7

Carrion

Carrion

Hay juegos que desde que se anuncian te atraen de manera especial. Algunos quizás te seducen por su apartado gráfico, otros lo harán por su premisa, algunos por quienes están implicados en el desarrollo o la distribución. En mi caso personal, Carrion me atrajo por todo ello. A continuación, vamos hablar un poco de qué nos depara este juego.


Pero… ¿por qué me ilusionó este juego? Fácil. Lo primero de todo, por su estética. Un juego oscuro, con un detalladísimo pixel art y con bastante sangre (el gore en la ficción siempre es algo que entra bien). No solo eso, sino que si bien era un título desarrollado por un estudio polaco que no conocía, la distribución corría a cargo de Devolver Digital, siendo ésta una compañía que tiene bastante buen ojo con sus juegos. Y, por último, pero no menos importante, por la premisa del juego: un juego de terror inverso, como lo definen los desarrolladores, en los que en vez de controlar a humanos que son amenazados por una amenaza exterior, seremos nosotros la criatura que debe acabar con los humanos.

Pero vayamos por partes, porque esto que sirve como síntesis del juego es demasiado superficial para saber exactamente qué es lo que nos encontraremos a los mandos.

Carrion

Para empezar, a nivel argumental no se explica gran cosa en Carrion, pero mediante lo que sucede en pantalla y algunos flashbacks (jugables, aunque en ellos controlaremos a un humano. Y ojo, que aunque no son malos, viniendo de controlar una masa amorfa que se dedica a masacrar todo lo que ve, ésto resultará un tanto anticlimático…) nos podemos hacer una pequeña idea de lo que sucede en el título. Además, teniendo una clara inspiración en la película La Cosa de John Carpenter, podemos establecer varios paralelismos entre el juego y la película, lo cual seguro nos ayuda a entender mejor el juego.

Pasando a los mandos, estamos ante un metroidvania bastante competente, aunque no exento de fallos. Empezando por lo que hace bien el título, decir que los escenarios son relativamente variados y resulta divertido investigar por ellos, y la progresión es bastante «natural», permitiendo desbloquear nuevas habilidades para nuestra criatura y hasta permitirnos desbloquear nuevos tamaños con los que ser más mortíferos aún. Pero ojo, porque algunos de los puzzles que nos plantea el juego nos obligarán a actuar con cierto tamaño (ya que cada uno de los 3 tamaños disponibles en la aventura tiene un set de habilidades distinto), lo cual le da un plus de interés, complejidad y dificultad.

Carrion

Porque sí, en general, cuanto mayor sea nuestra criatura, más poderosa será. Desde mayor cantidad de vida (que al irla perdiendo cambiaremos a formas menores) a habilidades más devastadoras (especialmente poderosa y espectacular me parece una habilidad que nos permite lanzar algo parecido a arpones), sembraremos el caos a lo largo y ancho de los niveles.

Mediante la resolución de estos puzzles y del combate, iremos desbloqueando el camino a seguir hasta llegar a los puntos «a infectar» del mapa, que además de servirnos para progresar (algunos modificarán ligeramente el mapa, y todos ellos servirán para desbloquear las puertas de cambio de zona) nos servirán como puntos de control.

El combate en sí, por cierto, empezará siendo bastante sencillo pese a que nuestros enemigos nos superarán en número (básicamente porque la mayoría serán científicos desarmados), pero poco a poco se irá complicando, teniendo que hacer frente a soldados con diferentes armas (lanzallamas incluido) y hasta algunos drones y robots de combate. He echado en falta algún boss, la verdad, pero tampoco es algo gravísimo. Por cierto, que antes no lo he comentado: para recuperar salud tocará comerse a los humanos que nos encontremos o descansar en las zonas infectadas.

Carrion

Donde sí que me parece que el juego flojea, y bastante, es en el mapa. Y no porque los escenarios no estén bien hechos o resulten aburridos, sino porque el juego no tiene ningún tipo de mapa a consultar y en algunos momentos nos tocará dar vueltas y vueltas porque nos habremos perdido. Y es que si bien la aventura es relativamente lineal, a medida que vamos abriendo nuevas secciones del mapa, será más fácil perdernos. De hecho, reconozco que en el tramo final llegué a estar totalmente perdido y encontré el camino a seguir de pura casualidad.

Tampoco ayuda, por cierto, el hecho de que podamos encontrar ciertos elementos «antes de hora», topando con obstáculos insalvables con nuestro arsenal disponible en ese momento. Pero claro, como todo el rato «vamos por el camino correcto» (o así lo parecía), puede descolocar un poco.

Y otra cosa que me ha fallado es el control en los tramos finales, ya que cuando la criatura es pequeña se controla muy bien, pero a medida que va creciendo van apareciendo nuevos problemas, siendo el más habitual que la criatura no se mueve hacia donde queremos. ¿Y por qué sucede eso? Pues porque al crecer y girar una esquina (donde yo más lo he notado), uno de los extremos queda mirando en una dirección y el otro extremo está girado. Y es en estos momentos en los que el juego «falla» y va cambiando de «cabeza» sin demasiado sentido. No es especialmente grave, y aunque puede costarnos algún intento, no arruina la experiencia… pero sí la empaña.

Carrion

Visualmente ya he dicho que el juego es una delicia en 2D pixelada. Sprites bien animados y detallados, efectos cuidados y montones de sangre serán una constante. Y cada sección del mapa tiene una ambientación propia, algo que se agradece y añade cierta variedad. A nivel sonoro tenemos unos efectos muy cuidados y una música ambiental bastante opresiva y, por momentos, agobiante que cumple perfectamente su función de acompañar la acción.

Para ir terminando, decir que yo lo he terminado en unas tres o cuatro horas, aunque me dejé algunas mejoras opcionales por el camino, así que explorando a consciencia podremos incrementar ese cómputo. La dificultad está bastante bien medida y ofrece cierto reto, pero tampoco es especialmente complicado.

Conclusión

Carrion es una experiencia curiosa, pues nos pone en la piel del que típicamente sería el enemigo a batir en lo que los desarrolladores llaman «juego de terror inverso». Con mecánicas de metroidvania, las posibilidades del título van creciendo a medida que avanzamos y resulta bastante divertido de jugar, aunque tiene algunos problemas de concepto y de control que empañan el resultado final. 

7

Nos consolamos con:

  • Controlar a la criatura y sembrar el caos resulta muy satisfactorio
  • Visualmente, una pasada
  • Artísticamente muy cuidado
  • Sus puzzles son inteligentes y no demasiado complicados…

Nos desconsolamos con:

  • No tener un mapa que consultar
  • Algunos problemillas de control
  • Los flashbacks resultan un tanto lentos y anticlimáticos

Ficha

  • Desarrollo: Phobia Game Studio
  • Distribución: Devolver Digital
  • Lanzamiento: 23/07/2020
  • Idioma: Voces en ingles, textos en español
  • Precio: 19,99€
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *