Impresiones de SoulCalibur VI. La saga vuelve con un Brujo bajo el brazo

SoulCalibur VI

En la era de PS2, le eché una cantidad absurda de horas a SoulCalibur III. La variedad de personajes, el completo editor y el genial modo de estrategia hicieron que estuviera horas, horas y más horas peleando con Sigfried, Kilik y compañía. La pasada generación no acabé tan contento con la saga, ya que si bien la jugabilidad era excelente, los modos de juego eran algo escasos. Ya llevábamos bastantes años sin una nueva entrega, y por eso me alegré tanto con el anuncio de SoulCalibur VI.

Tras probar recientemente la demo que estaba presente en el E3, esta alegría no ha hecho más que aumentar, ya que la saga SoulCalibur va a volver por la puerta grande, al menos en lo que a materia jugable se refiere.

Esta demo presentaba un buen elenco de personajes seleccionables, con un roster que vuelve a los personajes conocidos, en vez de a sus descendientes faltos de personalidad y hasta clónicos de la quinta entrega. Lo bueno es que hay personajes conocidos y otros completamente nuevos. Las principales novedades son Groh y Geralt de Rivia, el invitado estrella de The Witcher.

SoulCalibur VI

En primer lugar, Groh es un personaje que me encanta por lo completos que son sus movimientos. Su arma cuerpo a cuerpo es una especie de lanza, lo que le da un buen alcance para mantener a raya a sus oponentes. Sin embargo, este arma también se puede transformar en dos espadas, para cuando tenemos que repartir estopa a nuestro rival en rango cercano. Es una dualidad que me recuerda a la de Nightwing en Injustice, y me encanta.

En el caso de Geralt de Rivia, me ha sorprendido lo bien que se adapta el personaje a la jugabilidad clásica de la saga, mientras mantiene los movimientos clave de su más reciente aventura. Por ejemplo, las señales se usan principalmente para acabar combos, de modo que lanzamos al oponente de un espadazo, para terminar luego con una señal que hace más daño al rival. Ver encima algunas de las ejecuciones que Geralt hacía en The Witcher 3 es un toque fantástico para los que somos fans del personaje.

Como tal, las mecánicas principales de SoulCalibur VI se mantienen, pero con varias novedades interesantes. El ritmo de los combates es frenético a más no poder, pudiendo realizar combos de todo tipo, llaves, etc. Los personajes que regresan mantienen gran parte de su repertorio de movimientos, por lo que personalmente me sentía como en casa al jugar con Maxi y Kilik, los dos personajes que más he usado de la franquicia.

SoulCalibur VI

Una nueva mecánica muy atractiva es la de los duelos en una especie de “piedra, papel y tijera”. En cualquier momento, podemos activar este tipo de duelos mediante un ataque cargado, donde tenemos tres posibilidades de ataque. Cada movimiento gana a otro, por lo que hay cierto elemento aleatorio que puede cambiar el ritmo de los combates. Cuando se anunció esta mecánica me daba algo de miedo, ya que se podría cortar el ritmo, como ocurre a veces en Injustice, pero son encuentros muy rápidos y visualmente increíbles.

Otro aspecto muy interesante de estos duelos son lo que podemos ganar. Si iniciamos el duelo, automáticamente ganamos una buena porción de la barra de ataques especiales de nuestro personaje, por lo que pese a su factor aleatorio, no es mala idea iniciarlos si estamos desesperados. Si ganamos, podemos hacer algo de daño adicional, que nunca está de más, pero nunca sin ser algo extremadamente dañino para el lado perdedor. De esta forma, es una nueva mecánica que añade más profundidad a la característica de esta franquicia, por lo que es un añadido increíble para SoulCalibur VI.

Hablando de las barras de ataques especiales, estos movimientos finales son en todos los casos muy, muy espectaculares en lo visual. Como ocurre con los duelos, son ataques bastante rápidos, para que no corten el ritmo de los combates. Puede que tardemos en cargar una barra para ejecutar estos remates, pero con ellos podemos quitar la mitad de la vida del oponente, algo que nos puede venir de perlas tanto si vamos perdiendo como para acabar la pelea lo antes posible.

SoulCalibur VI

Hay otras mecánicas nuevas que no pude probar por falta de tiempo y no conocer todas las combinaciones de botones necesarias, pero tengo mucha curiosidad por las transformaciones de los personajes. Sabemos por ahora que Groh y Kilik se pueden transformar en una versión oscura de ellos mismos, lo que en teoría provoca varios cambios importantes en los movimientos de cada luchador.

A nivel técnico, SoulCalibur VI es sencillamente increíble. Las animaciones, efectos de partículas, modelados, escenarios, iluminación y demás están a un nivel altísimo. Al sumarle la épica música propia de la saga, tenemos unas peleas que entran por los ojos desde el primer momento.

Todavía queda bastante por saber de SoulCalibur VI, como los modos de juego que habrá disponibles y qué más personajes podremos controlar, pero por ahora, esta nueva entrega tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los mejores juegos de lucha de este año cuando se ponga a la venta el próximo 19 de octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *