas que no debemos pulsar para no reducir nuestra salud, y cuando nos enfrentemos a un jefe, éste lanzará algunos ataques que taparán ciertas partes de la partitura para que nos cueste más pulsar las notas.

Es una idea sencilla, que gana algo de complejidad gracias a los elementos RPG introducidos. Ambos títulos funcionan de manera similar, con la primera entrega siendo mucho más simple. Básicamente cogemos a 4 aliados para formar nuestro equipo, y poco más. Todos van subiendo de nivel (estén equipados o no), además de no haber clases más allá de razas para obtener ciertos bonus por los disfraces que llevemos puestos. Además, aquí los combates serán aleatorios, como en los RPGs clásicos.

En la secuela, la cosa se complica un poco más, ofreciendo unos elementos roleros mucho más refinados. Para empezar, ahora podremos tener un equipo de hasta 9 personajes, siempre y cuando no se supere el límite de valor entre los personajes que tengamos equipados. Además, tienen diferentes clases que los hace mejores para diferentes partes del grupo, ya sea la fila principal para defender o atacar, o la trasera para curar o disparar flechas. Si queremos, esta vez podemos esquivar los combates al aparecer los enemigos representados como sombras, y encima podemos fusionar a los personajes o invocarlos en el hub principal.

Obviamente, Rhythmic Adventure Pack es primero un juego musical, y un RPG después, pero así se consigue una capa jugable que funciona realmente bien, sobre todo en la secuela. Por desgracia, no es perfecta la implementación de juego musical y rol, ya que en cada zona, tendremos apenas unas pocas canciones para los combates. Como habrá tantos, es probable que acabemos cansados de escuchar los mismos 3/4 temas una, otra, y otra vez. Al menos, cada área no llega a ser tan larga como para hacerlo insufrible, así que no es algo tan malo.

Realmente, la principal pega que le puedo encontrar a este modo es que no podemos jugar con el tambor, ya que eso haría que fuera todavía más divertido. En su lugar, sólo podemos jugar pulsando botones (un botón para la parte interna derecha, otra para la izquierda, y lo mismo para el «aro» del tambor), usando la pantalla táctil, o moviendo los Joy-Con. Personalmente, prefiero el método de los botones, pero todos los métodos funcionan más o menos bien. Los Joy-Con son claramente los menos precisos, pero puede ser una forma entretenida de jugar si no tenemos el tambor, para así simular que realmente lo tenemos.

A nivel artístico, Rhythmic Adventure Pack es una auténtica delicia. Todo derrocha simpatía hasta decir basta, ya sea en el modo Taiko al ver cómo poco a poco se van añadiendo elementos en pantalla según lo vayamos haciendo bien para unirse a esta fiesta musical, o en el propio modo RPG. Los escenarios están hechos en 3D y son bastante simples, mientras que todos los personajes son sprites en 2D muy, muy adorables. El diseño de todas las criaturas y de las escenas principales de la trama están realmente bien, además de ofrecer una imagen muy nítida, sin que se note en ningún momento que los juegos vienen originalmente de Nintendo 3DS.

Conclusión

Me lo he pasado genial con Taiko No Tatsujin: Rhythmic Adventure Pack, tanto al jugar con el tambor en el modo Taiko, como en el modo RPG. Obviamente, la mejor manera de disfrutar de la saga es con el mando-tambor, ya que es lo que hace a este título musical totalmente único. Es una pena que no se pueda usarlo en el modo RPG, ya que estamos ante una modalidad de lo más simpática y que nos puede dar unas 10-12 horas (entre los dos) de diversión. Al menos, incluso jugar con mando puede ser divertido gracias a las geniales canciones de ambos títulos, lo cual es siempre un plus.

Así que, si sois fan de los Taiko No Tatsujin, este pack es muy recomendable. Si ya tenéis el tambor, tendremos acceso a más canciones, casi como si de un gran pack de DLC se tratase, lo que ya de por sí nos puede dar muchas alegrías. Al sumarle el modo RPG, tenemos un paquete mucho más atractivo, que si bien tiene ciertas pegas, nos seguirá enganchando al ritmo del tambor como solo esta saga sabe hacer.

7

Nos consolamos con:

  • Más de 130 canciones (algunas repetidas y otras completamente nuevas) entre los dos juegos del pack
  • Los modos de RPG son de lo más simpáticos
  • Visualmente es una delicia

Nos desconsolamos con:

  • No poder usar el tambor en el modo RPG. Es una decisión totalmente absurda
  • Las canciones del modo RPG se pueden hacer repetitivas si nos quedamos mucho tiempo en una zona
  • Completamente en inglés

Análisis realizado gracias a un código proporcionado por Bandai Namco.

Ficha

  • Desarrollo: Bandai Namco
  • Distribución: Bandai Namco
  • Lanzamiento: 03/12/2020
  • Idioma: Textos en Inglés y voces en Japonés
  • Precio: Cada juego de forma independiente: 29,99 € - Pack: 49,99 €

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *